Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2019

El paradigma de las ciencias complejas y autoreguladas en el estudio de los derechos indgenas

Epifanio Daz Sarabia
Rebelin


De acuerdo con Pablo Gonzlez Casanova, en la ciencia moderna predominan dos grandes paradigmas cientficos: a) el paradigma mecanicista y el paradigma de las tecnociencias o ciencias de la complejidad y auto-reguladas. El paradigma mecanicista tuvo su origen (a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII) en la teora heliocntrica de la tierra de Nicols Coprnico (1473-1543), Johannes Kepler (1571-1630) y Galileo Galilei (1564-1642), en la ciencia de la naturaleza y, fundamentalmente, en la fsica clsica del movimiento de los cuerpos de Isaac Newton (1642-1727); complementndose, con las matemticas de Descartes, las reglas del mtodo cientfico y el empirismo de Francis Bacon. Para la concepcin mecanicista, todo proceso de conocimiento de la naturaleza implica una relacin de causa-efecto. De ah que, la ciencia moderna basa su entendimiento en la causa formal de las cosas que privilegia, el saber de cmo funcionan las cosas y no cul es el fin de stas.1 El determinismo mecanicista es utilitaria y funcional, se preocupa ms por dominar la materia (la naturaleza), que por comprenderla.

El gran marco terico mecanicista hizo del conocimiento cientfico, esencialmente, un conocimiento cuantitativo, mecnico, repetitivo que transforma a la naturaleza y a la humanidad en objetos de estudios y dominacin.2 Segn el modelo mecanicista de conocimiento, la naturaleza contiene leyes perfectas que de conocerse nos permitira tener un mayor control y dominio de ella.3 El mundo de la materia (de la naturaleza), es una maquina cuyas operaciones se pueden determinar de manera exacta por medio de leyes fsicas y, a travs de las matemticas; un mundo esttico y eterno que flucta en un espacio vaco.4 Expuso que todo conocimiento cientfico, incluso, el pensamiento deductivo o especulativo deben primero pasar por la experiencia. Segn el paradigma dominante, cualquier conocimiento se encuentra previamente predeterminado, la experimentacin con los fenmenos fsicos es reversible, la idea de que el pasado se repite en el futuro.5 En sntesis, la teora mecanicista basa su comprensin del mundo y de la naturaleza en las matemticas, en la observacin regular de fenmenos naturales o sociales y, en la formulacin de leyes universales. Todo conocimiento teorizado, segn el paradigma mecanicista, debe ser cuantificable, observable, predecible y verificable. En este sentido, Mario Bungue caracteriza la ciencia moderna como un conocimiento racional, sistemtico y verificable.6

En cuando a la epistemologa, la teora mecanicista hizo del conocimiento una ciencia fraccionaria al separar el sujeto cognitivo del objeto de conocimiento; el observador del tema-objeto, la persona humana de la naturaleza. Estableci que la naturaleza existe con independencia del observador-investigador, que sta es pasiva, eterna y reversible, por lo tanto, controlable y manipulable.

Asimismo, la ciencia moderna distingue entre el conocimiento cientfico y el conocimiento del sentido comn; desconfa sistemticamente de las evidencias de nuestra experiencia inmediata, la cual denomina como conocimiento vulgar, ordinario o del sentido comn. Distingue tambin, las ciencias formales entre las que ocupan un lugar preponderante las matemticas y la lgica, de las ciencias fcticas o empricas entre las que destacan las ciencias de la naturaleza como la fsica y las ciencias sociolgicas.7 Al mismo tiempo, se arroga el derecho de establecer principios epistemolgicos y reglas metodolgicas universales y totalitarias, cuando en realidad, el conocimiento cientfico es inaccesible para la mayora y su produccin se encuentra en manos de unos pocos, haciendo como dice De Sousa Santos, del cientfico un ignorante especializado.8

Por su parte, el paradigma de las tecno-ciencias o ciencias de la complejidad y de sistemas auto-regulables o disipativas,9 surge a finales del siglo XIX y principios del siglo XX con nuevos y sorprendentes descubrimientos tanto tericos como experimentales en la biologa, en las matemticas y en la fsica, los cuales, si bien no rescindieron del todo de la gran hiptesis de la mecnica clsica introdujeron nuevos principios metodolgicos y epistemolgicos en los estudios de las humanidades, tales como el de la conciencia colectiva en la psicologa, la autoorganizacin de los sistemas sociales en la sociologa con Niklas Luhmann (1984),10 la unidad del observador con el objeto de conocimiento, en la antropologa, incluso, la idea de que los sistemas jurdicos son autoregulables, aunque no exentos de influencias de fuerzas externas, econmicas o culturales.11

Niels Bohr (1885-1962), expuso que en la fsica cuntica no existe un experimento aislado, que las intervenciones o el papel del observador siempre determina los resultados de ste. De esta manera, Bohr pone en tela de juicio el sentido objetivo de las ciencias del siglo XVII, en el sentido de que las realidades existen independientemente del observador. Albert Einstein, en 1901 a travs de su teora de la relatividad especial estableci que un determinado hecho o suceso fsico depende del observador. Que no existe un espacio ni tiempo absolutos, como pretenda Newton.12 De la misma manera, el principio de incertidumbre de Werner Heisenberg (1901-1976), nos dice que la velocidad y la posicin de una partcula es impredecible y que el propio acto de observar o medir una partcula cambia a sta y que el observador (sujeto) no existe independientemente del mundo real, la naturaleza o el objeto (partculas).13

Por su parte, el bilogo y filsofo chileno Humberto Maturana Romesn, Premio Nacional de la Ciencia 1994, tambin nos comenta que no existe un hecho social, objeto o tema de estudio independiente del observador-investigador. El vnculo del investigador con su objeto de investigacin o realidad social es tal, que a veces el propio observador es el tema, el objetivo de la investigacin14 o, el instrumento de sta;15 La dependencia es tan ineludible que nada de lo que ocurre a un ser vivo es independiente de l.16 Cualquier proyecto de investigacin basado en la separacin del observador-investigador con su objeto de estudio, no pasa de ser un artificio intelectual que separa determinados aspectos de una realidad social concreta, como por ejemplo, la condicin de discriminacin o pobreza en que viven determinados grupos de personas con respecto a quienes perpetan las condiciones de colonizacin y explotacin capitalista. O bien esta misma forma de concebir el objeto de estudio como independiente de los observadores, del colonizador o el colonizado, el explotador o el explotado, justifica que los primeros quieran imponer ciertos principios, valores, derechos o estructuras econmicas globalizadas, como sistemas de validez universal. Humberto Maturana tambin fij el concepto de autopoiesis, cuyo significado se refiere a procesos de autoorganizacin y autocreacin de las clulas en las ciencias biolgicas de la misma manera que en las estructuras disipativas de Ilya Prigogine en la fsica.

De acuerdo con Ilya Prigogine (1917-2003), los hallazgos cientficos ms importantes de fines del siglo XX y principios del XXI apuntan a que: 1) todas las partculas son inestables, 2) los sistemas tienden ir del caos al orden, todos estos procesos implican la autoorganizacin de la materia, suponen la insercin de la vida en la materia y del hombre en la vida y, 3) las molculas se comunican entre s a grandes distancias y en tiempos macroscpicos.17 Estos descubrimientos y otros, segn el mismo autor, nos abren un nuevo captulo en la historia de la ciencia basado en el dilogo del hombre con la naturaleza.18

Por otra parte, lo que es el paradigma de las tecnociencias o complejas para Gonzlez Casanova, es el paradigma del conocimiento prudente para una vida decente para Boaventura de Sousa Santos.19 Todo conocimiento, dice el primero, es relativo a partir de que no busca generalizaciones, predicciones, explicaciones o formulaciones de leyes deterministas. Por el contrario, el conocimiento complejo, se constituye a partir de una pluralidad metodolgica, donde cada mtodo se inscribe en un lenguaje y la realidad, el objeto o el hecho social estudiado responde en la lengua en que es preguntada.20 Asimismo, el maestro emrito de la UNAM y Premio Internacional Jos Mart (2003), puntualiza que todo trabajo cientfico que tenga como referente terico el paradigma de las ciencias complejas y disipativas, debe incluir en la explicacin de su objeto de investigacin las relaciones de colonizacin, de explotacin y dominacin de unos hombres sobre otros y en la formacin de proyectos alternativos de investigacin cientfica que nos sirvan para transformar el mundo en que vivimos, en un marco de libertad, democracia y el socialismo.21

Por su parte, De Sousa Santos, concluye que el nuevo paradigma va ms all de la fsica cuntica. Pues bien, si en sta la conciencia se introdujo en el acto de conocer. El nuevo paradigma, las nuevas ciencias, introducen la conciencia en el propio objeto de conocimiento (hecho social o la propia naturaleza) lo que implica una transformacin radical del proceso de conocimiento.22

Lo que pudiera parecer un tema fuera de contexto, sobre todo, si se atiende a la cuestin metodolgica y el lugar que ocupa el Derecho en la clasificacin general de las ciencias, cobra sentido en cuanto que descubrimos que todos los grandes hallazgos o descubrimientos cientficos extraordinarios que constituyen verdaderas revoluciones cientficas, el establecimiento de una teora o mtodo cientfico, como la teora heliocntrica de Nicols Coprnico frente a la teora geocntrica de Aristteles o, el de la mecnica cuntica frente a la mecnica clsica de Newton, influyen en todo el tiempo en otros campos de la actividad intelectual y cultural,23 as como en las ciencias sociales o humanidades.

En lo que hace a nuestra investigacin, como veremos enseguida son varios los conceptos y significaciones del paradigma de las nuevas ciencias o ciencias de la complejidad que se ajustan a las estructuras organizativas, aspiraciones polticas, epistemologas y realidades sociojurdicas indgenas. Simultneamente a los grandes descubrimientos cientficos del siglo XX que conduciran al paradigma de las nuevas ciencias, frente a las teoras integracionistas del indigenismo vigente en los aos sesenta, la Sociologa y la Antropologa de la corriente crtica de esa poca,24 con la activa participacin de organizaciones y movimientos indgenas del Amrica del Sur, no solo propiciaron acalorados debates en la academia al descubrir la raz colonial y hegemonizante de la Antropologa y la Etnografa; herido la susceptibilidad moral de la iglesia catlica a quien haban denunciado como una institucin portadora de una ideologa colonialista, que perpetuaba las condiciones de colonizacin, explotacin econmica y humana del indgena; sino tambin lograron introducir, principalmente, a travs de la Primera y Segunda Declaracin de Barbados redactado y pronunciado en la isla del mismo nombre en enero de 1971, discursos tericos relacionados con estructuras autoorganizativas indgenas, fundamentalmente, sobre la base de un territorio, de carcter poltico y cultural, tales como el derecho que tienen a organizarse y regirse segn su propia especificidad cultural o a su organizacin poltica propia y autntica, entre otros.25 En las siguientes dcadas, y por lo que respecta a nuestro pas, con la adopcin del Convenio 169 sobre Pueblos Indgenas y Tribales por la Organizacin Internacional del Trabajo en 1989 (Convenio 169 de la OIT) y los Acuerdos de San Andrs Larranzar, suscritos entre el movimiento zapatista y el gobierno federal en 1996, estaramos ya en la antesala de otorgar juridicidad a distintas formas de autoorganizacin indgena. Finalmente, en agosto de 2001 en un proceso que podramos denominar como de catarsis jurdico (el momento en que el lenguaje de las tecnociencias se desliza al momento jurdico), se logr constitucionalizar el derecho autopoitico (autodeterminacin), expresado en una autonoma territorial, a travs del cual se reconoce el derecho de los pueblos indgenas a decidir sus formas de convivencia, organizacin poltica, econmica, social y cultural, as como la aplicacin de sus sistemas jurdicos en la resolucin de sus conflictos internos, entre otras facultades auto-reguladas que se desprenden del actual artculo 2 constitucional.

En cuanto a la epistemologa, es decir, en la relacin del hombre con la naturaleza, la Constitucin de Ecuador resulta paradigmtico en virtud de que eleva, por primera vez en la historia del constitucionalismo moderno, a rango constitucional un derecho nato, intrnseco a la naturaleza o pacha mama (madre naturaleza en los idiomas quecha y aymara), el derecho a ser conservada y a ser restaurada, siendo los sujetos obligados de esta relacin jurdica-epistemolgica las personas fsicas o morales, particulares o el Estado. Para garantizar el derecho de este sujeto natural a existir y, a ser restituida en caso de un ecocidio, la norma constitucional ecuatoriana prohbe aquellas actividades industriales (como la explotacin minera a cielo abierto o las grandes represas) que puedan destruir, privar de la vida,26 a ecosistemas o la alteracin permanente de los ciclos naturales de stos, as como la extincin de distintas especies naturales.27

Irrefutablemente, detrs de este paradigma jurdico, que reconoce los derechos de la naturaleza de la misma manera en que se reconocen los derechos de una persona individual, de carne y hueso o, colectiva, se halla el conjunto de saberes indgenas del pueblo inca (quechua) y el de su relacin con la naturaleza, basados en la existencia de un sistema mental amplio (de dimensiones ecolgicas), dentro de la cual, la mentalidad de un ser humano es un subsistema, segn Gregory Bateson.28

As como los pueblos indgenas del Ecuador, las naciones originarias de nuestro pas tambin fundan su pensar epistemolgico, su relacin con la naturaleza, a partir de considerar sta como una entidad palpable, organizada, visible a nuestra experiencia inmediata, capaz de incidir positiva o negativamente en la vida del ser humano, la cual, incluso, puede llegar a dictar normas prohibitivas (que se tornan divinas) a travs de y, para el propio ser humano tal y como acontece en el Derecho ecuatoriano. As, por ejemplo, la tierra, apreciada por la fsica mecnica nicamente en tanto fuente de la Ley de la gravitacin universal; o como un objeto de comercializacin que puede ser usufructuado, usufructuado o transmitido de acuerdo a las disposiciones del derecho agrario, el derecho mercantil o las leyes del mercado global; el pensamiento indgena considera como su madre tierra, la que le da la vida, lo alimenta y lo vuelve a llevar a sus entraas.29 La misma que brind su apoyo y fraternidad a aquellas comunidades que se vieron obligadas a desplazarse por el colonizador a tierras, visiblemente ms hostiles y deshabitadas, pero que al formar parte del mismo cuerpo de la madre tierra, las recibieron con el mismo cario. 30

Por supuesto, en el interior de la comunidad triqui tienen lugar distintas prcticas, hechos o realidades socioculturales y jurdicas observables que se ajustan a las disertaciones y desarrollo de las nuevas ciencias, como es el caso de los sucesos estocsticos o el azar que rige las predicciones, siempre impredecibles, anunciadas por las cartas o el orculo a travs de adivinos y hechiceros. As como en el pensamiento jurdico ecuatoriano, entre los triquis, la naturaleza en su cualidad de ser viviente se encuentra personalizada.31 En virtud de ello, guarda estrecha relacin material y espiritual con los hombres o la comunidad. De esta interaccin, la naturaleza reflexionada como persona, como sujeto jurdico dentro del ordenamiento jurdico triqui, tiene derechos que no pueden ser violados sin que el infractor pueda sufrir un castigo corporal, a travs de ciertos estigmas de tipo religioso (marcas sobre alguna parte del cuerpo), un estado de demencia o, una sancin impuesta por una ley convencional vigente en la comunidad.

Esta breve descripcin sobre el desarrollo de las ciencias constituye un intento (al mismo tiempo un ejercicio metafrico de llevar el lenguaje de las ciencias a los estudios indgenas) sobre las posibilidades de tratar cientficamente distintos aspectos (realidades) socioculturales, prcticas y epistemologas indgenas, en nuestro caso, con posibilidades de trascender al mundo normativo de una comunidad, incluso, al ms alto ordenamiento jurdico de un pas como en el caso de Ecuador. Estos hechos son sumamente relevantes, tanto en el campo de la filosofa del derecho como en el plano epistemolgico. El hecho de que el conjunto de la naturaleza (la ecologa, los rboles, la tierra, etctera) sea concebida por el pensamiento indgena, no solo como objeto de proteccin de disposiciones ambientales o del equilibrio ecolgico, sino que sta sea concebida en s misma como un sujeto tutelar de derechos (con una personalidad intrnseca) nos invita a repensar no solo nuestro marco gnoseolgico de tipo mecanicista y neoliberal, sino tambin nuestra experiencia ms inmediata del derecho, basado ideolgicamente en un centralismo jurdico estatal y positivista, una forma de percibir el derecho, quizs ya superada en el caso ecuatoriano. Que entre la naturaleza y el hombre no existe una disociacin epistemolgica, que cualquier actividad humana o producto de ella repercute en sta; que entre stas a nivel microscpico o macroscpico existen complejos formas de autoorganizacin celular o, que los seres vivos se interaccionan a travs de ciertas de ciertas pautas que contactan, nos invita tambin repensar cientficamente el Derecho, reconceptualizndolo a la luz de los nuevos descubrimientos cientficos. Sobre el particular, Agustn Squella, ha definido el derecho como un fenmeno cultural, expresado en un determinado lenguaje, que se regula as mismo en su creacin o proteccin, en virtud de que no solo contiene derechos y obligaciones, sino tambin se adjudica potestad para introducir nuevas normas o estndares, as como para modificar las existentes, dejaras sin efecto.

Notas:

1 De Sousa Santos, Boaventura, Una epistemologa del Sur, la reinvencin del conocimiento y la emancipacin social , Mxico, CLACSO-Siglo XXI editores, 2009, p. 26.

2 Gonzlez Casanova, Pablo, Las nuevas ciencias y las Humanidades, de la academia a la poltica, 2 ed., Espaa, Anthropos, 2005, p. 368.

3 De Sousa Santos, op cit. , p. 25.

4 Ibdem , p. 26.

5 La reversibilidad ocurre en la fsica, cuando se experimenta con un cuerpo que tras ser deformado vuelve a su estado natural como, por ejemplo, con un resorte; o bien las conductas observables y reiteradas de un cierto comportamiento social que nos permite predecir un determinado hecho social.

6 Bungue Mario, La ciencia y su mtodo , Mxico, Imagen, 2016, p. 10.

7 dem.

8 De Sousa Santos, op. cit., p. 48.

9 La ciencia del siglo XVI y XVII elaboraba sus teoras a partir de vincularlas con las mquinas, las ciencias del siglo XX y XXI, vinculan sus marcos tericos con la ciberntica y la inteligencia artificial, pioneras de sistemas autorregulados, esencialmente complejos. En ambos casos, estas teoras se extendieron a los estudios de la naturaleza, el cosmos y la humanidad. Gonzlez Casanova, Op. cit, p. 386.

10 Maturana Romesn, Humberto y Bernhard Prkse, Del ser al hacer, los orgenes de la biologa del conocer , Argentina, Granica, 2015, p. 123.

11 H. Bix, Brian, Diccionario de teora jurdica, tr. Enrique Rodrguez Trujano y Pedro A. Villareal Lizrraga, Mxico, IIIJ-UNAM, 2012, pp. 22-26.

12 abcienciade.wordpress.com, fecha de consulta 06 de diciembre de 2017.

13 Gonzlez Casanova, op. cit. , p.373.

14 Vid., el concepto de investigador orgnico en la Introduccin de la obra.

15 Maturana Romesn, Humberto y Bernhard Prksen, Del ser al hacer, los orgenes de la biologa del conocer, Argentina,   Granica, 2015, p. 37.

16 Ibdem, p. 31.

17 Prigogine, Ilya, Tan solo una ilusin?, 6 ed., tr. Francisco Martn, Mxico, Matatemas, 2009, pp. 20-37.

18 Ibdem, p. 31.

19 De Sousa Santos, op. cit. , p. 40.

20 Ibdem , p. 49.

21 Gonzlez Casanova, Pablo, op. cit ., p. 427.

22 De Sousa Santos, op. cit ., p. 42.

23 Clemente de la Torre, Alberto, Fsica cuntica para fil-sofos, 2 ed., Mxico, FCE, 2000, p. 12.

24 Batalla Bonfil, Guillermo, Del indigenismo de la revolucin a la antropologa crtica, en La Quiebra poltica de la antropologa social en Mxico (antologa de una polmica) , Mxico, UNAM, 1988, p. 156.

25 Cfr., http://www.nacionmulticultural.unam.mx/100preguntas/pregunta.php?c_pre=76&tema=7

26 Cursivas nuestras.

27 Vid., los artculos 71 al 74 de la Constitucin Ecuatoriana en: http://www.asambleanacional.gob.ec/sites/default/files/private/asambleanacional/filesasambleanacionalnameuid-29/2018-08-01-constitucion-reformada.pdf

28 Bateson, Gregory y Mary Catherine Bateson, El temor de los ngeles, epistemologa de lo sagrado, trad. Alberto L. Bixio, Espaa, Gedisa, 2013, p. 175-185.

29 Daz, Floriberto, Escrito, comunalidad, energa vida del pensamiento mixe, Mxico, UNAM, 2007, p. 40.

30 Martnez Luna, Jaime, Comunalidad y autoritarismo, Mxico, UNAM, 2004, p. 19.

http://eramx.org/Estudios_y_proyectos/RecupBosq/Comunalidad_y_Autonoma.pdf

31 Bateson, Gregory, Espritu y naturaleza, 3 ed., trad. Leandro Wolfson, Argentina, Amorrortu/editores, 2015, pp. 115 y 116.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter