Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2019

Las masacres y el libro de nunca acabar

Fernando A. Torres
Rebelin


Me encuentro escribiendo un libro que no puedo acabar. Estoy tratando de escribir un minucioso libro sobre las masacres en este pas y como cualquier otro autor, quisiera incluir lo mas reciente de estas tragedias. Por esa razn no puedo terminarlo - y esto refleja lo dramtico del tema y la urgencia de alguna solucin que esta sangrienta tragedia demanda - cada vez que pienso haberlo terminado, una nueva masacre ocurre.

 

Esta vez fue en el pequeo pueblo agrario de Gilroy, conocido como La Capital del Ajo. Desde 1979, a comienzos del verano, se celebra el famoso Festival del Ajo en donde los agricultores presentan sus mejores productos y connotados maestros de la cocina presentan sus mejores y deliciosas recetas. Tanto ajo que los vampiros no entran all.

 

Pero no pasa lo mismo con la furia racista. Cuando quiere hacer dao penetra por cualquier lado. Y as fue el domingo pasado cuando el joven racista d e 19 aos Santino William Legan vestido con ropa de camuflaje militar, cruz un pequeo riachuelo, rompi una reja y entro a la feria disparando con un rifle semiautomtico comprado legalmente en Nevada hacia 20 das atrs. Legan dispar mas de doces veces antes que se le trabara el rifle. Despus de repararlo sigui disparando hasta que tres de los guardias en los alrededores desenfundaron sus pistolas y comenzaron disparar. Legan cay abatido segundos despus. Todo haba durado un minuto.

 

Pero todo fue muy tarde para sus vctimas: Stephen Romero de seis aos, Keyla Salazar de 13 y Trevor Irby de 20. En el Centro Mdico del Valle de Santa Clara fueron atendidos 19 heridos. dos de ellos en estado grave y uno en estado crtico. Cuando Barbara Aguirre, la madre de Stephen escuch los disparos comenz a correr con su pequeo en sus brazos. Mientras corra recibi balazos en la mano y en el estmago y segn la familia, la misma bala que atraves el estomago de Aguirre habra alcanzado a su hijo cuando ella lo cobijaba entre sus brazos.

 

Segn variados medios, pocos minutos antes del ataque Legan habra publicado o se habra referido en su sitio Instagrama a un manifiesto tipo libro pro-fascista y de supremaca blanca. La cadena de televisin NBC dijo que no dar a conocer el nombre del manifiesto para evitar sus distribucin.

El manifiesto es parte de una tcnica de reclutamiento, un plan que dura un ao, ideado por los nacionalistas blancos para lograr adeptos en personas vulnerables a estos mensaje en foros atendidos por adolescentes. El libro incita a la violencia y la muerte en contra de personas no blancas y es considerada literatura bsica necesaria entre los racistas neo-nazis y supremacistas blancos. Por muchos aos la Nacin Aryan y otros racistas blancos han estado usando Internet para difundir sus ideas.

 

La obsesin por las armas de fuego y sus fatdicas consecuencias; las masacres. Es uno de los problemas mas aterradores de la sociedad estadounidense y sobre eso versa el libro que no puedo acabar. El pas mas poderoso del planeta se est convirtiendo en una ruleta rusa donde sus ciudadanos viven rodeados por el miedo de ser vctimas de la prxima masacre. El pas del capitalismo y la sociedad de mercado se esta suicidando. La poderosa industria armamentista est desbocada, no pueden disminuir el ritmo de las ventas; necesitan vender mas y mas armas. Las masacres se han vuelto tan rutinarias que comienzan a ser parte del paisaje cultural del pas. Despus de una, las reacciones de los polticos de turno y entidades sociales son predecibles. Desde la Casa Blanca sale lo mismo: vayan nuestras condolencias a los familiares de las vctimas. Todos sern parte de nuestros rezos y plegarias . Estas frases se han vuelto tan habituales que se han convertido en un clich absolutamente vaco.

 

De acuerdo a estudios del Centro de Investigacin Pew, en Estados Unidos existe casi un arma de fuego por persona. A pesar de representar solo el 5% de la poblacin mundial, el pas posee casi la mitad de las armas de todo el planeta. El grupo demogrfico ms propenso a poseer armas de fuego es el de los hombres adultos blancos, casi la mitad de los cuales (48%) son propietarios de armas, en comparacin con solo el 24% de las mujeres blancas y los hombres no blancos.

 

En este embrollo, los nios estadounidense son los inocentes mas afectados por la violencia de las armas de fuego. Se estima que cada ao, 3 millones de nios estadounidenses estn expuestos a tiroteos, ms de 2.700 nios y adolescentes mueren y 14.500 quedan heridos a consecuencia de disparos. Ademas, el hecho de presenciar tiroteos, ya sea en sus escuelas, sus comunidades o sus hogares, puede tener un impacto devastador y duradero entre los chicos. Los nios expuestos a la violencia, al crimen y el abuso, son ms propensos a las drogas, el alcohol, la depresin, la ansiedad y el estrs. Estos nios fracasan o tienen dificultades en la escuela y estn propensos a inmiscuirse en actividades delictivas.

 

Las constantes guerras (los EEUU no han dejado de participar en una guerra o conflicto armado desde que se unieron como pas en 1776), la violencia racista, y la violencia de Hollywood son tambin parte importante del problema. Esta vez Gilroy fue una embestida racista especficamente contra los Latinos. Hay que decirlo; el artificio retrico del presidente esta dando resultados. En el Valle Central, corazn de California, la mayora de la poblacin de Gilroy es latina. Los campesinos y trabajadores del campo son latinos. Funcionarios, polticos y prominentes personas llevan nombres y apellidos latinos. Es muy probable que si usted dispara en cualquier lugar le d a un latino.

 

Este fue un ataque directo a los latinos y como ya lo hemos dicho en variadas ocasiones, est alimentado por la retrica de odio racista del presidente Trump; su odio contra los inmigrantes su odio contra los latinos, contra la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, contra la alcaldesa de San Juan, Puerto Rico, Carmen Yuln Cruz y cualquier otro latino que no se le arrodille frente a sus pies.

 

Fernando A. Torres es un periodista radicado en California. <[email protected]>

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter