Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2019

Criminalizar la solidaridad es parte de la guerra contra la causa palestina

Frente Antiimperialista Internacionalista
Rebelin


El 10 de junio el juzgado nmero 6 de la Audiencia Nacional daba curso a una denuncia contra tres compaeras internacionalistas en 2014 y 2015 recogieron aportaciones econmicas (que no llegaron a 9.000 ) para la reconstruccin de escuelas y hospitales de Gaza bombardeados por el Estado sionista israel. La denuncia fue presentada por la asociacin The Lawfare Project Spain, un lobby de abogados sionistas que ya tiene sucursal en Espaa. Fundado y presidido por Brooke Goldstein, abogada y documentalista canadiense-americana, que afirma que dicha organizacin es un arma jurdica para proteger a Israel (encubriendo as el terrorismo del Estado sionista, como si el Estado de ocupacin que ms resoluciones de NNUU ha violado y que sistemticamente incumple el derecho internacional necesitara algn tipo de proteccin).

En enero, 8 activistas del Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) fueron imputados por pedirle al festival Rototom de Benicasim (Valencia), dedicado a la paz, que cancelara la actuacin del cantante pro-israel Matisyahua. Un cantante que haba recaudado fondos para el ejrcito israel a travs de la asociacin de Amigos del Ejrcito Israel (FIDF) y que haba justificado pblicamente el ataque que sufri la Flotilla de la Libertad en 2010, en el que murieron 9 personas y resultaron heridas 38. La denuncia contra los activistas del BDS fue presentada por el abogado Abel Isaac de Bedoya Piquer, presidente del Comit Legal contra el Antisemitismo y la Discriminacin, conocido por defender a miembros del grupo ultra Bastin y al grupo neonazi TNT.

Todas estas denuncias contra quienes defienden la causa palestina en nuestro Estado tienen que ser analizadas de forma conjunta. Parece evidente que el Ente sionista ha iniciado una nueva estrategia de guerra contra los palestinos. Ha dejado de defenderse de las probadas acusaciones de violacin de Derechos humanos, de crmenes contra la humanidad y ser un Estado de ocupacin que practica el ms cruel apartheid que se conoce, y ha pasado a la ofensiva en dos campos especficos: el comunicacional y el judicial.

En el primero ya llevaba tiempo diseando cuidadas campaas de promocin y venta de imagen, as como de encubrimiento de las masacres y la limpieza tnica que ejerce contra los palestinos todos los das. En ambos campos el sionismo cuenta con importantes aliados en todo el mundo. Israel no podra sostenerse ni sobrevivir como pas si no fuera por la ayuda militar y econmica del Imperialismo Estadounidense y de sus aliados europeos. Pero adems, se despliega internacionalmente como una organizacin mafiosa cuyas redes se insertan en las sociedades civiles y en las instituciones de los pases Occidentales.

El Ente sionista es un enclave militar en Oriente Prximo cuya supervivencia se explica por la ayuda externa, y por el apoyo y la subordinacin de pases bajo la rbita imperialista como es el caso del reino de Espaa.

El Estado espaol y su gobierno, de igual forma que ocurre en su relacin a Amrica Latina, no posee una poltica exterior autnoma e independiente de los intereses estadounidenses y sus aliados en la zona. Los sucesivos gobiernos tanto del PSOE como del PP, han favorecido la instalacin y actuaciones de los lobbies sionistas en todo el territorio, actuando en contra de la sociedad civil organizada que tradicionalmente ha mostrado una gran solidaridad con la causa palestina, con el derecho al retorno de los palestinos a su tierra, y se ha manifestado repetidas veces contra la ocupacin y el apartheid israel.

Dichos lobbies han trabajado durante aos en las industrias culturales y mediticas, con el apoyo de las redes de poder financiero y distintos aliados en las estructuras del Estado. En estos momentos tienen la fuerza suficiente como para desarrollar sus acciones en el mbito judicial, adems de contar con un terreno abonado por la ley mordaza y la reforma del cdigo penal. De ah que, la persecucin y criminalizacin de la solidaridad con Palestina se recrudezca en estos momentos coincidiendo con una gran ofensiva imperialista en toda la zona de Oriente Prximo.

Durante aos, el sionismo ha tratado de identificar la causa palestina con el terrorismo sin conseguirlo. A pesar de las mltiples formas de lavado de imagen, la poblacin espaola ha seguido siendo solidaria con la causa palestina ya que es una causa que une a todos los grupos de izquierda, desde las ONG ms inocuas hasta los activistas ms comprometidos. Ejemplos de esta solidaridad internacionalista son la campaa de la Flotilla por la libertad para romper el cerco a Gaza que se pone en marcha todos los aos, los ms de 80 municipios y diputaciones que desde los bombardeos a Gaza del 2014 se han sumado a la campaa de Espacios Libres de Apartheid (ELAI) liderada por la Red Solidaria contra la Ocupacin de Palestina (RESCOP), o la Campaa Global por el Retorno a Palestina puesta en marcha por el FAI en el Estado espaol.

Las denuncias contra los activistas por Palestina y la aceptacin de las mismas por el sistema judicial espaol, persiguen el objetivo de confundir a la opinin pblica e identificar la causa palestina con el terrorismo.

Pero hay otro objetivo que no puede pasar desapercibido. Con las denuncias y juicios a los activistas internacionalistas, los escasos recursos de la solidaridad, tanto econmicos como humanos, se canalizan hacia la defensa de los compaeros y compaeras imputados y dejan de destinarse a la causa palestina. La criminalizacin y represin de la solidaridad sigue una lgica perversa de desviar la atencin de la causa principal del internacionalismo. Los discursos, los comunicados, la ayuda econmica, los actos de apoyo y la solidaridad, se focalizan en la defensa de los nuestros y se desdibujan las vctimas principales: los palestinos.

Por otro lado, la criminalizacin y persecucin de la solidaridad supone que el Estado y sus instituciones se alan con el Estado neocolonial israel para facilitar su actuacin en el exterior. De esta forma, se colabora con los sionistas que persiguen a quienes denuncian sus crmenes y practican la solidaridad internacional con los palestinos.

La ayuda econmica que durante aos han recaudado las distintas organizaciones de solidaridad con la causa palestina ha permitido visibilizar que el bloqueo econmico impuesto a Gaza es un arma de destruccin masiva. Se trata de una forma de la guerra con la que se pretende doblegar a la poblacin sometindola a la mxima crueldad posible, exterminarla por hambre, sin medicamentos y sin recursos para subsistir. Los bloqueos son instrumentos habituales de la guerra imperialista, utilizados contra Cuba, Venezuela, Irn, etc. Acusar y enjuiciar a la solidaridad que trata de romper el bloqueo a Gaza, pretende sacar del activismo a las personas comprometidas y activas, que al tener causas pendientes dejan de participar en acciones de solidaridad, y a su vez, se oculta la guerra econmica contra Palestina.

En el caso del Boicot, que surgi como una iniciativa de la sociedad civil palestina, sus efectos haciendo visible la ocupacin y la violacin de los derechos humanos por parte del Ente sionista estn siendo cada vez ms importantes en todo el mundo. El boicot, las desinversiones y las sanciones hasta que no acabe la ocupacin de Palestina son acciones que pueden llevar a cabo tanto instituciones, como organizaciones, como ciudadanos a nivel individual. De ah que se haya convertido en un objetivo priorizado para ser atacado por las organizaciones sionistas. Son muchos los ayuntamientos, algunos de cierta entidad como el de Gijn o el de Cdiz, que han aprobado resoluciones a favor del BDS. Los lobbies sionistas junto con la embajada de Israel en el Estado espaol han puesto en marcha todo tipo de recursos para revertir estas resoluciones municipales y para perseguir a las personas que haciendo uso de su libertad y su conciencia solidaria practican el boicot.

Desde el FAI denunciamos y condenamos la actuacin de los tribunales y el gobierno espaol que, en vez de perseguir y condenar las acciones terroristas del Estado sionista, que viola sistemticamente las resoluciones de Naciones Unidas y asesina a la poblacin civil palestina, se dedica a perseguir a todos aquellos que se conmueven con el sufrimiento de los palestinos.

Queremos manifestar nuestro apoyo a todos los compaeros y compaeras que ejercen el internacionalismo y la solidaridad con la causa palestina. El FAI como organizacin antiimperialista e internacionalista seguir defendiendo la causa del pueblo palestino, su derecho al retorno y la legitimidad de toda forma de resistencia ante la ocupacin tal y como plantea la Carta de Naciones Unidas.

Nos adherimos a la Plataforma de Apoyo a Nines y Palestina y exigimos que se retire toda acusacin contra las citadas compaeras, as como el cese de toda represin contra la actividad solidaria con el pueblo palestino. Y que el Estado espaol deje de amparar iniciativas jurdicas promovidas en ltima instancia por el Estado de Israel que pretende conseguir, no slo la impunidad en las masacres que perpetra contra el pueblo palestino, sino acallar las voces y las actividades de solidaridad que las denuncian.

El sionismo es una ideologa racista, surgida en el siglo XIX, que justifica los crmenes contra los palestinos mediante el principio religioso de la superioridad del pueblo judo elegido por Dios y su ocupacin de la tierra prometida. Bajo esta ideologa fundamentalista el Estado sionista israel persigue y criminaliza el internacionalismo solidario valindose de lobbies y organizaciones que actan en el Estado espaol. El FAI denuncia que las organizaciones como The lawfare Project Spain, la Asociacin Accin y Comunicacin sobre Oriente Medio (ACOM) y del Comit Legal contra el Antisemitismo y la Discriminacin, promueven el odio y el racismo contra los palestinos, encubren las actuaciones del Estado neocolonial y utilizan la falsa acusacin de antisemitismo para criminalizar la solidaridad y la defensa de los derechos de los palestinos.

Exigimos el sobreseimiento de la causa contra los activistas del BDS y que se den garantas a todas las organizaciones y personas defensoras de la paz y el derecho de los pueblos a una vida digna y segura, de que no sern perseguidas por la prctica de un derecho humano inalienable que es la solidaridad con los pueblos.


Fuente original: https://frenteantiimperialista.org/blog/2019/07/19/criminalizar-la-solidaridad-es-parte-de-la-guerra-contra-la-causa-palestina-posicion-del-fai-sobre-los-ataques-a-la-solidaridad-con-la-causa-palestina/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter