Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-07-2019

La UE bajo la presidencia de Rosita

Rafael Poch de Feliu
Blog personal

Una UE ms fragmentada que la de hace cinco aos y con unos responsables ms flojos. Con la Comisin an ms controlada por los alemanes y al mismo tiempo con el club un poco ms debilitado. Continua la desintegracin.


La llegada a la presidencia de la UE de la alemana Ursula von der Layen (en casa le llaman Rschen, Rosita) marca el fin de la poca en la que dos fuerzas polticas dominantes, los populares (conservadores) y los socialdemcratas dominaban el Partido Neoliberal Unificado Europeo , la coalicin de hecho del establishment que dirige el club. Tambin disminuye el dominio del conjunto por parte de dos pases, Alemania y Francia. Ambos, partidos y pases, continan siendo ms fuertes que los dems, pero ya no tienen en sus manos el paquete mayoritario de las acciones de la UE.

Populares y socialdemcratas perdieron la mayora en las ltimas elecciones europeas. Antes entre los dos tenan 400 diputados, es decir la mayora de la cmara de 751. Ahora, tras haber perdido 34 y 30 escaos, respectivamente, sus 336 diputados no les alcanzan.

La pareja franco-alemana, tras muchos aos de maltrato del macho dominante hacia la hembra, ha dejado de existir. Ya casi se reconoce que sus intereses son contradictorios, sus relaciones violencia de gnero y sus negociaciones internas cada vez ms complicadas.

Ambas cosas son tendencias que las elecciones reflejaron, a pesar de la histeria de la campaa del que viene el lobo ! (los ultras, populistas y euroescpticos de diverso pelaje) lanzada por los llamados proeuropeos. Aclaremos el concepto.

Los proeuropeos son las fuerzas pro UE que tienen por meta fortalecer la Unin Europea a costa de los estados nacionales , que es donde reside la poca democracia y soberana que tenemos, segn la exacta definicin del politlogo alemn Andreas Wehr. Desde esa posicin, los proeuropeos se permiten hablar en nombre de todo el continente porque los estados de la UE no son capaces de unir sus fuerzas en un proyecto alternativo.

Tal como se vea venir, el lobo result ser de papel. En el actual Parlamento la extrema derecha est en dos grupos: Democracia e Identidad, con 73 diputados, y Europeos Conservadores y Reformadores dominado por los polacos de Zaczynski. Esos 135, ms los hngaros del Fidesz de Orban, integrados en las filas del Parido Popular Europeo, y algunos ms, estn bien lejos de ser un peligro en una cmara de 751 diputados. El espantajo de este lobo de papel no ha podido detener la tendencia fundamental antes referida y aderezada por la crnica abstencin. La coincidencia de las europeas con otros comicios regionales y municipales en diversos estados europeos, adems del espantajo, logr incrementar un poco la participacin en mayo (se lleg al 50,6% del censo, ocho puntos ms que en 2014), pero el dato sigue siendo que la mitad de los europeos del club UE no votan, pues con bastante buen criterio consideran que no sirve de gran cosa.

Al mismo tiempo, los ultras y euroescpticos fueron confirmados en pases como Italia, Hungra y Polonia, mejorando incluso sus posiciones, mientras en Gran Bretaa el voto no consagr, significativamente, una mayora contra el Brexit. El fin del monopolio de la gran coalicin de populares y socialdemcratas evoluciona hacia una UE ms parda: pese a la relativa debilidad y dispersin de los ultras, habr que hacerles concesiones.

Este es el cuadro en el que irrumpe nuestra Rosita.

Aclaremos en primer lugar la primera ancdota de este panorama para los amantes de la simpleza del miembros y miembras y del Unidas-podramos-haber-podido : importa un rbano que Rosita sea mujer. Como dice Jean-Luc Melenchon, las mujeres, como los hombres, aplican los programas de sus partidos. El argumento que valora como progreso la presencia de mujeres en las altas responsabilidades institucionales de un sistema caduco y de tendencias suicidas, carece de sentido y no tiene nada que ver con liberacin. Los precedentes de Thatcher o Merkel estn ah. Rosita se va a sumar a esa serie. Pero quin es esta Rschen que sucede al simptico luxemburgus amigo de los financieros que ha presidido la Comisin desde 2014?

Ursula von der Layen pertenece a una familia gran burguesa alemana. Es hija de Ernst Albrech, ex presidente regional alemn. Ms que por mrito propio, fueron sus excelentes conexiones familiares las que le permitieron abrirse paso en la familia conservadora alemana. No fue candidata en las elecciones europeas, ni particip en la campaa. Carece de experiencia europea y llega a la presidencia por una ambigua carambola activada por el presidente francs, Emmanuel Macron, quien por un lado logra poner a una compatriota, Christine Lagarde al frente del BCE -evitando al jovencito talibn de Merkel, Jens Weidman- mientras que por el otro sita a una alemana al frente del cargo ms importante de un club que ya estaba excesivamente dominado por alemanes, bien en los cargos clave, bien en los inmediatamente siguientes en el escalafn. Y no es una alemana cualquiera.

En materia de seguridad europea, hay diferentes alemanes. En los aos sesenta y setenta, fueron alemanes como Willy Brandt y Egon Bahr quienes le pusieron valiosas cataplasmas a la guerra fra mediante el dilogo con el Este que aplac no pocas tensiones. Hoy aquella generacin ha desaparecido. Desde la reunificacin de Alemania (1990) y al calor de su retomado nacionalismo, se han acabado los complejos de culpa por las guerras del pasado. En esa tendencia general, Ursula von der Layen representa, como el reaccionario ex Presidente federal Joachim Gauck, al ala ms vehemente.

Von der Layen es una abogada de la contencin, es decir del espritu de la guerra fra contra ese kremlin que no perdona ninguna debilidad y obliga a que Europa tenga que actuar desde una posicin de fuerza. Una persona que se jacta de la vergonzosa (para cualquiera con memoria histrica) presencia militar alemana en las repblicas blticas (somos la nica potencia continental europea que mantiene una presencia destacada en el rea bltica protegiendo a nuestros amigos blticos), y de la absurda y mortfera presencia militar en pases lejanos (somos el segundo mayor suministrador de tropas en Afganistn).

Lo ms probable es que Rosita sea una presidenta de la Comisin que nos retroceda a pocas anteriores a la Ostpolitik y la distensin, es decir a todo aquello que los socialdemcratas como Willy Brandt, Bruno Kreisky y Olof Palme introdujeron en el continente en los inicios histricos de cierta autonoma europea despus de De Gaulle: la idea de que la seguridad europea debe ser una cuestin conjunta y negociada, y no el resultado de la preponderancia militar de un bloque.

Al mismo tiempo, von der Layen no es una gran figura de la derecha. Es ms bien un peso ligero. Fue una psima ministra de defensa en Alemania, que fue claramente sobrepasada por su funcin de ministra, promotora del incipiente intervencionismo militar alemn que tanto cuesta imponer a una sociedad todava alrgica al militarismo. Tambin ha sido, bajo la batuta de Merkel, artfice del horizonte del gasto alemn del 2% del PIB en defensa, tal como pide Trump y de los desfiles militares en el Bltico.

La nueva presidenta es tambin una ex ministra con sospecha de escndalos sobre corrupcin y pagos desmesurados a consejeros en materia de modernizacin del ejrcito alemn, en la renovacin del buque escuela de la marina Gorch Fock y otros. La prensa alemana, y detrs de ella la europea, no ha hecho cuestin de ello. Tengan la sustancia que tengan estos escndalos, la indulgencia que ha merecido von der Layen sera inimaginable si la candidata hubiera sido, italiana, francesa, o meridional en general.

Quin gana con su presidencia? Si hay algn ganador son los Estados Unidos y con ellos sus ayudantes en Europa, es decir Macron, Merkel, los gobiernos de Polonia y las repblicas blticas, as como toda una serie de otros gobiernos de la UE, dice Albrecht Mller, un socialdemcrata que fue consejero de Willy Brandt.

En resumen: La UE ha puesto en su presidencia a una partidaria acrrima de la militarizacin, abogada del complejo militar-industrial y decidida atlantista. En el BCE, una gestora que viene del FMI, ms abogada que economista que irradia menos confianza que su antecesor, Draghi. Esta nueva direccin ms floja, diluir, seguramente, la buena noticia del relevo: la de Josep Borrel al frente de la poltica exterior. Borrell es uno de los raros polticos espaoles con sentido de Estado y solvente en materia de relaciones internacionales. Demasiado bueno para nuestro PSOE, pero claramente limitado por el contexto: un club ms fragmentado y debilitado que el de hace cinco aos, que complicar, aun ms, la formulacin de una inexistente poltica exterior autnoma y unificada en materia de lo ms urgente: Oriente Medio, belicismo, Rusia y China.

(Publicado en Ctxt)

Fuente: https://rafaelpoch.com/2019/07/17/la-ue-bajo-la-presidencia-de-rosita/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter