Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2019

Los siete principales errores en la gestin de los residuos elctricos y electrnicos

Javier Rico
El asombrario


Foto: Pixabay

Aqu no se salva nadie. Con diferentes grados de responsabilidad, todos los sectores implicados en la gestin de los residuos de aparatos elctricos y electrnicos (RAEE) cometemos errores. Desde quien fabrica a quien recicla, pasando por quien vende, compra o desecha. Todava hoy en da hay fabricantes que no se responsabilizan de los residuos que genera su producto, puntos limpios que no cuidan los aparatos para luego reutilizarlos o personas que dejan impunemente un frigorfico en la calle o el campo. Son ejemplos de los siete errores ms comunes detectados.

Est claro que algo falla cuando un informe conjunto de varias agencias de la ONU de este mismo ao advierte de que solo se reciclaron correctamente el 20% de los 50 millones de toneladas de residuos de aparatos elctricos y electrnicos (RAEE) generados en todo el mundo en 2018, cifra que equivale a 125.000 aviones jumbo o 4.500 torres Eiffel. Europa, y sobre todo pases como Noruega, Suecia y Estonia, es uno de los continentes que presenta mejores datos de reciclado, en especial en relacin a los aparatos puestos en el mercado, aunque queda mucho por mejorar para llegar al 65% que marca la directiva europea para 2019 . Buena parte de la mejora se basa en superar los siguientes siete errores en torno a la gestin de los residuos de aparatos elctricos y electrnicos (RAEE).

Fabricantes que no invierten lo necesario en limitar e incluso evitar el impacto ambiental y social que supone la extraccin, transporte y uso de recursos, materiales y compuestos, en algunos casos txicos.

Aluminio, cobalto, coltn, plomo, oro, cobre, plstico, silicio, cadmio, fsforo La extraccin y procesamiento de diferentes materias primas para producir cualquier aparato elctrico o electrnico (AEE) obliga a las empresas a reducir su uso y hacerlo bajo extremas medidas que garanticen la sostenibilidad ambiental y social. El informe de la ONU seala: Aunque los desechos electrnicos solo representan el 2% de la basura slida mundial, aportan hasta el 70% de los residuos peligrosos que acaban en los vertederos. Por otro lado, su fabricacin suele ser la fase ms intensiva en emisiones de dixido de carbono (CO2).

Reciclado de materiales y uso de energas renovables aparecen como las alternativas ms ecolgicas. Por ejemplo, entre las medidas que destaca Greenpeace ( De inteligencia a sinsentido. El impacto global de diez aos de smartphones ) que han emprendido algunas empresas est el dejar de emplear PVC, retardantes de llama bromados o ftalatos (plastificadores) y establecer porcentajes obligatorios de material reciclado.

Fabricantes que no evitan la obsolescencia programada para que luego se reparen fcilmente los aparatos y seguir utilizndolos, con piezas fciles de cambiar y de encontrar en el mercado.

Por ley, Francia considera la obsolescencia programada un delito. En Espaa, el Real Decreto 110/2015 sobre residuos de aparatos elctricos y electrnicos contempla que los productores de AEE, de sus materiales y de sus componentes, debern disear y producir sus aparatos de forma que se prolongue en lo posible su vida til, facilitando entre otras cosas su reutilizacin, desmontaje y reparacin. Tanto las empresas encargadas de la gestin de los residuos como de su reutilizacin afirman que la normativa europea sobre ecodiseo tambin ayuda a que, cada vez ms, se favorezca la prolongacin de la vida de los aparatos.

Una tienda (fsica o digital) se niega a recoger el aparato usado o en mal estado equivalente al que compras.

Esta negativa infringe claramente lo establecido en el real decreto mencionado. Adems, la misma normativa obliga a que los grandes distribuidores con una zona de venta de AEE de al menos 400 metros cuadrados recojan los ms pequeos (con dimensin exterior inferior a 25 centmetros) de forma gratuita y sin la condicin de que el usuario compre un aparato equivalente.

Desde uno de los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP), Ecolec, su director de Relaciones Institucionales, Marketing y Comunicacin, Rafael Serrano, afirma que el crecimiento de la recogida selectiva responde, entre otras razones, a una poltica muy activa de formacin, informacin y prestacin del servicio de gestin de RAEE en toda la distribucin tradicional (comercio de proximidad) para aligerar esa obligacin que tiene el punto de venta. Pero tambin afirma que an queda camino por recorrer para que la distribucin, sobre todo en la venta a distancia, cumpla con sus obligaciones de recepcin y correcta gestin de este tipo de residuos.

Que alguien deje un aparato en la calle o en el campo, incrementando el problema de la generacin de desechos electrnicos incontrolados.

Desgraciadamente, no resulta raro encontrar un microondas, un ventilador o incluso un peligroso frigorfico (por los gases nocivos que deja escapar al aire) entre los contenedores para la basura domstica. Es una de las causas que provoca que un aparato no se reutilice o recicle de manera adecuada.

Jos Manuel Portas, tcnico de proyectos de la Asociacin Espaola de Recuperadores de Economa Social y Solidaria (Aeress), considera: En este supuesto hablamos de varios problemas: por un lado, una posible falta de accesibilidad al punto limpio o de transporte de los aparatos a la instalacin por parte del ciudadano; y tenemos tambin un problema de educacin ambiental que nosotros intentamos da a da tratar mediante la divulgacin de los beneficios sociales y ambientales de la reutilizacin.

Un punto limpio, u otra instalacin de recogida, no prepara o trata adecuadamente un RAEE para que se reutilice o recicle.

Lo hablbamos en el anterior artculo sobre el reciclado de televisores y monitores : una mala prctica en el tratamiento de los RAEE en los puntos limpios impide su posterior reutilizacin o reciclado de materiales. Segn Portas, el concepto tradicional de instalacin de punto limpio no est pensado para el tratamiento de preparacin para la reutilizacin, ni a nivel de formacin del personal ni de la adecuacin tcnica de la instalacin. En este sentido, hay mucho por mejorar y se est perdiendo una oportunidad muy grande para fomentar este tratamiento e informar a la poblacin sobre los beneficios del mismo. Considera que deberan ser instalaciones de referencia medioambiental, con un fin divulgativo y tambin de encuentro social.

Los puntos limpios, pero tambin las tiendas y las grandes superficies, son instalaciones de recogida de RAEE que segn el Real Decreto 110/2015 deben reunir unas condiciones muy concretas para facilitar su posterior tratamiento. Por ejemplo: no lanzar los RAEE a los contenedores, tener superficies impermeables para la recogida de derrames o disponer de estanteras, pals y contenedores de tamao adecuados que permitan la separacin de los RAEE destinados a la preparacin para la reutilizacin de los restantes.

Deberan existir ms opciones de recogida domstica de aparatos. Por ejemplo, la de puerta a puerta en pequeos municipios.

Ya hay ms opciones, porque adems de los puntos limpios y las recogidas en tiendas y grandes superficies, algunos ayuntamientos activan recogidas a domicilio y disponen de puntos limpios mviles, para acercar lo mximo posible el servicio a la ciudadana. Sin embargo, la experiencia muestra que son insuficientes. El responsable de Aeress habla de establecer recogidas adicionales puerta a puerta, que resultan altamente efectivas para fomentar y facilitar una preparacin para la reutilizacin ms exitosa. No es la opcin ms econmica, pero en municipios de tamao medio y con el suficiente empuje municipal, los resultados pueden ser muy buenos, adems de facilitar as la colaboracin ciudadana.

No todas las empresas fabricantes o importadoras se responsabilizan de participar en la gestin del residuo que genera el aparato que producen o importan.

Toda empresa fabricante de un determinado AEE est obligada a responsabilizarse de su adecuada gestin una vez que se convierte en residuo. Sin embargo, Rafael Serrano advierte que an a da de hoy, casi 14 aos despus de la entrada en vigor del real decreto 208/2005, primera norma espaola que regula la correcta gestin medioambiental de los RAEE, existen fabricantes que no cumplen con las obligaciones derivadas de la puesta en el mercado de sus productos, no cumpliendo con el principio de quien contamina paga.

Fuente: https://elasombrario.com/siete-principales-errores-gestion-residuos-electronicos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter