Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2019

La obsesin de Trump con el glifosato

Omaira Schica
Insurreccin


Durante dcadas la poltica antidrogas norteamericana y por ende la colombiana se ha basado en el uso de la fuerza, empleando la erradicacin forzada a travs de fumigacin por aspersin area con Glifosato; Sin embargo, esta poltica ha sido un rotundo fracaso, segn la ONU la produccin mundial de cocana aumento un 25 por ciento y el 70 por ciento de la cocana de alta pureza se produjo en Colombia [1].

En los Acuerdos de Paz con la FARC el Estado colombiano se comprometido a desarrollar un programa de sustitucin de cultivos de uso ilcito, sin embargo el Gobierno no ha cumplido los Acuerdos dejando en el limbo el futuro de las casi 100.000 familias.

El ms reciente informe de la ONU se evidencia una serie de incumplimientos por parte del Gobierno, ninguna de las 99.097 familias inscritas en el programa ha recibido la totalidad de los pagos acordados, y 40.000 de estas an no reciben el primer pago [2].

Glifosato como herramienta geopoltica

El debate sobre el uso del glifosato como herramienta de la poltica antidrogas colombiana nunca ha sido una discusin eminentemente ambiental o de salud pblica, por el contrario siempre ha estado enmarcada como un componente transversal del complejo tablero geopoltico, que gira entorno a los intereses imperialistas de Trump y los EEUU.

El glifosato no debe ser usado como un arma de presin internacional; levantar la prohibicin de su uso es una equivocacin que ira en contra de la evidencia cientfica sobre sus daos a la salud y al ambiente; el Gobierno debera considerar que sus ciudadanos merecen proteccin y por ende no obviar la evidencia cientfica que ha demostrado que el glifosato causa problemas de salud.

El Estado tiene una responsabilidad tica, si existe alguna posibilidad de que la fumigacin dae la salud de sus compatriotas su uso debe prohibirse. A que intereses debe corresponder Duque, al de sus compatriotas o a los de Trump?

El pasado 25 de junio los obispos catlicos del Pacfico y Suroccidente colombiano, manifestaron: Rechazamos frontalmente la decisin anunciada por parte del Gobierno de reanudar las fumigaciones de cultivos de uso ilcito con glifosato, dadas las consecuencias negativas para la vida humana y el medio ambiente; consideramos que el Gobierno debe tener en cuenta que la presencia de estos cultivos es en muchos casos consecuencia del abandono en que viven sumidos los habitantes de estas regiones [3]

Jhon Jairo Gonzlez, miembro de la Asociacin para el Desarrollo Productivo, Econmico, Social y Ecolgico de Briceo (ASDESEBRI), afirma: Si nos traen opciones para cultivar y nos garantizan la comercializacin, para qu seguimos sembrando coca. El problema de erradicacin de los cultivos de uso ilcito no es el tiempo, porque lo podemos hacer ms rpido que el glifosato o con la erradicacin forzosa, la cuestin es qu ofrecen a cambio de sustituir.

Desastre social ocasionado por la orfandad estatal

El narcotrfico tiene una dimensin social en lo referente a los cultivos de uso ilcito, esta problemtica social no est reflejada en la poltica antidrogas que dise Estados Unidos y que Colombia ejecuta obedientemente; resulta indispensable comprender que los campesinos cocaleros no hacen parte de la mafia, que estn inmerso en la cadena productiva como consecuencia de la orfandad estatal en sus territorios.

Ante la falta de inversin social, apoyo e incentivos para la produccin agrcola, el campesino se ve obligado llenar sus predios de cualquier otra planta de uso ilcito, no porque exista una identidad con el fenmeno del narcotrfico, sino porque no cuenta con otra alternativa y este se convierte en su nica opcin de sustento.

La fumigacin con glifosato como poltica antidroga no responde a ninguna de las problemticas sociales que generan el incremento de los cultivos de uso ilcito; por consiguiente, una poltica antidrogas que desconoce el contexto social de los territorios y basa la erradicacin en la fuerza est condenada a fracasar.


Notas

[1] https://www.semana.com/mundo/articulo/produccion-de-coca-crece-en-el-mundo-y-colombia-aporta-el-70/621010

[2] Fracaso de la sustitucin de cultivos de coca en Colombia. https://bit.ly/2YENGsq

[3] Comunicado a la opinin pblica. https://bit.ly/2Yefl2P



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter