Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2019

La Constitucin de EE.UU. y la democracia

Atilio A. Boron
Rebelin

Hace apenas un par de meses el expresidente James Carter afirm que su pas era la nacin ms beligerante del mundo: estuvo en guerra durante 222 aos de sus 243 como nacin independiente. Guerras de rapia y conquista comenzando por Mxico, Cuba y el Caribe y Centroamrica.


Un nuevo aniversario de la independencia de Estados Unidos constituye una ocasin propicia para someter a consideracin la imagen que las clases dominantes de ese pas ofrecen al mundo. Gracias a una intensa y sostenida campaa propagandstica aparece como la tierra de la libertad y la democracia. Es ms, como un pas al cual Dios le habra encomendado la misin de recorrer el mundo sembrando libertad, justicia, derechos humanos y democracia por doquier.

Esta visin mesinica, autoproclamada, es tan falsa como la autoproclamacin de Juan Guaid como presidente de la Repblica Bolivariana de Venezuela y fue sistemticamente desmentida a lo largo de ms de dos siglos de historia independiente.

Hace apenas un par de meses el expresidente James Carter afirm que su pas era la nacin ms beligerante del mundo: estuvo en guerra durante 222 aos de sus 243 como nacin independiente. Guerras de rapia y conquista comenzando por Mxico, Cuba y el Caribe y Centroamrica y, ya consolidado como el hegemn de un vasto imperio informal de alcance mundial su labor -sobre todo en los pases del Tercer Mundo- fue destruir democracias, donde las hubiere, y reemplazarlas por crueles tiranas que sometieron y esclavizaron a sus pueblos en nombre de los intereses estadounidenses.

Por supuesto, los voceros y paniaguados del imperio se cuidan permanentemente de revelar estas dolorosas verdades. Pero sus alabanzas y rastreras adulaciones -ampliamente difundidas en los medios, la academia, la intelectualidad y la poltica- son insuficientes para ocultar un hecho decisivo: en la propia Constitucin de Estados Unidos, con sus correspondientes enmiendas, la palabra democracia no aparece ni una sola vez. Quizs los Vargas Llosa (padre e hijo), Krauze, Kovadlof, Montaner y toda esa inmensa plyade de publicistas del imperio no se tomaron la molestia de leer la Constitucin de Estados Unidos, para ni hablar de los gobernantes actuales en Latinoamrica que hicieron de la obsecuencia y la lambisconera su sea de identidad, como Macri, Bolsonaro, Piera y Duque, para no mencionar sino los ms importantes.

Por eso, cuando en todo el mundo se celebra la independencia de las trece colonias originarias es ms que nunca necesario recordar que ni sus Padres Fundadores ni sus sucesores jams se propusieron fundar un Estado democrtico. Y mal podramos en Nuestra Amrica progresar hacia la democracia emulando un pas que nunca se atrevi a incorporar ese rgimen poltico en su Constitucin. Ser suficiente para que aprendamos cul es la verdadera naturaleza del sistema poltico norteamericano?

Por si alguien duda de lo que aqu se afirma puede corroborar este argumento aqu: https://constitutionus.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter