Portada :: Ecologa social :: Cambio climtico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2019

El largo verano

Antonio Castao Tierno
Revista Ecologista

La duracin del verano, que ha pasado de dos meses a casi tres, el aumento de las noches tropicales y la extensin de las regiones semiridas en la Pennsula son algunas de las evidencias del cambio climtico.


Las causas y los efectos generales del cambio climtico son conocidos desde hace dcadas por la comunidad cientfica y, desde la publicacin del cuarto informe del IPCC en 2007, han ido calando poco a poco en el imaginario colectivo. Sin embargo, no ha sido hasta el ltimo lustro cuando diversos organismos de investigacin han realizado un esfuerzo por divulgar sus efectos concretos a escala regional y estatal. Que este esfuerzo haya sido causa o consecuencia del aumento de la preocupacin pblica no est del todo claro. En cualquier caso, se trata de una herramienta fundamental para ponerle cara a lo que durante demasiado tiempo ha sido una amenaza etrea, adems de para guiar las polticas que debern llevarse a cabo para mitigar los daos del que es el mayor desafo poltico del siglo XXI.

A finales del pasado marzo, el segundo ms seco en Espaa desde que tenemos registros, la agencia estatal de meteorologa (AEMET) public su informe [2] ms completo sobre las consecuencias que el cambio climtico ha tenido en los ltimos cuarenta aos en nuestro pas. El estudio se centra en los efectos en temperatura y precipitacin. Las conclusiones principales, que comentaremos en este artculo, son tres: los veranos son cada vez ms largos, las temperaturas mximas y mnimas han aumentado, especialmente durante los meses ms clidos del ao, y las regiones semiridas de la pennsula estn creciendo.

El estudio deja claro que, de media, la precipitacin ha disminuido y las temperaturas han aumentado, sobre todo en los meses ms clidos del ao. AEMET define el inicio y final del verano climatolgico como:

El inicio del verano vendría determinado por el periodo en el que temperatura máxima, durante 7 días consecutivos y a partir del 1 de mayo, iguala o supera la media de las máximas registradas entre el 18 y el 24 de junio del periodo 1981-2010. El final de verano se obtendría registrando el periodo en el que temperatura máxima, durante 7 días consecutivos y desde el 31 de octubre hacia atrás, es igual o superior a la media de las máximas registradas entre el 18 y el 24 de septiembre del periodo 1981-2010.


 

Ms calor

Segn esta definicin, y para la estacin de medida de Retiro, en Madrid, el verano ha pasado de durar dos meses en 1971 (desde el 15 de julio al 16 de septiembre) a extenderse casi tres meses y medio en 2017 (11 de junio a 22 de septiembre).

Los veranos son cada vez ms largos, las temperaturas mximas y mnimas han aumentado, especialmente durante los meses ms clidos del ao, y las regiones semiridas de la pennsula estn creciendo

No solo ha crecido la duracin del verano, sino que la cantidad de noches tropicales (noches en las que la temperatura no baja de un cierto umbral, que depende de la localizacin), ha aumentado, al igual que las temperaturas mximas diurnas. Mencionamos estos dos parmetros por ser de gran importancia para la salud humana. Las noches tropicales son aquellas en las que, aunque se duerma, el calor impide un descanso provechoso [3]. Antes solan ser poco frecuentes y no causaban problemas de salud importantes. Su incremento, y el que se den varias seguidas, ha aumentado ya la mortalidad, sobre todo en los grupos ms vulnerables (ancianos, personas con problemas respiratorios, nios) [4].

De igual forma, el aumento de las mximas diurnas est relacionado con el que se alcance ms habitualmente la llamada temperatura de disparo [5].

Esta temperatura es aquella a partir de la cual aumenta bruscamente la tasa de mortalidad en la poblacin de riesgo, y vara de un sitio a otro, debido sobre todo a la diferente habituacin de los residentes segn la climatologa local. Para Alicante, por ejemplo, es de 32 grados, mientras que para Badajoz es de 38 [6].

En el sureste peninsular

Esto nos lleva al tercero de los resultados del estudio: la extensin de las regiones semiridas (segn la clasificacin de Kppen) ha aumentado en los ltimos cuarenta aos en ms de 30.000 kilmetros (el 6 % del territorio estatal). Las zonas ms afectadas se encuentran en Castilla-La Mancha, Aragn y el sureste peninsular. Estas regiones, en particular el sureste, sern las que sufran un mayor aumento de las temperaturas, debido en parte al constante aumento de la temperatura superficial del mar Mediterrneo.

Por lo tanto, volviendo al principio, los resultados del informe son concluyentes: ha habido aumento de la temperatura, sobre todo en verano, y unas regiones estn ms afectadas que otras. Esto es, en esencia, una reduccin a la escala peninsular de lo que est pasando en el mundo. El cambio climtico no afecta de igual forma a unos pases y otros y, en general acenta las desigualdades fruto del capitalismo. Esto, que es cierto para el conjunto del planeta, sigue sindolo a escala estatal. Sabemos tambin que, por la propia naturaleza del efecto invernadero, esta tendencia continuar durante dcadas, en el mejor de los casos (si fusemos capaces de llevar a cabo un esfuerzo global de proporciones inditas para acabar con las emisiones e incluso retirar parte de los gases de efecto invernadero ya emitidos). La tendencia no va a revertirse en el futuro prximo.

Emisiones cero

Una vez tenemos el diagnstico, qu podemos hacer? Cul es el camino a seguir? Este informe se refiere a cosas que ya han pasado. Las consecuencias del cambio climtico en Espaa son ya palpables. Nos hemos fijado en lo que afecta directamente a la salud humana, pero no son menos importantes las consecuencias en la disponibilidad de agua, la eficiencia de los cultivos o el agotamiento de los suelos. Es evidente que debemos, como sociedad, ir hacia una tasa de emisiones cero , adems de presionar para que esta transicin se lleve a cabo en todo el mundo de forma justa y cargando el coste en los pases ms ricos (y, en particular, en las lites industriales de esos pases). Pero eso no es suficiente. La temperatura seguir aumentando aunque cesen las emisiones. Hay que prepararse para mitigar los efectos de las temperaturas crecientes en nuestro da a da.

La buena noticia es que, a diferencia de retirar dixido de carbono del aire rpidamente, esto s que sabemos hacerlo. Sabemos que parte del aumento de las temperaturas en las ciudades se debe al efecto isla de calor, y que este deriva en gran medida de la actividad industrial, de los vehculos a motor, de las calefacciones y aires acondicionados. Es cuestin, pues, de eliminar los vehculos a motor, trabajar menos y pasar a sistemas de climatizacin pasiva. Sabemos que una zona arbolada puede llegar a estar diez grados ms fresca que antes de que hubiera rboles. Plantemos rboles, entonces. Sabemos, tambin, que las personas mayores y las ms pequeas son las ms vulnerables a los estragos del clima cambiante. Construyamos y diseemos ponindolos en el centro y no dejndolos a un lado. Sabemos que todo esto costar dinero, pero tambin sabemos quin se ha enriquecido a costa de los que ms sufrirn el caos climtico.

Pero hay otra noticia mejor aun: las medidas necesarias para hacer nuestras ciudades y pueblos ms frescos y vivibles son, en gran medida, coincidentes con las que tendremos que llevar a cabo para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero. En una encrucijada histrica, en un contexto de descomposicin de los viejos rdenes en el que todo parece amenazante, podemos permitirnos el lujo de tener algunas certezas, aunque sea en algo tan modesto en apariencia pero tan importante, en el fondo como qu calles queremos habitar. Es un principio.

Sabemos que viene un largo verano. Trabajemos para que sople un poco de brisa.

Notas:

2. https://www.miteco.gob.es/es/prensa/190326documentotecnicoopendataclimatico_tcm30-489685.pdf

3. https://www.publico.es/ciencias/salud-noches-tropicales-aumentan-mortalidad-barcelona.html

4. https://link.springer.com/article/10.1007/s00484-017-1416-z

5. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0013935119301215

Antonio Castao Tierno. Colectivo Contra el diluvio (http://contraeldiluvio.es)

Fuente: https://www.ecologistasenaccion.org/122976/el-largo-verano/?fbclid=IwAR07bXKWBoQBiA8LAz_YULKAoGpnDNHG25BU3jtQaYMPvfeUtSEtl_9Wiyg



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter