Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-07-2019

Cmo el comunismo model la cha poltica iraqu

Quentin Mller y Sabrine Lakhram
Orient XXI

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


La cha* poltica iraqu haba permanecido oculta en la sombra, amorfa durante mucho tiempo, debilitada y luego amordazada. Lo que se haba implantado en el sur del pas hasta convertirse en un sustituto de la religin para una mayora de chies que buscaban respuestas sociales y polticas fue el comunismo, muy influyente en la dcada de 1950 y hasta finales de la de 1970. La familia Sadr invertir la tendencia con su activismo sin precedentes.

 

Tras la Conferencia de San Remo de abril de 1920 Reino Unido obtiene un mandato de la Sociedad de las Naciones sobre Irak. Un mes despus ya tiene que hacer frente a una revuelta organizada por los nacionalistas, compuestos principalmente por la burguesa sunn y tribus chis del sur. Los mujtahidin (hombres de religin chi) tambin llaman a la yihad contra la presencia del Mandato. El reto al que se enfrentan los chies es capital ya que en realidad se trata de oponerse a la formacin de un Estado iraqu bajo tutela britnica que los aparta de los engranajes del poder. As pues, los dirigentes religiosos chies encabezan la lucha anticolonial. En 1924 llaman a boicotear las elecciones a la Asamblea Constituyente. Los britnicos envan al exilio a los jefes religiosos. Debilitados por una represin terrible, los medios clericales vuelven a su antiguo apoliticismo. Este mutismo poltico provoc primero el repliegue de los clrigos en las ciudades santas de Najaf y Kerbala, y despus una prdida de influencia a partir de la dcada de 1930. La cantidad de estudiantes de religin en la hauza (seminario teolgico chi) disminuy considerablemente.

Ante al repliegue y declive de su clero los chies iraques se adhieren masivamente a unas ideologas socializantes y laicas a partir de 1940. Estos aos conocen un xodo rural de chies del Sur hacia Bagdad y Basora. El partido comunista desempe un papel importante en las protestas de los campesinos que exigan derechos y se oponan a las medidas de represin de los terratenientes, comenta Raid Fahmi, secretario del Comit Central del Partido Comunista Iraqu (PCI). Bajo la monarqua estaba muy bien estructurado y era muy activo, recuerda Hamid Radhi Al-Amin, exmilitante comunista exiliado en Kuwait. Los campesinos pobres acuden a los nuevos barrios populares de Bagdad y rpidamente se interesan por las ideas de igualdad y justicia que predica el Partido Comunista. Son los primeros que se adhieren a l masivamente. Sobre todo en Bagdad el xodo rural cre concentraciones de aglomeraciones muy pobres con una gran densidad de poblacin, como en Madinat Al-Thawra (despus llamado Saddam City y ms tarde Sadr City), en las que los comunistas estaban muy implantados. En aquella poca las reivindicaciones sociales primaban sobre las cuestiones religiosas y, por lo tanto, el partido poda aglutinar en torno a esta crisis social, aade Raid Fahmi.

Dos palabras casi idnticas

Las divisiones sociales, econmicas y confesionales favorecen la implantacin del comunismo. En efecto, el sur de Irak sobre todo la regin de las vastas llanuras de los ros Tigris y ufrates alberga los medios rurales desfavorecidos que son mayoritariamente chies. Los medios acomodados estn en la regin del centro, sobre todo en Bagdad. Este reparto socioeconmico corresponde a las herencias otomana y britnica en las que los sunnes gozaban de privilegios sociales, econmicos y y polticos en detrimento de los chies, abandonados por el poder ya que se les tachaba de fanticos. La otra razn del xito del comunismo entre los chies se debe sin duda a la similitud doctrinal de ambas ideologas. Las nociones de igualdad, de lucha contra la injusticia, de oposicin al poder, de defensa del oprimido son ideas comunes del chsmo y del comunismo.

Entre el chismo y el comunismo hay el mismo reclamo de lucha contra el explotador, confirma Raid Fahmi. Los comunistas reclutan en las regiones del sur de Basora, Amarah, Nassiriya, Al-Hillah y Kerbala, donde encuentran un pblico amplio. Para convencer a esta comunidad campesina en su mayora analfabeta los militantes destacan las similitudes ideolgicas, pero tambin el parecido entre las palabras comunista, shuyui, y chi, shii. Tambin utilizan la figura de Hussein (1) para ilustrar la lucha contra la injusticia. Si el comunismo se implant mucho ms entre las sociedades chies que entre las sunnes tambin se debi a la presencia de una estructura piramidal. La organizacin clerical chi a la cabeza de la cual est un marja, que tiene sus propios wukala (agentes) en diferentes regiones, hace eco del sistema poltico comunista construido en torno a una red de clulas y secciones.

Contraataque del clero

Sin embargo, hay que esperar al 14 de julio de 1958, fecha en que cae la monarqua y llega al poder una junta militar gracias al golpe de Estado del general Abdel Karim Kassem, para calibrar la influencia comunista, incluso entre los oficiales. Pero cuando los comunistas empiezan a hacer sentir su influencia en la ciudad santa de Najaf y logran reclutar a miembros de las familias religiosas, hijos de sayyid, el clero se siente desafiado. Dhia Al-Assadi, exmilitante poltico y exlder del bloque Al-Ahrar, una coalicin poltica islmica chi, recuerda este periodo: Los profesores universitarios y los religiosos chies estaban inquietos y alarmados por la propagacin de estas ideologas no religiosas. Adems, eran casi incapaces de luchar contra ellas porque estas ideas eran defendidas por partidos polticos poderosos, como el Partido Comunista, pero tambin por el nacionalismo rabe e incluso el baazismo. Era un sentimiento en el que se mezclaba el miedo, el desafo y la legtima defensa.

Los chies iraques tenan que responder, pero su hauza estaba dividida. Una parte compuesta de quietistas acepta implicarse en la lucha contra el comunismo, pero se niega a implicarse en el activismo poltico. Estos ulemas consideran que deben mantener una cierta pasividad poltica durante el periodo de la Ocultacin del imn (2). A contrario, otra parte de la hauza quiere erigirse contra la propaganda comunista de manera poltica y luchar contra el sentimiento antirreligioso que aumenta en el pas.

En un primer momento la respuesta del clero chi consiste en fundar la asociacin de ulemas de Najaf bajo la gida del marja Mohsen Al-Hakim. Lo primero que hacen es promulgar una fetua contra el comunismo, lo que debilita la alianza de Kassem con los comunistas. Los ulemas deciden adems fortalecer an ms su enseanza teolgica y sus acciones caritativas, convencidos de que la atraccin que sienten los chies por la ideologa rival es fruto de la ignorancia de su religin. Crean escuelas y centros mdicos. Los ulemas encargan a los estudiantes de la hauza la propaganda y el trabajo educativo, as como la publicacin del diario de la asociacin, Al-Adhwa. Varios estudiantes colaboran en l como editorialistas a semejanza de Mohamed Bakr Al-Sadr. El objetivo de todos estos artculos era demostrar la superioridad del islam sobre las corrientes de pensamiento occidental. Se dirigan a los jvenes estudiantes susceptibles de interesarse por el comunismo.

El nacimiento de una dinasta Sadr

Esta respuesta de la hauza, que se limita al dominio cultural y caritativo, no satisface a algunos clrigos jvenes que, entusiasmados por la efervescencia de la revolucin de 1958, fundan el primer partido poltico chi, Al-Daawa. Mohamed Bakr Al-Sadr establece las bases de este partido, que consisten en imponer el islam como solucin a los problemas de la vida social en vez del comunismo. En esta ptica es en la que Mohamed Bakr Al-Sadr escribe dos obras fundamentales: Iqtisadouna [Nuestra economa] y Falsafatouna [Nuestra filosofa]. El objetivo de ambos estudios es poner en evidencia la superioridad del pensamiento islmico en materia de economa y de filosofa sobre el pensamiento materialista. Es la primera vez que un clrigo presenta una visin chi de la justicia social y de la filosofa en unos trminos y con un lenguaje familiar a los lectores de Karl Marx. No era frecuente en el medio clerical chi el conocimiento que tiene Mohamed Bakr Al-Sadr del pensamiento de los filsofos occidentales y de las corrientes de la filosofa occidental, como el racionalismo o el empirismo.

En ello radica toda la originalidad de Mohamed Bakr Al-Sadr. Gracias a sus conocimientos y a sus estudios comparativos pretende poner el chismo en pie de igualdad con el comunismo y con ello darle un alcance totalizador, es decir, va a tratar todos los temas profanos que antao haba descuidado el clero y va a darles una dimensin religiosa, a semejanza de la poltica. Como jurista del partido su primera misin era legitimar desde el punto de vista religioso la accin poltica, para gran disgusto de los conservadores de la hauza.

Mohamed Bakr Al-Sadr va ms lejos al presentar tras la revolucin islmica de Irn en 1979 un programa poltico islamista dirigido a los redactores de la Constitucin de la joven Repblica Islmica: La estrategia adoptada por Mohamed Bakr Al-Sadr tena mltiples facetas: animaba a sus discpulos y estudiantes a formarse polticamente y a dedicarse al activismo. Desafi abiertamente los regmenes de Sadam y de los baazistas. Apoy abiertamente la revolucin islmica iran. Escribi unas obras autnticas y originales que englobaban su teora y su visin del mundo, recuerda Dhia Al-Assadi. De este modo desencaden una revolucin doctrinal en el seno del clero chi y contribuy enormemente a su politizacin, a su victoria sobre los comunistas. Actualmente todos los partidos polticos chies siguen su pensamiento.


Notas

* Para las grafas en castellano de los trminos rabes seguimos el Diccionario de islam e islamismo, de Luz Gmez Garca. Madrid, Trotta, 2019. (N. de la t.).

(1) NDLR: Hussein Ibn Ali es el tercer imn de los chies duodecimamos. Muri el ao 680 durante la batalla de Kerbala, por negarse a someterse al califa omeya Yazid I. Su martirio se celebra cada ao durante la achur, que simboliza la lucha contra la opresin y las injusticias en el chismo en referencia a este acontecimiento histrico. La peregrinacin principal tiene lugar en Kerbala, Irak .

(2) NDLR: Para la myora de los chies, el ltimo imn no est muerto sino ocultado, en ghayba (ausencia, alejamiento, desaparicin). Como vive en un mundo invisible, se le llama el imn oculto, el Mahdi, enviado de Dios que reaparecer en la tierra para instaurar en ella una era de justicia y paz. Entonces acabar la era llamada de la Gran Ocultacin, que comenz el ao 329 del ao de la Hgira.

Quentin Mller es periodista y Sabrine Lakhram es estudiante de historia en la Universidad Panthon-Sorbonne, mster Les rvoltes chiites en Irak de 1977 1980, 2017.

Fuente: https://orientxxi.info/magazine/comment-le-communisme-a-faconne-le-chiisme-politique-irakien,3043

 

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a los autores, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter