Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2019

90 aos de Lorca en Nueva York

Eduardo Robaina
La Marea


El 26 de junio de 1929 el joven granadino desembarc en la ciudad de los rascacielos, donde vivi hasta principios de 1930. De esta experiencia nacera ms tarde una de sus obras ms aclamadas: 'Poeta en Nueva York'.

New York me parece horrible pero por eso mismo voy all. Creo que lo pasar muy bien. As haca saber Federico Garca Lorca el 6 de junio de 1929 a su amigo Carlos Morla Lynch que se marchaba. Y continuaba: Te sorprende? A m tambin me sorprende. Yo estoy muerto de risa por esta decisin. Pero me conviene y es importante para mi vida. Decidi partir para romper con aquello que le haca sentirse deprimido y lleno de aoranzas, como confesara al mismo amigo. Esos sentimientos venan dados por su relacin con el joven escultor Emilio Aladrn, y sus padres, preocupados por el estado anmico de su hijo, aceptaron que pasara unos meses fuera, oportunidad que aprovechara para aprender ingls.

De Granada parti a Madrid. Luego Pars y despus Reino Unido . Tras un fugaz paso por Oxford, Lorca lleg a Southampton el 19 de junio, donde puso rumbo a Nueva York. Era su primer gran viaje al extranjero, pero no iba solo. Le acompaaba su buen amigo Fernando de los Ros, profesor y poltico. Ambos se embarcaron en el transatlntico RMS Olympic, gemelo del Titanic. Hoy volar es un privilegio en lo econmico, pero, sobre todo, un elemento democratizador. Unas pocas horas separan a las personas de conocer mundos totalmente opuestos. Ocho horas entre Madrid y Nueva York. El poeta granadino, que nunca lleg a viajar en avin, tal vez hubiese deseado entonces subir a uno. l y de los Ros tardaron seis das.

Aunque el desembarco estaba previsto para el da 25, la niebla retras el ansiado momento 24 horas ms, tal y como recoge el pasaporte del propio poeta, publicado en el libro Federico Garca Lorca en Nueva York y La Habana: cartas y recuerdos (Galaxia Gutenmberg, 2013). Una travesa de seis das de sanatorio, en los que Lorca se puso como le contaba a sus padres: Como a m me gusta estar, negro negrito de Angola.

Pasaporte del poeta. Archivo FGL. De C. Maurer y A. Anderson, FGL en Nueva York y La Habana, Galaxia Gutenberg, 2013.

 Era mircoles, y en el puerto les esperaban, entre otros, Federico de Ons y ngel del Ro, mximos apoyos de Lorca en la gran urbe. El dramaturgo, ya de renombre tras haber cosechado el xito en 1928 con Romancero gitano, pronto qued fascinado con lo que vea, y as se lo transmiti, tan rpido como pudo, a su familia por carta.

Pars y Londres son dos pueblecitos si se comparan con esta Babilonia trepidante y enloquecedora, smil que extendi a su Granada: En tres edificios de estos cabe Granada entera. Son casillas donde caben 30.000 personas.

Entonces, Nueva York ya era la ciudad de los rascacielos de infarto; la metrpolis de ritmo trepidante y gente extravagante . Es 2019, han pasado 90 aos desde que Federico Garca Lorca fuese por primera (y ltima) vez, y las construcciones kilomtricas no solo no cesan, sino que convierten a quienes pasan por all en espectadores y espectadoras de una suerte de concurso por ver cul alcanza antes las nubes.