Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2019

Habr poesa despus del bolsonarismo?

Vanessa Dourado
Virginia Bolten (Argentina)


Ni el pasado podr librarse de la furia del enemigo.

Tampoco los muertos estarn seguros ante el enemigo cuando ste venza. Y este enemigo no ha cesado de vencer.

Walter Benjamin

Si hacemos la pregunta habr poesa despus del bolsonarismo?, podramos pensar que s, por obvio, pero hay que preguntarse en qu clave. Tras el triunfo del proyecto conservador y liberal con rasgos neofascistas que hoy se consolida en el campo poltico brasilero, las resistencias insurgentes frente al desmantelamiento en el campo de la educacin pblica, de los derechos laborales y sociales de una forma ms amplia, dan muestras que la juventud, las luchas socioambientales y las mujeres vienen no solo para ocupar el liderazgo de las luchas sociales, sino tambin para hacer una disputa de sentido que no permitir que el enemigo siga triunfando. Hay evidencias de que la sociedad brasilera est pasando por cambios estructurales que promover una radicalizacin de las izquierdas con un mayor protagonismo de los movimientos sociales y el dilogo entre distintas formas de hacer poltica y ocupar los espacios polticos y poltico-institucionales.

Brasil ha cambiado profundamente los ltimos tres aos cuando el golpe palaciego se concret y los poderes fcticos lograron tomar el rumbo del pas. A pesar del movimiento de junio de 2013 haber sido el inicio de un proceso de insurgencia, la despolitizacin y la evidente desigualdad social, que influye directamente en la comprensin de la realidad, dejaron un espacio de dilogo que fue llenado por los que tenan ms condiciones de llegar a las masas: los medios de comunicacin hegemnicos. Si bien es cierto que los canales de televisin y los peridicos tradicionales an tienen gran influencia en la toma de decisin poltica del pueblo brasilero, las redes sociales siguiendo la tendencia mundial despus de la revolucin digital cumplen un rol importante, sobre todo porque abren canales de dilogo activos, distinto de los medios de informacin televisivos o impresos donde quien le o ve no tiene poder de interaccin.

Esta comprensin de lugar de poder muy visible en los adeptos al bolsonarismo, de autoridad, ya que cargado de odio, no permite ver y/o procesar los hechos, cada da ms inslitos, que sucedieron en estos 6 meses de gobierno. Ms all de una minora que realmente sigue el gobierno por conviccin poltica e intereses estratgicos, la gran mayora de los bolsonaristas son sntomas personificados de una era en la cual las personas han perdido la capacidad de pensar. A pesar que los bolsonaristas presentan un alto grado de escolaridad para la media brasilera, en su mayora con ttulo universitario, los debates en las redes sociales desvelan un pblico con poca capacitad argumentativa y discursos basados en ataques personales, prejuicios y una marcada tendencia conservadora y religiosa.

Si por un lado Bolsonaro llega al poder e intenta imponer una revancha histrica, con una ntida inconformidad con el fin de la dictadura, por otro las fuerzas que se hacen ver como testigos de la historia sobre todo en el campo cultural y artstico rescatan y reviven en el presente las resistencias dadas en el pasado. Aquellas y aquellos que lucharon por el fin de la dictadura militar en Brasil hacen pblicas sus experiencias de resistencia y, por primera vez en la historia del pas, muchos y muchas rompen con el silencio para hacer frente a los discursos del presidente y parte de su equipo que tiene por objetivo hacer un revisionismo histrico a fin de obtener apoyo para un proyecto poltico-militar. Periodistas, artistas, jugadores de ftbol y personas cuyos familiares fueron perseguidos y torturados estn haciendo un trabajo importante para generar conciencia de lo que ha pasado y la importancia de resguardar los procesos y dispositivos aunque dbiles, democrticos que se logr construir tras la dictadura cvico-militar-eclesistica.

En este sentido, a pesar de los retrocesos en materia de derechos sociales, civiles y polticos, la respuesta del conjunto de la sociedad brasilera ha sido de rechazo a las medidas sugeridas por Bolsonaro. Es el caso de la ley que flexibiliza la posesin de armas medida tomada por decreto y ya con solicitud de anulacin por la Comisin de Constitucin y Justicia del Senado, que segn una encuesta del Instituto Brasilero de Opinin Publica y Estadstica (IBOPE), rechaza ms del 70% de la poblacin. Los anuncios de recortes presupuestarios en educacin llevaron a las calles a miles de personas en ms de 250 ciudades en todo el pas en el mes de mayo. Aunque con poca fuerza, el ltimo 14 de junio, las centrales sindicales llamaron a un paro general contra la reforma de las pensiones y los despidos con adhesin de las personas trabajadoras de los sectores de la educacin y transporte. Los profesionales del sector pblico, y en especial de la salud y la educacin, y la juventud estudiantil han sido los que ms se estn movilizando y organizando. Los pueblos indgenas estn organizados y no dejaron de movilizarse desde que Bolsonaro anunci ya en su primer da de gobierno, diferentes medidas para acabar con el proceso de demarcacin de las tierras ancestrales de los pueblos originarios, una lucha histrica que ya cost la vida de varios lderes indgenas en su resistencia contra el agronegocio y la defensa de los bienes comunes. La lucha de las mujeres avanza en todo el pas, sobre todo despus del asesinato de la concejala brasilera Marielle Franco que es hoy smbolo de la lucha por los derechos humanos en todo el mundo y fuente de inspiracin para el movimiento feminista, sobre todo para la las mujeres negras, faveladas y pobres de las periferias brasileras, y el movimiento LGBT. El avance sobre los derechos LGBTs llevados a cabo por el gobierno de Bolsonaro ha movilizado a la comunidad nacional e internacionalmente. El reciente caso del diputado electo Jean Wyllys, que renunci al cargo en la cmara baja y se encuentra exiliado por las amenazas que vena sufriendo por su defensa a los derechos LGBTs, fortaleci aun ms la lucha de los colectivos dentro y fuera del mbito institucional. La mayora de las acciones de repudio al bolsonarismo dentro y fuera del pas son lideradas por mujeres, lo que marca una diferencia importante en el proceso de construccin de las resistencias, menos focalizada en la disputa por el poder constituido y ms cercana a las realidades y necesidades concretas de los distintos sectores de la sociedad. Sin embargo, el nmero de mujeres electas en el ltimo proceso electoral ha aumentado en un 52,6% en comparacin con las elecciones de 2014.

Ms all de esto, las batallas no se estn dando solo en las calles. Una nueva forma de hacer poltica llena las redes sociales y tambin interpela a los sectores de la izquierda brasilera. El dilogo campo-ciudad-universidad-favela parece articularse y el nexo indgena-feminista-juventud da muestras de capacidad de respuesta a la altura de las circunstancias. Surge la necesidad de un frente democrtico para enfrentar al bolsonarismo y los medios de comunicacin alternativos cumplen un papel importante en la disputa narrativa, haciendo un trabajo incansable de denuncia a las ilegalidades del equipo del gobierno y buscando politizar las discusiones. Las ltimas noticias sobre irregularidades en el proceso de investigacin Lava Jato que llev a la prisin, sin pruebas, del ex presidente Lula, popularmente bautizada como Vaza Jato trmino que propone una fuga de informacin, ha cuestionado la idoneidad de las personas involucradas en la investigacin, sobre todo del ex juez y actual ministro de Justicia de Bolsonaro, Sergio Moro. En este proceso el sitio The Intercept Brasil publica mensajes privados entre Moro y Deltan Dallagnol, fiscal jefe del la operacin Lava Jato, en las cuales queda evidente el uso de procedimientos judiciales con fines partidarios. Los festivales que se multiplican por todo el pas, cantan resistencias y sensibilizan a las personas. El Brasil de hoy repite su resistencia, pero en este momento con una fuerza an ms potente y con la promesa de avanzar hacia una sociedad capaz de mirarse, comprenderse e iniciar un proceso de construccin de una sociedad distinta, sin espacio para el ascenso de otros Bolsonaros, por lo menos mientras podamos seguir escribiendo poesa.

Fuente: http://virginiabolten.com.ar/politica-brasil/habra-poesia-despues-del-bolsonarismo/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter