Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-06-2019

Hong-Kong contra la ley de extradicin: Somos todava ms gente para enterrar ese texto

Rosa Brostra
Libration


La derrota es sangrante. Despus de la manifestacin ms violenta que ha habido en Hong-Kong desde la retrocesin en 1997, la jefa del ejecutivo hongkons, Carrie Lam, dio un paso atrs y anunci el sbado la suspensin de su proyecto controvertido, encaminado a autorizar las extradiciones a China. Sin embargo, esto no ha bastado para descebar la crisis, ya que centenares de miles de personas volvieron a salir a la calle el domingo, vestidas de negro, para exigir la retirada definitiva del texto. Y pedir la cabeza de la dirigente.

En medio de la multitud compacta, bloqueada durante horas bajo el sol, las consignas se tornaban cada vez ms radicales, la clera ms palpable. Se burla de nosotros, trata de ganar tiempo. Hizo su numerito el sbado delante de la prensa nada ms que para que renunciemos a manifestarnos. Se siente, somos todava ms para que ella entierre definitivamente su texto, dice una abogada con su hijo en brazos.

Carrie Lam debe excusarse por las violencias policiales, exclamaban como ella numerosos estudiantes, trabajadores, jubilados y otras personas annimas que acudieron el domingo para proteger su seguridad, que en teora est garantizada por el principio de un pas, dos sistemas, pero amenazada por el proyecto de Carrie Lam. Muchos temen que si se promulga el texto se convertirn en vctimas de una justicia china controlada por el Partido Comunista.

Brutalidad

La antigua colonia britnica no se haba visto sacudida nunca por manifestaciones tan masivas, salvo quiz la que hubo tras la masacre de Tiananmen en 1989. El 9 de junio, casi uno de cada siete hongkoneses baj a la calle. Este domingo han sido todava ms numerosos: dos millones segn los organizadores (en una poblacin de 7,5 millones de habitantes), 338.000 segn la polica.

Por qu cedi Lam? La violencia policial fue sin duda la gota que colm el vaso, el golpe que par la mquina. Los diputados de la mayora, favorables a Pekn, parecan dispuestos a ser buenos soldados y apoyar el texto de Lam, introduciendo sin duda algunas enmiendas para hacer ver que queran contentar a los detractores. Sin embargo, el mircoles no pudieron reunirse, ya que el Parlamento estaba rodeado de manifestantes que la polica dispers finalmente con una brutalidad inaudita. Ms de 80 heridos, detenciones y una tensin demasiado fuerte para poder reanudar serenamente los debates.

Carrie Lam vio cmo estaba siendo abandonada por su propio bando, e incluso Pekn se distanci por boca del embajador de China en el Reino Unidos, Liu Xiaoming, quien afirm en la BBC que el rgimen comunista no haba dado ninguna instruccin al gobierno de Hong-Kong. Todo ello en un contexto de inquietud en los mercados, de transferencias de fortunas al extranjero y de avalancha de crtica de la comunidad internacional. La decisin del magnate inmobiliario Goldin de renunciar a un macroproyecto en el terreno del antiguo aeropuerto de Kai Tak a causa del texto legal vino a ilustrar todava ms los temores de que dicho texto pudiera acabar con la estabilidad econmica de Hong-Kong y su seguridad jurdica. Carrie Lam no tuvo por tanto ms remedio que reconocer su fracaso. Para evitar nuevas violencias, el gobierno decidi entonces suspender el trmite legislativo y retirar la segunda lectura del texto que ha polarizado a la sociedad, explic en conferencia de prensa.

Mensajes

Mientras ella emita su mensaje de apaciguamiento, los manifestantes, vestidos de blanco y concentrados sobre una pasarela del barrio de Admiralty, escuchaban en un silencio religioso la retransmisin de su discurso. Entre la multitud, un puado de catlicos cantaban aleluyas en direccin a la sede del gobierno bajo la mirada de los policas que les cerraban el paso hacia el Parlamento. Entre la gente, ningn estallido de alegra. No es una victoria. Seguimos esperando una salida de la crisis, y esto pasar por la retirada de este texto, comentaba lacnicamente un joven que no quiso dar su nombre. Soy cristiano, hongkons y artista, y por tanto estoy por triplicado a merced de ese texto, dijo. Carrie Lam trata apenas de reducir la presin porque hay elecciones legislativas el ao que viene, remachaba otra manifestante.

El proyecto es poltico. Carrie Lam busca pretextos. Hoy ha dicho de nuevo que el texto est justificado por el asesinato de esta chica en Taiwn [cuyo principal sospechoso se encuentra actualmente en Hong-Kong, justificando el proyecto de ley, ndlr]. Acaso ella no sabe que Taiwn no reclamar al sospechoso?, se desespera Jenny, mientras escribe palabras en una hoja de papel. Vergenza de gobierno, pone. Enganchar la hoja al lado de cientos de mensajes annimos ya colgados de la pasarela y que dicen: Dejad de disparar contra mi hijo, Hong-Kong no es China.

Este sbado, en la pasarela, y ms an el domingo en la marea de opositores, el camino del perdn pareca imposible. En 2003, la calle venci sobre un proyecto del gobierno: la ley de seguridad nacional fue enterrada y el jefe del ejecutivo de entonces, obligado a dimitir. Por mucho que Carrie Lam haya presentado sus disculpas, sus das en el poder parecen estar contados.

Fuente: https://www.liberation.fr/planete/2019/06/16/Hong-Kong-on-est-plus-nombreux-encore-pour-enterrer-ce-texte_1734212

Traduccin: viento sur



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter