Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-07-2019

Para la movilizacin internacional del razonamiento crtico
Leer entre lneas y mirar entre ranuras

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin/Instituto de Cultura y Comunicacin UNLa


toda ciencia sera superflua si la apariencia externa y la esencia de las cosas coincidiera directamente K. Marx

Ya que nada es (enteramente) lo que parece; ya que las apariencias engaan; ya que nada puede entenderse sin su contexto; ya que el len no es como lo pintan y que todo es segn el color del crista con que se mire requerimos con urgencia instrumentales de anlisis y sntesis que nos ayuden a resolver todos los galimatas y las emboscadas que diariamente se nos ofrecen como parte del circo meditico financiado para la manipulacin, la disputa y la usurpacin simblica. Entre otras especialidades.

Agazapada, bajo las letras o bajo las imgenes (que fabrican febrilmente los llamados medios de comunicacin), est la ideologa de la clase dominante. Aguarda, sigilosa, el paso de nuestro inters, incluso el ms sutil, para tirarle un lancetazo cargado con ponzoa de mercachifles y dosis generosas de falsa conciencia neo-colonizadora. Acecha sigilosa (aparentemente inmvil) su momento preciso. Se hace invisible e inaudible, traslucida cuando conviene y ntida cuando interviene. Parece natural, de la casa, propia. No es un acechanza quieta, se desplaza como una niebla multiforme que no desprecia resquicio libre. Va y viene a la espera y a la bsqueda hasta que encuentra vctimas nuevas que son las de siempre las mismas las subordinadas.

Una vez que acierta el lancetazo, la ideologa de la clase dominante se aduea de todo, como la humedad de los cimientos, como la herrumbre de los barcos, como las bacterias en su caldo de cultivo. Se aduea de los significados y de los significantes, recorta la realidad, la dobla y se la guarda en el bolsillo que no es otra cosa que una casa de los espejos donde lo flaco es gordo, lo recto es curvo, lo falso es real, lo armnico se deforma. Y de eso han hecho un gran negocio para lo objetivo y para lo subjetivo. Tambin entremezclados.

A la bofetada oligarca, por ejemplo, contra la vida de los pueblos centroamericanos, expulsados por desparpajo de las tiranas, le llaman caravana. El envilecimiento de las vidas, con saqueo minucioso y desalmado de los salarios pauprrimos se llama crdito. A la dictadura financiera le llaman Fondo Monetario no es un mundo slo patas arriba es una realidad deformada en la consciencia de los pueblos. Al saqueo de -y con- los patrimonios culturales, le llaman mecenazgo. A la represin militar y policial (frecuentemente criminales) le llaman enfrentamientos. Al espionaje le llaman escuchas, a las violaciones, abusos. En cambio, a quienes luchan contra todo eso les llaman terroristas, inadaptados, resentidos

As como los latifundistas van apropindose de miles y miles de hectreas, as la ideologa de la clase dominante se adue de los campos semnticos, sintcticos y dialgicos. Como una especie de Hernn Cortez del sentido, la ideologa de la clase dominante lleg a cambiarle el significado a todo, por la fuerza de las armas, de la dominacin econmica y de la neo-evangelizacin mercantil burguesa. As, nos imponen su crisis de sobreproduccin como una oportunidad para nosotros, como una oferta, como el progreso del crdito y del pago en abonos o cuotas. Nos obligan a divertirnos en sus negocios, con su esttica y con su moral de esclavos. Nos obligan a creer que somos felices cuanto ms nos resignamos al modelo de explotacin, saqueo y humillacin que nos han preparado, minuciosamente, para que lo vivamos como un paraso que debemos heredar con orgullo a nuestra prole. Que toda desigualdad es natural, que la lucha de clases es un destino inmodificable, que agradezcamos la igualdad de oportunidades y nos olvidemos de la igualdad de condiciones. Que as est bien.

Nada de lo que expresa la ideologa dominante puede ser visto de manera a-crtica. Nada es lo que parece. En la agenda de toda fuerza poltica respetable debiera estar la tarea de emancipar las culturas y las comunicaciones. Descolonizarlo todo y declarar la abolicin de la esclavitud semntica. No hay revolucin posible sin revolucin semitica y esto no quiere decir que tal revolucin semitica, por s sola, resuelva lo que ha de resolverse en la emancipacin econmica, en la derrota del capitalismo y en la democratizacin profunda de la tecnologa. Pero si no cambiamos las ideas, nada cambiaremos. Es una asignatura histrica pendiente que parece no ocupar -ni preocupar- a muchas de las organizaciones polticas ms aventajadas en la superacin de las taras del capitalismo.

A la educacin pblica le falta recuperar y consolidar, de manera actualizada, el objetivo histrico basado en desarrollar las capacidades crticas. Es una necesidad, con grado de urgencia, incrementada por las condiciones concretas en que se han perfeccionado las herramientas de la manipulacin simblica y los apremios monoplicos contra las democracias. Los golpes de estado se repiten hoy con las armas de guerra ideolgica como arietes y blindajes permanentes. Nos urge el desarrollo de talleres de critica con instrumentales metodolgicos y praxis para todas las escalas y espacios. Nos urge aprender a leer y releer el escenario mundial actual, y todas sus derivaciones territoriales, en los campos incluso del sentido. Un planeta dominado, tambin, por un puado de monopolios mediticos, no puede quedar imposibilitado para leer entre lneas, las verdaderas intenciones de todo cuanto se dice, no podemos quedar ciegos por no contar con herramientas para radiografiar lo que hay detrs de las imgenes que nos exhiben apabullantemente. No podemos no saber cmo defender nuestra integridad intelectual, emocional y poltica ante la andanada de emboscadas que, incesantemente, se financian para esclavizarnos, tambin, la consciencia. Literalmente. A quin va usted a creer, a m o a sus propios ojos? Groucho Marx


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter