Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2019

Reforma constitucional y derechos indgenas en tiempos de descolonizacin (I)

Epifanio Daz Sarabia
Rebelin


En estos das dio inicio un proceso muy importante para los pueblos indgenas de Mxico. Un proceso sin precedentes histricos en la vida constitucional de nuestro pas. Me refiero al proceso de consulta que efectuar el Gobierno de Mxico a travs del Instituto Nacional de los pueblos indgenas (INPI) en los prximos das y meses en cincuenta y cuatro asambleas en todo el pas, incluyendo una en los ngeles, California, USA. sta versar sobre 16 ejes temticos, que por razones metodolgicas se reducir en seis mesas, siendo la sexta el de los derechos de los pueblos afromexicanos.

De acuerdo el Protocolo que el INPI gener para este proceso, las reformas constitucionales tienen como propsito enmendar las imperfecciones normativas del actual artculo 2 constitucional y, armonizarlos con los instrumentos internacionales de derechos humanos, particularmente con el Convenio 169 de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) y las Declaraciones de las Naciones Unidas y Americana de los Derechos de los Pueblos Indgenas. Pero ser esto suficiente? Los derechos de los pueblos indgenas se resuelve con solo armonizar la Constitucin con los instrumentos internacionales derechos humanos? Los pueblos indgenas demandan los mismos derechos de hace casi veinte aos? Me parece que no. En seguida me permito, muy sucintamente, plantear algunas propuestas que pueden orientar la tarea consultiva y, sobre todo, lo pongo en las manos de los propios pueblos para que les sirva de documento base de discusin en los foros de consulta.

Desde su fundacin y hasta hace relativamente poco (1992), el Estado mexicano se ha reivindicado como un Estado-nacin. Un Estado con una sola nacionalidad, una sola cultura y un solo idioma. As como la Iglesia durante la colonia edific sus aposentos religiosos sobre los lugares sagrados de nuestros pueblos, el Estado mexicano se construy sobre distintas formas de organizacin poltica, social y cultural de las naciones originarias de este pas. Favoreci a travs de las polticas educativas y del indigenismo la extincin cultural y lingstica de los pueblos. Y se dice, ya desde hace algunas dcadas, que el Estado-nacin se encuentra en crisis ya que al mismo tiempo que el mundo se globaliza a travs del internet y de leyes internacionales del mercado, cada vez ms pueblos en el mundo reivindican y reconstruyen sus identidades culturales, principios, valores y conocimientos en un marco de autonoma. En este contexto, la primera propuesta que debemos hacer es de tipo poltico-social: el reconocimiento del estado mexicano como un Estado plurinacional. Es decir, un estado que reconozca la diversidad cultural, las formas de organizacin poltica (sistemas de cargos, elecciones por sistemas normativos, comunas, asambleas), social (mayordomas, el tequio) y jurdica (sistemas jurdicos indgenas, mal llamados usos y costumbres).

Tenindose por declarado que el nuestro es un Estado plurinacional, cada una de las naciones o repblicas que componen el Estado mexicano, deber ejercer, efectivamente, su derecho a la libre determinacin expresado en la autonoma, con la condicin expresa de que sta tendr como objeto suprimir todas las formas o manifestaciones de colonizacin persistentes en nuestras instituciones, prcticas o pensamientos. La colonizacin, consiste en la creencia de que ciertos grupos, por su raza, pensamientos o posicin social, de tez blanca o mestizo, occidental y clase, son superiores a nuestros pueblos y que por ese hecho deben gobernarnos, que debemos creer en sus valores, principios, derechos, culturas o conocimientos, desconociendo los nuestros. Materializando, en la constitucin deber establecerse entonces que nuestros pueblos o naciones ejercern su derecho a la libre determinacin, descolonizando al mismo las instituciones, pensamientos y prcticas colonizadoras vigentes en nuestra sociedad. Esta idea deber permear la nueva relacin entre los pueblos indgenas y la sociedad nacional del que hablan los Acuerdos de San Andrs Larrinzar de 1996. Una relacin que tenga como objeto terminar con las relaciones asimtricas de poder entre los pueblos indgenas y el resto de la sociedad.

Siendo como lo es que la educacin como el derecho son los instrumentos por excelencia con los que se libera o se domina. Reconociendo que en nuestras sociedades existen muchos derechos (invisibilizados por el Estado) y no solo los derechos de los cdigos y leyes escritas, producidas por el Estado, es de transcendental importancia introducir en la actual Constitucin el concepto de pluralismo jurdico, con el fin de volver legal, visible los derechos o sistemas jurdicos que nuestros pueblos aplican en las resoluciones de sus conflictos internos e intracomunitarios. Esto supone dar un giro a ciertas prcticas jurdicas vigentes, de superar la garanta del acceso efectivo de los miembros de las comunidades indgenas a la jurisdiccin del Estado a travs de peritos intrpretes y traductores (Art. 2, inc. A, Fr. VII), reconociendo las jurisdicciones de los tribunales comunitarios o jueces indgenas a administrar justicia de conformidad con sus sistemas, valores y normas en un marco de efectivo del ejercicio del derecho a la libre determinacin. Se trata de superar conceptos colonizadores y discriminatorios como los de especificidades culturales, el de usos y costumbres o los famosos dictmenes culturales, por el del reconocimiento de los sistemas jurdicos indgenas (sistemas normativos indgenas).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter