Portada :: Opinin :: M. Harnecker
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-06-2019

Marta Harnecker: Un tesoro de los pueblos

Evaristo Marcano Marn
Rebelin


En el 2009, El Centro Internacional Miranda le rindi un homenaje a Marta Harnecker y ese homenaje incluy la publicacin de un libro con el ttulo: Marta un Tesoro Internacional. Se me pidi una colaboracin y en esa ocasin escrib esto que seguidamente transcribo y que tuvo por ttulo: Marta, Una maanita revolucionaria que le ofrece frescura a la revolucin. En esta oportunidad, tomo prestado una parte del ttulo de este libro dedicado a Marta http://tiempodecrisis.org/wp-content/uploads/2014/05/marta_harnecker_un_tesoro_internacionalsi.pdf

No es posible concentrar en una palabra, una idea que nos permita calificar las andanzas de Marta por el proceso revolucionario bolivariano. No es fcil, pero si se hace un esfuerzo, pudiera calificarse como una de las conciencias fundamentales del proceso y una especie de maanita revolucionaria, que le ofrece frescura y vigor a la revolucin.

Esa es la percepcin real, que toma cuerpo y sentido en las reflexiones y propuestas que va aportando sobre cmo darle forma, contenido y sentido al Poder Popular. Haber centrado su trabajo en este tema de tanta significacin para el desarrollo del Socialismo del siglo XXI, no se exagera, si se afirma que Marta se meti en el mero centro de un proceso que huele a esperanza y tiene tambin el compromiso de de enmendar los errores del socialismo del siglo XX.

Disponer de un partido revolucionario es una decisin fundamental para avanzar en un proceso de transformacin revolucionaria. Esta tarea de construccin de un partido no agrega mucho valor al socialismo del siglo XXI, porque ya es una necesidad que est debidamente registrada y argumentada. No es el caso de la construccin del Poder Popular, porque es esta necesidad el socialismo de ayer tuvo una gran debilidad y Marta va sistematizando experiencias, contactos, jornadas de trabajo y todo eso va agregndole valor a una visin que cada da cobra mayor fuerza, segn la cual; el socialismo del siglo XXI ser posible en la medida que el Poder Popular y las organizaciones construidas por ese Poder Popular, tengan la suficiente fuerza para sustituir las instituciones del estado burgus. No hay otra; Marta va asomndonos varias ideas de lo que no es el Poder Popular y que los autnticos constructores de ese poder deben ir revisando. Si queremos destruir esa esperanza, improvisemos su conformacin y esa esperanza se diluir en un tiempo relativamente corto. Si queremos destruir uno de los aspectos estratgicos de ese proyecto bolivariano, alimentemos la conformacin de los Consejos Comunales y de las Comunas con la idea de construir espacios de participacin con la nica y exclusiva idea de obtener algunos recursos (dinero) desde los ministerios.

Esa circunstancia no es lo sustantivo en la conformacin del Poder Popular. Puede recibirse muchos recursos desde los ministerios, puede asistirse a muchas encuentros con ministros, pueden consumirse muchas horas en reuniones de trabajo; sin embargo, eso no es lo sustantivo. Una lectura de sus andanzas y reflexiones no dejan lugar a dudas sobre el significativo aporte que ofrece a la revolucin venezolana y de la regin, porque colocar su capacidad intelectual y fsico en promover la participacin de las comunidades organizadas y en darle sentido al Poder Popular, Marta est en perfecta sintona con el reto estratgico del Socialismo del siglo XXI.

Marta nos advierte que no es fcil el construir el Socialismo del siglo XXI. El hecho de ser el Poder Popular un elemento sustantivo del Socialismo del siglo XXI y de tener ese poder concrecin en la participacin popular; Marta tambin nos seala, que esa idea tiene su contrario dentro de las filas de la revolucin. El poder, el tema de fondo y ese poder puede estar concentrado en el Poder Popular, como principio bsico del socialismo del siglo XXI o concentrado en otras instituciones: Partido, Ministerios, personas.

La va de colocar el Poder Popular como centro del Socialismo del siglo XXI, supone un cambio respecto al socialismo del siglo XX, que centr EL tema del control y del poder en las estructuras del Partido. No es que entienda que Marta Harnecker diga que el partido no es necesario; lo es en cualquier discurso, simplemente que al redimensionarse el papel del partido, se le carga al proyecto bolivariano, las experiencias y los vicios del socialismo del siglo XX y se le resta sentido a la posibilidad de darle a las ciudadanas y ciudadanos la capacidad de transformarse a partir de las decisiones que tomen y ejecuten.

Si es verdad la idea de la escuela de formacin ideolgica, creo que Marta es una parte esencial de esa escuela. Leer sus trabajos y seguir sus reflexiones que no son definitivas, es una de las ms importante tareas que deben acometerse para darle viabilidad a la esperanza que el proceso ha ido generando.

Acortar las distancia entre las ideas y la realidad. Evitar los abismos entre esas ideas y la realidad, supone disminuir los largos y tediosos caminos burocrticos y crear un Poder Popular que tenga la capacidad de tomar decisiones.

PD: En otras oportunidades escrib varios artculos sobre Marta, que seguidamente reseo algunos. Tuve la suerte de ser un apoyo con otros amigos, en la preparacin de una de sus ltimas obras: La Planificacin desde Abajo

1) Homenaje a Marta Harnecker: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=96045

2) Marta Harnecker y el laboratorio Comunal: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=91050

3) Aquel 13-A y el Poder Popular que vivimos: https://www.aporrea.org/poderpopular/a181746.html

4) Bolivariano y Harneckeologo: https://www.aporrea.org/ideologia/a94423.html

En lo particular creo, que en Venezuela nos robaron a Marta Harnecker. La institucionalidad revolucionario nos quit la frescura de Marta y nos regres al socialismo del siglo XX.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter