Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2019

Proyecto crea las bases para la certificacin agroecolgica en Cuba

Ivet Gonzlez
IPS


Marta Cairo coloca una gruesa capa de ramas de almacigo sobre una caja de mangos, para que maduren rpido y puedan procesarlos en la pequea fbrica de conservas La Ignacita, en el municipio de San Miguel Padrn, en la periferia de la capital de Cuba.

Aqu no utilizamos madurador para el mango. Todo lo que comercializamos est libre de elementos contaminantes, explic esta agrnoma que defiende la necesidad de hacer extensivo el trabajo de la agroecologa en el pas y lograr un reconocimiento diferenciado de las ecofincas y los alimentos sanludables.

Encargada de la comercializacin en La Ignacita, Cairo convers con IPS en la parcela donde se erige la fbrica, edificada gracias al Proyecto de Apoyo a una Agricultura Sostenible en Cuba (PAAS), destinado a crear cadenas de valor en las cooperativas cubanas y un sistema participativo de garanta agroecolgica.

Con el apoyo financiero de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperacin y la oeneg holandesa Hivos, el Ministerio de la Agricultura y la no gubernamental Asociacin de Tcnicos Agrcolas y Forestales (Actaf) implementaron una primera fase del PAAS entre 2013 y 2017 y desde el ao pasado siguen con la segunda, que culminar en 2022.

En la primera etapa, la iniciativa benefici a 18 unidades productivas ecolgicas, en especial cooperativas, de ocho provincias cubanas, gracias a lo cual 630.000 personas accedieron a 6.000 toneladas de alimentos saludables.

Desde 2018, han aumentado hasta 22 entidades agrcolas en 11 de las 15 provincias cubanas.

A pesar de contar con un movimiento agroecolgico de 30 aos, Cuba carece todava de una certificadora nacional para este tipo de alimentos, al punto que debe contratar servicios de empresas extranjeras para avalar las exportaciones orgnicas que realiza como las de azcar y miel de abeja.

Llevamos frutas ecolgicas a un mercado y nos la pagan igual que otras, puso como ejemplo Luis Enrique Vivanco, el propietario de las cinco hectreas de la parcela de La Ignacita.

Eso pese a que llevan un tiempo mayor de produccin que las que no lo son, abund a IPS el integrante de la Cooperativa de Crditos y Servicios Manolito Domnguez.

Estamos tratando de que se valore lo ecolgico, pues no tenemos contacto con qumicos, y dar un mensaje a la poblacin de que la fruta ecolgica es la ms saludable, continu el productor. Queremos certificar una compota con mango ecolgico, aadi.

Mediante manejos amigables para la naturaleza, los seis trabajadores de esta finca obtienen cada ao 33 toneladas de frutas y vegetales, que abastecen mercados locales y la pequea fbrica que procesa ms de 18 productos, como dulces, jugos y vinagres, que se venden en el mismo municipio.

La miniplanta tambin procesa materia prima de los 62 asociados de la cooperativa y de otras de los municipios vecinos de Guanabacoa y Cotorro.

A la entrada de la parcela se ubican las instalaciones cuidadas y pintadas de la industria, que da empleo a otras 20 personas, a las que se suman otras temporales durante los picos de cosechas.

Hemos tenido problemas con productores que usan madurador ese qumico corrompe la pulpa hasta luego de cocinada y debemos botarla, detall Vivanco.

La poblacin sigue nuestros productos en conserva y ya conoce la marca La Ignacita, que est registrada, abund. Faltara la parte de la certificacin ecolgica, dijo, sobre un asunto pendiente que es decisivo para los productores y los consumidores.

Con un alcance por precisar, algo que mejorara con la certificacin de fincas, se conoce que estn bajo manejos ecolgicos las pequeas parcelas, huertos y patios productivos del programa de Agricultura Urbana y Suburbana, con 14 por ciento de las tierras agrcolas del pas, que suman 6,3 millones de hectreas.

Especialistas aseguran que tambin gran parte de la agricultura familiar sigue este modelo, que se extendi en el agro cubano de forma casi obligatoria luego de la abrupta prdida de insumos de la agricultura convencional provocada por la profunda crisis econmica con la que convive este pas insular caribeo desde 1991.

Segn cifras oficiales, 43,5 por ciento de las tierras aptas para la agricultura estn en manos de cooperativas mientras 24 por ciento es manejada por pequeos agricultores.

El principal objetivo de PAAS es apoyar la seguridad alimentaria a nivel local, explic Pedro Gavilanes, especialistas de Actaf y del proyecto, que contribuye a la urgencia nacional de satisfacer la demanda y reducir as las importaciones de hasta 70 por ciento de la alimentacin de los 11,2 millones de habitantes.

Las cooperativas reciben apoyo para crear cadenas, de modo que todos los procesos de produccin, insumos en fincas, produccin primaria, su procesamiento y comercializacin ocurran a nivel local, apunt a IPS este agrnomo, para quien lograr un sistema participativo de garanta (SPG) agroecolgica es parte del valor agregado.

El PAAS replica en los municipios experiencias de otros pases, donde a nivel local se han creado sistemas de garantas agroecolgicas, que logran inspecciones a las ecofincas por parte de entidades locales para crear confianza entre productores y consumidores.

Este SPG, cuando se culmine, funcionar para el nivel local, revel Gavilanes. A su juicio, resulta viable comenzar por un sistema local, armado por las mismas estructuras del municipio, productores, las universidades, vecinos de la comunidad y medios de comunicacin, adems de educacin y salud pblica.

Nos dimos cuenta que no nos debamos ceir solo a lo orgnico, es decir, a los productos, sino lograr tambin una certificacin agroecolgica, de los procesos en la finca, apunt el especialista, sobre un aspecto del proyecto que ya cuenta con una metodologa y los primeros grupos de productores.

Los SPG agroecolgicos deben estar implementados a escala municipal en 2022, cuando aspiran tener las primeras fincas certificadas y darles visibilidad. A partir de ah, dependera de las autoridades agrcolas llevar la certificacin a otros niveles, detall.

No obstante, el PAAS aportara un sistema que puede ser replicada por otros municipios cubanos y facilitara la creacin de una certificadora agroecolgica nacional o al menos una lnea especfica dentro de la estatal Oficina Nacional de Normalizacin, que se dedica a las certificaciones.

El proyecto cre siete pequeas industrias para frutas y dos centros de procesamiento de hortalizas, que redujeron las prdidas postcosechas, junto a una cadena para miel de abeja y otra para oleaginosas.

Ahora se fortalece lo ya implementado y se trabaja en encadenamientos para el pollo y el ganado caprino, adems de trabajar en la incorporacin de las energas renovables dentro de las cooperativas y los procesos productivos, para propiciar la sostenibilidad desde las mismas fincas agropecuarias.

El empoderamiento de la mujer rural y la equidad de gnero se incluyen tambin en el proyecto.

Entusiasmada, la operaria de la fbrica La Ignacita, Mara Esther Cobas, dijo que a sus 48 aos este es su primer empleo fuera del hogar. Trabajo aqu desde hace poco, porque con el pico de produccin contrataron a ms personas, ampli antes de contar que tambin es la primera vez que ha odo hablar sobre agroecologa.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2019/06/proyecto-crea-las-bases-la-certificacion-agroecologica-cuba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter