Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2019

Documentos de la Revolucin majnovista (1917-1921)
Los soviets libres de Ucrania en la historiografa sovitica

Jess Aller
Rebelin


Para desentraar los hechos de la Revolucin majnovista disponemos de las crnicas de algunos de sus protagonistas en los distintos bandos enfrentados, y de otros testimonios, ms raros, de personas que no militaron en ninguno de ellos. Si a esto unimos la gran cantidad de documentos tales como: publicaciones peridicas, actas de congresos y reuniones, manifiestos y proclamas, queda completa la base fundamental para el conocimiento histrico de aquel proceso. A partir de estas fuentes primarias, numerosos autores han acometido la tarea de elaborar un relato de lo sucedido y alcanzar una interpretacin de los factores que lo condicionaron, as como de su influencia en el contexto, enormemente complejo, en el que se enmarcaba.

Entre estos trabajos, un grupo esencial lo conforman los escritos de los historiadores soviticos. La victoria de los bolcheviques en la que se denomin Pequea guerra civil gener intentos de idear una explicacin para el hecho misterioso de que una revuelta en una zona relativamente pequea hubiera sido capaz de traer en jaque al Ejrcito rojo durante tanto tiempo. Las conclusiones de estos autores se caracterizan, como veremos, por una desfiguracin grosera del movimiento, atribuyndosele rasgos carentes de base documental, pero que servan para justificar lo sucedido, al tiempo que descalificaban a los enemigos y excusaban la represin desencadenada contra ellos.

La mala noticia cuando tratamos de acercarnos a esta historiografa sovitica sobre la Majnvschina es que son textos difciles de encontrar y que apenas han sido traducidos. La buena noticia es que diversos autores, y principalmente Alexander Skirda, presentan resmenes de estas fuentes en algunos trabajos que se citan al final de este artculo. Mi intencin ha sido slo sintetizar los datos que all se aportan con el objetivo de despertar el inters de los lectores hacia las pginas que exponen el asunto con mayor detalle.

Un problema para abordar esta sntesis es que la imagen de la Revolucin majnovista que nos proponen los autores soviticos va variando con las vicisitudes de la historia de la URSS, y ello hace necesario tratar por separado las publicaciones que corresponden a los diferentes momentos de sta. Nos encontraremos as, si se me permite el smil musical, con una sinfona en cuatro movimientos, en la que algunos temas principales se repiten y entrelazan, al tiempo que los cambios que observamos en orquestacin, ritmo y tratamiento de los motivos nos ilustran sobre la evolucin del rgimen.

Primer movimiento: aos 20

En Rusia y Ucrania se distinguan en el tiempo de la revuelta varios grupos de campesinos: ricos (kulak), que explotaban el trabajo de otros; medios (seredniak); pobres (bedniak) y peones contratados (batrak). Las fuentes primarias disponibles indican claramente que los majnovistas defendan los intereses de los ms pobres a travs de la expropiacin de terratenientes y kulak o kulaks, y la formacin de comunas rurales autogestionadas. Sin embargo, una acusacin recurrente contra ellos va a ser un supuesto carcter de movimiento de kulaks. Este infundio aparece por primera vez el 2 de junio de 1919 en un artculo de Trotsky, pero va tener un enorme xito en la historiografa sovitica posterior.

Los trabajos de esta primera poca resultan valiosos, de todas formas, porque aportan gran cantidad de datos hemerogrficos y documentales de sumo inters. La obra ms rigurosa y fundamentada de este periodo es la que publica en 1927 Mijal I. Kubanin, un miembro de la oposicin de izquierdas que morir en las purgas estalinistas, en 1941. ste mantiene que el movimiento actu correctamente y defendi los intereses de los campesinos ms pobres durante 1918 (lucha contra la ocupacin austro-alemana) y 1919 (lucha contra los blancos), y slo se descarri a finales de ese ao, cuando la influencia de los kulaks dentro de l propici la ruptura con el estado sovitico. Por otra parte, admite que hasta 1920 no existen evidencias de bandidismo ni saqueos de los majnovistas, sino que, por el contrario, este tipo de comportamientos fueron reprimidos con dureza por sus dirigentes.

Es Kubanin tambin quien descubre y edita un supuesto diario de la esposa de Nstor Majn, que contiene graves acusaciones de ejecuciones sumarias por parte de los insurgentes. stas fueron rebatidas por el propio Batko. Posteriormente, V. N. Litvnov en un estudio sobre este documento realizado en 1990 concluye que se trata probablemente de una falsificacin urdida por la Chek.

Segundo movimiento: la era de Stalin

Hay que esperar bastante para que aparezca en la URSS un nuevo trabajo de cierta extensin que trate sobre la Revolucin majnovista. Ye. M. Yaroslavski en su libro de 1937 sobre el anarquismo en Rusia, traducido a varios idiomas, reconoce que el movimiento favoreci la lucha contra la reaccin en algunos momentos, pero recoge las acusaciones ms graves e infundadas sobre l para perfilar la imagen de unos bandidos-kulaks hostiles al poder sovitico a los que no hubo ms remedio que exterminar. De todas formas, Yaroslavski no deja de tender una mano a ciertas corrientes del anarquismo, principalmente anarcosindicalistas, que no dudaron en colaborar con el poder sovitico o, mientras l escriba, se planteaban asumir en Espaa responsabilidades gubernamentales.

En la estela de este libro, la primera edicin (1938) de la Gran Enciclopedia Sovitica define la Majnvschina como un Movimiento de kulaks, anarquistas y guardias blancos (), que practic pogromos antisemitas, saqueos salvajes y asesinatos de comunistas. Son sos los aos tambin en que Trotsky revisita el tema en algunos de sus ltimos textos. El fundador del Ejrcito rojo no es capaz de percatarse de que l mismo serva por entonces a la mquina brutal que ahora lo persigue y est a punto de destruirlo. Contra la losa suenan slo las falsas monedas de siempre: kulaks, reaccionarios, bandidos, antisemitas

Tercer movimiento: postestalinismo

Ciertamente, no podemos hablar de deshielo tras la muerte de Stalin para el asunto que nos ocupa. En su trabajo de 1964, I. Ya. Trfonov reproduce todos los clichs denigratorios mencionados, aunque capta el espritu de su propio tiempo planteando por primera vez que la Revolucin majnovista fue inspirada y organizada por el imperialismo internacional. Completa su labor con una crtica despiadada de los aspectos ms positivos del anlisis del ya asesinado Kubanin. Los escritos de S. N. Semnov (1968) y S. N. Knev (1974) insisten sin ningn propsito de enmienda en las calumnias habituales. Resulta difcil comprender la incapacidad del sistema para realizar una revisin del pasado que en aquel momento seguramente hubiera sido posible sin que peligrara la vida del cronista.

Cuarto movimiento: rehabilitacin

Hubo que esperar a la Perestroika para que se produjera la rehabilitacin de Nstor Majn en la URSS. El 8 de febrero de 1989, Vasili Y. Golovnov publica en la seccin histrica de la influyente Gaceta literaria, editada en Mosc por la Unin de Escritores, un artculo que rompe de forma contundente con la triste tradicin que venimos refiriendo. A travs de un refrescante retorno a las fuentes primarias, los infundios contumazmente vertidos sobre el movimiento son reconocidos como tales, y la responsabilidad de la ruptura en dos ocasiones de los acuerdos firmados entre majnovistas y bolcheviques es imputada con total claridad a estos ltimos. Cae esta deuda en solitario sobre Trotsky para la represin del ao 1919, y en 1920 se reparte entre el conjunto de los mandatarios del Kremlin. Nstor Majn es presentado en este trabajo como el lder de un movimiento autogestionario de soviets libres y como un talentoso jefe militar que, contando con un amplio apoyo popular, fue capaz de poner en jaque a enemigos muy poderosos, y sucumbi al fin slo por la aplastante superioridad de los medios que el Ejrcito rojo lanz contra l.

Emociona pensar que esta rehabilitacin se produjo a los pocos meses del centenario del nacimiento de Nstor Majn, y nada nos impide imaginar que podra haber sobrevivido hasta ese momento, y estar entre los llamados a la nueva lucha en la que Rusia se lo jugaba todo otra vez. Mucho poda haber aportado all su confianza absoluta en la capacidad del ser humano para organizarse libre y democrticamente en todos los reductos de la vida, y para construir una sociedad basada en la solidaridad, el dilogo y la federacin. Sin embargo, otros impusieron sus mentiras en esta encrucijada y al fin la libertad fue slo la de los mafiosos para dominar y explotar a sus semejantes.

Hay que decir que en la nueva Rusia, escritores e historiadores regresan cada poco a los hechos decisivos de aquellos aos de vrtigo a orillas del Dniper. Son trabajos como Tachankas del sur (1997) del propio Golovnov, que a partir de una bsqueda concienzuda en los archivos militares, despliega potentes recursos literarios para transmitir al lector la esencia del movimiento majnovista. El historiador Aleksandr Shubin en 1998 aporta tambin nuevas fuentes que le sirven para elaborar una minuciosa biografa de Nstor Majn, y alumbrar el sentido de su lucha y su carcter constructivo y humanista.

Documentacin utilizada:

Historia del anarquismo en Rusia de Ye. M. Yaroslavski (1937).

The rehabilitation of Makhno de A. Skirda (1989).

An unsolved mystery - The diary of Makhnos wife de V. N. Litvnov   (1990).

Nestor Makhno-Anarchys cossack. The struggle for free soviets in the Ukraine (1917-1921) de A. Skirda (2004).

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter