Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-07-2019

13 aos anunciando la inminente llegada del apocalipsis

Joaqun Ayma
Rebelin


Medios de comunicacin, candidatos, cvicos y galenos, anuncian que una gran bola de fuego caer desde el cielo antes del 20 de octubre. Tambin pronostican que la anunciada calamidad no destruir el planeta sino solo la superficie patria. Repitiendo la estrategia de los aos 90, informan que Bolivia est que se muere.

Contra los pronsticos de organismos internacionales que sostienen lo contrario, resolvieron negar los hechos y la realidad, desahuciando la poltica econmica y las empresas estatales.

Informes del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), sealaron que este ao Bolivia volver a liderar el crecimiento econmico en Sudamrica. Sin embargo, una epidemia de dislexia ha infectado a polticos y periodistas, incapacitndolos para concebir lo que estn viendo sus ojos amarillos, consumidos por el odio.

Primero difundieron rumores sobre corralitos bancarios que hundiran la economa del pas, que las empresas dejaran de invertir, que Bolivia perecera en el infierno de la hiperinflacin, que el pan llegara a costar cinco bolivianos la unidad, que los santos de los ltimos das, no permitiran el progreso de los pecadores.

Como sus anuncios no prosperaron, con la ayuda de Dios y de los mdicos, decidieron convertir los hospitales en cementerios, y las carreteras, calles y avenidas, en desiertos donde las almas del purgatorio deambularn sin encontrar sosiego.

Antes de las elecciones del 20 de octubre, resolvieron implementar la misma metodologa de sus antecesores; empresarios polticos. Iniciaron una violenta campaa de colonizacin de las mentes; intentando justificar la infame invasin al pas y la venta de las empresas pblicas, para luego, inmediatamente pasar a la segunda fase, rematar a precio vil las empresas pblicas.

Una alianza obscena entre medios de comunicacin y empresarios, resucitaron un viejo acuerdo oligarca. En 1904, el mismo ao en que la casta gobernante firmaba el tratado que entregaba definitivamente el mar a la rapia chilena, el magnate Simn Patio, fund el peridico El Diario. Matutino que jams en su largusima vida fue censurado por ninguna de las habituales dictaduras que inundaron de sangre la historia de Bolivia y que sobrevive hasta nuestros das sin modificar una lnea su discurso pro terrateniente.

De las pginas y micrfonos de los medios, naci, creci y medr, la clase social de la cual proviene Carlos Mesa y que hoy pretende vendernos el rostro humano del capitalismo salvaje. De all comieron y bebieron los padres, hermanos y hermanastros de la ilustrsima familia de Carlitos, como le gusta que lo llamen.

Hace unos das, en un acto que raya con lo pornogrfico, el candidato de la oligarqua boliviana se fotografi cosechando papas. Quien jams en su vida conoci el hambre, el frio o el cansancio, se sac una foto sonriendo mientras hunda el azadn en la tierra del altiplano, dura como una piedra. El mensaje pareca ser, ya ves, Carlos Mesa, es igual a nosotros. Pero no es.

En 1902, el presidente de la Compaa Minera Huanchaca, seal que de 400 nios nacidos anualmente, antes de los primeros tres meses, muere alrededor de 360. Sin estas habituales carniceras de nios, las fortunas de la oligarqua minero terrateniente, jams hubieran visto la luz. Entonces, los labios del candidato dibujan una mueca de desprecio por el trabajo de miles de seres humanos, explotados hasta la muerte, mientras juega a ser campesino por dos minutos.

Desde las primeras horas del domingo 22 de enero de 2006, una caravana de pronosticadores, anunciaron que el Gobierno caera antes del tercer mes. Cabe preguntarse, Cuntos millones de dlares gast la oposicin en 13 aos divulgando la profeca del apocalipsis boliviano? Quin puso la plata? Quin continuar ponindola? Quin se re cuando el pueblo est triste? Quin se frota las manos mientras organiza un nuevo complot contra el pas?

Qu suceder con los 4 millones de almas que escaparon del purgatorio neoliberal y que hoy son clase media?

Las redes sociales, difunden la profeca de que una plaga de ratas inmundas, anegarn los campos y las ciudades trayendo la peste de la desmemoria, nadie sabr quin fue ni quin querra haber sido.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter