Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2019

Breves captulos de la Revolucin de Esmeraldas
Cuatro negros pelagatos (V)

Juan Montao
Rebelin

La negritud mundial tena sus sentencias radicales: Solo cuando la tierra no sea tuya, ser tuya la tierra. Quin trajo el pre-garveyismo panafricanista a Esmeraldas? Lleg con los jamaiquinos o fue trado por alguna migracin posterior? Marcus Garvey debi conocer de la guerra civil en Esmeraldas porque manifest su inters en viajar a Ecuador. La conexin cimarrona pacfico-caribea estuvo ah: primero con Hait y despus con Jamaica.



La descolonizacin siempre es un fenmeno violento [1] .

Los condenados de la Tierra,

Frantz Fanon

 

  Captulo 14

Al igual que Emiliano Zapata, en 1910: tierra y libertad!

Los cargos y encargos militares para Federico Lastra, Sacramento Mina y resto de cimarrones de la oficialidad se dieron a la velocidad cambiante de los acontecimientos, al inicio del ejrcito guerrillero Federico y Sacramento tenan grados de capitn y teniente respectivamente. El da del ingreso a la ciudad de Esmeraldas ya era el comandante Lastra y luego sera parte de la alta comandancia. La guerra nunca estalla de improviso ni su preparacin ocurre en un instante. De ese modo, cada uno de los oponentes puede, en buena medida, formarse una opinin del otro por lo que ste realmente es y hace, y no por lo que tericamente debera ser y hacer.

Hilario Carabal, muri casi centenario. l cont que su padre fue ayudante de la comandancia de Federico Lastra. A una interrogante suya el antiguo montonero le respondi sin tanto misterio o elocuencia apologista que ellos luchaban por tierra y libertad. Y remataba, pausa de por medio: eso me dijo mi padre. El cachimbeo comenzado en septiembre de 1913 fue por un materialismo histrico neto y pleno: tierra y libertad. Ambas daran un nuevo inicio al Estar-bien-colectivo de las comunidades, tantas veces postergado. Las coincidencias estaban repartidas: algo parecido refera un sobrino nieto del comandante.

Cada individuo cimarrn, adems del comandante Lastra, debi preguntarse, tambin entre ellos, con igual o mayor nfasis: el injusto porqu de las haciendas infinitas pertenecientes a los coroneles y a ellos ni el breve espacio para la sepultura. Sus cabildos en noches de fogata, tabaco y oralidad conversacional, conseguan nuevos empeos y revolvan antiguas impaciencias: Hay muchos cuentos para explicar el nacimiento de la libertad y su guerra contra el amo, contra el antagnico, contra el opresor [2] . Ninguno de ellos y mucho ms aquellos que haban salido del monte, cruzado la raya [3] o venido de ms lejos estaban en ah para un marab [4] de venganzas de prceres asesinados (sin perjuicio del aprecio que se les tendra). O por las veleidades de hacendados irritados por no participar de las mieles del poder o porque se sintieran animados de patriticos sentimientos, salvando dudas y falsedades.

El cimarronismo cardinal no solo en el fondo, trasfondo o ah encimita, en la piel (objeto malo o bandera insurrecta), deba sentir las estafas infinitas con abundante retrica patritica. Ms nunca un resultado que justificara agradecimientos sin productos sociales. Fue el 24 de septiembre, mircoles, madrugada de cuarto menguante. En este da por fin comenzaba la de ellos! Su guerra.

Captulo 15

Solo cuando la tierra no sea tuya, ser tuya la tierra

Muchos murieron. Cerca de la mitad de los que aceptaron venir a la construccin del Ferrocarril Trasandino. Se murieron agobiados por fiebres que se volvieron incurables, por explosiones accidentales y hasta por cadas a precipicios sin fondo. Fueron contratados en Kingston, Jamaica [5] ; los contratistas preferan a aquellos que hubieran trabajado en las obras del canal de Panam. Archer Hartman fue, en persona, a darle la noticia al presidente Eloy Alfaro: vendran 4000 jamaiquinos experimentados en sobrevivir a fatigas en cualquier clima, as fuera el del infierno y en obras difciles si no imposibles. The Devils nose [6] , Mr President Alfaro, llaman al lugar ms trabajoso y tienen razn, pero pronto dejaremos al diablo sin nariz, habra bromeado Hartman, la complaciente sonrisa presidencial demostraba la satisfaccin, porque las dificultades parecan las de Ssifo.

A parte de las nimas de sus muertos una cantidad considerable de los jamaiquinos sobrevivientes se quedaron para siempre en Ecuador. Unos se establecieron en la provincia del Guayas y otros, quizs buscando vecindad ms afn, se fueron para Esmeraldas. La confianza no tuvo trmites complicados ni siquiera los del idioma, solo algo se quitaran de encima mucho despus con la suma de ayeres: el apelativo yameica. O yumeica. De la pronunciacin de Jamaica en el ingls aclimatado a los nuevos territorios. Nunca los yumeicas seran extraos y el familiaje sin tropiezos los volvi de ah mismo con historias y apellidos. Brown, Johnson, Winingther, Scott, Robinson, Bennett, Smith, George, Wheatley, Atkinson, Klinger y los dems .

La negritud mundial tena sus sentencias radicales: Solo cuando la tierra no sea tuya, ser tuya la tierra [7] . Quin trajo el pre-garveyismo panafricanista a Esmeraldas? Lleg con los jamaiquinos o fue trado por alguna migracin posterior? Qu tanta profundidad alcanz la raz del pensamiento panafricanista sembrado en estos territorios? Most people today can not conceive a freedom that does not imply the slavery of someone [8] . Los marineros debieron comentar sobre negros agitadores en Estados Unidos de Amrica, Costa Rica o Cuba. De alguien llamado Marcus Garvey, por ejemplo. De una agrupacin poltica enfocada en la verdadera independencia de los de color de Cuba y exterminados sus miembros, en 1912. Las comunidades negras tenan odos y escuchaban ms de aquello que queran escuchar y queran saber ms de aquello que hasta entonces saban. Algunos yumeicas tenan este amn en la boca: uprising [9] !

Cuando podan las marimbas sonaban para alguna pausa necesaria o se narraban con arrullos los acontecimientos de la guerra. Uno se hizo famoso en la costa pacfica afropacfica (colombo-ecuatoriana) sobre la batalla de La Propicia ocurrida en mayo de 1915: Dulce Carmela/ dulce a mis ojos/ dame tu amor, / cuando el combate/ de La Propicia/ peleaba Lastre [10] , / Mena [11] y Corts [12] . Estaba Plaza [13] / en Esmeraldas volvindose loco/ sin saber qu hacer. Dulce Carmela [14] / dulce a mis ojos/ constante y pura/ dame tu amor [15] . La gente es su msica, prolonga su nima; la vive y tambin revive en ella los triunfos sobre la opresin. Los nuevos cimarrones esmeraldeos tenan razn: uprising!

Los familiares de jamaiquinos llegados para la construccin del ferrocarril y si esos no, entonces, algunos llegados por otras circunstancias debieron tener sus doctrinas para guerrear que no fuera solo el liberalismo ms cerril. Acaso pensaran que este era el Armagedn interracial profetizado por los Ancestros; ellos vieron con ojos de fascinacin que por ac tambin sonaban los tambores nyabinghi y tuvieron largura de odo para escuchar leyendas de maroons (cimarrones) de estos territorios; y sorprendieron en Carmela alguien parecido a la Reina de la Creacin de los cultos de Jamaica. Nicomedes Klinger, Nicanor Georges y los otros se integraron al grupo de Federico Lastra; empezaron por destacarse inventando estrategias tiles al momento de dificultades insalvables al parecer y porque tenan el don de la ubicuidad, ellos solan aparecer justo ah donde la defensa se debilitaba o espantaban dudas frente al enemigo tambaleante. La comandancia saba de sus acciones decisorias. Dieron el salto para cumplir con el refrn que dcadas ms tarde difundira Robert Nesta Marley: If you are the big tree, let me tell you that we are the small axe [16] .

El mircoles 15 de julio de 1914, Marcus Garvey funda un pararrayos planetario para la gente negra descontenta. Y tuvo cartel: Universal Negro Improvement Association and African Communities League (UNIA-ACL) o Asociacin Universal de Desarrollo Negro-Ligas de Comunidades Africanas. Por l y con l se mandaba el mensaje inconfundible: Africa for the Africans, at home and abroad! [17] Y la UNIA-ACL no descuidaba ni las formas, para evitar disgregaciones: One God! One Aim! One Destiny! [18] Queda como esos dogmas emergentes, porque frente a la prxima e inevitable catstrofe todos se vuelven uno [19] .

Y por qu no. Marcus Garvey debi conocer de la guerra civil en Esmeraldas, no tanto por correos de brujas o brujos, ms bien por diferentes mensajes y mensajeros: peridicos, habladuras de marineros, jamaiquinos retornados por la guerra, emigrantes de otras nacionalidades, justificaciones por incumplimientos comerciales y el bombardeo a la ciudad de Esmeraldas contrariando la opinin de las representaciones comerciales extranjeras. Debi saberlo, porque manifest su inters en viajar a Ecuador. La conexin cimarrona pacfico-caribea estuvo ah: primero con Hait y despus con Jamaica.

El martes 28 de julio de 1914, hacia el medioda, comenzaba la llamada primera guerra mundial. Los peridicos empezaron a informar sobre las batallas de por all y de las de ac. El Telgrafo, del domingo 26 de abril de 1914, dejaba su histeria por escrito: El terror a los negros va hacindose legendario en la tropa y es preciso combatirlo. Solo la figura de aquellos negros desnudos, turbante rojo y blandiendo el machete, les hace crispar los nervios a los ms esforzados. El mismo peridico, del jueves 30 de abril de 1914, lamentaba en tinta y papel la muerte del coronel Enrique Valdez, del ejrcito gubernamental. El New York Herald dedic algunas lneas a las tribulaciones polticas y blicas del presidente Leonidas Plaza causadas por el alfarismo radical. La guerra civil, en Esmeraldas, no era un mundo aparte.

Captulo 16

Ms que dolencias por la esclavitud demandas de reparacin

Las urgencias existenciales no daban para largusimas indagaciones sobre la democracia, desde el casero pareca lujo de hacendados y de quienes frecuentaban las casas de comercio extranjeras. La gente negra, por separado o en grupos, haba escuchado lo suficiente para saber que, Casa Adentro, no la buscaran por el lado etimolgico, porque sus significados y explicaciones llenaban de libros las estanteras all donde muchos no haban puesto nunca un pie, peor con los sablazos frecuentes y otros maltratos por una infraccin real o inventada. La gente tena memoria de piel por el cepo de horas interminables por culpas sin otra explicacin que no fuera la de ser aquello que era: negra. O no olvidaba las obligaciones intempestivas de apisonar calles sin paga y controlando las ganas de reclamarla. No era una mancha ms al tigre, para nada, era el mismo felino con nuevos y antiguos resentimientos. La escribana liberal ocupada en sus disquisiciones panegricas (el sagrado relato de sus afectos y desafectos) no entenda o nunca quiso entender a esa humanidad que repeta, con dejos de amargura, los vivas a la libertad.

All, en sus frecuentes cabildos de abuelos, estudiaban algo simple y cotidiano como el saludo sagrado a las divinidades sin templos de piedra o cmo devolverse a seres humanos humanizados en las repetidas teoras del liberalismo. Eso sera el comienzo del andar a la libertad. Las comunidades negras por bocas sabias haban defendido su derecho a la territorialidad, para existir sin los apremios del trabajo para aquellos que se decan propietarios del suelo y el agua. Y del cielo como se lo entendiera. Con sus sagrados contenidos apreciables en monedas para la jerarqua de plantacin, pero de valor infinito en trminos de cooperacin sustentable, segn la Ancestralidad. Las comunidades entendan que jams se presta democracia, porque si no hay ejercicio de la palabra suelta, con soltura de libertad, solo es una referencia del privilegio de hacendados y autoridades venidas de otros lados. Esa gente, vestida para frescuras y calores de otros territorios, pisaba incmoda estas tierras, porque en el reconcomio se saba extraa. Eso decan los guardianes de la memoria colectiva: con poner un pie reclamaban superioridad humana.

- En la memoria, yo nunca he encontrado detalles sobre dolores, por ejemplo, de la esclavizacin. Mas insiste en la liberacin, en lo que pas despus, en cmo se construy la libertad y en los procesos de autoreparacin [20] , se santiguaba el Abuelo Zenn.

La clase hacendataria blanca esmeraldea con lecturas liberales de la revolucin francesa, pero la geofagia angurrienta les traicionaba el discurso (libert, galit, fraternit [21] ) y los golpes en el pecho, para enfatizar la sinceridad del corazn, les devolva el vaco de sus buenas intenciones. No estaban para llegar tan lejos en sus afanes revolucionarios, pusieron lmites estrictos a eso de libertad, igualdad y fraternidad. Libertad? Para quin? Igualdad? Con esos de las barracas? Fraternidad con esos marimberos del naciente arrabal esmeraldeo? Y la negritud que reciba el desprecio racial y social sin disimulo (a veces la clase hacendataria cumpla la formalidad), mientras devengaba una infinita cantidad de trabajo-persona para acarrear la materia vegetal de exportacin a los trasatlnticos anclados all, en el mar de La Boca. As haban organizado a la Esmeraldas humana los herederos del colonialismo europeo, sustanciando la divisin de la sociedad en razas con las alturas de sus fortunas repentinas y los bajos de desdichas de la negritud.

Para el mircoles 24 de septiembre de 1913, Esmeraldas haba perdido siete aos atrs, en un terremoto de 8.8 grados, muchos habitantes. Cuntos? Mil? Dos mil? No se sabr nunca, porque el territorio no tena registro estatal efectivo y ms bien quedaba en suposiciones de las autoridades de Quito. En la ciudad, al menos la mitad de las casas se destruyeron total o parcialmente. El tsunami complet la tragedia arrasando poblados pequeos y grandes situados en las orillas del Pacfico, fue cuando empez hablarse de La Llegada, como un fenmeno bblico que deba cumplirse sin precisin de fechas, en un borra y va de nuevo destructivo. El esperado arribo de la ola destructora ocurri en 1958, pero eso es parte de otro relato.

Notas:

[1] Los condenados de la Tierra. (2007). Frantz Fanon. Rosario, Argentina, p. 25. Fuente : http://www.elortiba.org/

[2] p. Cit., pp. 165-166.

[3] La frontera colombo-ecuatoriana, llamada ancestralmente as: la raya. Una abstraccin para explicar que las comunidades afropacficas de los dos pases no tenan ms separacin que una lnea imaginaria, pero disminua la espesa voluntad de la sangre pariente.

[4] Palabra de origen africano trada a las Amricas por yelofes, mandingas o fulas, segn escribe don Fernando Ortiz, en su Glosario de Afronegrismos, La Habana, Imprenta El Siglo XX, 1924. Hace referencia a una planta, rastrera, difundida en el Valle del Chota. Aqu su acepcin va mucho ms atrs hasta tener un sentido de convocatoria probablemente religiosa.

[5] Del idioma taino Xaymaca que fue cambiando hasta Jamaica, que significa: lugar grande con agua (Wikipedia, del 30 de abril de 2019, a las 12:02, hora de Ecuador).

[6] La Nariz del Diablo.

[7] Del poema Negro sin nada en tu casa, del poeta y escritor de la Repblica Dominicana, Manuel del Cabral (1907-1999).

[8] La mayora de la gente de hoy en da no puede concebir una libertad que no implique la esclavitud de alguien, frase de William Edward Burghardt Du Bois (Estados Unidos de Amrica, 1868-1963), socilogo, historiador, activista por los derechos civiles, panafricanista, autor y editor afroamericano.

[9] Rebelin, levantamiento o insurgencia.

[10] Comandante Federico Lastra (o Lastre) se ha publicado muy poco sobre su vida y aquello lo est es racista y mentiroso,

[11] Comandante Julio Sixto Mena Vlez (1878-1973)

[12] Comandante Hermgenes Corts (1883-1952.

[13] El presidente Leonidas Plaza Gutirrez.

[14] Hace referencia a la Virgen del Carmen. Conocida como Nuestra Seora del Monte Carmelo, en Israel (antes en Palestina), por la aparicin de la Virgen Mara en ese lugar. Se refiere al Monte Carmelo (Yabal al-Karmil), se considera que en ese lugar el profeta Elias confirma que Yahveh es el verdadero Dios. John Antn Snchez, en El santoral catlico afroecuatoriano, escribe: La Virgen del Carmen es la fuerza espiritual (ax, JME) ms venerada por los afrodescendientes del Pacfico. [] La tradicin de la fiesta en honor a la Virgen del Carmen, en Esmeraldas, es muy arraigada. All los afroecuatorianos la consideran la Reina del Mar o la Patrona de los Pescadores, p. 47. Su festejo mayor es el 16 de julio.

[15] Dcima esmeraldea del cimarrn Martn Mina Sols. Tomada de Descorriendo los velos, Fernando Gutirrez Concha, Edicin del Consejo Provincial de Esmeraldas, 2002, p. 162. 

[16] Si usted es un rbol inmenso, djeme decirle que somos la pequea hacha, refrn ancestral de las comunidades negras de Jamaica. Bob Marley utiliz este refrn en la cancin titulada: Small axe.

[17] frica para los africanos, de casa y de afuera (traduccin JME).

[18] Un Dios! Un propsito! Un destino! (traduccin JME).

[19] Unity.

[20] p. Cit., p. 165.

[21] Libertad, igualdad y fraternidad, divisa de la Revolucin Francesa y aplicada por la Revolucin Haitiana.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter