Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-07-2019

Puerto Rico
El pueblo se levanta

Fernando Tormos-Aponte
Jacobin Magazine


Una creciente ola de indignacin inunda Puerto Rico. Gentes de toda clase y condicin exigen la dimisin del gobernador conservador, Ricardo Rossell. Han copado las redes sociales e invadido las calles para expresar su desdn por el gobernador y sus colaboradores. La poblacin portorriquea no conoca este tipo de apoyo popular transversal desde el llamamiento a la retirada del ejrcito de EE UU del municipio insular de Vieques. El resultado de estas movilizaciones determinar la historia de Puerto Rico durante generaciones. Cul es la causa de este estallido y qu perspectivas se abren?

La ciudadana portorriquea se enter el mes pasado de que numerosos organismos pblicos, incluida la plana mayor del gobierno de Ricardo Rossell, estaban siendo investigados por el FBI. En una entrevista radiofnica del 24 de junio, el jefe de la agencia tributaria de Puerto Rico se quej de que el organismo que l supervisaba estaba carcomido por la corrupcin, controlado por una mafia institucional de burcratas gubernamentales que cobraban dinero a cambio de favores como la cancelacin de deudas y la anulacin de multas. La semana pasada, el FBI demand a la antigua responsable de Educacin, Julia Keleher, y a la ex jefa de la administracin del seguro de enfermedad, ngela vila-Marrero. La gota que colm el vaso fue la publicacin de los mensajes de un grupo de Telegram que administraba el gobernador Rossell junto con sus colaboradores ms cercanos.

De momento se han filtrado 889 pginas de este chat, aunque puede que salgan a la luz todava ms. Los mensajes revelan la manera maquiavlica de actuar y la falta de escrpulos del crculo prximo al gobernador. Abundan los insultos lanzados contra la oposicin y quienes la apoyan. Adems, el gobernador orden a sus colaboradores que movilizaran a trolesen las redes sociales para atacar a rivales polticos o disidentes. Hordas de troles recibieron instrucciones para cumplimentar sondeos en lnea, dando la impresin de que una mayora de la poblacin portorriquea aprobaba la poltica y los logros del gobernador. Sus colaboradores enviaron lneas editoriales a los principales medios locales, dictaban las preguntas a los periodistas y organizaban entrevistas exclusivas.

Bromearon sobre la muerte de polticos de la oposicin, hicieron comentarios homfobos sobre la sexualidad de personajes clebres, contaron chistes gordofbicos sobre sus propios votantes, hubo burlas transfbicas, llamaron putas a mujeres de la oposicin y de sus propias filas, ridiculizaron a los mayores de su propio partido, expresaron el deseo de asesinar a rivales polticos, descalificaron las manifestaciones de protesta contra la violencia de gnero y socavaron la reforma policial ordenada por el ministerio de Justicia de EE UU. Ridiculizaron la campaa antiacoso que haba encabezado la propia esposa del gobernador, Beatriz Rossell, dedicndose a acosarse entre ellos en el chat. Los miembros del grupo tambin perpetuaron el estigma en torno a la salud mental.

El gobernador comparti una fotografa de un barrio pobre que supervis desde su casa de veraneo en Cayey con un hashtag que deca as no podemos pedir la categora de Estado [1]. Se jact de haber puesto fin a una comisin creada para auditar la deuda del gobierno portorriqueo, trasladado el Hamilton de Lin-Manuel Miranda de la Universidad de Puerto Rico a otro teatro y privatizado la Compaa Elctrica de Puerto Rico y los servicios de transbordador de los municipios insulares de Vieques y Culebra. Los mensajes revelan que los colaboradores del gobernador comentaron documentos confidenciales con representantes de grupos de presin y lograron que el Consejo de Control Fiscal, impuesto por el gobierno federal, modificara documentos que eran lesivos para su gobierno entes de publicarlos.

Tal vez lo que ms ha enfurecido a la gente de Puerto Rico, que todava est recuperndose de los desastres provocados por el huracn Mara, ha sido el hecho de que los miembros del chat se coordinaron para impedir que se publicaran reportajes sobre las muertes que caus el huracn e incluso bromearon sobre la utilizacin de los muertos para eliminar la disensin. El da despus de la filtracin, un manifestante le dijo a un periodista: Me llamo Luis Alejandro Vzquez. Estoy aqu por mi padre. Lo hallaron muerto tres semanas despus del Mara. Cuando le que necesitaban un cadver para alimentar a los buitres, ya no pude ms.

Puerto Rico est en una encrucijada. La intensidad y magnitud de la protesta pblica tiene pocos precedentes. La direccin del Partido Nuevo Progresista [2] constituye una barrera entre la gente y su deseo de cambio. Entre las excusas que los seguidores de Ricardo Rossell han dado por l figuran las siguientes: todos cometemos errores, los dems partidos polticos tambin son corruptos, el grupo de Telegram es un grupo privado y el gobernador necesita tiempo y espacio para reflexionar. Sin embargo, el apoyo a Rossell est cayendo dentro de su propio partido, algunos de cuyos miembros piden su dimisin, mientras que otros plantean que debe renunciar a la reeleccin y abandonar la presidencia del partido, y otros ms le solicitan ms tmidamente que reflexione.

Aparentemente Rossell ha logrado lo imposible: ha conseguido unir en contra de l a una izquierda poltica asediada y a mucha gente apartidista. El resultado ha sido impresionante: miles de personas han salido a la calle e invadido las redes sociales para manifestar su indignacin. Personalidades famosas como Lin-Manuel Miranda, Bad Bunny, Ricky Martin y Ednita Nazario llegaron incluso a llamar a manifestarse en la calle y exigir la dimisin del gobernador. Representantes electos de ambos partidos en ambas cmaras federales, entre ellos el congresista por Arizona Ral Grijalva y el senador por Florida Rick Scott, tambin han reclamado un cambio en la cpula del Estado. En la base, gentes de comunidades marginadas y acomodadas, y de distintas razas, gneros, inclinaciones sexuales, regiones geogrficas e ideologas, gritan Ricky dimite y llvate contigo el Consejo de Supervisin Fiscal.

Los y las manifestantes sitan su objetivo mucho ms all de la dimisin de Ricardo Rossell. Son cada vez ms conscientes de que los problemas que subyacen a esta revuelta son sistmicos y de que las soluciones deberan estar a la altura del reto. Exigen la adopcin de medidas que acaben con la corrupcin gubernamental, el aumento de la transparencia y la autonoma de los medios de comunicacin, la inclusin de una perspectiva feminista en la enseanza primaria y secundaria, la declaracin del estado de emergencia en respuesta a la crisis de violencia contra las mujeres, la implementacin de la reforma de la sanidad y de la ley electoral, la convocatoria de nuevas elecciones, la suspensin de las negociaciones en curso sobre la quiebra del Estado, la cancelacin de la deuda de Puerto Rico y la eliminacin del Consejo de Supervisin Fiscal impuesto por el gobierno federal.

Las redes de solidaridad que se formaron tras el paso del huracn Mara prepararon el terreno para las movilizaciones contra Rossell. Los activistas de la ayuda mutua sentaron las bases de la politizacin de sus redes. Lo hicieron viviendo y actuando en las comunidades en las que contribuyeron a crear grupos de ayuda mutua y construyendo un movimiento de resistencia de abajo arriba frente a las causas sistmicas de su desgracia.

Grupos como Colectiva Feminista en Construccin haban estado defendiendo en el seno de la izquierda la necesidad de ir ms all y crear un movimiento de oposicin. Llamaron a la elaboracin de un plan de accin para un futuro emancipador, que solo se hara realidad mediante el impulso de movilizaciones populares a travs de la labor cultural, educacin popular, autodefensa y accin directa. Estos grupos se mencionan con desprecio en los mensajes del chat del gobernador, porque haban responsabilizado al gobierno por su actitud negligente en la crisis de violencia de gnero. Sin embargo, su lucha no se limita a las cuestiones de gnero, sino que pretende impulsar una prctica antisistema que apunte simultneamente contra el neoliberalismo, el colonialismo, el capitalismo, el patriarcado y el racismo.

Con la revelacin de los mensajes del gobernador y sus amigos, la poblacin portorriquea ha sido testigo de cmo la clase dominante conspira para situar en el poder a su gente y los intereses que defiende, manteniendo al resto de la poblacin a su servicio. Los movimientos y organizaciones que tantos comentarios de desprecio reciben en los mensajes publicados son verdaderas amenazas para este sistema. Debemos apoyar y dar continuidad a los esfuerzos de estos movimientos, que resisten los ataques, la precariedad y el desgaste en su lucha.

Tras el paso del huracn Mara, el hashtag #PuertoRicoSeLevanta se generaliz. El gobierno de Rossell hizo suya la expresin y la reprodujo con tanta frecuencia que perdi todo significado. El pblico no poda observar ninguna seal de que Puerto Rico se levantaba efectivamente tras el desastre del temporal. Altos cargos del gobierno pregonaban continuamente sus esfuerzos por la reconstruccin, ayudados por actividades de relaciones pblicas que costaban millones de dlares, mientras que en privado intercambiaban mensajes para discutir cmo inclinar a su favor la narrativa en torno a la reconstruccin. Despus de meses de manipular las noticias locales, los sondeos, los informes oficiales y las redes sociales, el velo que protega la imagen del gobierno de Rossell se ha descorrido y, por fin, Puerto Rico se levanta.

Notas:

[1] Puerto Rico es un Estado asociado de EE UU, pero existe un movimiento que reclama la categora de Estado de pleno derecho de la federacin. [Ndt.]

[2] El PNP es el partido al que pertenece el gobernador y que defiende que Puerto Rico devenga Estado de pleno derecho de EE UU. [Ndt.]

Fernando Tormos-Aponte es acadmico de la Universidad de Misuri-San Luis. Es oriundo de San Juan de Puerto Rico.

Fuente: https://jacobinmag.com/2019/07/puerto-rico-ricardo-rossello-telegram-chat-hurricane-maria-protest-demonstration

Traduccin: viento sur



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter