Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2019

Argelia
La movilizacin no decae: y ahora qu?

Samir Allam
TSA

Traducido del francs por Alberto Nadal


Por 21 viernes consecutivo desde el 22 de febrero, centenares de miles de personas se han manifestado hoy en numerosas ciudades del pas. A pesar del calor, las vacaciones y, en algunos casos, una noche de celebraciones de la calificacin de la seleccin nacional de ftbol para las semifinales de la Copa de frica, la movilizacin era fuerte.

Sin embargo, el poder ha hecho todo lo que ha podido para reducir el nmero de manifestantes, en particular en Argel: controles de polica en las principales carreteras, despliegue de furgonas en las principales plazas... Este viernes ha confirmado una tendencia observada desde hace ya algunas semanas: el poder intenta por todos los medios reducir la movilizacin y debilitar al movimiento popular. Ha fracasado una vez ms.

Enfrente, las y los argelinos han respondido con fuerza. Las consignas no dejan lugar a dudas. Son las mismas que las coreadas desde hace ya varias semanas. Las y los manifestantes reclaman la partida de los smbolos del rgimen. Reclaman un Estado civil y no militar y rechazan la organizacin de las elecciones presidenciales en las condiciones actuales, con el mismo personal en los puestos de mando del pas.

Este viernes, las consignas a favor de la liberacin de las personas detenidas polticas y de la libertad de prensa y de expresin han sido numerosas, en particular en Argel. Las y los manifestantes y una gran parte de la oposicin lo repiten desde la marcha de Buteflika: organizar unas elecciones presidenciales en las condiciones actuales es permitir regenerarse al rgimen. Otra enseanza de las manifestaciones de este viernes: las centenas de miles de manifestantes que han salido a la calle estn determinadas a conseguir sus reivindicaciones de forma pacfica.

Enfrente, el poder se niega a la menor concesin, ni siquiera simblica. Los llamamientos a medidas de apaciguamiento lanzados por la oposicin y organizaciones como ONM han sido recibidas con el mantenimiento en la crcel, decidido esta semana, del luchador por la independencia Lakhdara Bourega y de la gente que enarbolaba la bandera amazigh.

El poder muestra incluso signos de endurecimiento en su discurso. Ya est denunciando de traicin a toda la gente que pone en cuestin su planteamiento de salida de la crisis. Es difcil en estas condiciones emprender un dilogo, incluso sobre el tema de la organizacin de las elecciones presidenciales queridas por el poder.

Nos encontramos claramente ante una situacin de atasco poltico. Una situacin que puede agravarse en las prximas semanas con la ineluctable degradacin de la situacin econmica y social.

Este viernes el ministro de economa ha anunciado una nueva bajada de las reservas de cambio. Han retrocedido a 72,6 millardos de dlares a finales de abril de 2019, contra 79,88 millardos a finales de 2028, es decir una bajada de 7,28 millardos en cuatro meses.

El nivel de las reservas es relativamente satisfactorio pues equivale a dos aos de importaciones y nos permite un margen de maniobra importante en materia de recuperacin de la situacin financiera ha comentado M. Loukal, sin explicar cmo va a gestionar el gobierno la situacin. Adems del bloqueo de las importaciones que producen un efecto limitado debido a la estructura de nuestras compras en el extranjero, el Ejecutivo parece carecer de soluciones. El recurso al endeudamiento externo ser difcil de evitar en unos meses.

A esta disminucin de las reservas de cambio, se aaden dficits colosales del presupuesto del Estado. Aqu tambin el gobierno, que ha decidido poner fin a la plancha, tiene dos opciones: devaluar el dinar o recurrir al endeudamiento exterior, con consecuencias seguras sobre el poder de compra de las y los argelinos.

En este contexto, la actividad econmica est casi detenida. Los bancos pblicos casi no conceden crditos a las empresas privadas, por temor a consecuencias judiciales. La inversin nacional y extranjera est detenida. Muchas empresas privadas se ven con dificultades. Corren el riesgo de cerrar y mandar a decenas de miles de personas asalariadas al paro.

Cerca de cinco meses despus del comienzo del movimiento popular, sigue sin dibujarse ninguna solucin poltica. Y este viernes lo hemos visto de nuevo: en ausencia de concesiones serias por parte del poder, las y los argelinos no retrocedern. La pelota, ms que nunca, est en el tejado del poder.

Fuente: https://www.tsa-algerie.com/la-mobilisation-ne-faiblit-pas-et-maintenant/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin.org como fuente de la traduccin.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter