Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2019

Julio de 1936 (y 3)
Golpe, guerra y represin

Vctor Arrogante
Rebelin


Se cumplen ochenta y tres aos desde el golpe de Estado del 18 de julio y como cada ao, hago memoria sobre lo que signific. Fue el golpe de Estado por antonomasia, por su trascendencia y por sus consecuencias. Al fracasar, provoc una guerra, que se prolong hasta marzo de 1939 y con la victoria de los llamados nacionales, una dictadura represiva que dur ms de cuarenta aos. El golpe en la calle estaba cantado, en los despachos era conocido y los cuarteles eran hervidero de conspiradores.

Se haban celebrado elecciones el 12 de abril de 1931, que trajeron la Segunda Repblica. Posteriormente, el 28 de junio, consideradas a Cortes Constituyentes, dieron el triunfo a la Conjuncin Republicano-Socialista. La derecha y el centro republicanos quedaron reducidos a un papel testimonial, en tanto que la derecha monrquica sufra un serio revs. A partir de entonces, oficiales reaccionarios y monrquicos comenzaron la preparacin de una sublevacin militar. Las elecciones del 16 de febrero de 1936, que dieron la victoria al Frente Popular, fueron determinantes para fijar la fecha del golpe.

El golpe de Estado se dio contra la legitimidad de la Repblica. Polticamente fue antidemocrtico; jurdicamente anticonstitucional; socialmente conservador y tradicionalista; espiritualmente clerical; ideolgicamente totalitario; econmicamente capitalista; militarmente absolutista; y moralmente inhumano. El plan comprenda una accin de fuerza militar, desde diferentes puntos de Espaa y frica; una colaboracin religiosa y una accin social, que deba poner en juego a la banca, la judicatura, la industria, y a grupos polticos de accin violenta.

Los militares sublevados ganaron la guerra porque tenan las tropas mejor entrenadas, el poder econmico a su favor, estaban ms unidos que el bando republicano y los vientos internacionales del nazismo soplaban a su favor. En la larga y cruel dictadura de Franco, reside la gran excepcionalidad de la historia de Espaa del siglo XX. Fue la nica dictadura, junto con la de Salazar en Portugal, creada en la Europa de entreguerras que sobrevivi a la Segunda Guerra Mundial. Muertos Hitler y Mussolini, Franco sigui treinta aos ms. El lado ms oscuro de esa guerra civil europea, de ese tiempo de odios, que acab en 1945, tuvo larga vida en Espaa. (Golpe de Estado, guerra civil y poltica de exterminio. Julin Casanova).

El golpe no pretenda acabar con ninguna insurreccin armada en marcha, porque no la haba, sino eliminar las reformas abordadas durante el primer bienio republicano (reforma agraria, laboral, militar y de la enseanza) y defender la unidad de Espaa. No haba en marcha ninguna intervencin de la URSS en Espaa. Antes del golpe, no haba ninguna dinmica de exterminio ni de "liquidacin de los enemigos de clase". La guerra fue el pistoletazo de salida de la ms grande hecatombe padecida por la humanidad: la Segunda Guerra mundial. (Mitos del 18 de julio, Francisco Snchez Prez).

La Repblica no fue un fracaso que "conduca inexorablemente a una guerra", sino que fue destruida por un golpe militar, con la connivencia de pases extranjeros y que, al no triunfar en buena parte del territorio, se encamin de forma irremediable a una guerra. La aristocracia pretenda la conservacin del rango y los privilegios; los capitalistas, la libertad de explotacin de los trabajadores y la defensa a ultranza de la propiedad; la iglesia, la anulacin de las disposiciones que haban mermado sus fueros; los terratenientes e industriales, impedir la reforma agraria y la intervencin obrera en las empresas; la prensa de derechas, el derecho a crear opinin y defender el negocio; los militares, profesionales, burcratas y burgueses, la restauracin de un orden rgido y autoritario que respetase el escalafn, la jerarqua, la antigedad y las prebendas. Los vencedores establecieron una dictadura para perpetuar sus intereses y la mantuvieron mediante la represin y la violacin de los derechos humanos.

La represin franquista durante la dictadura fue fsica, econmica, poltica y cultural. La sufrieron los partidarios del bando republicano en la zona sublevada, y durante la posguerra los vencidos; los que eran denunciados como antifranquistas (lo fueran o no); los miembros de organizaciones polticas, sindicales y en general quienes no estaba de acuerdo con la dictadura franquista, quienes manifestaban su oposicin y quienes constituan o podan constituir un peligro para el rgimen.

La dictadura franquista recurri a lo largo de toda su existencia, a los mtodos represivos propios de todo rgimen no democrtico. Penas de crcel, sanciones, multas, y violencia fsica: ajusticiamientos, asesinatos, desapariciones forzosas, y ajusticiamientos "legales", en cumplimiento de sentencias dictadas por tribunales militares durante la guerra. Asesinatos "ilegales", las llamadas sacas, practicadas al margen de las autoridades militares, pero con el pleno conocimiento de que se estaban produciendo. La represin violenta y fsica ejercida por el rgimen continu despus del fin de la contienda, en "periodo de paz", y se prolong hasta los aos setenta.

Muchas de las vctimas fueron enterradas en fosas comunes repartidas por toda Espaa, fuera de los cementerios y diseminadas por los campos y cunetas, sin que su muerte fuese inscrita en los registros civiles. Desde principios de los aos 2000, diversas asociaciones de vctimas del franquismo, como la Asociacin para la Recuperacin de la Memoria Histrica, se han encargado de localizar las fosas, para identificar los restos de los ajusticiados y entregarlos a sus familiares para una sepultura digna.

La ley de memoria histrica (Ley 52/2007 de 26 de diciembre), pretende hacer efectivos los derechos reconocidos a las vctimas del franquismo para equipararles a las vctimas del otro bando, y ha establecido un mapa de fosas y vctimas, en constante actualizacin. Hay estimaciones que apuntan hasta 400.000 muertos. En cuanto a los cientos de miles de presos internados en campos de concentracin franquistas, 192.000 habran sido fusilados, a veces varios aos despus del fin de la contienda, con picos de varios centenares de ejecuciones al da en algunos periodos de 1939 y 1940.

La represin fue practicada en la enseanza primaria y secundaria, como en las universidades. La posguerra gener una nueva brutalidad tras la ocupacin de Catalua: odio a la autonoma catalana, represin contra la lengua y la cultura propias. Implicaba la prohibicin o ridiculizacin de las lenguas diferentes del castellano, nica lengua reconocida polticamente. La represin econmica fue practicada mediante incautaciones de bienes y embargos de cuentas bancarias, decididas por la Comisin de Bienes Incautados por el Estado. Tambin en el mbito laboral se produjo represin, con despidos, inhabilitaciones laborales y profesionales. Las organizaciones patronales realizaban listas de "rojos" o "sindicalistas" para evitar que entrasen a las empresas.

Se prohibieron los partidos polticos, sindicatos, asociaciones y peridicos no afines al rgimen. Se anul la libertad de expresin para opiniones contrarias al gobierno, y se estableci un sistema de censura de todos los medios de comunicacin, que fue aplicada a temas no relacionados directamente con la poltica, sino en la literatura, poesa, canciones, artes plsticas, cine y teatro.

Despus de tanto sufrimiento, algunos partidos hoy, con sus lderes a la cabeza, niegan la realidad sufrida. Mi memoria sigue viva y no olvido, para evitar que se repita y no perdono, para recordar siempre a los canallas que lo provocaron, ejecutaron, consintieron ocultaron y hoy justifican.

Oigo las botas contra el empedrado, los gritos y empujones, los culatazos de los fusiles sobre sus espaldas. Veo la cara perpleja y asustada de mi abuela Antonia Arrogante, embarazada, y las caras descompuestas por el odio de los sacadores. Oigo el sonido seco de las descargas de los fusiles y el taac, taac de los tiros de gracia junto a un paredn en la vega del Tajo.

En Twitter @caval100

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter