Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-07-2019

Autores y paradigmas

Miguel Alejandro Hayes
Rebelin


Cuando Marx inicia afirmando que las riquezas se nos presentan como un gran cmulo de mercancas, no solo dialogaba con el ingls Adam Smith, sino que mostraba tambin un camino para acercarse a la tangibilidad de un concepto, por tanto, a elaborar medida de algo: la riqueza, se expresa como conjunto de mercancas en primera instancia, claro.

Del mismo modo, de cualquier proceso -adems de una conformacin de sus dinmicas internas- puede construirse una aproximacin de este a partir de los resultados que le pertenecen, que no son ms que la manifestacin de dicho proceso. Y no se trata de una mera observacin planteada en estas lneas, sino de un hecho perceptible. As, por solo mencionar, resalta el caso de las referencias al marxismo -a sus prcticas- como portador de Marx, ms bien, como si fuesen lo mismo.

La sencilla y casi natural confusin entre ambos, es una constante. Muchos hablan del pensador alemn, pero que tire la primera piedra quien haya ledo toda su obra, y aun ms, que pueda ofrecer una visin sistmica de esta. No es que no existan tales personas, pero son de los menos, los menos.

Pero eso no es del todo un error. Marx se erige -como seal Foucault- como un autor. De l derivan interpretaciones que pueden devenir en escuelas. Inevitablemente, se asume qu Marx dijo, cuando en muchos casos, en realidad, de eso, o poco, o nunca dijo. Lo que tenemos, es un marxismo, es decir, un paradigma.

Los paradigmas no tienen que ser fieles en su totalidad al autor que los origina. En su interior no tiene que establecerse una perfecta coherencia lgica entre sus diferentes tendencias, o entre las propias ideas que lo conforman. Los paradigmas, son un conjunto de prcticas tericas que, en clave gramsciana, no seran otra cosa que un conjunto de hbitos, costumbres y tradiciones tericas, en este caso-. En otras palabras, un sentido comn que es a la vez prctica- y que es reproducido y aceptado socialmente. Por tanto, el marxismo, como paradigma, si bien como seala su nombre- viene del Prometeo de Trveris, lo que no puede faltar es que este es ms bien, que dicho conjunto de hbitos, costumbres y tradiciones construidas alrededor de este autor.

Volviendo a la idea inicial, se le juzga a los paradigmas no solo por su discurso explcito, sino por su prctica -prctica en el sentido llano, o como prctica terica o en otros sentidos-. Por eso, al marxismo, se le valora de la misma manera. La obra del liberalismo, es lo que han construido los liberales. La obra del marxismo, es la que han construido los marxistas autodenominados-. Al menos, ese es un esquema que la sociedad reproduce a la hora de enjuiciar.

Desde ah, tambin se aporta mucho a la cotidianidad que ayuda a conformar la subjetividad de cada paradigma.

No se lee Principios matemticos de la filososofa natural, ni los grandes tratados de la Europa continental -ni hacen falta- para comprender o insertarse en el razonamiento que acompaa a la lgica formal. No hay que estudiar a todos los excelsos matemticas para pensar desde la matemtica. No porque lo afirme aqu categricamente, sino porque es un hecho. Lo que ocurre es que -se haga adhesin o no a un paradigma-, se puede hacer apropiacin de este sin recorrerlo entero. Esto, es justo por ser eso -un paradigma-, del cual se hace apropiacin del conjunto de prcticas -tericas o de cualquier tipo- que lo caracterizan. Un ejemplo de esto, puede ser el dogmatismo burocrtico. Este, como se mencion en otro lugar (1), va junto con una serie de rutinas, que no son ledas en un manual o enseadas explcitamente, sino que en muchas ocasiones la auto-percepcin de los cargos burocrticos ha construido un paradigma alrededor de estos, es decir hay todo un conjunto de prcticas alrededor de la burocracia. Como est adems, el caso de muy buenos calculistas -matemticos- con ausencia de estudios de la obra de clsicos que dieron origen a lo que hacen, sin embargo lo que los convierte en matemticos es la ejecucin de una prctica terica que reproducen que se articula dentro del sistema de estas.

Con todo lo anterior, solo sealo que el paradigma se toma por la rutina terica, y que como todo auto-movimiento establecido, ya no tiene sus condiciones en el autor(es) que le da origen, sino en su propio desarrollo interno. Lo prueba, el simple hecho de que a pesar de la alusin directa de Marx a su distancia del socialismo como idea, perdura el mito del socialismo como si fuese una teora elaborada por este (2).

De la misma manera, se puede producir la aproximacin al liberalismo, o a cualquier conjunto considerado como un paradigma, siempre que se haga apropiacin de estas. Dicha diferenciacin entre el autor y paradigma, ayuda a evitar no solo equvocos al dialogar con estos, sino tambin la propia aproximacin, en la que se puede distinguir entre el autor, y todo el camino que se construye a su nombre.


Bibliografa

1. Hayes, Miguel Alejandro. Rutinas artificiales. La Joven Cuba. [En lnea] 11 de 06 de 2019. [Citado el: 10 de 07 de 2019.] jovencuba.com/2018/03/09/rutinas-artificiales.

2. . Marx y el socialismo. La Joven Cuba. [En lnea] 09 de 03 de 2018. [Citado el: 10 de 07 de 2019.] jovencuba.com/2018/03/09/marx-y-el-socialismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter