Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-06-2019

La ley Helms Burton o el odio y la agresin de EEUU atemorizado (II)

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Un grupo de veteranos de nuestra independencia, presidido por Schweyer, acaba de ofrecer al embajador norteamericano en Cuba el machete de Baire para defender los caones de Washington. En su brindis, Schweyer y sus amigos no aclaran mucho las cosas. Limtanse a utilizar las manoseadas palabras de estos das, pulidas y brillantes a fuerza de andar de mano en mano: democracia, hemisferio occidental, libertad, patriotismo. Sin embargo, no est de ms repetir ahora que el lema falso de democracia, manejado por cierta gente, sirve a las mil maravillas para encubrir todo lo que antes llambamos por su nombre puro y simple: fascismo, hitlerismo, quintacolumnismo. Por ello, vale preguntarse a estas alturas qu democracia es la que piensa defender Schweyer al frente de sus veteranos. Es la del pueblo de Norteamrica, o la que fingen sus opresores, del tipo de Henry Ford? Es la que ansa el pueblo cubano, o la que manipulan taimadamente sus enemigos, esos que nos acortan las zafras y nos imponen feroces tratados de reciprocidad? Sera importante saberlo desde ahora, porque en estas cuestiones hay que andarse con mucho cuidado, tratndose del To Sam.

Del artculo Yankis y Mambises. 31- V- 1941, en el libro Prosa de prisa, 1929-1972, Tomo I.

Autor: el gran escritor cubano Nicols Guilln.

 

El equipo trumpista no quiere que se visite Cuba? Todo se le va en prohibiciones al resto del mundo, en echar la Historia a los tiempos de aquella piratera de Amrica para los americanos, en romper con el Derecho Internacional y ponerle a esa manera fascista de actuar el titulo de democracia. Nos corresponde preguntar, como Nicols Guilln: es democracia la manipulacin taimada de los medios de comunicacin del imperio y la imposicin de guerra de los trump? o es democracia la accin independiente del pueblo cubano, respetuoso en la igualdad entre naciones y en el Derecho?

El intento de asfxiar al pueblo cubano con cualquiera de las acciones de guerra que conlleva el bloqueo, realizadas por el imperio slo ha fracasado, y, por eso, ahora quiere imponer al resto del mundo una persecucin sin lmites, para adems acabar con el entendimiento del mundo que vota contra el bloqueo ao tras ao en la ONU.

Entre las ltimas medidas de los trumpistas ha destacado la prohibicin de los viajes a la isla, que, adems de la resta econmica que le pueda causar, busca echar una cortina sobre el modelo cubano para que no pueda ser conocido. Con ello, a la negacin de la visita turstica unen la negacin al cambio en la conciencia social. En esto ltimo radica el miedo principal del rgimen estadounidense: no quiere que las gentes aprendan que la riqueza natural de Cuba es su pueblo, el pueblo que, unido, le ha ganado batalla tras batalla avanzando como nacin en la mejora a niveles que los yankis trumpistas no conseguirn nunca. El pueblo cubano convierte el dao que le hace el imperio, en la ms crecida solidaridad.

A EEUU le ciegan las resistencias de Cuba, de Venezuela, de Nicaragua, de Bolivia , quiere someter a Amrica del Sur, pero Amrica del Sur ya no es aquella Amrica de la que disponan a su antojo, el mundo ya no es el mismo de su terrible conquista del Oeste, ni siquiera el de la guerra fra. Venezuela no es aquella que de la que eran dueos, aquella que nos muestra el gran Nicols Guilln en el poema que presenta en su artculo Petrleo venezolano, de su libro Prosa de prisa: Entra el taladro en la tierra, / la tierra venezolana; / suda el hombre, suda, suda, / el hombre venezolano. / Crujen las mquinas yanquis, / grita el ingeniero yanqui. El hombre venezolano / regresa al atardecer, / sucio, fatigado, hambriento. / Cuatro chiquillos paldicos / comen tierra junto al rancho publicado en El Nacional, Caracas, 26-IV-1946. Venezuela, aun bajo la guerra hbrida que le declara el imperialismo, dispone de alianzas internacionales, apoyo de la gran mayora en los organismos de representacin del mundo, tiene un pueblo que lucha porque lo comn sea alternativa a la corrupcin en la que se fundamenta el gran capital, en definitiva, Venezuela es alternativa.

Crujen las mquinas yanquis, grita el ingeniero yanqui, ... Venezuela ya no es aquella a la que los yanquis le robaban su riqueza. Y, Cuba no es la de Fulgencio Batista. Los ataques globales del imperio global, y los ataques a Cuba, a Venezuela, a los restantes pases del mundo, se deben a que los gringos estn acostumbrados a la impunidad, y, desde luego, a su miedo, que es su debilidad, y tienen miedo por ser ignorantes, su prepotencia les anuncia como tales. A Trump le reconforta su ignorancia, su debilidad, por eso quiere impugnar los acuerdos, ahora amenazo, ahora retrocedo, ahora digo que somos amigos y nos tenemos que reunir, ahora otra cosa, no lo suyo es el miedo al consenso de gobiernos y empresas con Cuba, a la estabilidad general, prefiere el caos porque en el descontrol cree que traslada su miedo al resto. Trump no cuenta con valores morales y no sabe que lo intemporal es el entendimiento entre los pueblos.

Con la inversin multimillonaria que hace el imperio en la guerra meditica, programada en las oficinas de la CIA y los restantes organismos, construye moldes con lneas proyectadas de desprecio para que cualquier noticia sobre Cuba haga ruido negativo y oculte su horizonte de pueblo en participacin. Nicols Guilln, el escritor cubano de renombre universal, adverta de la manipulacin taimada de semejante enemigo, saba lo que era el To Sam, y por qu hay que andarse con mucho cuidado con l.

Pero hablemos de las visitas a la isla que quiere impedir el pirata imperial, afecta no slo al pueblo cubano, la hostilidad arrecia tambin contra el empresariado del mundo, poniendo en primer trmino como principales afectados en el turismo a las empresas espaolas, pues son las que tienen mas inversin, destacando Melia y Barcel. Las empresas espaolas de turismo que trabajan con sociedades cubanas se emplean en el 71% de las plazas hoteleras de que disponen las empresas extranjeras. Segn los ltimos datos hay un total de 45 empresas mixtas cubano-espaolas, 2 proyectos de cooperacin, 60 contratos de administracin, 6 contratos de asociacin, y uno de riesgo. Las demandas trumpistas pueden encontrarse con contra-demandas, y les supondra grandes compensaciones por los daos causados. EEUU pretende perseguir a estas empresas para que el castigo recaiga sobre Cuba y de este modo esas empresas se hagan responsables en el ataque. Abrams fue el encargado de amenazar en Espaa, y aclar que de este modo se contribuye a ahogar a Venezuela. Con ese fin destructivo el gobierno de EEUU ha incitado a la ultraderecha para que se emplee en su persecucin en los tribunales estadounidenses. La ultraderecha que sali de Cuba ha contribuido a la eleccin y sostenimiento de Trump y los suyos, y quiere que se la retribuya con propiedades cubanas. Las empresas de turismo ya han declarado que no son propietarias y que tan slo gestionan. El trmino empleado en la Helms Burton para atacar a quien tenga tratos con Cuba es traficar, que trafique, un concepto que parece extrado de un lenguaje ajeno a la diplomacia internacional y ms prximo al de un crtel de la droga, el trmino traficar es a su vez tan general que ha significado la puerta que el imperio ha abierto a sus ms bajos y semejantes ladrones.

La aplicacin de las leyes europeas de defensa ante la agresin de la Helms Burton hara que el gobierno de EEUU y sus empresas, como Coca Cola, Exxon, Texaco, Colgate, fuesen puestos ante la Organizacin Mundial de Comercio y su jurisdiccin, y encontrarse de frente con la obligacin de pagar los daos causados. El rgimen trumpista cree que no va a tener respuesta en el Derecho Internacional y en la ley de la UE? Espaa, o el Estado espaol, como miembro de la UE puede y debe acogerse a las leyes europeas de proteccin ante semejante acoso, y pedir que las leyes se apliquen a quien le ataca.

El peligro para el sector turstico espaol depende de los factores de intervencin poltica del gobierno. 

Ramn Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 das, Palestina. Crnicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de gnero y Jess Ferrero, y Siete Novelas de la Memoria Histrica. Posfacios. Presidente de la Asociacin Europea de Cooperacin Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisin Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter