Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2019

La supuesta izquierda en el Gobierno y la continua militarizacin de Mxico

Ramiro Hernndez Romero
Rebelin


El Che, dice N. Kohan y con razn, hace hincapi en tres requisitos fundamentales para el triunfo de la revolucin que, aadimos nosotros, niegan frontalmente las tesis reformistas y revisionistas: Primero, la lucha contra el Estado capitalista y la lucha por la toma del poder por el proletariado; segundo, la recuperacin del sujeto revolucionario, activo, consciente, ofensivo, que no se limita a esperar la llegada de las condiciones objetivas, sino que adems las impulse con su consciencia subjetiva de masas, creativa y por ello tambin objetiva; y tercero, que tanto el poder proletario como el sujeto colectivo luchen por un humanismo socialista, comunista, irreconciliable con la demagogia burguesa, que empiece a practicar una forma de vida cualitativamente superior a la alienada y fetichizada del capital.

Iaki Gil De San Vicente

 

Andrs Manuel Lpez Obrador y su movimiento aglutinado en lo que se ha autodenominado Morena, recibe calificativos como izquierda o reformista por parte de algunos acadmicos, estudiantes, obreros, etc. Aunque tambin la izquierda por s misma es tambin cuestionable, pues es un proyecto que la realidad debe plantersela. El contexto la cuestiona, nada de lo que tenga que ver con lo que est pasando en los ltimos das se relaciona con dicha afirmacin, resulta totalmente falso. Algunos supuestos militantes y simpatizantes que conoc personalmente, y que ocupan cargos pblicos ahora que est en la presidencia, con una pose presumidona y elitista, se autonombraban de izquierda y se consideraban revolucionarios (o consideran porque segn ellos van a cambiar el mundo desde la presidencia). Este engao es propio de los grupos de oportunistas pequeo burgueses instalados en espacios privilegiados (entre otros, instancias acadmicas y burocrticas), con un profundo desconocimiento [1] por lo que se vive en los lugares de explotacin y empobrecimiento como las fbricas, el campo o tiendas de consumo de las elites donde la mayora de los trabajadores sufre la explotacin, discriminacin a diario y consumo voraz para embrutecerlos, o en las calles de las zonas de sectores populares olvidados en las que domina la precariedad que se manifiesta en todos los sentidos, y que estn a la deriva de ser cooptados por el narco y grupos armados; estos ltimos directa o indirectamente coordinados por el Estado mexicano y los poderes empresariales mundiales.

Este grupo que predica un falso reformismo y falsa izquierda, tiene su origen en los grupos de poder poltico que se divorciaron del PRI anterior al ascenso de los tecncratas al poder y a la direccin del partido entre la dcada de 1970 y 1980, dcadas de crisis econmica, social y poltica que azot no slo en Mxico, sino gran parte de Amrica Latina. Otros fueron militantes de partidos de izquierda, que en periodos distintos apoyaron al Estado mexicano, algunos formaron filas en las guerrillas. No obstante, estos grupos tienen sus races en la revolucin burguesa de 1910-1917, los cuales tuvieron el gobierno por dcadas quienes construyeron un Estado corporativo y un rgido control sobre la mayor parte de los sectores sociales. La represin, cooptacin, asesinatos, etc., para mantener la paz perfecta, no estuvieron ausentes. Estos grupos pequeos burgueses, que ahora podemos llamarle reciclados, casi siempre han defendido que los cambios sociales se pueden dar desde el Estado. La visin y concepcin de dicho grupo es que el Estado es un rgano de conciliacin de clases, es decir, que el fundamento del Estado es precisamente la conciliacin de clases. En realidad es una concepcin bastante vieja que los grupos de poder poltico en Mxico experimentaron desde el gobierno de Lzaro Crdenas, aunque esta experiencia se dio tambin en otras partes de Amrica Latina. Dicha concepcin se le ha denominado bajo el trmino populismo. Entre otras cosas el Estado pasaba tambin a ser regulador de la economa, etc. Pero esta idea del Estado es creble para la mayora de los sectores sociales que experimentan una creciente violencia [2] estatal y empresarial privada?

Lenin, siguiendo a Engels, afirmaba, en un texto de gran actualidad en nuestros das, [3] que el Estado es el producto y la manifestacin del carcter irreconciliable de las contradicciones de clase. El Estado surge, deca, en el sitio, momento y grado en que las contradicciones de clase no pueden conciliarse. Afirmaba, en otro sentido, que la existencia del Estado demuestra que las contradicciones de clases son irreconciliables. Y en algunas lneas de la obra de Marx hablaba de que el Estado es un rgano de dominacin de clase, de opresin de una clase hacia otra. El Estado es, deca, la representacin que crea un orden que legaliza la opresin y amortigua el choque entre las clases. En ese sentido, el Estado no es un ente abstracto, se caracteriza por una agrupacin de sbditos que se agrupan bajo este ente; sin embargo, no sera comprensible sin la instauracin de un Poder pblico que se materializa no solo en instituciones de todo tipo, crceles, etc. sino tambin de grupos armados castrenses que tienen a su disposicin todo tipo de elementos materiales para mantener un orden. Las clases irreconciliables y las contradicciones en su totalidad que surgen de ellas, vuelven necesario al Estado mantener un ejrcito y polica permanentes para mantener dicho orden, que son en todo caso instrumentos fundamentales de la fuerza del poder del Estado. Dicha concepcin experimenta el Mxico de la demaggicamente llamada cuarta transformacin.

La funcin del Estado a partir del uso de los ejrcitos o grupos coercitivos para mantener a raya a la poblacin es la prctica comn de los grupos conservadores y retrgrados y del supuesto gobierno de izquierda. El grupo de pequeos burgueses, mediocres y oportunistas, alrededor de un presidente sumamente contradictorio en la prctica y en el discurso, un demagogo muy superior a sus antecesores, que demuestra su tradicin y antigua militancia en el PRI, se instala en el gobierno despreciando histricamente a los sectores sociales que viene luchando por un cambio real y profundo. No es casual que antes de asumir el gobierno, Lpez Obrador se apoyaba en los militares, es decir, luego de saber que haba ganado presidencia. Y una vez instalado en el gobierno, promovi un ejrcito ms avanzado para los propsitos que persiguen los grupos dominantes, e impulsa la creacin de la Guardia Nacional. Institucin castrense tiene varios propsitos. En primer lugar, su despliegue en el sur tiene como objetivo contener la migracin de nuestros hermanos centroamericanos, cubanos, africanos y haitianos que huyen de la violencia (en su generalidad) en sus pases de origen. El gobierno tambin ha tomado esta decisin para mantener contento a su amo imperial. La subordinacin se mantiene al da. Cabe decir, que esta supuesta izquierda, nunca ha reclamado los territorios arrebatos por los imperialistas estadunidenses en el siglo XIX. Otro objetivo, y quiz el ms importante, es que el sur, sobre todo estados como Chiapas, Oaxaca y Guerrero tienen una historia de movilizacin social que se ha organizado contra el olvido, explotacin y miseria que promueve el Estado mexicano. Recordemos, por ejemplo, el estado de Guerrero que a partir de la dcada de 1960 surgieron organizaciones guerrilleras rurales que pusieron en jaque al Estado y desde entonces promueve un hostigamiento constante que no ha parado con el gobierno de izquierda. No se diga de Chiapas, que grupos de paramilitares siguen violentando las bases zapatistas, con la indiferencia o quiz con la complicidad de un gobernador demagogo salido de las filas de Morena. Pero el sur est tambin a la vista de las ambiciones de los grupos de poder econmico nacional y mundial con el jugoso negocio que generara la construccin del tren maya.

Hace algunos das el gobierno orden el despliegue de la Guardia Nacional hacia el norte del pas y poco despus en la Ciudad de Mxico, capital del pas, con la justificacin de combatir la supuesta delincuencia. La idea de delincuencia que promueven las elites polticas muestra como gobierna la parte ms ignorante y agresiva de la poblacin, porque los realmente delincuentes son protegidos por el gobierno izquierdista como los casos de Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, entre otros. Esta poltica es propio de la militarizacin que tanto abogaron los tecncratas y neoliberales en el pasado y que ahora bajo otro nombre lo practica la nueva administracin. Lo que vemos es ms del pan de cada da.

En el momento en que se redacta este artculo, el gobierno Lpez Obrador enfrenta el descontento de la Polica Federal, pues en su idea de construir una institucin castrense, lejos de la ineptitud y corrupcin como las practic la polica federal, encontr resistencia. Los cambios, aunque superficiales, tambin se dan descontentos. Lo que demuestra que no todos los grupos de poder que conforma las instituciones castrenses y a su vez al Estado, son iguales.

Algunos ingenuos hablan de que la Guardia Nacional va a servir para la recuperacin de la (sagrada) soberana territorial, debido a que consideran que otras instituciones castrenses, como la polica estatal y federal, se encuentran en descomposicin para cumplir sus funciones. Pero esta idea muestra una profunda superficialidad, pues como hemos comentado, la Guardia Civil no tiene ese objetivo, aunque esa es su apariencia para justificarla. Adems, consideran que la Guardia Nacional tiene el objetico de hacer cumplir tambin la (sagrada) ley, pero de qu ley hablamos, dira que es la ley y el orden que tanto abogan los grupos de poder burgueses dominantes, en su momento de crisis y en su desesperacin por no poder continuar acumulado a gusto.

Notas:

[1] Me refiero a la prctica, ya que nunca vivieron precariedades, ni explotacin del patrn.

[2] La violencia en todas sus dimensiones: desde la explotacin material hasta la psquico-ideolgica.

[3] V. I. Lenin, El Estado y la revolucin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter