Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2019

El anuncio de prrroga a las moratorias es una farsa

Mario Hernandez
Rebelin


As lo anunci el secretario general del Sindicato de Empleados de la ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (SECASFPI), Carlos Ortega, ante el anuncio del Gobierno de prorrogar por tres aos ms las moratorias conocidas como jubilaciones de amas de casa.

Segn explic el dirigente gremial la moratoria permite regularizar la carencia de aportes de las trabajadoras desde los 18 aos cumplidos en 1977, pero la fecha de corte para la compra de aos es 2003 y no hubo modificacin sobre este punto. Esto significa que una mujer para acceder hoy a la moratoria necesita 4 aos de aportes despus del 2004 mientras que una mujer que acceda a la moratoria en el 2022, requerir 7 aos ms de aportes despus del 2004.

En este sentido, Ortega destac que en tales condiciones, los casos de trabajadoras que puedan acceder a una jubilacin ordinaria a travs de este sistema son cada vez menos porque aumenta la cantidad de aos que tienen que tener aportados a una edad en donde es cada vez ms difcil acceder a un trabajo formal.

Esta situacin motiv la movilizacin del gremio el martes 2/7, donde el colectivo de Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores que integra el SECASFPI marcharn a la sede central de la ANSES -Av. Crdoba al 720- en defensa de las tradicionales moratorias. Jubilarnos es nuestro derecho y no vamos a permitir que nos lo saquen, expres Soledad Alonso, secretaria de prensa del SECASFPI y referente del colectivo de Mujeres Sindicalistas.

Tambin participarn l as Centrales de Trabajadores de la Argentina de los Trabajadores y Autnoma, la Confederacin de Trabajadores de la Economa Popular, la Confederacin Nacional de Cooperativas de Trabajo, la Corriente Clasista y Combativa y organizaciones sociales como Barrios de Pie.

La movilizacin reclamar  extender la fecha de corte para comprar aos de aportes, sacar los filtros socioeconmicos y eliminar definitivamente la PUAM, que tiene carcter de pensin, niega la calidad de trabajadores a quienes entregaron sus esfuerzos a la economa informal y al trabajo domstico y que reduce el haber percibido al 80% de la jubilacin mnima, que ya de por s, no alcanza a superar la lnea de pobreza, sostuvieron.

En Santa Fe tambin el 2/7 a las 10:00 frente a la puerta del Anses local concentrarn en defensa de la moratoria previsional.

A pedido del FMI, Macri haba amenazado con suspender la ley de jubilaciones de amas de casa.

Atento a la proximidad del vencimiento del plazo de vigencia y a los efectos de continuar garantizando el acceso al beneficio previsional, a las mujeres que presentan un mayor grado de vulnerabilidad, resulta oportuno recurrir a la facultad de prorrogar el mismo conforme a la ley 26.970, de conformidad con lo dispuesto en el segundo prrafo del artculo 22 de la ley 27.260″, haba anunciado el Gobierno. Se refiere a la posibilidad que plantea la ley de hacer esta prrroga exacta sin tener que llevar el planteo a los tiempos del Congreso, dejando as de lado por el momento, uno de los objetivos del FMI respecto a la reforma del sistema previsional. El primer paso lo dio el Gobierno junto con la mayora de los legisladores de la oposicin en diciembre del 2017 cuando reformaron algunos artculos claves de la Ley previsional, afectando a miles de jubilados.

El 23 de julio terminaba el plazo de 3 aos para entrar a la moratoria para quienes no cuentan con 30 aos de aportes, como haba sido incorporado en la mal llamada ley de Reparacin Histrica de 2016. La moratoria es conocida como ley de jubilaciones de amas de casa porque si bien la medida es vlida para ambos sexos, las mujeres son quienes se han visto ms favorecidas por la medida.

En segundo lugar, la ley de Reparacin Histrica elimin las moratorias previsionales para quienes no renen los aos de aporte para jubilarse y las sustituy por una Pensin Universal para el Adulto Mayor (PUAM), cuyo objetivo es rebajar los ingresos un 20 % respecto de la jubilacin mnima que se hubiese alcanzado con moratoria. Adems, dicha pensin no es acumulable con otras prestaciones. Y para las mujeres tiene un impacto adicional: la edad de otorgamiento de la Pensin se eleva 5 aos, de 60 a 65 respecto a la de la moratoria.

Si el gobierno resuelve no prorrogar la moratoria previsional que vence el prximo 23 de julio, podra impedir la jubilacin de hasta 100.000 mujeres por ao, de acuerdo con clculos privados, sealaba Randy Stagnaro en una nota publicada en Tiempo Argentino.

Las mujeres que podran ser afectadas por la caducidad de la moratoria son aqullas que trabajaron y no completaron los aportes necesarios para jubilarse. Tambin las amas de casa que no hicieron aportes en la medida en que el trabajo en el hogar no es considerado como tal y no es remunerado.

Esas mujeres deberan pasar a recibir la Pensin Universal del Adulto Mayor (PUAM), una prestacin que equivale al 80% de la jubilacin mnima.

Un informe del Centro de Economa a Poltica Argentina (CEPA) de marzo pasado indic que el 80% de las personas que se jubilaron va moratoria eran mujeres. Sobre un universo de 130.000 jubilaciones anuales por moratoria, unas 100.000 seran de mujeres.

Segn la abogada Andrea Falcone, apenas el 7 % logra hacerlo a los 60 aos porque tiene los 30 aos de aportes cumplidos. El resto no alcanza esa cantidad de aos o directamente no los tiene. Y sin moratoria no tendra posibilidades de jubilarse.

Con todo, las moratorias no son la solucin al problema de las jubilaciones, especialmente en lo que hace a su valor, que ser de $ 11.534 desde junio. A ese haber se le descuenta un monto, el necesario para pagar por los aportes adeudados. La canasta de los jubilados que calcula la Defensora de la Tercera Edad cotizaba en abril en 30.524 pesos.

Conviene recordar que en la actualidad coexisten tres moratorias. Una de la dcada del 90, destinada a los autnomos; otra de 2006, que es permanente; y la de 2014, que estableca su vencimiento a los dos aos, en septiembre de 2016, y que fue prorrogada con la sancin de la Ley de Reparacin Histrica por tres aos solo para las mujeres.

Para Falcone, si no se prorrogaba la moratoria sera un golpe para las mujeres y los trabajadores no registrados. Hay que pensar que la moratoria es una compensacin que se hace a los trabajadores por la negligencia del Estado que no combate el empleo no registrado, en la actualidad casi en el 40 % de la poblacin. Por eso hay que desarticular que se trata de una ddiva. Hay moratorias desde 1967.

Crece la PUAM

La Pensin Universal del Adulto Mayor (PUAM) es la solucin que el gobierno ofrece a todas las personas que quieran jubilarse pero no tienen los aos de aporte necesarios. Equivale al 80% de la jubilacin mnima. La PUAM es mayormente aplicada a varones desde que caduc la moratoria para ellos, en septiembre de 2016. En diciembre de 2018, ya sumaban 10.000 los beneficiarios de la PUAM, mientras caa a 12.500 el nmero de personas que se jubilaba va moratoria.

A las personas que no cumplen los requisitos para jubilarse slo les quedar como opcin la PUAM.

Para la abogada Andrea Falcone, la PUAM se ubica en una categora inferior respecto de una jubilacin. Si muere el titular, no genera una pensin para el familiar directo, observ. Adems, indic que la aplicacin de la PUAM implica el desconocimiento de los aportes parciales que hubiera hecho la persona que se jubila. No refleja el esfuerzo contributivo que hizo la persona, indic.

Cien mil mujeres no podan jubilarse si el gobierno no prorrogaba la moratoria

Julia Lorenzo en La Izquierda Diario seala que: La Ley nacional de Moratoria fue un proyecto que se sancion en 1995 pero recin la implement el presidente Nstor Kirchner en 2006. La decisin fue una respuesta de emergencia ante su rotunda negativa de incluir en la agenda el reconocimiento del 82 % mvil. Y yendo un poco ms profundo, el kirchnerismo tampoco elimin la informalidad laboral que se tradujo en una brutal precarizacin, sobre todo para las mujeres.

Es por eso que esta moratoria cubri el acceso a una jubilacin, pero dej sin solucin el verdadero origen de la falta de aportes: un trabajo registrado.

Entre los aos 2003 y 2016 se jubilaron por la moratoria previsional a la ley 24.746 un total de 1.796.439 mujeres.

Si se observan los datos duros vemos que las trabajadoras en Argentina perciben en promedio un 25,2 % menos que los varones. La informalidad tambin las tiene como protagonistas con un 37 % de empleo no registrado.

Otro ejemplo contundente de las razones por las cuales miles de mujeres a la edad de jubilarse no pueden hacerlo por falta de aportes realizados, es que el 94,7% del trabajo en casas particulares es hecho por mujeres, en la mayora de los casos nadie realiza los aportes jubilatorios que obliga la ley.

Pero queda el factor ms importante que muchas veces obliga a las mujeres a aceptar trabajos precarios, sin aportes o con jornadas reducidas y es la obligacin de hacerse cargo del trabajo en los hogares: limpiar, cocinar, cuidar de los hijos o de los adultos mayores y una lista que sin dudas podra continuar si observramos un da en la vida de una mujer. Esta es la razn que hace que las mujeres destinen en promedio 6 horas diarias a estas tareas domsticas.

Desde el minuto cero, y tomando un discurso que parte de un sentido comn exacerbado, el gobierno de Cambiemos intent instalar que es injusto que la gente que contribuye reciba lo mismo que la gente que no contribuye.

Este argumento sobre la supuesta injusticia no solo es canalla sino que parte de una premisa equivocada. En nuestro pas cerca del 40 % de los trabajadores y las trabajadoras tienen trabajo no registrado, de modo que no aportar al sistema de previsin social no es una decisin que pueda tomar el trabajador sino una condicin impuesta por la patronal.

El incremento de trabajos precarios y no registrados seguramente ir aumentando a medida que avance el ajuste que exige el FMI.

Pero este engranaje entre Estado y patronales es uno de los mecanismos que garantizan al sistema capitalista su funcionamiento. Es decir, las mujeres realizan el doble del trabajo no remunerado. Tareas que al no ser reconocidas implican un ahorro para el Estado capitalista y los empresarios.

Ochenta y seis por ciento de mujeres que accedieron a la moratoria no son solamente un nmero, son miles de mujeres que dentro o fuera de sus casas trabajaron sin opcin ni posibilidad de exigir un sueldo en blanco. Eliminarla sin siquiera tener una alternativa para garantizar una solucin hubiera sido vulnerar una vez ms un derecho humano bsico.

Fuentes: La Izquierda Diario, Resumen Latinoamericano, Tiempo Argentino.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter