Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2019

Entrevista a Felipe Briones, fiscal anticorrupcin de Alicante, Secretario General de la Asociacin Internacional de Juristas para el Shara Occidental
El caso del Shara es nico en el mundo, abandonado ilegalmente por Espaa e invadido y oprimido por Marruecos

Emilio J. Martnez
El diario.es


Felipe Briones es sinnimo de azote de la corrupcin en la provincia de Alicante. Por sus manos han pasado numerosos casos como Brugal y los que le quedan como fiscal anticorrupcin. Nacido en 1959 en Ifni cuando todava era provincia espaola, pronto se fue a vivir al Shara espaol. Donde aprendo a querer, afirma. Con la invasin marroqu en la conocida Marcha Verde de 1975 se ve obligado a marcharse, habiendo sido testigo de la creacin del Frente Polisario o la llegada de la Misin de Naciones Unidas. Sin embargo, Briones tambin es conocido por su constante denuncia de la injusticia que atraviesa este territorio al sur del Magreb y que expresa como secretario general de la asociacin internacional de Juristas para el Shara Occidental. Repasamos con l las ltimas novedades de un conflicto enquistado tras impartir una ponencia en Villena titulada La responsabilidad de Espaa ante el pueblo saharaui.

Desde el punto de vista jurdico, cul es la responsabilidad de Espaa con el Shara?

La responsabilidad de Espaa con el Shara se puede resumir desde el derecho internacional y desde el derecho interno espaol. Desde el punto de vista del derecho internacional, todos los territorios no autnomos del mundo, que actualmente son 17, necesitan una autoridad administradora de iure, es decir, de derecho, que suministre al mismo tiempo informacin al secretario general de la ONU sobre cules son las condiciones que se viven en ese territorio no autnomo, cules son las inversiones que la potencia colonial efecta en los mbitos sanitarios, educativo, social, econmico para percibir el avance y progreso en las condiciones sociales de esos habitantes y, adems, cmo apoya la potencia colonial a los movimientos de liberacin en aras a que ese movimiento pueda comandar en un futuro un referndum o una negociacin con la potencia para que ese territorio no autnomo se pronuncie sobre su propio destino. Ese es el encaje internacional.

De los 17 territorios no autnomos, nicamente en el caso del Shara la autoridad administradora de iure, que es Espaa, no coincide con la potencia que lo est administrando y ocupando de facto, que es Marruecos. En ninguno de los otros 16 sucede esto, donde s coincide. Naturalmente en ninguno de esos 16 hay una violacin sistemtica de los Derechos Humanos, el movimiento de liberacin ha entablado una guerra contra la potencia que lo ocupa, en el caso del Shara durante 16 aos, y en ninguno de esos 16 la potencia colonial bloquea sine die la celebracin de un referndum. El caso del Shara es nico en el mundo, es un gueto del que no se puede entrar o salir donde la violacin de los derechos fundamentales se ha erigido en una poltica sistemtica por parte de la potencia ocupante.

La potencia ocupante en trminos de derecho internacional es un eufemismo para referirnos a invasin. La ocupacin de facto para el derecho internacional es ilegal si se perpeta en el tiempo. La ocupacin carece de un estatus jurdico, poltico y eso es lo que sucede con Marruecos en el Shara desde que en 1975 lo invade militarmente sin ningn ttulo jurdico, ni histrico ni poltico que lo avale.

El derecho internacional prohbe que una potencia colonial abandone ese territorio antes de que esa poblacin se autodetermine va celebracin del referndum. No se puede abandonar unilateralmente por la potencia colonial el territorio que administra. Por eso, el abandono declarado por Espaa para finales de febrero de 1976 nunca fue reconocido por las Naciones Unidas y de hecho hay una resolucin en octubre y diciembre de ese ao en que la ONU sigue tratando a Espaa como potencia colonial. Es decir, despus de los acuerdos tripartitos.

Con respecto al derecho interno espaol imagino que pesa como una losa el auto reciente de la Audiencia Nacional.

As es. Se evidencia fundamentalmente en el auto del pleno de lo penal de la Audiencia Nacional de fecha 4 de julio de 2014, que supone toda una leccin jurdica sobre el Shara Occidental y que viene a establecer que Espaa sigue siendo la potencia colonial del Shara actualmente y que los delitos que se puedan cometer en el Shara son competencia directa de las autoridades judiciales espaolas. Porque respecto al Shara no se aplica el principio de Justicia Universal como sucede con respecto a los dems temas de la Audiencia Nacional sino el principio de territorialidad, es decir, que rige el 23.1 de la ley Orgnica del Poder Judicial que coincide con el artculo 8 del Cdigo Civil que viene a decir que las leyes penales rigen en todo el territorio espaol. Entonces ese auto distingue entre territorio nacional y territorio espaol y considera que las colonias son territorio espaol pero no territorio nacional como suceda con Ifni y con Guinea Ecuatorial. Al ser espaol y no nacional se dice que no afecta a la indisolubilidad del Estado, a la integridad territorial, que es algo contingente, accesorio y transitorio. Al no ser nacional, el derecho ampara que esos territorios no nacionales, que tienen la categora de colonias, se puedan independizar de la propia metrpoli y se puedan erigir como territorios nacientes. Por eso no tiene nada que ver, entre parntesis, con Catalua, que es un territorio nacional y espaol mientras que el Shara como colonia es un territorio espaol no nacional y mientras no se autodetermine seguir siendo espaol. Por tanto, el artculo 73 y 74 de la carta de la ONU, que es el que establece las obligaciones de las potencias coloniales, una de las obligaciones es el de la proteccin jurisdiccional de la poblacin de esos territorios. Por eso, si la potencia colonial tiene la obligacin de proteger judicialmente a esos ciudadanos es porque el territorio contina siendo espaol hasta que se independice.

Qu significado tiene por tanto el auto?

Es revolucionario. Significa simplemente que todo lo que se viene haciendo con el Shara desde el mbito poltico est mal hecho. Y la cuestin es grave porque no existe parangn en el mundo. No existe en ningn sitio del planeta un territorio que sea abandonado durante 40 y tantos aos de facto y de manera ilcita por la potencia administradora; dejndolo a los pies de un pas invasor, ocupante, que adems hace de la poltica de represin de los derechos fundamentales algo sistemtico.

Entonces, por qu desde el auto no se han producido cambios?

Porque esto es como casi todo, no cabe esperar un automatismo en las resoluciones judiciales en el sentido de ser respetadas. Hace falta una accin de parte de cuantos ms movimientos, partidos polticos, medios de comunicacin mejor. Si no, no se consolida en tanto que hay mucha accin en contra de que se conozca el tema del Shara y la cuestin es por qu y para qu. Bueno, entonces ya lo tenemos. Si mantenemos el silencio, incluso ante cualquier accin judicial, tendran capacidad los contrarios de que esa resolucin empiece y acabe en s misma, que no tenga prolongacin.

Pero las evidencias jurdicas de la Audiencia Nacional chocan con la versin que tiene el Gobierno de Espaa y que supimos hace unos meses.

S, en noviembre de 2018, un senador [Jon Iarritu de Bildu] pregunt al Gobierno sobre cul es la razn por la que considera que Espaa no es la potencia administradora de iure. Entonces, la respuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores seal que la posicin oficial fue la contenida en la carta del 26 de febrero de 1976, desde esa fecha Espaa no figura como potencia administradora en la lista de territorios no autnomos de las Naciones Unidas. Sin embargo nos vamos a la lista de territorios no autnomos del mundo de la Naciones Unidas y con fecha de marzo de 2015 aparece Espaa, no aparece Marruecos.

Por lo tanto, es evidente que Espaa est mintiendo, no cree?

(Silencio).

La negativa de Espaa a reconocer estos hechos obedece a su posicin de favorecer los intereses con Marruecos?

Un ex ministro de Asuntos Exteriores marroqu dijo que el 90% de las relaciones entre Marruecos y Espaa tienen que ver con el Shara Occidental; es una idea no conocida aqu pero en su momento reveladora. Hay que defender la relacin estratgica como vecinos entre Espaa y Marruecos, pero tambin hay que defenderla entre Espaa y Argelia. No se trata de eso. Se trata de hacer como Australia respecto a Indonesia con motivo de la celebracin del referndum en Timor Oriental. Australia mantuvo la relacin geoestratgica y geoeconmica con Indonesia y al mismo tiempo le pidi a Indonesia que respetara la posicin del gobierno australiano con respecto a Timor Oriental en el sentido de que era la propia opinin interna de Australia la que demandaba el apoyo de su gobierno hacia Timor Oriental. Y por tanto Australia como gobierno democrtico deba respetar lo que quera la ciudadana. Y esa opinin mayoritaria es lo que se produce en Espaa con respecto al Shara y la inmensa mayora de la gente que conoce el contencioso del Shara apuesta por la celebracin de un referndum de autodeterminacin.

Pero parece que se escudan en las discordancias con los censos.

No. Todo eso est resuelto. El nico problema es la bendicin del bloqueo marroqu de no celebrar un referndum salvo que la nica propuesta que contenga ese referndum sea la de la autonoma de los saharauis dentro de Marruecos. Es decir, eliminar la posibilidad de la independencia del Shara.

Qu sentido tendra celebrar un referndum as?

Es un referndum desnaturalizado que no vale. Una autonoma parte de un Estado unitario y como ejemplo el nuestro que ha pasado a ser descentralizado. El problema en el Shara no es que parta de un Estado unitario, es que nunca ha pertenecido a Marruecos. Es una simple invasin militar en 1975. Por cierto, ni Naciones Unidas ni la Comunidad Internacional pueden santificar una solucin a la marroqu. Nadie puede bendecir que se invada un territorio y a la larga darle una autonoma. Porque si esa fuera una frmula de dirimir los conflictos internacionales, el mundo peligrara en todas las fronteras. No cabe invadir y luego proponer una autonoma porque existe el principio de la intangibilidad en las fronteras africanas heredadas de la colonizacin y el mapa de frica no se puede tocar. Y a diferencia de otros territorios, aqu no hay ningn motivo, ni poltico ni histrico. No hay ninguna relacin histrica entre Marruecos y el Shara occidental que pueda avalar la nueva aplicacin del principio de descolonizacin.

Qu salida ve a un entuerto que ha dejado, tras ms de 40 aos, a miles de personas viviendo en campos de refugiados?

Hay salida. Hay rondas de negociaciones. EEUU parece que avala una salida razonable al conflicto y por tanto hay que confiar en que el fin de este contencioso que afecta a toda la poblacin del Magreb, a las relaciones de Marruecos y Argelia y a las relaciones de Europa con Marruecos y Argelia, se solucione. Las relaciones econmicas para que puedan comerciar 60 a 80 millones de habitantes con Europa y EEUU siguen pendientes, por lo que hay inters. Por ejemplo, en la suscripcin de un nuevo acuerdo de pesca entre Marruecos y la Unin Europea, desobedeciendo la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia que prohibi suscribir el nuevo convenio de pesca habida cuenta de que no reverta los cnones en el pueblo saharaui, no se haba contado con el Shara y el interlocutor vlido, que es el Frente Polisario. Y ha sido solucionado por el propio parlamento suscribiendo un nuevo acuerdo en el que esta vez, adems, el mbito territorial se marca desde el norte de Marruecos al sur del Shara, se incrementa el canon a favor de Marruecos y se incrementa el nmero de licencias de pesca a faenar en aguas saharianas. De manera que est expedita la va para que el Frente Polisario acuda de nuevo ante el Tribunal de Justicia.

Pero eso no es un avance.

Es un retroceso porque ahora supone una desobediencia absoluta a la sentencia del propio Tribunal de la Unin Europea.

Entonces el Shara se encuentra ms solo.

Ms solo pero ms arropado en los temas jurdicos que existen y que sistemticamente vienen dando la razn a ese pueblo y evidenciando por tanto lo que son actos viles de delincuencia internacional como est concebido por el propio derecho. El apartheid y la perpetuacin del colonialismo son crmenes contra la humanidad.

Nezha Khalidi

La ltima noticia ms relevante es la expulsin de tres abogados espaoles que iban como observadores del juicio contra la periodista Nezha Khalidi, qu le parece?

S, es una activista de 27 aos que se enfrenta a una condena de 2 aos de prisin y una multa por grabar y difundir en directo una manifestacin saharaui. La acusacin que le hace Marruecos es una supuesta usurpacin de profesin en el sentido de que Marruecos exige disponer de una acreditacin de prensa para actuar como periodista. Pero al mismo tiempo en el Shara occidental la prensa internacional no est permitida. Para este juicio, que se suspendi en mayo y se ha celebrado el 24 de junio, el da antes los observadores, abogados espaoles y no abogados, fueron expulsados al llegar a El Aain, no se les dej salir del aeropuerto. Y eso que nuestros tres abogados iban amparados por el Consejo General de la Abogaca espaola. Y es de las primeras veces que se reprime la observacin internacional. Se denuncia que ha sido torturada esta mujer y estamos a la espera de la condena. Pero por todo lo dicho antes, Marruecos carece de jurisdiccin en todo el territorio, corresponde a Espaa y se estn castigando conforme a una legislacin interna marroqu supuestos que estn arropados por el derecho a la libre determinacin, como es el de la creacin de partidos, la libre asociacin, la libertad de prensa y expresin, etc.

Qu opinin tienen que ante estas expulsiones el Gobierno espaol no se haya querido pronunciar?

A m me parece que es evidente conforme al derecho internacional e interno que esto no se debe tolerar. Porque estamos dentro ya de la vulneracin de todos los estatutos internacionales, principalmente de la libertad de prensa. No hay ningn principio que pueda avalar el cierre a cal y canto del territorio del Shara occidental a observadores internacionales y a prensa libre. Por tanto, debe vincular a un pas democrtico como el nuestro el amparo de los derechos fundamentales con respecto a ciudadanos espaoles y en relacin a un territorio autnomo respecto al cual hoy en da mantenemos inclume toda la responsabilidad internacional.

Fuente: https://www.eldiario.es/cv/alicante/Sahara-abandonado-ilegalmente-Espana-Marruecos_0_916559297.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter