Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2019

Reconciliacin, en el diccionario de Asad, significa castigo

Musab al-Numayri
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Golpeado, humillado y enviado despus como carne de can a los frentes contra el Daesh, un antiguo desertor cuenta su experiencia de "reconciliacin" con el rgimen de Asad, que parece mucho ms interesado en castigar a sus derrotados oponentes que en hacer las paces con ellos.

El trmino reconciliacin se ha ido generalizando en Siria en los ltimos aos para describir un concepto promovido por el rgimen de Asad como medio para pasar pgina sobre el conflicto armado con sus adversarios. Los llamados acuerdos de reconciliacin, que hasta ahora se han cumplimentado en varios lugares, han supuesto el desplazamiento de quienes all residen y no estaban dispuestos a aceptarlos, mientras que aquellos que consienten en ellos permanecen en el lugar bajo el dominio del rgimen. Aunque a estos ltimos se les proporcionan garantas nominales acerca de su seguridad, pronto perciben que la realidad que el rgimen les tiene reservada es notablemente diferente.

Las zonas que han sufrido tales reconciliaciones, como los suburbios de Damasco, las reas rurales de Homs y el sur, no enfrentan hoy idnticas condiciones. Sus situaciones varan por diversas razones, entre ellas el nmero de personas que optan por permanecer en el lugar y el carcter geogrfico de la regin en cuestin. Sin embargo, lo que todos tienen en comn es que sus jvenes han sido reclutados a la fuerza por el ejrcito, y que a los buscados por los aparatos de seguridad e inteligencia del rgimen no se les muestra piedad ni amnista, independientemente de las garantas que se les ofrecen sobre el papel.

Las personas incluidas en estas dos categoras -las buscadas para el servicio militar y las perseguidas por el Estado- se han visto obligadas a obtener los llamados documentos de resolucin como parte de estas reconciliaciones; documentos que se supone les permiten paso libre a travs de los puntos de control del rgimen sin ser detenidos. En el caso de aquellos que pueden ser reclutados, los documentos les conceden un perodo de seis meses para posponer el servicio militar, por motivos educativos o por otros motivos que se hayan aprobado, o, en caso contrario, para unirse al ejrcito una vez que finalicen los seis meses. Una fuente local dentro de una zona de reconciliacin le dijo a Al-Jumhuriya que aquellos que firman voluntariamente y se comprometen a hacer el servicio militar al finalizar ese perodo son tratados mejor que a los arrestados que intentan evitar el alistamiento; por ejemplo, pueden ser enviados a zonas ms seguras alejadas del fragor de la lucha.

En cuanto a los buscados por las agencias de seguridad, que son en su mayora soldados desertores, antiguos lderes rebeldes y activistas civiles de la oposicin que trabajaban anteriormente en los medios de comunicacin o en campos humanitarios, no es fcil que obtengan los documentos de resolucin, segn una fuente local. En ocasiones son arrestados y llevados a las agencias de seguridad para someterlos a interrogatorio. El objetivo de esta presin, desde la perspectiva del rgimen, dijo la fuente, es impedir la posibilidad de cualquier activismo en el futuro; limpiar las zonas de reconciliacin de elementos desleales y ahuyentar el espectro de la oposicin, armada o pacfica.

En octubre de 2018, el rgimen emiti, aparentemente, una amnista para los desertores del ejrcito y para los que evitaban el servicio militar obligatorio. En teora, esta amnista eliminaba todos los cargos criminales contra fugitivos, internos y externos, segn viene definido en el cdigo penal militar. Sin embargo, el indulto no se extenda a los que estn escondidos, ni a los fugitivos de la justicia, excepto si se entregaban en un plazo de cuatro meses en el caso de los fugitivos internos, y de seis meses para quienes se encontraran en el extranjero.

Un desertor que accedi a incorporarse al ejrcito del rgimen tras la publicacin de esta amnista le dijo a Al-Jumhuriya que se qued sorprendido, dadas las garantas ofrecidas contra el castigo, cuando fue recibido con insultos y luego transferido a las ramas de seguridad. Los soldados del rgimen nos llevaron a una de las sucursales de la inteligencia, donde nos interrogaron sobre los acontecimientos de los aos anteriores. l y los que estaban con l no solo sufrieron abusos verbales sino tambin fsicos, como si no sirviera de nada que se hubieran inscrito voluntariamente. Salieron veinticinco das despus, siendo la gran mayora de ellos enviada a las lneas del frente contra el Daesh en el desierto oriental, o bien a Idlib para combatir a las facciones de la oposicin all.

Un miembro del rgimen relata lo que ocurri con otro conscripto, que realiz el servicio militar como parte de su proceso de resolucin. Despus de ser asignado a tareas de vigilancia, fue enviado al campo sin arma alguna. En general, el rgimen no proporciona armas a los exdesertores que han firmado, dijo, y agreg que los superiores del soldado lo maltrataron y humillaron. Te has pasado siete aos peleando y matndonos, crees realmente que vamos a tratarte como a los dems?, le dijo un oficial de alto rango al recluta. Voy a hacer un ejemplo de ti.

Los relatos recurrentes de estas prcticas han llevado a cientos de jvenes buscados para el servicio militar obligatorio o para someterles a interrogatorio a refugiarse en algunas zonas de las provincias de Daraa y Qunaitra, en el sur de Siria, donde las fuerzas del rgimen y las agencias de seguridad dudan ms en entrar por temor a enfrentamientos con locales armados y excombatientes de la oposicin. La estabilidad de estas reas en particular es tambin una prioridad clave para Israel, que tiene fronteras con ellas, as como para Rusia, que asume su papel como garante de los acuerdos de forma ms seria aqu que en otros lugares. Adems, a diferencia de lo sucedido en Ghuta oriental, por ejemplo, la reconciliacin en las provincias del sur no ha implicado un desplazamiento masivo de sus habitantes, lo que significa que la opinin pblica actual se opone firmemente al rgimen, cuyo control sobre la zona es an tenue y est limitado a los puestos de control en las afueras de ciertas ciudades y pueblos.

Un activista de los medios de comunicacin en el sur de Siria le dijo a Al-Jumhuriya que su nombre se haba incluido en un informe de seguridad debido a su anterior trabajo en medios contrarios al rgimen y, aunque haba intentado varias veces obtener un documento de resolucin, era rechazado sistemticamente a pesar de que nunca haba tomado las armas. El rgimen, dijo, considera que la actividad pacfica no es menos peligrosa que la actividad combatiente, y no concede a los oponentes desarmados mayor clemencia que a los armados.

El mismo activista de los medios agreg que no puede moverse libremente fuera de un territorio muy limitado por miedo a que le arresten, en un momento de gran incertidumbre sobre el futuro de los sirios en zonas anteriormente controladas por la oposicin. Cientos de personas conocidas en el pasado por su trabajo humanitario o en los medios se hallan en el mismo barco que este activista, y comparten sus graves preocupaciones por los prximos meses y aos, dijo a Al-Jumhuriya.

Aparte de estos casos individuales, el activista aadi que tambin se toman medidas colectivas contra todos los que residen en ciertas reas, como los suburbios de Damasco de Daraya y Ghuta Oriental, cuyos habitantes tienen prohibido regresar a sus hogares durante tres aos tras la recuperacin de esas zonas por parte del rgimen. En opinin del activista, esto demuestra que el rgimen cree que no se puede alcanzar la estabilidad sin limpiar y homogeneizar la sociedad (utilizando el propio vocabulario de Asad), y eliminar todas las voces disidentes sin excepcin; por lo cual, con tal mentalidad, es imposible una solucin razonable al conflicto.

Lingsticamente, la palabra reconciliacin presupone que dos antiguos antagonistas acuerdan dejar atrs sus diferencias despus de un perodo de disputa. La poltica del rgimen hacia aquellos que trabajaron en su contra en el ejrcito, los medios de comunicacin e incluso los frentes humanitarios elimina de esta palabra todo significado, convirtindola en un medio ms para continuar su guerra, perseguir a sus oponentes y hacer un ejemplo de ello, en lugar de involucrarse en algo remotamente parecido a la reconciliacin. Hay actualmente en Siria muchas personas hartas de la guerra, al ser conscientes de la crueldad de un enfrentamiento desigual. Estas personas caminan ahora por el camino de la reconciliacin" con ojos cautelosos ante los puales de venganza que destellan por el horizonte.


[Nota: Este artculo se public originalmente en lengua rabe]

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/assad%E2%80%99s-dictionary-%E2%80%9Creconciliation%E2%80%9D-means-retribution

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter