Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2019

Honduras
A 10 aos del golpe de Estado

Colectivo Latinoamrica Socialista


El 28 de junio de 2009 los sectores conservadores nacionales, apoyados por el gobierno de Estados Unidos dieron un golpe de Estado en contra del presidente Manuel Zelaya, suceso que impondra de facto a un nuevo presidente y que mandaba un claro mensaje: aqu no cambiar nada, Honduras seguir sometido y subordinado a los intereses de Washington, el pueblo no decide. 10 aos han pasado de aquel atropello y hoy todo un pueblo se levanta, sale a las calles, resiste y lucha en contra del gobierno golpista, el cual ahora preside Juan Orlando Hernndez (JOH); las movilizaciones masivas expresan un mensaje contundente: el pueblo hondureo no se ha ido, no ha sido derrotado y ser l finalmente quien decidir el rumbo de su propio camino. El pueblo manda.

Por qu el golpe en 2009?

El entonces presidente de Honduras, Manuel Zelaya, un poltico liberal, terrateniente y empresario maderero, haba logrado en tres aos de mandato una notable reduccin de la deuda externa y el aumento del salario mnimo; con su incorporacin al ALBA, Honduras haba mejorado significativamente en varios ndices econmicos y sociales. Zelaya se haba propuesto reducir como nunca antes los alarmantes ndices de pobreza del pas. En el ltimo ao de su mandato, impuls la realizacin de un referendo constitucional para el 28 de junio de 2009. Unos 400 mil hondureos haban firmado una solicitud de realizacin del referendo, argumentando que con la constitucin vigente desde 1982 era imposible adoptar medidas que permitieran erradicar la miseria e inequidad imperantes en Honduras, donde 7 de cada 10 personas vivan en condiciones de pobreza.

En la noche del 23 de junio, cinco das antes de la fecha propuesta, el Congreso Nacional intent hacer ilegal el referendo aprobando una Ley Especial que prohiba la realizacin de referendos o plebiscitos dentro del perodo de 180 das antes y 180 das despus de elecciones generales. El presidente Zelaya desconoci esta decisin del poder legislativo, e insisti en continuar con la preparacin del referendo constitucional.

En la madrugada del 28 de junio, la fecha en que se realizara el referendo, unos 200 militares encapuchados ingresaron por la fuerza en la residencia presidencial y secuestraron al presidente Manuel Zelaya. Fue trasladado a una base de la Fuerza Area, para luego ser deportado a Costa Rica. Esta deportacin violaba flagrantemente la constitucin de Honduras en su artculo 102, en donde se indica que Ningn hondureo podr ser expatriado ni entregado a un Estado extranjero. La energa elctrica fue interrumpida a nivel nacional, y todas las emisoras de radio y televisin fueron silenciadas; no hubo comunicaciones electrnicas hasta que el presidente fue deportado a Costa Rica.

Una falsa carta de renuncia de Zelaya, desmentida por este unas horas despus, fue discutida en la sesin celebrada en el Palacio Legislativo de Tegucigalpa. En esta falsa misiva estaba dirigida al presidente del Congreso Nacional Roberto Micheletti, y argumentaba supuestos "problemas insuperables de salud" que forzaban a Zelaya a presentar su renuncia junto con la del gabinete de Gobierno.

Bajo estos argumentos, el Congreso Nacional nombr a Micheletti como nuevo jefe del Estado, quien argument: Llego a la presidencia como producto de un proceso de transicin absolutamente legal [] en el estricto respeto y cumplimiento de la Constitucin [] y con profunda conviccin democrtica. Dentro de Honduras, Micheletti obtuvo el apoyo de la mayora de empresarios, quienes evitaban hablar de golpe de Estado sealando que hubo una transicin democrtica, y financiaron las marchas de la Unin Cvica Democrtica, conjunto de organizaciones activistas hondureas que apoyaban a las nuevas autoridades golpistas. Tambin cont con el apoyo de la Iglesia catlica, y los poderes legislativos y judicial.

Posteriormente, la Corte Suprema de Honduras asumi la responsabilidad de lo ocurrido al anunciar que haba ordenado al Ejrcito la expulsin de Zelaya por su insistencia en realizar una consulta popular, declarada ilegal. Se decret toque de queda en el pas, suspendiendo las garantas individuales otorgadas por la constitucin, con la intencin de frenar la accin popular que exiga la restitucin del orden legal del pas y el retorno de quien denominaban el presidente de los pobres. Diversas ONG de derechos humanos denunciaron hasta el da 5 de julio al menos 5 muertos, 70 heridos y ms de 600 detenidos como consecuencia de las medidas de excepcin decretadas por Micheletti.

Zelaya anunci en una rueda de prensa que volvera a Honduras el 5 de julio, acompaado por el secretario de la OEA, la presidenta argentina Cristina Fernndez, el presidente de Ecuador Rafael Correa, el presidente de Brasil Luiz Incio Lula da Silva y otras personalidades. Esperaba que los militares se retractaran de su posicin golpista, y a pesar de la gran concentracin popular pacfica a la espera de su llegada, no le fue posible su entrada al pas. Entre las primeras medidas econmicas del gobierno de facto se encontraba una disminucin del gasto pblico. Tambin decret el retiro de Honduras de Alianza Bolivariana para las Amricas (ALBA).

La desestabilizacin de la voluntad popular y la democracia en Honduras desde entonces ha tenido repercusiones en toda la vida pblica del pas. La cancelacin de las medidas del gobierno de Zelaya para combatir la pobreza, han ido a la par con el aumento de la desigualdad y la corrupcin generalizada. Existe un aumento sin precedentes en los ndices de migracin y de violencia en todo el pas. En 2010 Honduras llega a ser el pas sin guerra ms violento del mundo.

El abogado Juan Orlando Hernndez (JOH) result ganador en las elecciones presidenciales de 2014, con una escasa participacin ciudadana; su nombramiento se ha acompaado desde entonces de masivas protestas populares contra la corrupcin. En 2016, gracias a polmicos cambios realizados a la Constitucin el ao anterior durante su gobierno, con el fin de legalizar la figura de la reeleccin presidencial, JOH fue el candidato oficial del Partido Nacional de Honduras para las elecciones generales en 2017, en las que result ganador por un estrecho margen.

Esta vez, sin referendo constitucional, sin la aprobacin popular, la oligarqua nacional y los poderes corruptos s celebraron esa modificacin espuria de la Constitucin. Desde entonces se permite la reeleccin presidencial sin regulacin mediante polmico fallo del poder judicial.

Las manifestaciones de los movimientos sociales no se hicieron esperar, y desde estudiantes, hasta obreros y campesinos han organizado masivas protestas nacionales en contra del gobierno corrupto de Juan Orlando, quien ya haba aumentado la desigualdad, la inseguridad y los ndices de migracin del pas en su primer mandato. El gobierno ha respondido a las protestas con detenciones arbitrarias y represin en todo el pas. La crisis se profundiz luego de que fueran cuestionadas en su transparencia y justicia por observadores internacionales, propiciando una crisis poselectoral.

Desde el golpe de Estado de 2009 se ha venido profundizando un modelo neoliberal que ha privatizado todos los servicios pblicos, los recursos naturales y en este momento pretenden privatizar tambin la salud pblica y la educacin. La pobreza abarca al 70% de la poblacin, la cifra ms alta de la regin, y se ha elevado el nmero de homicidios a 11 por da.

Situacin actual

Por lo tanto, 10 aos despus del golpe de Estado, se han profundizado las desigualdades econmicas y sociales, dando origen a un cmulo de fenmenos de gran envergadura como es el aumento de la violencia, no slo en su estilo clsico de agresin fsica, sino como un sector econmico que conforma la trata de personas, el secuestro, el rapto de menores y dems actividades que fortalecen a pandillas y grupos criminales. Esto representa el fracaso del modelo, la putrefaccin de la sociedad y lo precario de la vida en ese pas para la gran mayora de la poblacin. Uno de los caminos que les ha quedado tomar a los sectores marginados del pas hondureo ha sido la migracin, pero en este punto hay que aclarar que no es migracin a secas, sino que se trata de una migracin forzada.

Desempleo, pobreza, precariedad y violencia creciente son pan de cada da de la gran mayora de los hondureos, la vida para ellos y, lo ms importante, para sus hijos no est asegurada si se quedan en su lugar de origen. "No tenemos miedo a las amenazas de Trump, pero a nuestro pas s que le tenemos miedo", aseguran varios migrantes pertenecientes a una de las caravanas recientes; No nos vamos porque queremos, nos expulsa la violencia y la pobreza, dicen otros.

No es casual que en las recientes caravanas migrantes la mayora sean hondureos, existe una conexin directa entre el golpe de Estado de 2009 y el xodo de migrantes actual.

Cuando el gobierno de Estados Unidos, en su mayora por boca de Trump, rechaza a los migrantes, es necesario recordar que fue debido al golpe de Estado que promovi y patrocin el propio gobierno de EUA, que la situacin de Honduras es tal como la conocemos hoy. Adems, tanto el gobierno de Porfirio Lobo como de JOH han tenido el respaldo, apoyo y aval del gobierno norteamericano; por lo tanto, el principal culpable del xodo de migrantes tiene que ver directamente con el gobierno de Estados Unidos y con su poltica intervencionista en el resto de Centroamrica, con la imposicin de gobiernos lacayos y tteres al servicio de Washington.

Si Trump realmente no quiere ms olas de migrantes, si quiere que su poltica de negar a las personas su derecho de migrar tenga xito, si le aterra la invasin de migrantes, entonces debera ir al corazn del problema y no respaldar a un gobierno de facto, respetar la democracia en Centroamrica, restablecer en el poder al gobierno electo de Manuel Zelaya y dejar de someter econmica y polticamente a los pueblos de la regin. Es decir, la crisis migratoria es producto de la crisis econmica-social profundizada a partir del golpe de Estado del 2009.

Hoy, a 10 aos, el pueblo hondureo se ha levantado dignamente en contra del gobierno de su pas, el cual est respaldado por EUA, y ha puesto en primer plano la cuestin fundamental: O son los de arriba, con el respaldo del gobierno norteamericano, o es el pueblo el que manda.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter