Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2019

Entrevista a Mustapha Jouili, miembro de ARES, una asociacin en vanguardia de la investigacin econmica y social, creada por militantes de izquierda
"El acuerdo de libre comercio UETnez es un proyecto colonialista"

Rachida el Azzouzi
mediapart.fr


Aleca. Cinco letras que significan "Acuerdo de libre comercio completo y exhaustivo". Cinco letras que incluyen un proyecto "destructor para Tnez", segn el economista tunecino Mustapha Jouili. Para este miembro de ARES, una asociacin en vanguardia de la investigacin econmica y social, creada por militantes de izquierda, el Aleca, que debera firmarse entre la Unin Europea (UE) y Tnez en 2019, es una de las peores perspectivas para Tnez, ya prisionera de una grave crisis econmica y social.

Prdida de soberana econmica, devastadores efectos sociales, normas imposibles, competencia desigual Las consecuencias de este texto enormemente asimtrico, que favorece al gigante europeo y a sus multinacionales en detrimento de la pequea y frgil democracia tunecina, son mltiples; sobre todo en la agricultura y los servicios, pero tambin en la salud, la energa, etc.

Negociado con opacidad desde 2016 y casi con un cuchillo de Bruselas en la garganta de Tnez, dependiente de la financiacin europea, este tratado ultraliberal y mercantil quiere reemplazar al acuerdo de asociacin, ms modesto aunque no sin daos, que liberaliza los derechos aduaneros para algunas industrias, en vigor desde 1995.

"Este texto es colonialista, no difiere del pacto colonial de 1881", explica a Mediapart Mustapha Jouili.

Comencemos por una presentacin de la economa tunecina. Cules son sus particularidades? Sus puntos fuertes?

Mustapha Jouili: Las estadsticas de la contabilidad nacional ofrecen el siguiente reparto del PIB: 10% para la agricultura, 35% para la industria y 55% para los servicios. Pero estas cifras esconden lo esencial. La industria est en su mayora limitada a la subcontratacin por cuenta de multinacionales. Se sita en el eslabn dbil de la cadena, basado en el empleo de una mano de obra no cualificada y en bajos salarios, lo que explica adems la elevada tasa de desempleo entre titulados. Sobre todo porque se asiste desde hace algunos aos a un autntico proceso de desindustrializacin.

En lo que se refiere a la agricultura, sigue basada en un campesinado empobrecido y muy endeudado. El 75% de los agricultores tienen menos de 10 hectreas y se encuentran excluidos de la financiacin institucional y de la direccin tcnica, y estn totalmente abandonados por el Estado. Esta agricultura, econmica y socialmente marginalizada, sigue siendo dependiente de las circunstancias climticas y sufre las consecuencias desastrosas de las polticas liberales, transformndose progresivamente en simple sector de refugio.

Por su parte, el sector servicios dominado por el comercio est casi totalmente vinculado al mercado mundial y, por ello, desconectado de la economa nacional. Estas caractersticas son producto del modelo de desarrollo o rgimen de acumulacin en marcha, resultante a su vez de una dialctica entre la dominacin externa y los intereses de las clases locales dominantes.

En cuanto a los puntos fuertes, qu se entiende por puntos fuertes? La disponibilidad de recursos naturales? El nivel de instruccin de la poblacin? La posicin geogrfica?... A este nivel, Tnez no est ni favorecido ni muy perjudicado en comparacin con otros pases.

Cuando se habla de puntos fuertes en el seno de una economa dinmica, generadora de riqueza y de bienestar social, no son un don del cielo, sino ms bien algo a construir, ciertamente en el marco de un modelo alternativo.

Por qu, ocho aos despus de la revolucin, la economa tunecina no va mejor?

Empleo, libertad, dignidad nacional: ste fue el principal lema del proceso revolucionario en Tnez. Una aspiracin a la soberana nacional y a una verdadera democracia social. Desde luego, ha habido conquistas, en particular polticas, aunque siguen estando amenazadas; pero por razones objetivas y subjetivas, este proceso no ha podido ir hasta el final para cuestionar todo el sistema poltico-econmico.

Producto de una democracia formal electoralista, los partidos de derecha en el poder desde 2011 no se distinguen en el fondo del disuelto RCD [el antiguo partido de Ben Ali]. Por ello, las decisiones econmicas y sociales se sitan en continuidad con l: sumisin a los dictados de las instituciones internacionales y preservacin de los intereses de las mismas clases sociales dominantes.

Lo demuestran las leyes votadas por la mayora parlamentaria: ley de independencia del Banco central, nuevo cdigo de inversiones, ley sobre la reconciliacin, ley sobre el PPP [asociacin pblica-privada] Es evidente que las mismas decisiones llevan a los mismos resultados: deterioro del dinar, inflacin, dficit externo, excesivo endeudamiento, deterioro del poder de compra, empobrecimiento y desempleo.

Cmo ha influido el libre comercio en el modelo econmico tunecino?

Tnez nunca se ha sustrado de la dominacin colonial. El protocolo del 20 de marzo de 1956 no fue en realidad ms que el paso de una dominacin imperialista directa y unipolar a una dominacin indirecta y multipolar. Esta ltima operaba a travs de los acuerdos internacionales, el endeudamiento exterior y los dictados de las instituciones internacionales.

Durante los aos 1960-1970, el contexto mundial −poltico, econmico e ideolgico−, y tambin la relacin de fuerzas sociales internas, permitan una cierta autonoma al Estado. Se hicieron concesiones a las clases populares: el control de precios y la preservacin del poder de compra, la proteccin del empleo, las subvenciones de determinados productos y servicios, la asuncin por el Estado de servicios sociales como la enseanza, la salud, el transporte Pero por diversas razones el modelo alcanz sus lmites a comienzos de los aos 1980.

La crisis de los aos 1980 abri la va al liberalismo triunfante a escala mundial. Las polticas de ajuste estructural impuestas por las instituciones internacionales −Banco Mundial y FMI− empujaron hacia el repliegue del Estado a favor de las fuerzas del mercado. Este proceso se reforz por la conclusin del acuerdo de la OMC en 1994 y del acuerdo con la UE en 1995 y, por tanto, por una sumisin ms acentuada a las exigencias del capital internacional.

Esto se ha traducido en una fragilizacin del tejido industrial, empujado cada vez ms a la subcontratacin y las actividades de escaso valor aadido. As mismo, la agricultura est totalmente desatendida: paralizacin de los programas de subvencin, de ayuda, de asesoramiento con la consecuencia de un empobrecimiento de los campesinos y la agravacin de la dependencia alimentaria. En el plano social, es la prdida de las conquistas sociales, el deterioro de los servicios pblicos, el desempleo y la precarizacin del empleo, el empobrecimiento de amplias capas de la poblacin.

Has dicho que el Aleca es colonialista, que es la reproduccin del pacto colonial de 1881. Por qu?

Ms all de una generalizacin del libre comercio, el proyecto Aleca se basa en cuatro pilares: la proteccin de la propiedad intelectual, la proteccin de la inversin, la adopcin de las normas europeas y una adecuacin legislativa.

Respecto a los derechos de propiedad intelectual, el proyecto Aleca va ms all del acuerdo de la OMC: un campo de aplicacin ms amplio, estndar de proteccin ms elevado, en particular, una prolongacin de la duracin de proteccin para los medicamentos, proteccin del secreto empresarial, reduccin del margen del Estado en materia de atribucin de las licencias obligatorias. Establece as la supremaca de los intereses de las multinacionales sobre los derechos econmicos y sociales de los ciudadanos.

En el captulo dedicado a la inversin, el proyecto prohbe cualquier trato favorable a los inversores nacionales o a un sector especfico. El proyecto concede todo la libertad al inversor europeo que no estar obligado a dedicar una parte de su produccin al mercado local, a emplear mano de obra local, a vincular los regresos de divisas al valor de las exportaciones, ni tampoco a transferir una tecnologa o un saber hacer a los inversores locales.

En adelante, en virtud de las disposiciones sobre la solucin de discrepancias, este inversor europeo ser ms fuerte que el Estado. Dicho de otra manera, el Estado tunecino ya no tiene la posibilidad de decidir su poltica de inversiones, todo ser decidido por las empresas multinacionales europeas. La nica misin del Estado es protegerlas.

Adems se requiere a Tnez para que tome las medidas necesarias para adecuarse progresivamente a las normas tcnicas y a los procedimientos de la Unin en materia de especificaciones y de evaluacin de conformidad. Todo ello a travs de la adopcin de todas las normas europeas y la supresin de todas las normas nacionales no conformes a las normas europeas. La UE, o mejor dicho sus multinacionales, nos dictarn cmo y qu producir.

En fin, el proyecto Aleca propone un adecuacin reglamentaria que obliga a Tnez a integrar las garantas europeas en su legislacin. Dicho de otra forma, la UE nos va a trenzar nuestra legislacin. Es un atentado a la soberana nacional, incluso a la democracia, porque esto quiere decir que una ley votada democrticamente en el parlamento tunecino puede ser abolida si no es conforme a la legislacin europea. Todo esto nos recuerda al perodo de colonizacin directa cuando cualquier ley promulgada en la metrpoli era seguida de un decreto de aplicacin por parte del Bey [el reyezuelo] de Tnez.

En qu es peligroso este tratado para la economa nacional?

Con el acuerdo de asociacin de 1995 Tnez perdi casi la mitad de sus empresas industriales. Continundolo, el Aleca slo puede profundizar este proceso destructor afectando a otros sectores, sobre todo la agricultura y los servicios. Adems, con sus nuevos instrumentos de proteccin de la propiedad intelectual, de adopcin de las normas europeas y da aproximacin reglamentaria, y la liberalizacin generalizada, el proyecto Aleca profundizar la dominacin de las multinacionales y del capital colonial europeos.

Por tanto, impide a Tnez cualquier posibilidad de construir un modelo alternativo que tenga en cuenta sus especificidades socioeconmicas y responda a sus prioridades y a las aspiraciones del pueblo tunecino. El Aleca intenta hacer de Tnez, al igual que de otros pases en la regin, un taller de subcontratacin para las multinacionales europeas y una gran superficie para dar salida a sus mercancas.

Nos puedes dar ejemplos sobre los sectores afectados?

Para el sector servicios, por ejemplo, el proyecto Aleca prev una liberalizacin de todos los servicios, incluidos los servicios sociales hasta ahora proporcionados por el Estado, como la salud, la enseanza, y su sumisin a las normas europeas al mismo tiempo que multiplica las barreras a la libre circulacin de las personas. Todo ello en inters de unas 80 multinacionales europeas reunidas en el Forum europeo de servicios que tienen una necesidad vital de acceder a mercados extranjeros.

En cuanto a nuestras pequeas y medianas empresas, mayoritarias en el sector, estn condenadas a la desaparicin o en el mejor de los casos a la subcontratacin por cuenta de las empresas multinacionales europeas. As mismo, una buena parte de la poblacin ser privada de acceso a los servicios fundamentales que en adelante estarn sometidos a la nica lgica de la ganancia.

En el sector de la energa y de los recursos naturales, el proyecto preconiza la abolicin de todo monopolio del Estado en materia de produccin, comercializacin, valorizacin, exportacin e importacin de energa y materias primas. As mismo, los precios de la energa no pueden ser fijados por debajo de sus niveles en los pases de la Unin Europea.

Dicho de otra forma, el gobierno tunecino no tendr derecho a poner en marcha una poltica autnoma en un sector tan estratgico como la energa y los recursos naturales. Al mismo tiempo, la inversin en este sector ser totalmente libre para los inversores europeos. Es un dominio y una institucionalizacin del saqueo de los recursos del pas por las multinacionales europeas.

El precedente fue el acuerdo de asociacin de 1995. Qu balance hacer de dicho acuerdo?

El balance del acuerdo de asociacin es muy negativo. En principio, este acuerdo slo afectaba a la liberalizacin de los intercambios de productos industriales. Al no ser Tnez una potencia industrial, la liberalizacin de los intercambios industriales se redujo en realidad a una libre entrada de los productos industriales europeos en Tnez.

Primera consecuencia: un incremento de las importaciones de origen europeo y por tanto un dficit comercial que no deja de agravarse desde 1995. En 2018, el dficit comercial con la UE ha llegado a 7.890 millones de dinars, lo que equivale a un 41% del dficit comercial global de Tnez.

Adems, a causa de este dficit, pero tambin de la transferencia de divisas efectuadas por las empresas europeas desde Tnez, el dinar ha perdido cerca del 60% de su valor respecto al Euro. Esta depreciacin ha penalizado fuertemente a las empresas tunecinas con el aumento de los precios a la importacin de equipos y consumos intermedios. Los consumidores tampoco estn al abrigo: los precios al consumo sufren tambin continuos incrementos.

A causa de la competencia desleal con la UE, Tnez ha perdido ms de la mitad de las empresas industriales (55%), en su mayor parte Pymes, el equivalente a ms de 300.000 empleos. En fin, el presupuesto del Estado ha perdido entre 1996 y 2018 ms de 24.000 millones de dinares (dos mil millones al ao) por el hecho de dejar de ganar tasas aduaneras no aplicadas a las mercancas europeas.

En resumen, se puede afirmar que la agravacin del dficit exterior, el incremenmto del endeudamiento externo, el paro, la inflacin y la prdida de poder de compra de los tunecinos estn en gran medida relacionados con el acuerdo de asociacin de 1995.

Detengmonos en la agricultura, uno de los sectores ms expuestos que ya ha sufrido por el acuerdo de asociacin de 1995. En qu va a a agravarlo el Aleca?

El acuerdo de 1995 no afectaba en principio ms que a los productos industriales. Para los productos agrcolas, estaban previstas medidas de liberalizacin progresiva de los intercambios. Este acuerdo fue enmendado por un protocolo adicional en 2001 que permita a los exportadores europeos vender a Tnez hasta un total de 500.000 toneladas de cereales, 8.000 toneladas de carne y 9.700 toneladas de leche, con derechos aduaneros reducidos a cero.

Como contrapartida, las concesiones concedidas a los productos tunecinos proceden de clusulas especficas, como el precio de entrada, las cuotas o incluso los calendarios de exportaciones que no corresponden a los perodos de produccin. A ttulo de ejemplo, tenemos los tomates que no pueden ser exportados en franquicia ms que entre el 1 de octubre y el 31 de mayo, de las sandas (del 1 de abril a 15 de junio) o del meln (del 1 de noviembre al 31 de mayo)

Para otros productos, se mantiene todo el arsenal proteccionista no tarifario. Es el caso del aceite de oliva, cuya cuota de 56.000 toneladas debe ser exportada a granel, es decir, como materia prima para los transformadores europeos que acaparan la mayor parte del valor aadido: el 70% del valor aadido se crea en el acondicionamiento y la transformacin. Adems, el acuerdo estipula que "si las importaciones de aceite de oliva amenazan con perjudicar el equilibro del mercado de la Comunidad Europea [], la Comunidad Europea puede adoptar las medidas apropiadas para remediar esta situacin".

En resumen, si las exportaciones europeas hacia Tnez han conocido una notable progresin y han realizado la totalidad de los contingentes acordados (para algunos productos, como la patata, el trigo duro o la cebada, las exportaciones han superado ampliamente los contingentes), las de Tnez hacia la Unin Europea han sido limitadas por el dispositivo proteccionista y el porcentaje de realizacin de contingentes no ha superado el 20% en la mayora de los productos.

El proyecto Aleca propone ir ms lejos con una liberalizacin total de los intercambios agrcolas, lo que va a poner ms en peligro a la agricultura tunecina, por las razones que voy a exponer.

Ante todo, el diferencial de productividad. La productividad media de la agricultura europea es siete veces ms elevada que la agricultura tunecina. Esta diferencia de resultados que tiene la apariencia de una simple diferencia tcnica es en realidad el producto de los procesos histricos que han configurado de manera diferente a ambas agriculturas. Con la liberalizacin de los intercambios, esta distancia se volvera acumulativa y no podra ser cubierta por un pretendido "programa de equiparacin".

La agricultura europea est, tambin, muy subvencionada a causa de la poltica agraria comn (PAC) que acapara cerca del 40% del presupuesto europeo. En el perodo 2014-2020, un total de 368.000 millones de euros est afectado a la subvencin de la agricultura, de los cuales un 76% est destinado a transferencias directas. Tnez no tiene ni la posibilidad ni los medios para subvencionar a su agricultura al mismo nivel que la UE. Mxime cuando la UE rechaza categricamente cualquier negociacin a propsito de las subvenciones.

As, la liberalizacin de los intercambios agrcolas promovida por el Aleca implica la competencia de dos agricultura con diferencias de productividad considerables, y que van a acentuarse an ms a medida que avance el proceso de liberalizacin. En estas condiciones, el campesinado tunecino no tendr ninguna oportunidad de hacer frente a la competencia que se le va a imponer por parte de las empresas agrcolas europeas que, adems, estn muy subvencionadas y protegidas y continuarn estndolo.

El campesinado tunecino debe tambin, segn el texto del proyecto Aleca, adaptarse a las normas europeas en todas las etapas de la produccin agrcola. La UE ha ido definiendo estas normas durante decenas de aos. La adopcin de estas normas implicar costes suplementarios que la mayora de campesinos y campesinas tunecinas no est en condiciones de soportar.

As mismo, producir segn las normas europeas implica el uso de variedades de simientes, abonos y productos de tratamientos muy determinados. Estos insumos hay que comprarlos a multinacionales europeas. Tambin hay que respetar las normas europeas, es decir utilizar procesos tcnicos que pertenecen a multinacionales europeas y que estn protegidas por el derecho de propiedad intelectual. En otras palabras, es una dominacin total de la agricultura tunecina por las multinacionales europeas y los campesinos y campesinas tunecinas sern simples subcontratistas o khemmass, como en la poca de la colonizacin directa.

La UTAP, Unin tunecina de agricultura y pesca, estima que hay tres sectores que van a desaparecer: los cereales, la leche y la carne, afectando al menos a 350.000 agricultores en pocos aos. Es cierto?

La agricultura europea es claramente ms productiva y est muy subvencionada. Adems, la UE dispone de excedentes relativamente importantes para los productos bsicos −cereales, productos de granja, aceites− que intenta vender en otros mercados a cualquier precio, en este caso en Tnez, y con toda libertad. Ahora bien, los costes medios de importacin de estos productos son muy inferiores a los precios de coste de los productores tunecinos, dadas las manipulaciones de precios a que se dedica la Unin Europea con las subvenciones a las exportaciones.

En estas condiciones, para los cerealistas y ganaderos tunecinos, es difcil, si no imposible, resistir a la competencia europea. Dos sectores clave de la agricultura tunecina, cereales y ganado, estn muy amenazados y pueden desaparecer por completo. Detrs de estos dos sectores hay ms de 250.000 pequeos campesinos que estarn condenados a abandonar la actividad y a sumarse a un ejrcito de reserva ya abundante.

Tanto Europa como el gobierno tunecino no paran de decir que el gran ganador del Aleca ser Tnez. De hecho, como acabas de demostrar, ser Europa y sus multinacionales que se aprovechan ya de ventajas fiscales cuando se instalan en Tnez

Los grandes ganadores de Aleca son evidentemente las multinacionales europeas, no slo por las ventajas fiscales que ya existen, sino sobre todo por las ventajas exclusivas que les concede el proyecto y que ya he citado.

En Tnez tambin habr ganadores, es la fraccin compradore compuesta por los lobbys de las grandes superficies, de import-export y de bancos, lo que denominara el lumpen compradore, ya que est totalmente desligada, incluso opuesta, a cualquier actividad de produccin. Esta fraccin sale ganando con el Aleca, y es la Tnez ganadora segn el gobierno.

Has publicado "El endeudamiento exterior, eleccin o necesidad?" Cmo ha evolucionado la deuda tunecina estos ltimos sesenta aos? Cul es la responsabilidad de la orilla norte en este endeudamiento, cuando Tnez est hoy bajo la tutela del FMI?

De hecho, es una publicacin a la que he contribuido junto a mis camaradas de la asociacin ARES [Asociacin de investigacin econmica y social Mohamed Ali El Hami, creada por militantes de izquierda procedentes del frente popular que le han dado el nombre del que es considerado como el padre del sindicalismo tunecino]. El objetivo de la obra era presentar la evolucin de la deuda en Tnez desde los aos 1960 y comprender sus causas internas y externas.

En realidad, el fenmeno no es nuevo y remonta a 1830. Toma claramente su forma colonial con la instauracin en 1869 de la comisin financiera impuesta por Francia, Italia y Gran Bretaa. Esta comisin constituy una forma de intervencin colonial por medio del sometimiento de las finanzas tunecinas al control directo de los acreedores y fue un paso previo a la colonizacin francesa directa.

Durante la poca de la colonizacin directa, la administracin colonial se endeud fuertemente, sobre todo durante la postguerra (1948-1956). Tras la conclusin del protocolo del 20 de marzo de 1956, y con la complicidad del Banco Mundial, el saldo de la deuda de la administracin colonial fue soportado por el presupuesto del Estado tunecina con el pretexto de que estas deudas haban servido para desarrollar la infraestructura de Tnez.

Desde 1956, el estado neocolonial sigui una lgica de sumisin a las exigencias de la divisin internacional del trabajo. La ideologa de modernizacin y de recuperacin justific entonces el recurso al endeudamiento externo. Este endeudamiento se aceler an ms durante los aos 1970, pero la importante renta petrolera de la que se beneficiaba el pas (que normalmente debera servir para financiar el desarrollo), afectada en gran parte al reembolso de deudas, permiti evitar una situacin de quiebra hasta 1982-1984.

Con la puesta en marcha del Plan de ajuste estructural (1986), el endeudamiento externo dio un giro notable. Las polticas impuestas por el FMI afectaron a los recursos del Estado: privatizacin de las empresas pblicas, ventajas fiscales concedidas a inversores locales y extranjeros, ampliacin del rgimen offshore y tambin desmantelamiento de los derechos aduaneros en el marco del acuerdo de 1995 con la UE. Todos estos factores, conjugados con la injusticia y el fraude fiscal, contribuyeron a disminuir los recursos propios del Estado, obligndole a endeudarse.

Dicho de otra manera, los crditos concedidos por las instituciones internacionales o por algunos pases de la UE se han combinado siempre con estas exigencias en trminos de decisiones y polticas a poner en prctica. Pero estas polticas, por su efecto sobre los recursos del Estado, empujan de nuevo al endeudamiento hasta el punto de que el Estado se encuentra en un crculo de endeudamiento acumulativo en el que se trata de endeudarse para poder pagar las antiguas deudas. El inters de las clases dominantes en Tnez es adems el de forzar al Estado a seguir endeudndose, porque refuerzan su poder aceptando las exigencias de las instituciones financieras internacionales.

La situacin no ha cambiado despus de 2011, y Tnez sigue estando bajo tutela del FMI con las mismas exigencias: privatizacin, devaluacin, eliminacin de subvenciones, exoneraciones fiscales y la tasa de endeudamiento contina creciendo.

En resumen, se puede decir que la historia del endeudamiento exterior en Tnez es la historia de la colonizacin bajo sus formas directas e indirectas.

La oposicin en Tnez a este tratado es muy fuerte. Crees que puede contrarrestar los planes de la Unin Europea?

Las negociaciones sobre el Aleca comenzaron en 2016 bajo una opacidiad meditica total. Hace un ao, en el marco de la asociacin ARES emprendimos una accin de movilizacin. Se organizaron veinticuatro talleres de discusin en los departamentos del pas. Esta accin fue coronada por una conferencia nacional, celebrada el 29 de abril de 2019, y una marcha contra Aleca el Primero de Mayo.

Pienso que ha habido logros: ahora, todo el mundo habla de Aleca, los medios de comunicacin se interesan cada vez ms. A la salida de la conferencia, cinco organizaciones nacionales firmaron una declaracin a favor de parar las negociaciones; entre ellas la UGTT [primer sindicato del pas] y la UTAP [Unin tunecina de agricultura y pesca], diez partidos polticos y cerca de 40 asociaciones de la sociedad civil. Se ha puesto en pie una coordinacin nacional de lucha contra el Aleca. Su tarea ser organizar acciones de respuesta para contrarrestar el proyecto Aleca.

Ciertamente, todo depende de la relacin de fuerzas, pero en este estadio soy optimista: el frente de oposicin se ampla, porque los ciudadanos toman cada vez ms conciencia de que ningn sector, ninguna categora social, quedar al abrigo del efecto destructor de Aleca.


Fuente original: https://www.mediapart.fr/journal/international/170619/l-accord-de-libre-echange-ue-tunisie-est-un-projet-colonialiste?onglet=full



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter