Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2019

[Crnicas sabatinas] Contra nuestro alejamiento, nuestra incomprensin y nuestra desconexin!
Mientras sigamos adorando dioses y mitos nacional-secesionistas, nada o casi nada habr cambiado

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para ustedes: por la fraternidad, por nuestro apoyo mutuo, por nuestra unin en nuestra diversidad.


Para Andrea Camilleri (1925-2019), in memoriam. Por su Montalbano.


Para Johny Clegg (1953-2019), que estuvo donde no era fcil estar. Por su Asimbonanga (https://www.youtube.com/watch?v=BGS7SpI7obY&list=RDBGS7SpI7obY&start_radio=1&t=42)


Para Leo Szilard (1898-1964), que fue capaz de pensar a contracorriente y en minora de pocos: Es inmoral competir con los rusos para llegar a la Luna y permitir que nuestros ancianos vivan con casi nada. La Luna no es ciencia y tampoco es pan. Es circo. Los astronautas son gladiadores. Es de lunticos.


Para Pedro Gmez Segado, Miquel Cols Tamborero, Julia Romero Yez, Joaqun Miguel Montes, Juan Ballesteros Romn, Julio Meroo Martnez, Joaqun Campeny Pueyo, Manuel Campeny Pueyo, Fernando Villanueva, Manuel Abad Lara, Vicente Abad Lara, Jos Gonzlez Cataln, Bernab Garca Valero, Jess Crceles Toms, Antonio Beltrn Gmez, Enric Vilella Trepat, Ernesto Snchez Montes, Andreu Prats Mallarn, Antonio Asensio Forza, Miquel Planas Mateo y Antonio Fernndez Valler, in memoriam et ad honorem: jvenes trabajadoras [de 15 a 23 aos] antifascistas de Santa Coloma de Gramenet y Sant Adr del Besos (Barcelona), miembros de la UJA [Unin Juventudes Antidascistas], detenidos y torturados el 30 de mayo de 1939: seguan diciendo NO cuando el fascismo dominaba, torturaba y mataba en las calles de toda Espaa: cinco penas de muerte (se ejecut una), ocho penas de reclusin perpetua, dos penas de 20 aos, cuatro de 15 y dos de 6.


La historia no es orden. Es desorden: un desorden racional. En el momento mismo de mantener un orden, es decir una estructura, la historia ya est en camino de deshacerlo.

Jean Paul Sartre (1971)


Tengo una vinculacin serena con la tierra de la mi padre, que no quiero imponer a nadie. No necesito himnos ni banderas para decir que estoy en lo mo cuando bebo sidra o gana la Real Sociedad. Es una vinculacin amable con el paisaje de mis ancestros en el cual me cri.

Fernando Aramburu (2019)


Me preocupa, precisamente, el papel de la izquierda en esta lucha cultural y poltica Cmo puede ser que Podemos y Comuns hablen de presos polticos? La comparacin de los que fueron presos polticos y exiliados en el franquismo me parece una falta de respeto. Y no solo por eso, sino por el propio concepto preso poltico. Un preso poltico es quien le encarcelan o le detienen por sus ideas. Si as fuera, tendran que estar detenidas miles de personas. Los presos del Procs lo son por los actos que han realizado. El cmo se califica lo que has hecho es otra cosa. Nadie le ha pedido a nadie, por ejemplo, que alguien deje de ser independentista.

Anna Estany (2019)


Construir un demos federal significa, por tanto hoy tambin, un acto de realismo, descolgarse de la ontologa y de la metafsica nacional que alimenta el ethnos a costa del demos. Si las fuerzas progresistas tomaran la delantera podrn conectar con zonas muy amplias del pas real desplazando su centro de gravitacin poltica ms hacia la izquierda. La solucin espaola podra convertirse, adems, en una contribucin innovadora a la creacin de un demos democrtico en una Europa con capacidad de gestionar y defender su diversidad. En el mundo competitivo de ahora dominado por visiones particularizadas y unilaterales quizs todo esto recuerde un poco a la guerra de Espaa contra el fascismo, que consigui aglutinar las esperanzas de humanizacin para millones de demcratas de todo el mundo.

Armando Fernndez Steinko (2019)


Mientras el dinosaurio y el procesismo (su ideologa y su praxis) sigan all cuando despertemos;

Mientras Catalua siga siendo pensada y sentida como una entidad sacralizada e intocable ubicada en terrenos celestiales montserratinos;

Mientras el amor a la Patria, el jo estimo molt al meu pas y el todo lo hice por el pas sigan siendo usados (aqu y all) para justificar cualquier aniquilacin normativa, cualquier estafa, cualquier latrocinio, cualquier mentira, cualquier engao, cualquier acumulacin de poder, cualquier apropiacin de lo comn;

Mientras el grito la calle es nuestra (es decir, suya, de parte y de manera excluyente) no sea considerado un autntico insulto antidemocrtico lanzado a la cara de millones de ciudadanos;

Mientas no destaquemos la paradoja de decir no hemos hecho nada y aadir pero volveramos a hacerlo;

Mientras no nos preguntamos de qu Catalua (o de qu Espaa) hablan y qu Catalua (o Espaa) tienen en mente, aquellos que da y noche hablan y hablan de Catalua (o de Espaa) y de ms Catalua (o de ms Espaa);

Mientras sigamos escandalizados (con razn) por las propuestas y presencia poltica de VOX y estemos muy lejos de pensar lo mismo cuando hablamos del gobierno del presidente demediado, hispanofbico y supremacista Quim Torra;

Mientras un amplio sector de la izquierda siga usando el mismo lenguaje (Estado espaol, Madrid, derecho a decidir) y cultivando la misma cosmovisin (presos polticos, exilio, opresin nacional) que el nacional secesionismo, amn de coincidir -sin apenas distinguirse- con sus crticas y acciones;

Mientras que no veamos, como sealan Coll y Vilarrubias, que plurilingismo y bilingismo son dos caras de una misma propuesta para  acercar las lenguas a la ciudadana sin delimitarlas a los territorios (https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/quien-teme-plurilingueismo_261915_102.html);

Mientras no seamos conscientes que no slo no se sienten derrotados sino que continan en las de siempre (Josep M. Terricabras: En lloc de fer manifestacions de colors, potser que en fem deficaces [En lugar de hacer manifestaciones de colores, mejor hace rlas eficaces] Qu s una manifestaci efica? [Qu es una manifestacin eficaz?] - Doncs enviar 50.000 persones a laeroport, 50.000 a la televisi, 50.000 a la Jonquera i 50.000 a la delegaci del govern. I quedar-shi." [Pues enviar 50.000 personas al aeropuerto, 50.000 a la televisin (sic), 50.000 a la Junquera [frontera con Francia] y 50.000 a la delegacin de gobierno. Y permanecer all]" https://www.vilaweb.cat/noticies/entrevista-josep-maria-terricabras-sentencia/);

Mientras se consideren normales, razonables o crticas declaraciones como las del escritor Jordi Cabr (o las de Dante Fachn o de la CUP) -ganador del Premi Sant Jordi de literatura en 2018, sobrino del ex alcalde Trias-: "ir al pregn a silbarla [a Manuela Carmena] muy y muy fuerte. Qu asco!" https://politica.e-noticies.es/boicot-indepe-a-carmena-125228.html;

Mientras no sintamos verdadera vergenza por las visitas de lderes de la nueva izquierda alternativa catalana a Puigdemont (apoyado por la extrema derecha nacionalista flamenca), amn de otras ayudas, ideas y sugerencias;

Mientras nos parezca normal, e incluso vindicables, que Pablo Iglesias y Jaume Asens vayan a la crcel (con fotografas y televisiones) a visitar (polticamente) a Oriol Junqueras;

Mientras sigamos olvidando que algunos intelectuales orgnicos del nacional-secesionismo han hablado de muertos y vctimas necesarias como el que habla del azul del cielo o del siguiente del 27;

Mientras no recordemos el todo fluye y sigamos haciendo nuestros, sin modificacin alguna, principios y alternativas ahistricamente considerados, vlidos tal vez en otras situaciones y circunstancias histricas;

Mientras no seamos capaces de aceptar -porque suene a espaolismo o a fascismo- que nadie del mbito que ellos llaman -con clara y sesgada intencin poltica- unionista ha planteado, por ejemplo, la desaparicin del cataln, mientras que en su campo, si rascamos un poco, son mayora -ex Consellera de Cultura, los crticos el cataol de Rosalia, firmantes del manifiesto Koyr- los que estaran por la desaparicin del castellano y de las presencias espaolas (Eduardo Mendoza, Javier Prez Andjar, Juan Mars, Goytisolos) en la cultura catalana que ellos entiende siempre unidimensionalmente (slo en cataln);

Mientras una sesgada historia-ficcin de Catalua (y de los Pases Catalanes), nunca revisable, jams modificada, siga pesando como una losa descomunal en las mentes y almas de generaciones y generaciones de ciudadanos;

Mientras un sector no menor de la intelectualidad de izquierdas siga dorando la pldora, quitando importancia a lo importante, o buscando equilibrios con el nacional-secesionismo y practicando lo que algunos llaman la ambigedad calculada;

Mientras no seamos capaces de entender y asumir (y extraer consecuencias) el sentido profundo de aquellas terribles (fueron terribles!) jornadas del 6, 7 y 8 de septiembre de 2017 (los llamados das de la vergenza);

Mientras nos sigamos creyendo, porque es bueno creer y confiar y hay que mirar el futuro con optimismo, que algunos (que dicen ser muchos y con verdad de la buena) han renunciado finalmente a vas unilaterales de separacin y destruccin del demos comn;

Mientras las izquierdas no seamos capaces de autocriticarnos (sin apenas exclusiones) por nuestras dudas, inacciones, comprensiones, coincidencias y vacilaciones en aquellos das de septiembre y octubre y en tantos otros das de tantos otros meses y aos;

Mientras sigamos olvidando (porque queremos olvidar) que el nacional-secesionismo destroz el Reglamento del Parlament de Catalua, el Estatut, la Constitucin y el Derecho Internacional, y que intentaron la construccin de un nuevo demos etnicista compuesto de forma excluyente por los verdaderos catalanes, y sigamos pensando que esos das de vergenza y exclusin fueron una simple, festiva e ingenua perfomance secesionista, algo nada serio, un Happening flowers;

Mientras no recordemos que la Comisin de Venecia establece en su cdigo de buenas prcticas que cualquier referndum ha de estar previsto constitucionalmente y que, como mnimo desde un ao antes de realizarlo, se debe contar con una ley que lo regule, y mientras olvidemos, como ha sealado tambin la Comisin que cuando los referndums afectan a las estructuras constitucionales bsicas se demandan mayoras amplias (no simples) de votantes sobre el censo y de votos afirmativos dado que se trata de decisiones de importancia cualitativa (histrica para algunos);

Mientras nos sigamos haciendo un lo y queramos seguir liando con la ley de claridad canadiense (Xavier Arbs Marn: https://elpais.com/elpais/2019/07/08/opinion/1562581709_647086.html);

Mientras olvidemos una de las reglas centrales del mtodo sociolgico (Durkheim), aquella que nos aconseja no fijarnos en las aparentes intenciones y representaciones de individuos y grupos sociales sino en las situaciones, las relaciones y los hechos sociales;

Mientras nos sigamos confundiendo con las siglas y realidades de las formaciones polticas y no veamos que ERC no tiene nada de izquierda, que la CUP no tienen nada de unidad popular y que Junts+Cat es cualquier cosa menos junts y per Catalunya;

Mientras no seamos capaces de entender, denunciar y ponernos en el lugar de los ciudadanos y ciudadanas que viven (ocultados por su no nacionalismo .Cat) en ciudades y pueblos fuertemente nacionalistas;

Mientras sigamos pensando la Catalua de julio de 2019 en trminos de opresin nacional, de robo fiscal y de persecucin lingstica, como si estuviramos hablando (por ejemplo) de la situacin de Budapest en 1848, bajo el Imperio austro-hngaro, tras el fracaso del movimiento revolucionario;

Mientras no recordemos las palabras de Merleau-Ponty -Solo tenemos derecho a defender los valores de libertad y conciencia si al hacerlo estamos seguros de que no servimos a los intereses de un imperialismo y no participamos en sus mistificaciones-, sustituyendo en nuestro caso intereses del imperialismo por intereses de las clases hegemnicas y dominantes de .Cat.;

Mientras no tomemos consciencia de la necesidad de nuevas preguntas y nuevas miradas, y de la necesidad de un examen riguroso y sin piedad poltica (que es piedad es el fondo) de nuestras posiciones, reflexiones y acciones;

Mientras sigamos olvidando la certeza crtica de E.P. Thompson (Miseria de la teora, 1978) contra los argumentos y preguntas circulares: si las cuestiones son planteadas de esta manera y si se interroga el material que ya ha sido programado en sus respuestas y al que slo se permite contestar estas preguntas y no otras, entonces podemos estar seguros de que ofrecer al interrogador, obedientemente lo que ste le pida;

Mientras no estemos dispuestos a cuestionar lo que hemos dado como punto de partida, enunciado axiomtico verdadero o principio indiscutible (por ejemplo: el derecho de autodeterminacin aplicado a Catalua), y sigamos creyendo en la racionalidad republicana y en la legitimidad de algunas propuestas del nacionalismo cataln;

Mientras no seamos capaces de ver la insolidaridad y egosmo que hay detrs de las finalidades del movimiento secesionista, y no seamos capaces de ver (por falta de volunta) el carcter de clase del movimiento nacionalista .Cat;

Mientras la izquierda use el trmino Estado o Espaa plurinacional a tontas y a locas, como si hablara sin precisin de un espacio vectorial de 23 dimensiones, y piense que con eso ya est todo solucionado;

Mientras la posicin confederal no sea vista como una forma encubierta de deslizarse hacia la ruptura y separacin, y el trmino federalismo no se precise y sirva para un cosido y un fregado, o para aparentar escenarios alternativos imprecisos, sin apenas cultura federalista real de hermanamiento;

Mientras que la izquierda no defienda, sin vergenza y sin esconderse, el paso adelante que signific y significa el Estado de las autonomas;

Mientras sigamos idealizando la lucha de los nacionalismos durante el antifranquismo y no seamos capaces de hacer un balance real de lo que signific nuestra alianza con esas fuerzas;

Mientras no contemplemos la mal llamada inmersin lingstica de la LEC como lo que es: un intento de adoctrinamiento y construccin nacional excluyente que no respeta los derechos de los nios y de sus familias, sin que tenga nada que ver con la finalidad (deseable a todas luces) de una sociedad verdaderamente bilinge;

Mientras no nos parezca escandaloso que una maestra (Font de lAlba, Terrassa), que seguir en el mismo colegio pblico el prximo curso y seguir dando clases con el lazo amarillo y las clases de castellano las seguir dando en cataln, mientras esa maestra, deca, eche de clase a una nia por pintar la bicolor, la deje sola en el pasillo y rompa en pblico su trabajo (ms tal vez algunas cosas ms) y que esas acciones (reconocidas) sean consideradas falta leve y que Educacin tenga el rostro de afirmar que no hay motivacin ideolgica en la docente;

Mientras Jordi Pujol, el ex molt honorable, siga siendo tratado con una deferencia que no usamos cuando hablamos de Rodrigo Rato, Brcenas, Matas, Urdangarin o Zaplana;

Mientras no tomemos (y ellos tomen) conciencia de que el nacional-secesionismo perdi las elecciones el 27 de septiembre de 2015 y que todo lo que vino despus no tienen ninguna justificacin ni legal ni legtima cuenten la milonga que quieran contar, hasta el punto de que no es difcil adjetivar muchos de sus comportamientos de no democrticos, y mientras no nos suene a estafa descomunal -quin rostre, quina cara!- las referencias, las usuales referencias nacionalistas a que por encima de la ley se deben a la voluntat del poble;

Mientras no veamos la desfachatez poltica de la consigna un sol poble, siendo ellos, precisamente ellos, los que ms han ayudado a destruir ese nico pueblo, al tiempo que han generado dos comunidades escindidas y enfrentadas;

Mientras no seamos conscientes que en todo lo sucedido estos aos la figura poltica ms perversa no fue, ni de lejos, Mariano Rajoy, y que contra l no todo vala;

Mientras las (nuevas y viejas) banderas tnico-nacionales de exclusin sigan ondeando a la entrada de pueblos con el apoyo de millones de ciudadanos y sin la neta oposicin de las fuerzas republicanas de izquierda;

Mientras sigamos pensando (y reduciendo a) Espaa a un pas de reaccionarios y neofascistas (o hagamos como si no pasara nada, que debemos ser comprensivos con otros puntos de vista) y nos olvidemos de las alternativas y proyectos que han surgido y surgen de las luchas populares y renunciemos a la herencia poltico-cultural de la II Repblica;

Mientras no hagamos nuestros, como hicimos durante el antifranquismo, a Garca Lorca, Antonio Machado, Mara Zambrano, Luis Cernuda, Mara Teresa Len, Miguel Hernndez o Juan Ramn Jimnez (o mil nombres ms);

Mientras no seamos conscientes que la intensidad de los sentimientos, usualmente idolatrada, puede elevarse hasta alcanzar la exaltacin de la Patria y la entronizacin del patriotismo, y mientras no entendamos que el nacionalismo es una sacralizacin de la Patria (Aramburu);

Mientras no nos escandalicemos y sorprendamos ante informaciones como sta: En nuestro entorno poltico, Twitter ha suspendido o desactivado recientemente cuentas falsas, destinadas a condicionar el debate pblico en Catalua: fomentando el voto el 1 de octubre, desprestigiando a Ada Colau, o promocionando a Alfred Bosch, consejero de Exteriores de la Generalitat, quien, por cierto, tiene igualmente atribuida la competencia de potenciar la transparencia y el buen gobierno, tambin en las redes (segn las informaciones de Twitter las 131 cuentas detectadas estaran vinculadas a Esquerra Republicana de Catalunya);

Mientras no sintamos profunda vergenza ante reflexiones y observaciones como la siguiente de Rafael Rib, el eterno Sndic de Greuges, el ex secretario general del PSUC!, el ex presidente de IC!: El nombre [Iniciativa per Catalunya] de la nueva formacin naci en una lluvia de ideas. Queramos bautizarlo con un trmino que representara innovacin, radicalidad, que reflejara nuestra vocacin de impulsar un nuevo espacio poltico, aprender de las experiencias de las nuevas formaciones progresistas de otras culturas democrticas que no arrastraban 40 aos de dictadura;

Mientras no seamos capaces de asumir que puestos a hablar de regmenes polticos lo que ha imperado en Catalua en estos ltimos cuarenta aos es un verdadero rgimen poltico excluyente, cesarista y etnicista que ha ocultado toneladas de corrupcin y latrocinio, rgimen que ha contado en muchos momentos con el visto bueno de algunas fuerzas de izquierda;

Mientras no tomemos nota de la insultante hispanofobia y supremacismo que acompaa a la ideologa nacional-secesionista, y no situemos la catalanofobia y la hispanofobia al mismo nivel de crtica y denuncia;

Mientras no vislumbremos la inmensa derrota ciudadana y popular que significara la construccin de un nuevo-muro Estado, amn de sus terribles consecuencias;

Mientras no veamos el verdadero significado de la participacin de dirigentes de izquierda como Ada Colau (papeleta en mano, mostrando su abstencin) en la jornada nacionalista sectaria del 1-O;

Mientras no hayamos asumido que parte de la violencia policial (que nadie justifica) de la jornada fue exagerada en los medios nacionalustas (TV3 en lugar destacado), impulsada por ellos mismos en algunos casos (lejos de ser unos angelitos), amn de sus mentiras orquestada (dedos de las manos machacados);

Mientras la izquierda (Izquierda Unida o el PCE por ejemplo) siga hablando en trminos autodeterministas como si fuera un postulado incuestionable del Antiguo o Nuevo testamento, un principio leninista para la eternidad o una verdad revelada, y sea incapaz de repensar lo que merece y exige ser repensado;

Mientras no nos acerquemos, conozcamos, hablemos y organicemos ms, y plantemos cara cuando haya que plantar cara;

Mientras no intentemos convencer con calma y pedagoga a ciudadanos nacionalistas de buena fe que siguen inmersos en el relato y las historias nacional-secesionistas;

Mientras no tomemos consciencia de todo lo anterior y de mil cosas ms,

nada o casi nada habr cambiado, una gran parte de la ciudadana catalana de izquierdas se sentir hurfana y traicionada y la izquierda seguir navegando sin rumbo hacia ninguna parte, ligera de sugerencias populares, al servicio de causas que no son las suyas y condenndose, una vez ms!, a alejarse siglos-luz de las demandas populares y a la inoperancia poltica.

Parte de lo dicho en estas lneas se encuentra resumido en esta reflexin del traductor de la Metafsica de Aristteles al cataln Miguel Candel:

Escuchemos a Joaqun [Miras] y su idea (obvia para todo el mundo menos para la mayora de los polticos) de que los edificios se construyen de abajo arriba: tenemos un roto (o un descosido) social profundo; para volver a coserlo (aislando de paso a los que siguen descosiendo) hay que hacer de tripas corazn y reconstruir paulatinamente la convivencia de la nica manera posible: conviviendo. Es decir, manteniendo las relaciones personales con los que apostaron por la ruptura (es decir, que rompieron, objetivamente, con nosotros), y amplindolas, a ser posible, hacia el campo de los rupturistas con personas de fuera de nuestro inmediato crculo. Para eso hay que buscar los puntos en comn, que de entrada sern, con toda seguridad, asuntos ajenos a la poltica: aficiones ldico-estticas, deportivas, cientficas, filosficas, etc. A una mala, se hace como los ingleses y se habla del tiempo (que, por cierto, est siendo bastante hot and disgusting indeed...). Lo cual no es incompatible con el firme apoyo a la idea de que los responsables principales del roto han de pagar por ello. A Dios lo que es de Dios y al Csar lo que es del Csar.

Buenas vacaciones y gracias por su paciencia. No nos resignemos! No confundamos ni nos dejemos confundir!

Seguimos en septiembre o a finales de agosto?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter