Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2019

Acuerdo Mercosur-UE, un paso fundamental para la reconstruccin del pas oligrquico

Andrs Ruggeri
Ansol

El reimpulso de la alianza de libre comercio entre el Mercosur y el bloque europeo es un nuevo paso para la destruccin de las economas de Suramrica.


El acuerdo firmado con la Unin Europea (UE) por los gobiernos de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro (llevando a la rastra a los gobiernos de Paraguay y Uruguay, y sin siquiera consultar al quinto miembro del Mercosur, Venezuela) ha sido analizado ampliamente como desastroso para nuestra economa desde cualquier ptica que no sea la de los neoliberales y la base meditica y poltica de apoyo gubernamental.

Se trata de un ruinoso tratado de libre comercio que busca hacer irreversibles las tendencias que las polticas del macrismo han venido instalando para consolidar la reconstruccin de un pas oligrquico, con una mera actualizacin del modelo primario del siglo XIX.

En consecuencia, busca profundizar la concentracin del poder econmico en un puado de corporaciones ligadas a la extraccin simple de materias primas agropecuarias, ciertos sectores de la agroindustria, la exportacin energtica y de algunos minerales de creciente demanda para la tecnologa de ltima generacin, junto con una preminencia del negocio financiero sin barreras y sin lmites.

Est ms que claro que esto no solo nos condena a la casi desaparicin a la industria y el comercio pyme, como ya es costumbre en las polticas neoliberales impuestas en diferentes etapas en nuestro pas, sino tambin a grupos industriales hasta ahora poderosos, vinculados a la obra pblica y ciertas grandes industrias, que hasta la causa (fotocopias de) cuadernos haban sido parte fundamental del bloque de poder en la Argentina, y que empiezan a perder su lugar de preferencia frente a los intereses corporativos arriba mencionados.

Se cae de maduro tambin, a esta altura del debate, que los grandes perdedores van a ser los sectores populares y, entre ellos, la economa autogestionaria, cooperativa y popular.

Este vasto espectro de expresiones de la economa surgida desde el trabajo, en algunos casos con dcadas de implantacin, en otros surgidas a partir de la resistencia a la destruccin permanente de puestos de trabajo y a la modificacin regresiva de la relacin capital-trabajo, es fuertemente vulnerable a los cambios de la matriz productiva y la dinmica socioeconmica.

Con la tendencia que marca el gobierno y que busca consolidar con este tipo de acuerdos, la economa de los trabajadores y trabajadoras ser fuertemente afectada y condenada a la sobrevivencia en el emprendedorismo y el sometimiento a formas cada vez ms refinadas de precarizacin, a travs de la falsamente llamada economa colaborativa. Por supuesto, esto puede darse de todas maneras de continuar la hegemona neoliberal, aun si no se logra aprobar definitivamente el acuerdo Mercosur-Unin Europea.

Esto ltimo es por el momento bastante probable: el propio gobierno reconoce sotto voce que no va ni a intentar pasar por el Congreso el acuerdo para su ratificacin, y tambin desde los pases de la Unin Europea empezaron a surgir fuertes cuestionamientos (incluso en las economas ms fuertes, como Alemania y Francia) que hacen prever un difcil trnsito hacia la aprobacin.

El proceso puede tomar varios aos, y eso llama la atencin sobre el hecho de que el apuro de Macri para firmar cualquier cosa que los europeos le pusieran por delante tiene un gran porcentaje de efectismo electoral. Si el tratado llevaba veinte aos de infructuosas negociaciones, era porque uno de los bloques (o ambos) tena que ceder demasiado para llegar a un texto viable. Si bien Macri estaba dispuesto a entregar prcticamente todo lo que pidieran, era Brasil el que se negaba a avanzar desde el Mercosur.

La llegada al poder del fascista ultraliberal Bolsonaro destrab cualquier objecin por parte del gigante sudamericano, cuya poltica econmica est en manos de Paulo Guedes, un fundamentalista de mercado que sobrepasa todos los lmites hasta ahora imaginables en la poltica brasilea. Macri sobreactu, pero como parece norma, su papel se limit a aceptar lo que Brasil estuviera dispuesto a ceder. Esta vez, el nuevo Brasil de ultraderecha cedi todo.

En relacin al Mercosur, la firma del acuerdo mostr tambin la definitiva expulsin de Venezuela, por lo menos mientras tenga un gobierno bolivariano. Venezuela fue suspendida del bloque regional (y de casi cualquier instancia supranacional) en el marco de la estrategia de la derecha latinoamericana y del gobierno de Estados Unidos, tendiente a destruir el gobierno de Nicols Maduro por cualquier medio. En los hechos, el pas caribeo no forma ya parte del Mercosur, ni siquiera el presidente designado por la oposicin y reconocido por casi todo Occidente fue objeto de consulta alguna (lo que solo hubiera realzado su ilegitimidad y nulo poder), y el acuerdo fue firmado por cuatro gobiernos del bloque sin siquiera mencionar la existencia del quinto miembro.

El ltimo aspecto que vamos a destacar es la aparente contradiccin al seguidismo que ambos gobiernos ejercen puntillosamente de las polticas de Donald Trump. Era impensable que Bolsonaro fuera presidente cuando el actual mandatario yanqui accedi al poder, pero el violento viraje que ste dio con respecto a las polticas de Barack Obama dejaron a Macri en una situacin ms que incmoda, no solo por haber apoyado sin ningn tacto a su rival Hillary Clinton en la campaa, sino porque la adhesin a los proyectos de mega-tratados de libre comercio que impulsaba Obama era una de las principales esperanzas del macrismo en materias de tratados internacionales. Mauricio Macri dijo en varias oportunidades que quera sumarse al Tratado Trans-Pacfico, uno de los dos megacuerdos de libre comercio que impulsaron tanto Obama como Bush como forma de consolidar las lneas maestras de una economa neoliberal a escala mundial (el otro era el TTIP, entre Estados Unidos y la Unin Europea).

Prcticamente lo primero que hizo Trump al sentarse en la Casa Blanca fue dar de baja esos acuerdos, largamente negociados por sus antecesores, y forzar a Canad y a Mxico a una brutal renegociacin del Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte. No fue ms que el preludio de la poltica proteccionista del actual presidente estadounidense y de la guerra comercial con China. Mientras tanto, a travs de herramientas de presin por fuera de lo econmico, es decir, polticas e incluso militares, los norteamericanos han ido debilitando a los BRICS, incluyendo dentro de esa estrategia el golpe contra Dilma Roussef, la prisin de Lula y el triunfo de Bolsonaro (entre otros factores de poltica interna y regional, por supuesto). La poltica de subordinacin del macrismo a los intereses de las grandes corporaciones y del capital financiero mediante la incorporacin en los trminos ms arrastrados al TPP sufri un duro golpe, al cual debi acomodarse a travs de un papel muy poco digno con respecto a Trump, que solo rivaliza con las relaciones carnales del menemismo.

Desde este punto de vista, el acuerdo con la Unin Europea es una suerte de recuperacin de la intencin original de volver irreversible la reestructuracin de la economa y la sociedad argentina, a travs de la subordinacin a alguno de los mega-tratados de libre comercio. Aunque por ahora solo son fotos, humo y fuegos de artificio mientras no haya ratificacin parlamentaria (en nuestro pas y en el resto del Mercosur y la UE), si Mauricio Macri logra su reeleccin no cabe ninguna duda que va a acelerar el camino hacia la disolucin de la actual economa argentina en las tinieblas del libre comercio, a travs de ste o del tratado que le quede a tiro.

Fuente: http://ansol.com.ar/2019/07/10/acuerdo-mercosur-union-europea-un-paso-fundamental-para-la-reconstruccion-del-pais-oligarquico/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter