Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2019

Paisajes alrededor de la Revolucin majnovista (1917-1921)
Nikifor Grigriev: la guerra como oficio

Jess Aller
Rebelin


En los artculos que recientemente vengo publicando en Rebelin sobre la Revolucin majnovista, son varias las ocasiones en que Nikifor Grigriev se ha cruzado en el curso de los acontecimientos. Sin embargo, temiendo perder el hilo de relatos ya por s complicados, he preferido hasta ahora evitar mencionarlo. El problema de estas podas a la historia es que, fatalmente, con ellas sta se simplifica, y podemos acabar cayendo en un mecanicismo en el que todo sigue una lnea bien definida e inevitable. La realidad, no obstante, tiene siempre la virtud de superar nuestros esquemas, y para ser algo ms fiel a ella, presentar aqu muy sintticamente los hechos de la vida de este personaje, fundamental en la Ucrania de aquellos aos, as como una discusin sobre el rol que desempe en diversas momentos.

Entre 1917 y 1921, hace ahora exactamente un siglo, en el este de Ucrania se desarroll un movimiento revolucionario netamente libertario, que demostr su pujanza al enfrentarse a enemigos muy superiores y resistir briosamente sus acometidas, siendo capaz de regenerarse tras cada una de ellas. La explicacin de esto hay que buscarla en la identificacin con este proceso de unas masas de campesinos pobres que en aquella lucha desesperada vean su nica oportunidad de librarse de la penosa explotacin que haba caracterizado su existencia hasta entonces. Sin embargo, esto no surgi espontneamente, y hay que decir que, como hemos visto en los artculos anteriores de esta serie, fue necesaria una profunda labor de concienciacin y organizacin en todas las esferas de la vida para que esta historia fuera posible. Repasar la biografa de un personaje como Nikifor Grigriev nos servir para hacernos una idea de cmo hubiera sido la revuelta de Ucrania sin la coherencia ideolgica que los anarquistas supieron dar al movimiento.

Militar de carrera

El que llegara a ser un talentoso militar conocido como atamn Grigriev (atamn era clsicamente el ttulo de un jefe de cosacos) naci probablemente en 1885 como Nychypir Servetnyk en una pequea localidad del oeste de Ucrania, aunque emigr luego a Grigrievo, cerca de Jersn, y acab tomando de este topnimo el apellido con el que lograra notoriedad. Entregado muy pronto a la carrera de las armas, sirve como voluntario ya en la guerra ruso-japonesa de 1904 y 1905, y es condecorado por su valor y promovido a alfrez. Ejerce despus funciones de polica, y con el estallido de la Gran Guerra, de nuevo voluntario en el frente, sigue cosechando medallas y alcanza el grado de capitn. Por esos aos comienza a militar en el partido de los Socialistas Revolucionarios (SR).

Con la Revolucin de febrero, Grigriev apoya al gobierno independiente de la Rada Central de la Repblica Popular de Ucrania (Ukrainska Narodna Respblica, UNR), que se constituye con una orientacin socialista moderada, y sirve en el ejrcito reorganizado por sta como teniente coronel. Pero esto es slo hasta abril de 1918, en que se produce el golpe de estado de Pavl Skoropadski, respaldado por los imperios centrales. Nuestro protagonista se adhiere a l, y alcanza el empleo de coronel en su ejrcito. No obstante, en el verano se produce un giro importante en su trayectoria cuando decide dejar de acatar rdenes y se proclama jefe nico de su propia hueste. En el ao que le queda de vida se mover en un baile desesperado, tramando sucesivamente alianzas con todos los contendientes en liza, lo que es mucho decir.

Seor de la guerra

Con el armisticio de noviembre de 1918, Grigriev busca colaboracin con el directorio con el que su viejo amigo Simn Petliura trata de reconstituir la UNR, y a su servicio combate en el este de Ucrania, ocupando Mykoliv, Jersn, Ochkiv y Alioshki a los blancos. Pronto entabla relaciones con los SR ucranianos y cuando le llegan noticias de que la UNR va a pactar con los de Denikin para unir fuerzas contra los rojos, se niega a aceptarlo. As, en enero de 1919 rompe con ella y tras conversaciones con Vladmir Antnov-Ovsienko, jefe del frente ucraniano del Ejrcito rojo, integra sus fuerzas en ste. Esto es ya en febrero; nuestro caudillo dispone por entonces de 5000 combatientes, con 100 ametralladoras y 10 caones.

Las semanas que siguen hay luchas desesperadas contra los blancos a lo largo del frente Nikoliev-Jersn y el 10 de marzo los de Grigriev toman esta ltima localidad. Cae despus Nikoliev, y tambin Odessa el 8 de abril. Se solicita por entonces para l la orden de la Bandera Roja, pero los sucesos van a evolucionar rpido, porque a finales de ese mismo mes, el condotiero decide apoyar la agitacin campesina contra requisadores y chekistas bolcheviques que hacen estragos en la regin. Su proclama del 8 de mayo al pueblo ucraniano tiene una retrica que podra pasar por majnovista (libertad de conciencia, soviets libres, etc.), pero los tercos hechos nos hablan de brutalidad y violentos pogromos. Unidades bolcheviques se unen a este levantamiento que aglutina a 20 000 hombres, con 700 ametralladoras, 50 caones y 6 trenes blindados.

El contraataque de los rojos no se hace esperar y en junio los rebeldes son ya slo 3000. Es entonces cuando el atamn busca el apoyo de Nstor Majn, enemistado tambin con rojos y blancos, y cuyas fuerzas estn en retroceso por la acometida de estos ltimos. Tras negociaciones previas y la ejecucin de dos oficiales de Grigriev enviados a parlamentar con Denikin y que fueron detenidos por los majnovistas, por fin el 27 de julio, en la localidad de Sntovo (hoy Rodnikovka), en un gran mitin conjunto ante 20 000 combatientes de los dos bandos, los libertarios acusan a Grigriev de sus pogromos y de andar en conversaciones con los blancos. Cuando los dirigentes se retiran para discutir sus diferencias en privado, el atamn, sintindose amenazado, echa mano a su pistola, y es tiroteado junto a su guardaespaldas. Algunos de sus hombres aceptan unirse a los majnovistas, pero muchos de ellos acabarn licenciados por su indisciplina y tendencias antisemitas. Otros, que optan por volver con los bolcheviques, combatirn despus fieramente a los anarquistas para vengar a su caudillo.

Nikifor Grigriev y Nstor Majn: vidas poco paralelas en un tiempo demasiado violento

Nuestro protagonista cometi el error fatal de no considerar la intransigencia de los majnovistas en lo relativo a alianzas con los blancos. Los emisarios de stos que llegaban con ofertas de colaboracin eran sistemticamente ejecutados, y las intenciones de Grigriev de alcanzar a un acuerdo con los irreconciliables adversarios ideolgicos eran a ojos de los libertarios un delito de la mxima gravedad. Nos da la impresin de que los anarquistas sobreactuaban algo en su afn de mantener intacta su pureza revolucionaria. Estos razonamientos tan tericamente irreprochables los llevaban luego, penosa e indefectiblemente, a aceptar envenenados pactos con los bolcheviques que al final eran siempre su perdicin.

Grigriev, evidentemente, era harina de otro costal. Encerrado en aquel anillo de fuego creado en torno a l, si no hubiera sido por su error de clculo al aproximarse a los majnovistas, que conocan su historial, hubiera terminado con toda seguridad integrado en el Ejrcito voluntario de Denikin, y encuadrado en l hubiera combatido a los bolcheviques con la competencia en el campo de batalla que repetidamente demostr. En la lucha a muerte entablada en aquel momento entre dos poderes brutalmente dictatoriales, no haba lugar para cualquiera que intentara mantener un resquicio de independencia. La desgraciada, aunque luminosa, crnica de la revolucin majnovista es una prueba irrefutable de esto.

Hermanados por su talento militar, que los llev a ser decisivos en la tempestad que quem sus vidas; equiparados en la historiografa sovitica, que as desacreditaba al anarquista con los excesos del oficial zarista, Grigriev y Majn, Majn y Grigriev son los dos rostros ms carismticos de la revuelta de Ucrania, sus protagonistas indiscutibles. Comparar sus trayectorias, analizar sus hechos, sus xitos, sus crmenes y sus errores, ms all de demonizar a uno o canonizar a otro, puede servir para percibir cmo un proyecto revolucionario democrtico y autogestionado, que logra organizar fraternalmente a las masas desposedas, es realmente el instrumento para canalizar las energas desbocadas de la historia en una direccin de progreso social.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter