Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2019

Una conversacin con Michael Lowy, Miguel Fuentes y Antonio Turiel
Ecosocialismo versus marxismo colapsista (II)

El ciudadano


Presentamos a continuacin una conversacin con el intelectual marxista Michael Lowy en donde aquel responde a una serie de crticas realizadas desde el mbito del llamado marxismo colapsista hacia el ecosocialismo. Se integran a esta conversacin las replicas de Miguel Fuentes (exponente del pensamiento colapsista), esto con el objetivo de dejar sentadas las diferencias y similitudes que existen entre ambas tendencias. Un tercer participante de esta conversacin es Antonio Turiel, referente de la teora del decrecimiento y quien se posiciona en este debate desarrollando algunas de sus ideas provenientes del terreno de los estudios sobre la crisis energtica. La primera seccin de esta discusin gira alrededor del carcter (y posible inevitabilidad) de la crisis ecolgica actual y su relacin con un posible fenmeno cercano de colapso civilizatorio y extincin humana. Se invita a los lectores a revisar el artculo de contextualizacin de las posturas del colapsismo marxista ofrecido en la primera parte de esta serie. Artculos adicionales en los cuales pueden leerse algunas de las posiciones centrales del ecosocialismo y la teora del decrecimiento se entregan al final de este debate.

 

Parte 1

Crisis ecolgica catastrfica, colapso civilizatorio y extincin humana

Qu opinan respecto a la posibilidad de una crisis ecolgica supercatastrfica durante este siglo?

-Michael Lowy:

Se trata de una posibilidad muy real! Si se sigue con la trayectoria actual de business as usual por algunas dcadas ms, entonces la catstrofe ser inevitable. Es un peligro sin precedentes en la historia humana.

-Miguel Fuentes:

La ciencia es clara al respecto y las perspectivas de un calentamiento global que sobrepasen los 2 o 3 grados centgrados implicara que una gran parte de la Tierra pueda transformarse en inhabitable.

-Antonio Turiel:

La crisis ecolgica (en sus diversas vertientes) ya est aqu. Es el problema ambiental (del que ahora lo que ms se destaca es el cambio climtico), el de los recursos, el de la biodiversidad, el del agua potable Se resolvern todas estas crisis de manera catastrfica? Si no se hace nada, evidentemente. E incluso haciendo lo mejor posible ser un momento bastante traumtico.

Qu piensan respecto a la posibilidad de un fenmeno de colapso civilizatorio cercano? Puede el capitalismo autodestruirse durante las prximas dcadas?

-Michael Lowy:

Como deca, la perspectiva de un colapso civilizatorio en las prximas dcadas es una amenaza muy concreta. No lo definira, en todo caso, como una autodestruccin del capitalismo. Podramos quizs imaginar un escenario distpico en el cual comiencen a producirse los primeros efectos de la catstrofe, pero esto ltimo sin que deje de existir el capitalismo. Como deca Walter Benjamin: el capitalismo nunca va a morir de muerte natural.

-Miguel Fuentes:

Qu tiene de especial el capitalismo en comparacin con otras sociedades complejas tales como el Imperio Romano, la Sociedad Maya Clsica, la Dinasta Han, el Imperio Gupta y muchas otras a lo largo de la historia como para ser totalmente inmune a un fenmeno de colapso? Quizs su avance tecnolgico? Se olvida acaso Lowy que, ms all de los fenomenales avances tcnicos del capitalismo en una serie de esferas, aquel sigue poseyendo prcticamente la misma base productiva-energtica que aquella que tena hace dos siglos? La misma vieja locomotora de hace dos siglos que, a pesar de poseer en sus compartimientos superiores laboratorios de nanotecnologa, satlites y tecnologa de GPS, sigue necesitando de los mismos producto de plantas de hace doscientos aos (entre otros el carbn, el gas y el petrleo) para moverse! Y pueden mencionarse aqu, asimismo, los resultados de un reciente estudio financiado parcialmente por la NASA y liderado por el matemtico Safa Motesharrei en el cual, realizndose una proyeccin del curso de la sociedad industrial actual a partir de la aplicacin de un modelo predictivo HANDY, se muestra como esta ltima se estara dirigiendo, aceleradamente, al colapso. La razn de esto se encontrara en la combinacin de algunos factores tales como la sobreexplotacin de recursos, el cambio climtico, la existencia de una elite demasiado rgida y la desigualdad extrema. Es prcticamente imposible que la sociedad capitalista actual, tecnolgica y econmicamente atrasada para enfrentar los peligros de envergadura geolgica-planetaria que se nos avecinan, siga subsistiendo ante un escenario de crisis ecosistmica generalizada como aquella que estara a punto de producirse. Debemos tener en cuenta aqu, asimismo, que una vez que las defensas que tiene el sistema capitalista para sostenerse ante una crisis comiencen a fallar, ser la propia complejidad de este sistema la cual podra volverlo mucho ms vulnerable ante un potencial fenmeno de colapso. El caso de la cada del Imperio Romano es un ejemplo de lo anterior.

-Antonio Turiel:

Todas las civilizaciones atraviesan crisis histricas a lo largo de su existencia, y el colapso completo no es slo una posibilidad, sino que algo muy repetido a lo largo de la historia. Sabemos de 26 civilizaciones antes de la nuestra que colapsaron completamente. Por qu la nuestra habra de ser la excepcin? Las civilizaciones colapsan como fruto de presiones internas y externas suficientemente intensas, y los retos a los que deberemos hacer frente (fundamentalmente, cambio ambiental y escasez de recursos) han acabado ya con otras civilizaciones en el pasado. En realidad, muy a menudo nos creemos ms especiales de lo que somos, pero nuestro dilema es muy parecido al que otras sociedades sufrieron con anterioridad. Somos de hecho a veces tan arrogantes que no leemos las lecciones de la historia y no aprendemos de ella. Una cuestin importante a saber aqu con respecto al colapso es que aquel siempre es un dao auto-infligido: las sociedades colapsan porque, en su fuero interno, han decidido colapsar, esto porque ya sea por razones polticas, religiosas, filosficas o directamente por terquedad, han querido colapsar. El colapso siempre es algo evitable, pero uno tiene que trabajar activamente para evitarlo, y cuando sucede es porque, simplemente, no se quiere evitar, y porque se rechaza neciamente la idea o la posibilidad misma del colapso. En este sentido, el capitalismo global del siglo XXI tiene todos los ingredientes para colapsar: ha desencadenado las crisis que ponen su existencia en entredicho y se niega, adems, a aceptar la necesidad de cambiar de paradigma. As pues, nos lleva inexorablemente al colapso. Yo no puedo predecir s, cuando empiece al colapso, existir algn tipo de reaccin por parte de este sistema y si aquel lograr adaptarse, pero lo ms lgico sera esperar un colapso completo del capitalismo y probablemente de nuestra civilizacin. Cabe destacar, asimismo, que el colapso no es algo necesariamente malo; al final, es una especie de jubileo de todas esas deudas que tenemos aplazadas con la naturaleza. Colapsar te da la oportunidad de empezar desde cero.

Existe un peligro real de extincin humana durante el siglo XXI, esto tal como plantea la perspectiva colapsista y algunos movimientos tales como Extincion Rebellion en Europa?

-Michael Lowy:

Es difcil contestar a esta pregunta. A partir de que nivel de calentamiento global la existencia humana estara amenazada? Pero no se puede excluir esta hiptesis.

-Miguel Fuentes:

No se trata de discutir aqu cual es el nivel de calentamiento global que los humanos pueden soportar en tanto individuos. Es ms simple que eso, se trata de saber a partir de que rangos del calentamiento global que se espera durante este siglo la agricultura se vuelve imposible en condiciones naturales y los recursos planetarios comienzan a venirse abajo. Sabemos, por ejemplo, que todo calentamiento global igual o superior a los 2 o 3 grados centgrados por encima de la lnea de base del siglo XIX (un nivel alcanzable durante las prximas dcadas) significara que, producto de su impacto sobre la produccin mundial de recursos, una parte significativa de la humanidad morir de manera inevitable. Pero no deberemos esperar mucho tiempo para presenciar el comienzo de esta mortandad en masa, aquello si tenemos en cuenta que el lmite catastrfico del calentamiento global (el cual rebasaremos durante la prxima dcada) es de tan slo 1.5 grados centgrados. La cuestin aqu es empezar a pensar no en como detenemos este fenmeno de extincin humana (ya imparable), sino que, en realidad, en como podemos evitar la desaparicin total de nuestra especie, esto incluso si aquello slo sea posible en el 50%, 10% o 1% de la poblacin humana actual capacitada para sobrevivir. Y es justamente aqu, en esta lucha por la sobrevivencia y por la preservacin de nuestra evolucin gentica y los mejores logros del desarrollo civilizatorio de eras pasadas, en donde la perspectiva comunista adquiere una importancia redoblada para el futuro.

-Antonio Turiel:

En las respuestas anteriores veo una visin de la Tierra como un sistema demasiado lineal, lo cual es congruente con los modelos climticos que manejamos (que hacen predicciones de acuerdo con un horizonte muy limitado de factores). La Tierra tiene muchos mecanismos de homeostasis, muchos de los cuales no conocemos, y lo ms probable es que la situacin del planeta no degenere tanto tal como las peores previsiones cientficas indican. Lo que acabo de decir no debera tomarse, sin embargo, como una invitacin a relajarse o ser interpretado como un consuelo: la continuidad de la humanidad sigue estando en un peligro crtico, esto porque el hecho de que el planeta no degenere hasta convertirse en el infierno que muestran los modelos climticos no quiere decir que contine siendo habitable para nuestra especie, y en todo caso lo ms probable es que la capacidad de carga de humanos disminuya drsticamente. Pareciera que si no est en peligro el planeta entero no comprendemos que estamos en peligro nosotros mismos. Salvemos el planeta, dicen ciertos eslganes de algunos grupos ecologistas; pues no, el planeta no est, ni ha estado nunca, en peligro, ni siquiera est en peligro la biosfera. Lo que realmente est en peligro es la humanidad; no pretendamos, por lo tanto, salvar el planeta, lo que debemos hacer es preservar el hbitat que hace posible nuestra existencia y que, ste s, es lo que precisamente se encuentra en peligro. Es adems un error pensar que el cambio climtico es el nico factor que compromete la vida humana en el planeta. La escasez de recursos es otro factor tremendamente terminante, aquello porque la vida de miles de millones de personas depende de que se mantenga el actual sistema de agricultura industrial y las redes de distribucin internacionales. Cuando comience a escasear el petrleo, quin mover los tractores y los camiones, y de dnde saldrn los pesticidas? Cuando escasee el gas natural, cmo sintetizaremos los abonos nitrogenados? Cuando escaseen los fosfatos, cmo abonaremos nuestros campos? La propia estabilidad de la red elctrica est en compromiso, y sin fluido elctrico hay muchos sistemas de control que dejaran de ser operativos. Adems, faltando combustible la gente se lanzar a cortar rboles (lo hemos visto en muchos pases), disminuyendo esto an ms la capacidad de carga del territorio. Lo cierto es que sin una adecuada gestin de las prximas dcadas la especie humana podra acabar extinguindose en un plazo de un par de siglos. E incluso con una gestin correcta lo esperable es que su poblacin disminuya drsticamente.

Qu opinan respecto de la crtica colapsista a una supuesta superficialidad del anlisis ecosocialista en su evaluacin de los peligros de la crisis ecolgica y la posibilidad de un colapso civilizatorio cercano?

-Michael Lowy:

No todos los ecosocialistas tienen el mismo juicio, pero en mi caso, y creo que tambin en el de la mayora de los ecosocialistas, nosotros no subestimamos de ninguna manera la gravedad de la crisis ecolgica y la posibilidad de un colapso civilizatorio. Al revs, esta posibilidad es uno de nuestros principales argumentos para destacar la urgencia y la necesidad de movilizar fuerzas sociales en contra del sistema responsable de la crisis: el capitalismo.

-Miguel Fuentes:

Michael Lowy y otros exponentes del ecosocialismo y de la ecologa marxista tales como Bellamy Foster o Ian Agnus fueron algunos de los primeros que integraron el peligro de un colapso civilizatorio y un ecocidio en su anlisis de la actual crisis ecolgica capitalista. Esto cobra ms fuerza cuando partimos del hecho de que a muchos de nosotros nos tom ms de una dcada de militancia en las filas de la izquierda comenzar a integrar estas problemticas. Pero la crisis ecolgica y el peligro de un colapso civilizatorio, que Lowy y los ecosocialistas anticiparon de manera visionaria y que antes de aquellos intuyeron otros referentes de izquierda tales como Nahuel Moreno (Argentina), Luis Vitale (Chile) o incluso Fidel Castro, ha avanzado mucho ms rpido de lo que nadie pens. Lo que a fines de los 90s y los 2000s era nada ms que una sombra amenazante (la posibilidad de un ecocidio), ha adquirido en el presente una fisonoma histrica mucho ms clara. Es quizs la rapidez con que se ha desenvuelto este peligro una de las causas principales de que la teora ecosocialista haya quedado hoy definitivamente rezagada en su evaluacin respecto al avance de estas amenazas, hacindose necesario, por lo tanto, la elaboracin de un nuevo marco terico-poltico marxista de contenido propiamente colapsista; en otras palabras, uno que tome el proceso de crisis ecolgica sper-catastrfica y el avance de un fenmeno de colapso planetario inicial ya en marcha en tanto desafos prcticos (inminentes) y no, tal como se acostumbra frecuentemente al interior de la izquierda, al modo de meras intuiciones tericas o discusiones filosficas. Este punto se encuentra mejormente desarrollado en la contextualizacin de las posiciones colapsistas entregada en la primera parte de esta serie.

-Antonio Turiel:

Yo no soy un estudioso de las teoras polticas, aunque s veo repetidamente el mismo problema en el pensamiento poltico contemporneo. Este problema consiste en que la mayora de los pensadores no vienen del mbito de las ciencias naturales y tienden a simplificar y linearizar demasiado el comportamiento de los sistemas naturales, los cuales son mucho ms complejos y con muchas ms ramificaciones de lo que generalmente se quiere aceptar. Por este motivo, los planteamientos polticos suelen pecar de maximalistas y reduccionistas. Desde mi punto de vista, dada la complejidad de los sistemas naturales y el conocimiento limitado que tenemos de sus mecanismos de funcionamiento, creo que la mejor estrategia sera aqu seguir una metodologa de pruebas sucesivas acompaadas de una auditora constante y honesta de los cambios y de sus efectos. Creo adems que esto ltimo debiera comenzar a realizarse desde ahora porque se necesitar de mucho tiempo antes de poder articular una respuesta eficaz a los retos planteados. Entiendo que para el ecosocialismo o cualquier movimiento poltico actual es quizs imposible hacer totalmente pblicos sus planteamientos en torno a lo que realmente se necesita para enfrentar la crisis, esto ya que dichos planteamientos tienen que enfrentarse y debatir en contra del pensamiento poltico dominante, el cual obviamente va a ridiculizar la obsesin por problemas que, a su entender, son inexistentes y que tiene especial inters por ningunear. Por este motivo, yo creo que la accin poltica debe centrarse en un mbito mucho ms local y menos institucional, rescatando a aquellos que van quedando excluidos del sistema, y esto no slo en nuestros propios pases. Es un cambio total con respecto a la praxis poltica de las ltimas dcadas, la cual siempre ha intentado abordar los cambios desde las instituciones. Para m, por el contrario, dado que las instituciones estn al servicio de una cierta manera de hacer ya que fueron diseadas para eso, sera por lo tanto contraproducente intentar controlarlas porque, al final, aquellas te controlan a ti. La vida institucional te acaba cambiando la agenda y fijando una serie de prioridades que realmente no son las tuyas; peor an, acabas creyendo que las nicas respuestas posibles a los problemas son aquellas que el marco institucional te posibilita o te deja ver.

Una serie de referentes del colapsismo, activistas medio-ambientales y militantes de izquierda tales como Miguel Fuentes (Chile), Lucho Fierro (Argentina), Demin Morassi (Argentina), Manuel Casal Lodeiro (Espaa), Matas Herrera (Argentina), Alek Zvop (Chile), Miguel Sankara (Chile), Carlos Petroni (Argentina), Albino Rivas (Argentina), Charly Pincharrata (Argentina), Yain Llanos (Argentina) y Lucas Miranda (Chile), reconocen que el ecosocialismo y las elaboraciones de la ecologa marxista constituyeron un aporte clave para una problematizacin anti-capitalista inicial de la crisis climtica. Paralelamente, algunos de estos referentes plantean que la debilidad de los postulados ecosocialistas consistira hoy no slo en una evaluacin a veces superficial de la gravedad y dinmica (ya imparable) de dicha crisis, sino que, asimismo, en su negativa de integrar la perspectiva de un colapso civilizatorio cercano en su anlisis de la dinmica revolucionaria durante el presente siglo. Se dice aqu que las concepciones ecosocialistas fallaran al momento de integrar las implicancias prcticas de un escenario de ecocidio ya en marcha, reemplazndose con ello la discusin en torno a las proyecciones catastrficas reales del mismo por una replicacin (acrtica) del proyecto socialista tradicional de los siglos pasados, aunque esta vez adornado ( aggiornado ) con fraseologa ecolgica y medidas verdes. Qu piensan respecto de estas crticas?

-Michael Lowy:

Estas crticas me parecen sencillamente fuera de la realidad. No veo como se puede decretar, como un dogma religioso, que el colapso civilizatorio sea ya inevitable o imparable. El consenso cientfico (GIEC) es que, si no se toman medidas enrgicas para reducir dramticamente las emisiones de gases de efecto invernadero en las prximas dcadas, entonces ya no ser posible evitar que la temperatura del planeta suba de 1.5 a 2 centgrados, lo que representara un salto irreversible. Un discurso colapsista que pone en duda este consenso cientfico es puro oscurantismo. Declarar, de forma dogmtica, intolerante y sectaria que la nica verdad es la inevitabilidad del colapso slo tiene un resultado poltico: desmovilizar o sabotear la necesaria lucha por evitar el colapso.

Ser posible crear una relacin de fuerzas anticapitalistas que pueda acabar con las energas fsiles en las prximas dcadas? No es para nada seguro! Pero como lo deca Bertolt Brecht, quien lucha puede perder, quien no lucha, ya perdi El combate para evitar el colapso es la gran tarea de nuestra poca, un imperativo moral y poltico categrico. El ecosocialismo no es una rplica acrtica del socialismo del siglo pasado (cul? el socialdemcrata? el estalinista?) con fraseologa verde. Es una nueva concepcin del socialismo, en la cual la relacin con la naturaleza y el respeto a los equilibrios ecolgicos es un tema central. En varios puntos (por ejemplo, en el de la concepcin marxista tradicional de un desarrollo sin lmites de las fuerzas productivas), el ecosocialismo incluso se disocia de algunos escritos clsicos de Marx y Engels.

-Miguel Fuentes:

Michael Lowy afirma que un calentamiento global catastrfico superior a los 1.5 grados centgrados sera todava evitable, esto ltimo apelando al llamado consenso cientfico. Lowy cierra este debate, sin embargo, demasiado rpido, aquello cuando lo que aquel debera hacer es precisamente abrirlo. Este intelectual parece olvidar aqu que los consensos cientficos no han existido nunca (desde el origen de la concepcin moderna de ciencia) al modo de cuerpos homogneos y totalmente coherentes, escondindose con frecuencia en los mismos no slo la ideologa de las clases dominantes, sino que adems las propias visiones particulares de mundo y los prejuicios de una comunidad cientfica determinada. Un ejemplo de lo anterior puede encontrarse en el caso de Coprnico y sus profundas creencias religiosas. Se hace as necesario, por lo tanto, una evaluacin mnimamente crtica del consenso cientfico al cual Lowy hace referencia, esto para reconocer que aspectos de aquel vamos efectivamente a tomar como vlidos y cuales deberamos dejar, en el marco de una evaluacin verdaderamente cientfica del asunto, de lado.

Una primera limitante que puede identificarse en el tipo de consenso cientfico existente hoy en torno a los estudios sobre cambio climtico se encuentra, entre otras cosas, en las concepciones polticas hegemnicas de la comunidad cientfica que le sirve de sustento. Resalta aqu el hecho de que prcticamente la totalidad de los estudios sobre los que se basa este consenso no hayan ido ms all, en sus respectivas propuestas de solucin ante la problemtica ambiental, de una serie de tmidas reformas ecolgicas de la sociedad capitalista. Un ejemplo evidente de lo anterior se encontrara en James Hansen, el llamado padre del calentamiento global y cuya solucin ante la crisis ecolgica no pasara de un mero impuesto verde al uso de los combustibles fsiles. Habr considerado Lowy el hecho de que el consenso cientfico al cual apela, caracterizado por una confianza casi ciega en las posibles soluciones tecnolgicas que supuestamente podra brindar el capitalismo para detener el avance de la crisis climtica, se encontrara as, al menos en este punto, en directa contradiccin con sus propios postulados anticapitalistas?

Al no preguntarse en que medida la idea de una supuesta reversibilidad de la actual dinmica catastrfica de calentamiento global no responde, en realidad, a un reflejo de la perspectiva tecno-optimista vulgar caracterstica de la ideologa capitalista, Lowy parece olvidar esos otros consensos cientficos (esta vez en el mbito de la investigacin cientfica propiamente tal) que nos mostraran una imagen mucho ms sombra de aquella que suele acompaar a las promesas tecnolgicas del capitalismo verde. Qu acaso Lowy no toma en cuenta el consenso cientfico que nos muestra el carcter indito que tendran los actuales 415 ppm de CO2 atmosfrico, un nivel no visto en los ltimos 14 millones de aos? Integra Lowy en su evaluacin de la gravedad del cambio climtico el hecho de que, si consideramos el aumento anual (en aceleracin) de alrededor de 2 ppm de CO2 atmosfrico, estaramos a menos de una dcada de alcanzar los 425 ppm necesarios para asegurar la ruptura de la barrera catastrfica de los 1.5 grados centgrados de calentamiento global fijada por la ONU? Tendr en mente Lowy que, de acuerdo con este escenario, no quedaran asimismo ms de 15 aos para alcanzar los niveles de CO2 atmosfricos suficientes para asegurar el quiebre de la todava ms catastrfica barrera de los 2 grados? Tendr presente Lowy el creciente consenso cientfico en torno a una posiblemente mucha mayor sensibilidad climtica a los niveles actuales de CO2 atmosfrico, esto si se toman en cuenta, por ejemplo, las condiciones medioambientales imperantes durante el Plioceno, una poca geolgica caracterizada por niveles de CO2 semejantes a los de hoy y cuyas temperaturas habran sido entre 2 a 3 grados centgrados superiores a las del siglo pasado?

Ms todava tendr en consideracin Lowy en su postura anti- catastrfica los estudios que indican que, de detenerse incluso de manera inmediata las emisiones contaminantes a nivel mundial en el corto plazo, la temperatura terrestre podra dispararse, de manera fulminante, entre 0.5 a 1 grados centgrados adicionales, ponindonos as ante las puertas de los 2 grados de calentamiento global de manera casi inmediata, esto como producto de la remocin del efecto enfriador que ejerce sobre el clima global la presencia de los aerosoles industriales? Integra Lowy en su anlisis el creciente papel que estn comenzando a tener una serie de feedbacks (o retroalimentadores) en el avance del calentamiento global: por ejemplo, la progresiva reduccin del efecto albedo o la cada vez mayor descomposicin del permafrost rtico y el consecuente aumento de las emisiones naturales de metano (un potente gas de efecto invernadero), existiendo en los hechos una alta posibilidad de que estos fenmenos se descontrolen rpidamente y se transformen en imparables (esto incluso en el caso de una disminucin sustancial de las emisiones humanas en el corto plazo)? Olvidar acaso Lowy que hoy, cuando todava quedaran algunos aos para la superacin de la barrera de los 1.5 grados de calentamiento global, la situacin medioambiental ya ha devenido en catastrfica, aquello tal como indica el creciente consenso cientfico en torno al inicio de la VI extincin masiva de la vida terrestre, la cual se caracterizara actualmente por presentar tasas de desaparicin de especies entre un 100% a un 1000% superiores a los rangos naturales?

Sera justamente integrando estos mbitos del consenso cientfico en torno al cambio climtico desde donde podemos afirmar que, lejos de los lugares comunes a los cuales nos tiene acostumbrado el optimismo verde ecosocialista, sera ya la propia qumica terrestre la que dara por asegurada, de manera inevitable, el comienzo de una pronta fase catastrfica de la crisis ecolgica. Sera adems precisamente desde aqu, si integramos asimismo a este escenario tanto el escaso periodo de tiempo que nos quedara antes del inicio de dicha fase catastrfica, as como tambin la inexistencia de tecnologas en la escala y niveles necesarios para hacer frente a esta crisis durante las prximas dcadas y los prontos golpes de la crisis energtica mundial en ciernes, desde donde la perspectiva de un colapso civilizatorio se presentara, por lo tanto, como la alternativa histrica ms viable en el corto y mediano plazo. Deben considerarse aqu, igualmente, las propias caractersticas decadentes (putrefactas) del sistema capitalista y los modelos democrticos actuales, las cuales deberan producir un empeoramiento an mayor, esto al menos durante la prxima dcada, de la ya gravsima situacin ecolgica-energtica planetaria. Todo lo anterior en momentos en los cuales los prximos veinte a treinta aos constituiran, de acuerdo con una serie de estudios, el lmite definitivo para el inicio de un colapso social a escala global y de un posible fenmeno de extincin de nuestra especie. Un ejemplo de lo anterior puede encontrarse en un reciente informe del Breakthrough Centre de Australia que indic la dcada de 2050 como una de las fechas lmites para la preservacin de la civilizacin contempornea en el caso de un empeoramiento agudo de la crisis ecolgica.

Pero quiere decir que asumir la inevitabilidad de la catstrofe ecolgica y de un posible colapso civilizatorio sea lo mismo, en palabras de Lowy, a abandonar la lucha? Para nada! Reconocer el carcter inevitable de la catstrofe, esto tal como en muchas otras ocasiones en la historia de la lucha de clases, aunque esta vez teniendo dicha catstrofe una escala histrico-social y geolgica muchsimo mayor a cualquier otra a la cual nos hemos enfrentado, es en realidad la nica manera de preparar la resistencia futura ante la misma. Es necesario un anlisis realista de nuestra situacin y no una perspectiva eco-dulzona (agradable para los odos socialistas) que, negando la catstrofe inevitable, lo que hace es condenarnos, por la va de la estupidez, a una derrota doble: una por la magnitud de la amenaza y la otra por ceguera! No! Reconocer la catstrofe universal que se aproxima es el verdadero imperativo poltico, moral y tico de nuestro tiempo, esto porque slo reconociendo dicha catstrofe inminente (y mirndola fijamente a los ojos) es que podremos aspirar a comprender de mejor manera los peligros que nos amenazan, esos peligros mortales (de escala titnica) que deberemos derrotar, tal como todo indica en el infierno mismo. Esa es nuestra tarea! Mirar a los ojos a la catstrofe aquello para lanzarnos al centro de la misma y, siendo devorados por sta, abrirle luego el estmago de un tajo desde su interior para hacerla caer rendida y abrir con ello, baados en su sangre, a cualquier precio, las puertas del futuro comunista!

-Antonio Turiel:

La respuesta crtica de Miguel Fuentes a Michel Lowy es completamente acertada. Michel Lowy parece confundir el consenso cientfico con el consenso poltico del IPCC (Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico). En general, los estudios cientficos suelen proyectar una imagen bastante ms sombra del futuro que lo que reflejan los acuerdos de mnimos con los que siempre se cierran los informes del IPCC. Y en ocasiones el IPCC introduce incluso criterios sin base tcnica real. Miguel Fuentes ya ha hecho una glosa bastante detallada, as que yo solo aadir unos pocos ms. Por ejemplo, cuando se fija la barrera de los 2C de calentamiento global, lo que se est diciendo es que, de acuerdo con la prediccin por conjuntos de modelos climticos (ensemble forecast) existe un 50% de probabilidades de que la temperatura del planeta no supere ese umbral. Eso quiere decir, por lo tanto, que existe un 50% de probabilidades de que S supere ese umbral, lo cual es poco tranquilizador: alguien se jugara la vida de sus hijos en un cara o cruz? Est por supuesto la cuestin de que, a medida que se mejoran los modelos climticos, las tendencias siempre empeoran (lo cual es lgico debido a cuestiones bastante tcnicas sobre teora de la turbulencia), con lo cual la probabilidad real de no superar los 2C seguramente est muy por debajo del 50%. Adems, existen muchos aspectos oscuros en los modelos de la IPCC, introducidos en realidad para evitar dar un mensaje demasiado alarmante (eufemismo para decir que el mensaje debe ser aceptable por el actua establishment poltico). Un detalle: todos los modelos del IPCC asumen una gran disminucin de las emisiones netas de CO2 gracias a la implantacin masiva de sistemas de captura y secuestro de carbono. En los modelos del IPCC con menor uso de dichos sistemas se supone, de hecho, que aquellos sern capaces de absorber hasta el 40% de las emisiones. Pero los sistemas de captura y secuestro de carbono son termodinmicamente absurdos y geolgicamente dudosos, por lo que es seguro que no se van a implementar nunca a dichas escalas.

Es curioso que en la argumentacin de mis contertulios la cuestin de la escasez de recursos, y particularmente la del petrleo, pasa completamente desapercibida. Llevamos aos de desinversin en el sector del petrleo a escala mundial, excepto en Estados Unidos por razones que slo Trump comprende, aquello porque como se reconoce pblicamente- no quedan yacimientos rentables. La Agencia Internacional de la Energa, en su informe del ao 2018, avisaba que ya hemos superado el peak oil y que de aqu a 2025 podra faltarnos hasta el 34% de todo el petrleo que esperan que se demande dicho ao, esperndose adems que lo anterior produzca recurrentes picos (subidas) de precio desde hoy hasta ese entonces y sin embargo no lo comentan. Hace diez aos, con el pico de precios de petrleo, mucha gente habl del peak oil y seguramente tambin mis contertulios, pero aquella crisis pareci superada para el observador superficial, considerndose ahora posiblemente demod hablar de ello. Pues no. La raz del problema con el suministro de petrleo no se solucion, esto a pesar del baln de oxgeno del fracking que, en los hechos, se ha convertido en una verdadera ruina econmica (todas las empresas que se dedican al fracking pierden dinero desde el ao 2011, mantenindose solamente gracias a una enorme burbuja de crdito). El fracking est ya llegando a su cenit, mientras que en el resto del mundo la situacin se agrava. Creen ustedes que los problemas en Venezuela o Mxico son casuales? O que la tensin en el Golfo Prsico responde realmente a los prfidos designios de Irn? Tenemos una grave crisis energtica literalmente planeando sobre nuestras cabezas y, an as, es justamente en este momento cuando ms ignoramos el dilema que nos plantea.

El hecho de ignorar la crisis de los recursos hace que los anlisis de mis contertulios pequen un poco de simplistas y que no tengan toda la perspectiva para ver la profundidad del problema. Tenemos que luchar contra el cambio climtico porque, s, es muy grave y de hecho es tan grave que a pesar del obligado descenso de emisiones que imponen el peak oil, el peak coal y el peak natural gas, an as las previsiones son catastrficas. Pero tendremos que luchar en contra de aquel en un mundo en el que dispondremos de menos energa para hacer frente a dicho reto. Asimismo, tendremos que hacer frente a ambos retos (la crisis ecolgica y la crisis energtica) apoyndonos en unas energas renovables que, contrariamente a lo que se quiere hacer creer desde los postulados del capitalismo verde, no tienen un potencial tan grande como se plantea, pudiendo de hecho cubrir en el futuro slo una parte de nuestro actual consumo energtico y eso con suerte.

Por tanto, es cierto, yo me adhiero a las crticas que se mencionan en el enunciado de la pregunta: es completamente acertado que el discurso ecosocialista ms oficialista lo que hace es adornar con elementos verdes o ecologistas un discurso de izquierda ms tradicional. Es justamente lo contrario de lo que debera hacerse: la sostenibilidad mucho mejor que hablar simplemente de ecologismo debera ser el puntal central ideolgico, y todo nuestro discurso tendra que construirse alrededor de este aspecto, el cual pasara a ser no slo un elemento ms, sino que, en realidad, la verdadera razn de ser de todo lo dems. No puede haber justicia social sin justicia ecolgica, no puede discutirse un modelo de reparticin de la riqueza sin primero cambiar el sistema productivo para que aquel sea sostenible, mxime cuando nuestro principal problema actualmente es la falta de sostenibilidad y el riesgo de colapso.

-Prxima seccin (adelanto)

  -Michael Lowy:

Este argumento ilustra el estilo arrogante, intolerante, sectario y estril de ciertos grupsculos colapsistas.

-Miguel Fuentes:

El derrumbe electoral del trotskysmo y el anticapitalismo francs y argentino ante la derecha y el peronismo, as como tambin la total adaptacin del ecosocialismo a la consigna reaccionaria de petrleo barato de los chalecos amarillos, demuestra la bancarrota de una izquierda que no est discutiendo las implicancias de un prximo fenmeno de colapso.

Materiales adicionales (online)

1. Ecosocialismo

-Manifiesto Ecosocialista

https://www.rebelion.org/hemeroteca/sociales/lowy090602.htm

-Ecosocialismo y Crisis Civilizatoria

-Michael Lowy, la Crisis Ecolgica y el Colapso

Michael Lwy advierte sobre la crisis ecolgica: Es un tren suicida que avanza, con una rapidez creciente, hacia un abismo

2. Marxismo Colapsista

-Presentacin de Marxismo y Colapso:

https://www.eldesconcierto.cl/2019/03/09/marxismo-y-colapso-la-ultima-frontera-teorica-y-politica-de-la-revolucion/

-Marxismo y Colapso Web:

https://www.marxismoycolapso.com

-Marxismo y Colapso Facebook Fanpage:

https://www.facebook.com/Marxismo-y-Colapso-392583714897364/

3. Teora del Decrecimiento

-El agotamiento del petrleo (Antonio Turiel)

https://www.comillas.edu/images/catedraBP/Presentacion%20Antonio%20Turiel.pdf

-Antonio Turiel (Entrevista)

Turiel: La transicin a las energas renovables implica el fin del crecimiento y, por tanto, el fin del capitalismo

-The Oil Crash Blog:

http://crashoil.blogspot.com/

-Prximas secciones de este debate:

-Ecosocialismo versus marxismo colapsista (III)

La recomposicin socialista del equilibrio metablico y la crisis ecolgica como problema estratgico central de la izquierda

-Ecosocialismo versus marxismo colapsista (IV)

-Crisis ecolgica, colapso civilizatorio y transicin socialista

-Secciones anteriores:

-Ecosocialismo versus marxismo colapsista (I)

Algunos elementos de la crtica del colapsismo marxista al ecosocialismo

La primera parte de este debate puede leerse en la pgina de El Ciudadano en: Ecosocialismo versus marxismo colapsista (I)

Fuente: https://www.elciudadano.com/medio-ambiente/ecosocialismo-versus-marxismo-colapsista-ii-una-conversacion-con-michael-lowy-miguel-fuentes-y-antonio-turiel/06/26/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter