Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-08-2019

El rechazo al gobierno de coalicin de Pedro Snchez a Pablo Iglesias no es lucha de egos idiotas, es lucha de clases

Alonso Gallardo
Rebelin


Todos los instrumentos de la pinza meditica de la oligarqua neoliberal de voceros, mercenarios de tertulias de espacios semanales fijos y acompaados de la izquierda de mente dbil, vulgar parsito que construye la pospoltica en abrazo con la oligarqua dominante, abducidos por el espectculo teatral del manejo de las posverdades en formato de relatos, montado por el PSOE y el presidente interino para rendicin poltica de Podemos. Hasta la IU de Garzn se rinde en su levedad del ser optando a repetir su visin histrica revisionista de sumisin a la socialdemocracia oportunista, sembrando dudas al sumarse al gasparismo neoliberal y al trotskismo de la seudo izquierda anticapitalista , olvidando la estela de silencios, pactos y corrupciones en Madrid, Asturias o Andaluca y que sigue apostando por representar al conservadurismo de una clase media temerosa ideolgicamente de los cambios, henchida como rana de agua templada desde la transicin, de insolidaridad y egosmo con la historia y los dbiles.

A todos ellos decirles, que la dignidad con los sectores sociales ms dbiles no tiene precio posible, que es preferible cuatro aos de larga marcha, antes que decirle al conjunto de pensionistas que su derecho a una pensin digna garantizada constitucionalmente, no es factible porque debilita los beneficios de la banca necesarios para el mantenimiento del sistema. Antes que decirles a ms del cincuenta por ciento de la poblacin espaola, desempleada o precarizada social y laboralmente, que su deseo de tener un trabajo con derechos no es posible, porque entonces los empresarios no obtendran los beneficios necesarios para poder competir con las otras empresas que an explotan ms a sus trabajadores. Antes que tener que decirles a millones de nuestras hijas e hijos, nietas y nietos, que no pueden estudiar porque los salarios y pensiones de sus mayores, no les permiten pagar los gastos de la matrcula universitaria y los que s han podido estudiar, tener que emigrar para encontrar un trabajo con derechos que les permitan la independencia familiar y la construccin de una nueva familia. Antes que tener que decirles, que el sueo del estado de bienestar vivido de una sanidad, enseanza, dependencia, servicios sociales, pensiones, vivienda, justicia, transporte, comunicaciones, energa; todo lo que nos garantizaba la constitucin en servicios pblicos como estado social de derecho, hay que pasarlo a la gestin privada porque la banca, multinacionales, empresarios, grandes fortunas y profesionales no pagan impuestos.

Que la direccin del PSOE haya decidido vender su alma popular, negando el acuerdo de gobierno con Unidas Podemos tal como lo plante durante la campaa electoral, tal como lo valor tras el pacto de los presupuestos generales del estado de 2019 y tal como se lo pidi la militancia socialista al final de la campaa electoral, con un falso discurso desde el partido y la tribuna del parlamento, repetido hasta la saciedad por el poder meditico de la oligarqua financiera, para construir un relato de culpabilizacin de Podemos de la ruptura, puede traerles graves consecuencias por poco que Podemos garantice su uniformidad interna, en torno al programa inicial del conjunto de movilizaciones desarrolladas contra las polticas de austeridad y la corrupcin, que fueron quienes crearon las condiciones del nacimiento de Podemos y porque en la actual situacin econmica, poltica, social y en la que se avecina con un posible nuevo crac en el 2020, ser la que permita la reorganizacin y un nuevo postulamiento como alternativa del pueblo y no con la rendicin ante la gobernabilidad de la nacin, para dejar libre el camino a un gobierno socialista neoliberal apoyado de nuevo por la derecha tipo Macron francs, que arremeter a continuacin con los recortes pendientes desde el triunfo de Podemos en las europeas del 2014, para olvidarnos de blindar en la constitucin los derechos pblicos garantizados por el estado de bienestar, mediante el impuesto a la banca, multinacionales, grandes fortunas, empresarios y profesionales.

La direccin de Unidas Podemos debe seguir insistiendo como hasta ahora hace, por el gobierno de coalicin porque es plenamente factible y el adecuado a las condiciones polticas y sociales de Espaa, que nada tiene que ver con la realidad social y de la izquierda portuguesa, pero del cual es posible ver, que quienes rentabilizan la estabilidad econmica son los socialistas y quienes rentabilizan la crtica de las polticas de austeridad y recortes son el PCP y el BLOQUE. Se debe recuperar la propuesta inicial y retirar las cesiones, algunas apresuradas o mal asesoradas por la presin y mentiras del PSOE, del poder meditico y la divisin que provocan los pensamientos dbiles internos, dirigindose en cada propuesta y contestacin a la sociedad, a la afiliacin y votantes socialistas, que todos y todas son del pueblo y muchas y muchos de izquierdas, aunque el destinatario final sea la cpula del PSOE. Si Pedro Snchez acaba traicionando los postulados de la unidad de la izquierda con los que gan la secretaria general del PSOE y la mocin de censura siendo nombrado Presidente del Gobierno, interna y pblicamente tiene que pagar un coste y nuestra coherencia y perseverancia con los principios de la unidad de los partidos del pueblo, un concepto ms amplio que el de la unidad de la izquierda, un apoyo social.

Un NO de Pedro Snchez al gobierno de coalicin, debe ser un NO a un gobierno de Pedro Snchez, por ser un gobierno de derechas para hacer polticas de derechas, porque siempre seremos receptores por nuestro apoyo o abstencin de las responsabilidades de las polticas neoliberales de austeridad, recortes y privatizaciones y nunca de los xitos, si es que en algn momento los hubiere.

Alonso Gallardo de los crculos comunistas de Unidas Podemos

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter