Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2019

Los muertos que nadie ve en la frontera de Mxico con Estados Unidos

Andro Aguilar
IPS


La Patrulla Fronteriza estadounidense tiene registradas ms de 7.000 personas muertas en el desierto de Arizona durante las ltimas dos dcadas. El desierto borra las huellas de todo, pero sobre todo de los migrantes. Cruzar en esta poca del ao parece una locura. Pero ante el endurecimiento de las medidas antimigrantes y el desbordamiento de los albergues en otras reas fronterizas de Mxico, muchos migrantes estn corriendo el riesgo.

En una zona controlada por el crimen organizado, el xito de la travesa depende de estar bien conectados con los traficantes de personas. En los meses recientes, a las garitas aduaneras del estado noroccidental de Sonora se han presentado personas provenientes del Caribe, Amrica Central y mexicanos desplazados por la violencia, que hacen fila para solicitar asilo en Estados Unidos.

Por qu los pases tienen fronteras si todos vemos las mismas estrellas? La pregunta escrita con gis apenas es legible en uno de los muros de un albergue que est a unos 100 metros de la va del tren, la ruta del Diablo que recorre el occidente mexicano de sur a norte, usada por cientos de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

Abajo de la frase, una bandera de El Salvador, enfrente, otra de Guatemala destacan en la pared de la Casa del Migrante Pueblo sin Fronteras, en Caborca, una ciudad sonorense, en las inmediaciones del desierto de Sonora.

Es uno de los hallazgos de un recorrido por la frontera de Sonora, uno de los territorios agrcolas ms grandes de Mxico.

Todos los que estn en el albergue dicen haber llegado en el tren. Algunos salieron desde el estado de Tabasco, otros desde el de Chiapas, ambos en el sur de Mxico. Y de ah se desviaron. Hay quien suma ocho trenes en su andar.

En los primeros das de julio ya sintieron los impactos del acuerdo migratorio entre Mxico y Estados Unidos.

En la central de autobuses en Tierra Blanca, en el tambin suroriental estado de Veracruz, se queja uno de ellos, no le quisieron vender el boleto para viajar porque no traa credencial que lo identificar como mexicano.

Otro cuenta que le fue peor: perdi mil lempiras hondureas (unos 40 dlares) porque en la taquilla le vendieron los boletos de l y su hija de nueve aos, pero no los dejaron subir al autobs. Tuvieron que tomar el tren en Pnjamo, en el central estado de Guanajuato.

Yo pas un tiempo antes y estaba ms tranquilo, interviene un joven mientras acaricia a un perro pitbull que reposa con todos bajo la sombra de un patio de cemento donde sobrellevan los 37 grados centgrados del desierto sonorense.

El hombre que viaja con su hija se queja de que no hay trabajo. Cmo le van a hacer entonces, reclama, cmo quieren que le hagan si los gobiernos no mejoran salarios ni la seguridad.

De 35 aos para arriba ya no hay trabajo, a menos que sea de guardia de seguridad, que vas a ganar 6.000 (unos 243 dlares) mensuales, dijo.

Otro hombre contextualiza lo que significa con una cuenta ms simple: El kilo de frijoles le vale como 100 pesos mexicanos (5,5 dlares).

Esta casa del migrante es dirigida por Irineo Mgica, quien enfrenta en libertad una investigacin por presunto trfico de personas. Algunos pobladores de la zona se refieren al sitio como nido de polleros (traficantes de personas).

Pero los migrantes que estn aqu se preguntan qu habran hecho si no existiera una sombra como esta cerca de las vas. Ya muchos habran muerto, advierte uno.

Unos metros ms adelante sobre la va del tren, casi frente a un mdulo de la Cruz Roja que atiende exclusivamente a migrantes, dos primos hondureos escuchan msica trap en una tienda de campaa improvisada que les sirve de dormitorio.

Christian, torso tatuado, cuerpo correoso, prende el fogn a la intemperie para cocinar papas en un sartn.

Lleva una dcada migrando, la tercera parte de su vida, desde los 17 aos. En 10 ocasiones ha entrado a Mxico y cuatro a Estados Unidos. Siempre que lo deportan, emprende el camino de vuelta.

Asegura que no lo hace por gusto. Es por la necesidad de dinero, pero principalmente obligado a salir de las pandillas de all (en Honduras). Y que elige esta ruta porque es menos insegura que la del Golfo de Mxico.

Con l est lmer, cinco aos menor, criado en la misma casa, como hermanos. Cristian dice que invertir el tiempo necesario en seguir migrando y no quita el ojo de Estados Unidos. Dios s podr detenernos, pero slo l, nadie ms. Es que es obligatorio, no es que queramos, sentencia.

Caborca es uno de los puntos de paso para quienes buscan cruzar la frontera a travs del desierto de Sonora y llegar al estado de Arizona, en Estados Unidos. Desde ese desierto se emprenden dos rutas para cruzar. Algunos eligen ir 153 kilmetros al norte, hacia Sonoyta, y otros cinco kilmetros al este, rumbo a Altar.

Laura Ramrez dice que hace cuatro aos desperdiciaba su tiempo jugando Candy Crush en su telfono, hasta que decidi involucrarse un poco ms en el bienestar de su comunidad. Una maana sali con raciones de comida para repartir desayunos a los migrantes que hacen una parada en Caborca. Lleg a atender hasta 200 personas.

Adems de los desayunos la mujer gestiona atencin mdica, da asesora legal y acompaa tanto a familias que buscan a migrantes perdidos como a migrantes convertidos en indigentes que han quedado varados en este punto del desierto.

Lleva cuatro aos con ese trabajo y en agosto, junto con otras personas se incorporar a la bsqueda de restos seos en el desierto. Su proyecto se llama Laura, aydame a volver a casa.

Por qu Caborca es un punto de encuentro de migrantes? Laura encuentra dos razones principales: Una es que, entre comillas, es una de las fronteras ms seguras. Es la ms larga, eso s. Pero no se ve tanto el secuestro, s los hay pero no tanto como en Reynosa o esos lados. Y aqu pues desgraciadamente pues la dichosa mochila, que desde que salen de all les platican que la mochila es el cruce para cruzar por este desierto.

Cruzan como pollos o cargados. Y no porque ellos quieran sino porque no hay otra forma de pasar. Si ellos conocieran el camino y quisieran ir caminando no se los permiten. Es una condicin ir cargando ese cochinero, afirma.

Varios testimonios lo confirman: en Caborca y otros puntos de la ciudad de Sonoyta, los migrantes son contactados para que crucen el desierto con mochilas de, al menos, 20 kilogramos de marihuana. Hay quienes dicen que la cuota actual implica hacer dos viajes; otros, que deben pagar 300 dlares y adems llevar la mochila.

Un migrante mexicano con el nombre ficticio de Adalberto relata que l lleg al municipio especficamente para cruzar con el paquete por el desierto. Trabajaba en el campo o como ayudante de albail hasta que se desesper.

Me vine a chambear (trabajar) para echarme la mochila, aqu me agarraron () Te tienes que voltear para levantarte con las manos y con los pies. Cuando me la ech aquella vez, me fui para atrs. Era tiempo de fro, me peg el fro machn (duro). El calor y el fro es lo mismo. En el desierto te mueres de fro y te mueres de calor () Ahora quiero pasar de nuevo pero quedarme a trabajar machn y ver quin va a ser la heredera, una que me quiera bien, cuenta.

Jos tambin es migrante, pero su destino es Sonora. Viaj del sur mexicano para buscar a su hijo de 21 aos y a su hija de 20. Un contratista los enganch en su pueblo del sureo estado de Oaxaca para que trabajaran en el cultivo de esprrago. Pero los jvenes no se adaptaron. Tuvieron problemas con los compaeros y con la abundancia de droga.

El trabajo en estos campos es duro, aade. Los contratistas prefieren a los oaxaqueos o chiapanecos antes que a los centroamericanos para las jornadas, por su costumbre a estas labores. A m no se me dificulta ni con la mafia ni con la ley, porque no tengo ningn vicio. Nosotros estamos acostumbrados al trabajo duro, dice.

El informe del Semforo delictivo seala que Caborca tiene 124 por ciento ms denuncias por narcomenudeo que todo Sonora. Apenas hace dos semanas tres personas fueron asesinadas en el centro del pueblo. La nueva y militar Guardia Nacional lleg a Caborca este mes de julio. Y con ella, el Instituto Nacional de Migracin, el Inami

Este artculo fue originalmente publicado por En el Camino, un proyecto dePeriodistas de a Pie . IPS-Inter Press Service tiene un acuerdo especial con Periodistas de a Pie para la difusin de sus materiales.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2019/07/los-muertos-nadie-ve-la-frontera-mexico-estados-unidos/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter