Portada :: Feminismos :: Derechos de las mujeres
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2019

Mujer & Prisin
Las mujeres privadas de libertad y el abordaje multidisciplinar desde los derechos humanos

Julieta Nuez
https://ladiaria.com

Una charla sobre la visin de la vida de las mujeres presas.


Por ley, a las personas privadas de libertad nicamente se les restringe el derecho a la libertad ambulatoria, y a quienes son condenados tambin el derecho al voto. Sin embargo, en la privacin de libertad la vulneracin de varios derechos es un hecho. As lo explicaron Jimera Marrero, docente de pedagoga que desarrolla proyectos en crceles con sus estudiantes, Diana Noy, ex directora de la Unidad 5 Femenino (Crcel de Mujeres), y Flor de Liz Feijoo, formadora del taller de vestimenta que imparte el Sindicato nico de la Aguja (SUA) en algunas crceles.

Sus reflexiones se enmarcaron en la charla Crcel, mujeres y perspectivas de abordaje multidisciplinar desde los derechos humanos, organizada por las comisiones de Derechos Humanos y Gnero del Centro de Estudiantes de Humanidades y Ciencias de la Educacin. Marrero cont que hace un tiempo vienen desarrollando actividades con personas en contexto de encierro, tanto en investigacin como en extensin, con estudiantes que se estn formando para ser educadores.

La docente explic que estos trabajos son una construccin colectiva en base al dilogo con personas cuya voz es sistemticamente vetada y censurada por nuestra sociedad, cuando no criminalizada, por el simple hecho de ser la persona que es. Tanto estudiantes como docentes realizan un acercamiento prctico y reflexivo sobre estos lugares donde, segn dijo, las personas no acceden a los derechos humanos. La investigadora hizo nfasis en que la restriccin de derechos se limita a la libertad ambulatoria.

La mano invisible del mercado ha generado una nueva forma de gobernar la miseria sistematizando un mercado de trabajo desregulado que es flexibilizado con un aparato penal omnipresente que criminaliza toda forma de existencia, explic Marrero.

Adems, dijo que a esto se le suma un enjuiciamiento selectivo ejercido por las instituciones que juzgan a las personas segn su origen. Marrero tambin seal que en los encuentros pudieron observar una mayor opresin hacia las mujeres: Hay una serie de estigmas, cosificaciones y violencias sociales, familiares e institucionales que se multiplican en los cuerpos y en las vidas de las mujeres privadas de libertad. Marrero, en conjunto con otros docentes y estudiantes, trabaj en un taller de gnero en los mdulos 4 y 10 de la Unidad 4 Santiago Vzquez (ex Comcar).

El taller se bas en el corto Vestido nuevo, que trata sobre infancia e identidad de gnero. La docente seal que es urgente construir espacios de felicidad, de produccin intelectual y artstica, de juego y conversacin, y pensar el ocio creativo como espacio de resistencia no utilitarista.

Cambiar para crecer

Diana Noy comenz su intervencin haciendo un recorrido por su trayectoria en relacin con la privacin de libertad. Entre otros roles, le toc dirigir la Crcel de Mujeres de marzo de 2017 a diciembre de 2018. La psicloga sostiene que hace falta un cambio de paradigma dentro y fuera de las instituciones de rehabilitacin, y que algo as llevara ms o menos 30 aos. Dice que si bien se han hecho intentos de apuntar a una transformacin, la mayora han sido insuficientes o no han tenido el respaldo necesario.

Noy nombr el ingreso de civiles, tanto operadores como tcnicos, como un ruido muy interesante que se gener en las crceles. Dice que es difcil unir todos los cambios que hubo en el sistema para lograr pasar de un paradigma custodial a uno de rehabilitacin. Este proceso requiere de adaptacin de prcticas, normativas y espacios. Noy seal que no es slo el sistema poltico el que tiene que tomar decisiones, tambin debe hacerlo la academia.

Construir una metodologa de la intervencin y el abordaje nos hace pelearnos a nosotros, los tcnicos, que somos los supuestos dueos del saber, dijo. En cuanto a la vida dentro de las crceles, la ex jerarca se refiri a su experiencia en la Crcel de Mujeres y explic una serie de nmeros (ver recuadro) que ilustran algunas de las situaciones que se viven all. Siempre digo que son mujeres supervivientes, porque la mayora se enfrent a la supervivencia cuando eran muy pequeas, explic.

La psicloga dijo que las primeras experiencias hostiles las tuvieron, por lo general, en la primera infancia; viviendo en la marginalidad, con carencia de afectos y oportunidades, muchas de ellas recluidas desde la adolescencia en distintos centros, por lo general del Instituto del Nio y Adolescente del Uruguay, y en algunos casos con algn progenitor preso. Adems, ya de adultas e incluso dentro de la crcel, 60% padece de ansiedad o depresin y 90% consume o consumi algn psicofrmaco o sustancia psicoactiva.

Si ustedes estuvieran presas y tuvieran un hijo, creen que deberan estar con ustedes en la crcel?, pregunt Noy y nadie contest, ni siquiera ella. El tema de la maternidad y las hijas o hijos dentro de las crceles es uno de los problemas que ms le inquietan, porque, segn dijo, es de lo que ms les preocupa a las propias privadas de libertad.

Explic que, en lo que a esto refiere, hay que ir cambiando algunos trminos y conceptos en la normativa que son menospreciantes e inferiorizantes. La psicloga cuestion que no haya otras alternativas, en trminos de espacio y de cuidados, para las madres y los padres que evidenci que no son tenidos en cuenta en este sentido con hijas o hijos pequeos. Noy explic que esto no es slo un problema de la normativa, que es obsoleta y antigua. Durante la presentacin comparti un extracto del proyecto de ley penitenciaria que se encuentra en este momento en discusin en el Parlamento y dijo: Se me cae la cara de vergenza.

El artculo 56, llamado Madre con hijos, expresa: Las mujeres privadas de libertad con hijos menores de dos aos podrn tenerlos consigo en la unidad de internacin. Al cumplir los dos aos la administracin penitenciaria dar cuenta para su intervencin a la autoridad que corresponda, en caso de que la madre no designe alguna persona para hacerse cargo del nio. Ms adelante determina: Desde el nacimiento hasta los dos aos la madre ser relevada de toda actividad incompatible con la maternidad.

Para la psicloga, esto ltimo significara que la madre no podra ni estudiar ni trabajar por esos dos aos. Noy dijo que esta propuesta, que se supone debera ser moderna y articuladora, es un disparate. No se puede separar a un nio de dos aos de su madre en la etapa en que est organizando su estructura neuronal y cognitiva de pensamiento, sentenci. Para Noy el camino sera trabajar individualmente cada caso, con la familia, dado que son slo 500 las mujeres presas en todo el pas. Para finalizar, dijo que es necesario cambiar el enfoque de las polticas de intervencin para que las cosas no queden libradas a la voluntad de una persona.

El camino es centrar las intervenciones en las necesidades ms que en el riesgo y hacer foco en la identidad personal de las y los privados de libertad, tanto en su relacionamiento como en su incorporacin social.

Las agujas que atraviesan muros

Flor de Liz Feijoo tuvo que improvisar su intervencin, ya que se esperaba que fuera Persi Lpez quien hablara, pero no pudo llegar. Lpez es una ex privada de libertad que al salir aplic el conocimiento que obtuvo en los talleres de vestimenta del SUA y ahora es formadora de los propios talleres en los que fue alumna.

Feijoo cont las experiencias que comparten en los talleres que brindan desde 2013. Feijoo es trabajadora e integrante del SUA y se desempea como formadora en los talleres que dan en las crceles desde el inicio. Han dado 13 cursos en diferentes crceles, tanto de Montevideo como del interior. Capacitaron a ms de 200 compaeros, como los llama Feijoo, y slo saben de uno que reincidi.

Para ella y sus compaeros del sindicato el hecho de que slo conozcan una reincidencia es todo un orgullo, y no faltan indicadores de que los talleres pueden tener mucho que ver en esto. La sindicalista explic que a veces tienen que pelearse con la institucin para poder llevar adelante sus talleres, para poder capacitar de forma correcta y para que las y los privados de libertad estn en condiciones que faciliten o permitan el aprendizaje.

Feijoo cont que en cuanto a lo curricular, en los talleres aprenden sobre todas las herramientas implicadas en el proceso de manufactura de la vestimenta, sobre el funcionamiento de las cadenas de produccin y a realizar ropa. Tambin les ensean sobre derecho laboral y salud ocupacional, y en este ltimo tiempo han dado varios talleres de gnero.


Cada vez quieren aprender ms, porque nunca haban tenido la oportunidad, cont Feijoo, que relat varias ancdotas, algunas ms felices que otras, como la de un privado de libertad que cosi un vestido para el cumpleaos de un ao de su hija, que no pudo ver nacer, y otras ms duras, como la de un alumno del taller que estaba prximo a salir y que incluso haba conseguido una mquina de coser para trabajar durante sus salidas transitorias, pero que a raz de un motn en el que segn Feijoo ni siquiera estuvo fue enviado al mdulo 8 del Comcar, el peor de esa crcel. La mayor preocupacin de Feijoo es el da despus, qu hacen cuando recuperan la libertad.

La trabajadora cont que muchas y muchos se acercan hasta el SUA y piden trabajo, pero muchas veces no hay; por eso estn tratando de hacer pequeas cooperativas en cada departamento para generar empleo para quienes estn dentro de las crcel.

Fuentes:https://feminismos.ladiaria.com.uy/articulo/2019/7/las-mujeres-privadas-de-libertad-y-el-abordaje-multidisciplinar-desde-los-derechos-humanos/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter