Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2019

Las apariencias engaan: los datos duros de la economa argentina

Julio C. Gambina
Rebelin


Mientras la propaganda oficial, seguida de voces oficialistas en los medios de comunicacin, an mayora abrumadora, anuncian la mejora de la macroeconoma de la Argentina, los datos de la realidad son contundentes en los nefastos efectos sociales de la recesin.

La calma del dlar, la baja de la tasa de inters y la reduccin del riesgo pas remite a un discurso oficialista de estabilizacin con perspectivas de mejora de la actividad econmica, fuertemente desmentida por los datos oficiales del INDEC. En efecto, el desempleo abierto volvi a los dos dgitos, con una tasa del 10,1% para el primer trimestre del 2019 y el PIB cay en el mismo periodo un -5,8%.

Cruda es la realidad contra el dato propagandstico de contencin de algunas variables. Lo concreto es que la baja de las importaciones se motiva en la cotizacin del peso contra las principales monedas en que se establecen los intercambios comerciales. Es sabido que la industria local es dependiente del ingreso de insumos externos y la recesin en el sector manufacturero resulta agobiante. Ante el cierre de empresas industriales, o ante la recesin productiva, la demanda de importaciones como bienes intermedios para la produccin industrial se retrae. De hecho, en el primer trimestre del ao las importaciones se redujeron un -24,6%. No se trata de que pretendemos estimular el ingreso de esos bienes, sino que la debacle es consecuencia de la poltica monetaria y cambiaria, sin un proceso de aliento y estmulo a un proceso industrial no subordinado, lo que requerira de otro rumbo de la economa y la poltica en general.

Un aspecto clave del desarrollo capitalista pasa por las inversiones, el punto de partida de la produccin y reproduccin de la ganancia y del capital. Es harto conocida la expectativa gubernamental por el desembarco de inversiones externas para reactivas la economa local, sin embargo, para el primer trimestre del 2019, el INDEC seala que la inversin cay -24,5% y se explica principalmente por la baja en el sector de maquinarias y equipos, con un registro de -31,5%. La construccin, sector que rpidamente activa la economa muestra una cada de la inversin de -9,9%. Sin inversiones, pblicas o privadas, no hay posibilidad de recuperar la actividad econmica y la poltica oficial confirma un escenario de recesin productiva, todo en aras de estabilizar la economa.

El resultado se concentra en la cada del consumo privado en -10,5, principalmente relativo a la baja del poder adquisitivo de los ingresos populares, afectados por la persistencia de la elevada inflacin.

Recesin e inflacin definen el cuadro de situacin econmico de la Argentina, aun cuando la propaganda oficial orienta la evaluacin de contexto en la contencin relativa de ciertas variables: precio del dlar, evolucin de las tasas de inters y del riesgo pas. Es cierto que este combo impacta en cierta cultura econmica de la sociedad argentina, con predicamento en el sentido comn que instalan los sectores dominantes va medios de comunicacin social.

Qu impacto tendr la contradiccin sealada en las elecciones de agosto (PASO) y octubre (primera vuelta)?

En rigor, la discusin remite a la prevalencia de un enfoque u otro en las opciones electorales de renovacin presidencial, proceso en curso con la definicin de listas de candidatos a partir de hoy.

Igual, hay que sealar que la respuesta poltica al interrogante puede no resolver la ecuacin relativa a la reversin del impacto econmico sobre la mayora empobrecida de la sociedad.

Lo que pretendemos sealar es que, si la opcin electoral confirma la continuidad del proyecto en el gobierno, el correlato ser la aceleracin del ajuste y la reestructuracin comprometida en el acuerdo con el FMI.

Es cierto que como se vio a fines del 2017, como la poltica no son solo votos, la resistencia popular puede frenar cualquier intento de modificar regresivamente las relaciones laborales o el rgimen previsional. El triunfo electoral de Macri en octubre de 2017, elecciones de medio turno, envalenton y estimul el proyecto de reforma laboral, postergado ante la inmensa movilizacin sindical y popular. Las elecciones sugieren una parte del consenso social, pero no todo el apoyo poltico para cambios estructurales regresivos.

Otra posibilidad es el triunfo de la oposicin, con reales posibilidades en el acuerdo logrado por la frmula de los Fernndez y un amplio espectro de una veintena de partidos polticos.

No resulta menor impedir la continuidad del proyecto actual en el gobierno, restando las definiciones concretas sobre el futuro e inmediato rumbo econmico. La expectativa estar en la respuesta a la situacin recesiva e inflacionaria, con efecto social regresivo de estos aos. Es una cuestin agravada con serios problemas que arrastra la economa local en el marco de la irresuelta crisis mundial del 2008.

En efecto, la situacin mundial resulta muy distinta del momento de la recuperacin operada desde el 2002 ante la recesin arrastrada desde 1998. Ni los precios internacionales de exportacin ayudan en la coyuntura, ni el clima de poca de la economa mundial favorece. Remito a la guerra comercial provocada por EEUU contra China y muchos otros conflictos de base econmica que promueve la presidencia Trump desde 2016, que asociado al BREXIT implican un nuevo tiempo en el despliegue de las respuestas globales a la difcil situacin del capitalismo mundial, con crecimientos ralentizados segn todas las fuentes de anlisis de sistema mundial. Situacin exacerbada con los cambios polticos en Brasil y la ofensiva de las derechas en la regin.

Interesa frenar la ola conservadora, de ajuste y reestructuracin regresiva que supone el gobierno Macri, que intenta constituir una nueva representacin poltica en la Argentina para habilitar una adecuacin estructural del pas a los tiempos y necesidades del capital ms concentrado del sistema mundial, por eso las reformas empujadas y varias veces anunciadas en materia laboral, previsional e impositiva. Pero insistiremos que no alcanzar con frenar la reeleccin de Macri, el PRO y Cambiemos, ahora ampliado con la inclusin de Miguel Angel Pichetto en la formula presidencial, sino que el descontento y la protesta social deber confrontar con cualquier escenario futuro en la Argentina y contrarrestar el fuerte condicionante de los acuerdos con el FMI.

Existe la incgnita sobre la respuesta social ante las elecciones, ms an ante el creciente descontento por la situacin social y an con protesta o desconformidad, interesa habilitar una discusin sustancial relativa al qu hacer, en Argentina, la regin y el mundo para superar los lmites en que se debate el orden capitalista contemporneo. Son muy pocos las opciones que emergen en el debate actual para intentar un rumbo econmico y poltico ms all y en contra del capitalismo. Un aliciente en ese sentido se expres entre el 19 y 21 de junio en los debates por los 20 aos de la red ATTAC en Argentina, cuyas deliberaciones apuntaron no solo a mirar el pasado, sino a considerar el horizonte temporal de las prximas dcadas, que amenazan la continuidad de la vida a manos del modelo productivo y de desarrollo depredador del rgimen del capital. Es una discusin que necesita extenderse ms all del activo militante y desplegarse en el conjunto de la sociedad con pretensin de constituirse en debate cultural por el cambio social.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter