Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2019

El gran acierto en Rojava es que se construy un movimiento inclusivo

Leandro Albani
La Tinta

El gran acierto en Rojava es que se construy un movimiento inclusivo Entrevista a Arges Artiaga, uno de los tantos internacionalistas que se sum a la lucha de las fuerzas de autodefensa kurdas contra el Estado Islmico en Siria.


Las sonrisas de los nios y las nias es uno de los recuerdos ms fuertes que guarda Arges Artiaga cuando piensa en sus das y noches como miliciano de las Unidades de Proteccin del Pueblo (YPG) en Rojava (Kurdistn sirio). Este gallego que supera los cuarenta aos, un da, decidi que no poda seguir observando, sin hacer nada, cmo el Estado Islmico (ISIS, o Daesh) avanzaba sobre el norte de Siria, destruyendo pueblos, asesinando a las personas e implementando una poltica de terror pocas veces vistas en la historia moderna del mundo.

Artiaga no vacil demasiado para tomar la decisin. A travs de las redes sociales, se puso en contacto con The Lions of Rojava (Los Leones de Rojava), un grupo de combatientes internacionalistas que lo asesor y ayud a viajar en 2015 a un territorio que, por ese entonces, arda al calor de los combates entre las YPG y los terroristas de ISIS.

Los momentos que ms intento recordar son las sonrisas de los nios que, a pesar de la miseria de la guerra, era lo que me empujaba a seguir y seguir rememora en dilogo con La tinta-. Pero no todos son buenos recuerdos. He perdido una gran cantidad de muy buenos amigos, una cantidad que me niego a contar y poner en una cifra. Gente extraordinaria de varios rincones del mundo.

La cantidad de internacionalistas que viajaron (y todava llegan) a Rojava es difcil de calcular. Pero lo cierto es que muchos y muchas se sintieron conmovidos frente a las masacres que cometa ISIS, sin que ningn poder internacional reaccionara por completo. Tambin sintieron la necesidad de sumarse a la lucha del pueblo kurdo, al que, durante varias dcadas, el rgimen sirio le haba negado sus derechos sociales, polticos y culturales. La resistencia de las YPG y de las Unidades de Proteccin de las Mujeres (YPJ) se convirti en un faro de luz que permita que muchos y muchas conocieran un proceso revolucionario que todava sigue en pie. Y hacia esa luz decidieron viajar.

A mediados del 2014, prcticamente no conoca la situacin en Rojava y no saba que exista una zona llamada as. Fue a raz del genocidio de Shengal (cometido por ISIS en el Kurdistn iraqu) que empec a investigar sobre el tema cuenta Artiaga-. Un poco despus, durante el asedio de Daesh a Kobane, decid que ya estaba bien, que si nadie iba a hacer nada, yo tena que hacer lo que estuviera en mis manos.

Con una experiencia militar de seis aos en Espaa, Arges dej sus trabajos variados cargando pescado en camiones en el puerto, en la construccin o en el monte talando y plantando cualquier cosa que pagara las facturas a fin de mes-, le comunic la decisin a su novia y familia, y relegando ser un to normal que trabajaba duro para sobrevivir, emprendi una travesa con un destino difuso.

La llegada a Rojava fue un camino largo y difcil rememora-. A principios del 2015, la situacin era muy precaria. Daesh haba capturado una gran parte de Rojava. La relacin con los kurdos fue buena en general, puesto que los gallegos y los kurdos tenemos una cultura bastante parecida, sobre todo, en lo que se refiere a la hospitalidad.

Desde ese 2015, Artiaga pas tres perodos en el norte de Siria combatiendo contra ISIS. Su ltimo regreso a Galicia fue en diciembre de 2017. En ese lapso de tiempo, integr la Unidad de Francotiradores 223, que llevaba su nombre en homenaje al internacionalista australiano Ashley Johnson, abatido durante una operacin contra los terroristas el 23 de febrero de 2015 en la ciudad kurda de Hasake. Johnson fue el primer occidental en caer en combate reconocido oficialmente por las YPG.

Artiaga extrae de su memoria otra historia sobre un camarada de armas. John Gallager era miembro de la Unidad 223 y fallecido en nuestra primera misin relata-, salvando al resto del equipo. Fue cuando, en una misin nocturna, un terrorista saud, vestido con el uniforme del YPG, se acercaba al equipo hablando kurdo y con un chaleco explosivo. John, que estaba cubriendo ese flanco, se dio cuenta de que algo no iba bien, se puso delante y apunt con su arma al terrorista. Le gritaba que parase, pero el terrorista dispar primero y John, ya herido de muerte, consigui disparar y abatirlo. Entonces, el resto del equipo acab con el terrorista. John impidi que se volara en medio del equipo.

Antes de integrar la 223, Artiaga fue destinado a Tel Tamir, una localidad asiria al oeste de Hasake que ISIS conquist a principios de 2015. En el frente que se extenda a lo largo de 40 kilmetros, en una zona conocida como la ribera de Jabur, empez a relacionarse con los combatientes kurdos. Al principio, las diferencias culturales, el idioma y la urgencia de la guerra generaban ciertas barreras, pero, con el correr de los das, las discrepancias se esfumaron.

En su segunda estada en Rojava, de octubre de 2015 a mayo de 2016, Artiaga se sum como francotirador a la Unidad 223. Segn relata, este equipo tena el objetivo de abrir caminos con el objetivo de llegar a ciudades y pueblos que tenan que ser liberados. En declaraciones a la prensa europea, Artiaga seal que la 223 iba como punta de lanza y que, en poco tiempo, la gente del Daesh nos tema y evitaba. Nos hicimos un nombre y una reputacin entre los kurdos, sintetiza. La Unidad 223 fue disuelta luego de que las Fuerzas Democrticas de Siria (FDS), en las que combaten las YPG/YPJ, liberaran de ISIS la ciudad de Manbij en agosto de 2016.

En su ltimo paso por Siria, Artiaga particip de las operaciones para liberar la provincia de Raqqa, donde ISIS haba instalado la capital de su Califato. Cuando recuerda lo que vea cuando ingresaba a territorios liberados por las YPG/YPJ, las imgenes se multiplican: Generalmente, lo que veamos era alegra, un gran alivio. La gente fumaba, se afeitaban las barbas, y las mujeres rompan o quemaban los vestidos negros que Daesh les obligaba a llevar a base de un terror absoluto.

No hay que olvidar que, aunque Daesh ha cometido muchos atentados en Europa y otras partes reflexiona-, los ms afectados, con creces, son los pobladores locales, que fueron absolutamente abandonados a su suerte, durante aos, por el rgimen sirio. El mismo rgimen que, al da de hoy, sigue utilizando a Daesh a su favor como un arma de terror contra aquellos que no los apoyan y tambin como una justificacin internacional para bombardear sin piedad a la poblacin civil.

En mucha ocasiones, Artiaga combati junto a las milicianas kurdas que, en la actualidad, son reconocidas por su tenacidad y dureza a la hora de enfrentarse a los mercenarios de ISIS. Para este gallego que aora sus das en Rojava, en ningn lugar est escrito que las mujeres tengan vetada la lucha. Cuando ests en combate, no te importa una mierda si el que tienes al lado es un hombre o mujer, si le gustan los hombres o las mujeres, o si le gusta el color rojo o verde resume de manera cruda-. Cuando las balas empiezan a volar por encima de tu cabeza, lo nico que importa es que puedas confiar en quien tienes a tu lado y que esa persona llegue hasta el final y no te deje solo cuando todo parece perdido.

De su experiencia en Rojava, Artiaga saca conclusiones concretas y simples. Al referirse al proceso que viven los pueblos del norte y el este de Siria (amplia regin liberada por las FDS y gobernada de forma autnoma), dice que aciertos y errores supongo que hay y sigue habiendo muchos, pero el gran acierto es que es un movimiento inclusivo.

En lo ms ntimo y personal, el miliciano de la 223 remarca que su decisin de viajar la tom con todas las consecuencias y, si tena que ser hasta el final, lo sera. Los motivos han ido cambiando cada vez. En la segunda ocasin en que viaj es porque ya me senta mucho ms apegado a los kurdos, los consideraba parte de mi familia y simplemente no poda quedarme en casa mientras mis hermanos moran. La tercera vez que decid participar en la liberacin de Raqqa fue una mezcla de las dos primeras. Tambin quera estar por todos los mrtires, por mis hermanos cados. Necesitaba acabar el trabajo.

Al regresar a su pas, Artiaga fue acusado por la Audiencia Nacional de ser responsable de la muerte de 28 integrantes de ISIS y de poner en riesgo la neutralidad de Espaa. Ms all de cierto revuelo meditico, finalmente, la causa en su contra fue archivada.

Aunque, en un principio, las relaciones entre los internacionalistas y los combatientes kurdos tuvieron algunas complicaciones, con el transcurso de los aos, la llegada de extranjeros a Rojava se fue aceitando, sobre todo, por la necesidad de barrer del territorio a ISIS. De los kurdos, aprend que son un pueblo honorable y abierto afirma Artiaga-. Cuando un comandante que ha perdido a 30 miembros de su familia en Kobane a manos del Daesh, te dice que hay que tratar humanamente a los prisioneros, cualquier occidental se quedara sin ningn argumento ante una cosa as.

Segn el combatiente gallego, los internacionalistas en Rojava tambin ramos como pequeos embajadores de nuestros pases. No hay que olvidar que ms de 25.000 miembros de Daesh partieron de Occidente para esclavizar, violar, matar y someter a la poblacin indgena, y no hablo slo de los kurdos.

Lo que ellos aprendieron de nosotros supongo que es ver el mundo de otra forma, fuera de los estereotipos que pudieran tener reflexiona Artiaga-. Hay que tener en cuenta que la gran mayora de kurdos, y no slo kurdos del norte de Siria, son gente muy pobre. Los que conseguan educarse un poco lo hacan en las escuelas del rgimen, donde les contaban una idea totalmente falsa de Occidente, ensalzando a Adolf Hitler como un gran hombre que los depravados, drogadictos y homosexuales occidentales habamos acabado con l. Esto es solo un pequeo ejemplo que cualquier kurdo de Siria puede confirmar.

Un ltimo recuerdo fugaz y, a su vez, profundo es cuando otro comandante le dijo que a los kurdos no nos importa el Estado, nos importa la gente. Y esa idea es una de las que marc para siempre a Artiaga.


Fuente original: https://latinta.com.ar/2019/07/el-gran-acierto-en-rojava-es-que-se-construyo-un-movimiento-inclusivo/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter