Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-08-2019

Ahora la gente

Iosu Perales
Rebelin


El artculo de Jaime Pastor Y ahora qu? tiene la solidez de su fuerza intelectual tantas veces demostrada en su obra. Sin embargo yo mantengo otra opinin. Punto de vista que no lo expongo como de oposicin al de Jaime, sino que es sencillamente distinto y basado en otros argumentos. En un escenario complejo y sumamente enredado es normal que diferentes opiniones desvelen propuestas no coincidentes.

Creo que la preferencia de construir una solucin a la portuguesa pudo tener tras las elecciones de mayo unas buenas posibilidades que hubieran evitado el carrusel que hemos vivido y, sobre todo, la desmoralizacin y perplejidad de buena parte de los electorados de izquierdas. Pero se prefiri, por razones slidas, trabajar la va del gobierno de coalicin y ahora es complicado abandonarla sin regalar la victoria del relato al PSOE. Creo que el tiempo es clave en la dialctica poltica y, sinceramente, correr a proponer ahora la va del acuerdo programtico es tratar de corregir un error con otro error. Peor an es corregir la posicin oficial de Podemos lanzando la propuesta del acuerdo programtico de manera pblica y por sorpresa, debilitando con ello la fortaleza negociadora de la agrupacin de la que se forma parte. Otra cosa hubiera sido debatir el asunto de manera interna.

El PSOE no quera un acuerdo de gobierno de coalicin, hasta que la suma de presiones sociales y polticas le oblig a aceptarlo, eso s siempre y cuando Pablo Iglesias quedara fuera de escena. Calcul mal creyendo que la partida de ajedrez estaba decantada, pero la decisin de Iglesias fue un jaque mate que golpe duramente a Snchez, quien rpidamente puso en marcha otro relato como modo de seguir poniendo barricadas al gobierno de coalicin. Minutos despus de que se conociera la decisin de Iglesias fue casi unnime la reaccin de la calle, de los voceros polticos y medios de comunicacin, en el sentido de que el acuerdo estaba al caer. Podemos gan esa partida. Y pareca que podamos respirar.

Pero el PSOE tena un as en la manga: segua sin querer el acuerdo con Podemos pero no poda retirarse y romper el tablero sin ponerse en evidencia. Entonces dijo s con una propuesta insuficiente, pensando que Podemos la rechazara. Es lo que ocurri. Podemos pudo elegir, a mi juicio, una mejor opcin: aceptar la oferta de la vicepresidencia social y los tres ministerios.

Tomando la reflexin de Antonio Gramsci se trata de ir ganando posiciones, trinchera tras trinchera, y no pretender derribar los obstculos con un solo movimiento o maniobra. Le falta mucha fuerza a Podemos para aspirar a liderar un gobierno de izquierda e incluso de progreso. Pero pensar que entre tanto su destino es permanecer fuera del crculo que encierra ese poder que es el gobierno, constituye a mi juicio una propuesta gelatinosa que asigna a la izquierda alternativa el ser funcional a las necesidades del PSOE. Por el contrario, acceder al poder posible en un momento dado es alcanzar una palanca desde la que luchar por nuevos posibles. Se avanza de casamata en casamata cuando la sociedad no da para ms. Es la diferencia entre analizar la realidad desde la ideologa o desde los datos.

Lo que sostengo es que en el momento actual de Podemos, con una tendencia desfavorable, tener un pie en el gobierno le otorgara ms beneficios que lo contrario, a pesar de las dificultades presupuestarias. Se ha dicho que la ltima propuesta del PSOE a Podemos slo alcanzaba el 5% presupuesto. No es mucho, desde luego. Pero hay otras variables a considerar. As, en el gobierno de coalicin en Euskadi el PNV maneja el 95,2% del presupuesto y el PSE el 4,8%. El Eusko Barmetro de esta misma semana da al PSE el aumento de cinco escaos al parlamento vasco, la mayor entre los partidos vascos, siendo que el PNV subira dos y Podemos perdera cinco. Esto lo sabe la base inscrita de Podemos en Navarra que ha aprobado con un 80% el ingreso en el gobierno de coalicin de la comunidad con la sola consejera de polticas migratorias y justicia.

Las ventajas para Podemos en el gobierno de coalicin estatal vendran dadas por una mayor visibilidad del partido ligada a la idea de voto til; las posibilidades de hacer una gestin ejemplar e indita, poniendo el contraste a las polticas de los dos partidos del turnismo; tener una voz de mxima autoridad en la lucha por la igualdad con lo que ello significa en la batalla de las ideas. Justamente, esto ltimo, la batalla de las ideas sera un pilar fuerte de la gestin ministerial, construyendo de este modo lo que la Brunete meditica y la derecha tratan de destruir. Podemos podra trabajar las condiciones ms favorables para un siguiente escenario electoral. Hay que reconocer que el apoyo desde fuera no da los puntos de apoyo que pueden obtenerse sentndote en el consejo de ministros. Ya se ha denunciado el incumplimiento de acuerdos programticos por parte del PSOE, y no se ve porque ahora sera distinto.

La correlacin de fuerzas, lo posible y sucesivos posibles, junto con las nuevas oportunidades constituyen los factores a tener en cuenta. Grficamente, al anlisis de estos tres elementos sucede la parada de un tren al que podemos subir o dejar pasar. Nadie sabe si habr ms trenes en lo que da a la vista. Parece que de subir tendremos que hacerlo en la categora de tercera, mientras otros ocupan la mquina y la primera clase. Pero si ests en el tren la lucha por nuevos posibles aparecen en la ruta, si no del actual viaje del siguiente, en la medida en que la gente te reconoce y considera que es de utilidad votarte.

No subir al tren y permanecer en posiciones de pureza es algo que ya ha sido probado por agrupaciones a la izquierda del PSOE, a lo largo de cuarenta aos. Siendo el balance tan malo que tuvo que producirse el tsunami del 15M para intentar una nueva izquierda social y poltica, y nuevas estrategias. Ahora bien, la pregunta que me hago a mi mismo es hay todava posibilidad de negociar un gobierno de coalicin? El PSOE ya ha corrido a decir que no es posible, que esa va est agotada. Pero tiene un problema: ni el PP ni Ciudadanos le van a regalar una abstencin. Slo le queda Podemos o elecciones. Pero ms all de si hay o no posibilidades sera conveniente interpelar a la gente, dar cuentas a la gente, confiar en la gente.

En el punto en que nos encontramos, Podemos debera dirigirse a la gente y reconocer que el poco recorrido de la mesa de negociaciones ha sido fallido. Y hacer una reflexin en el sentido de que la poltica y los partidos estn fallando a la gente. Y reconocer que la gente quiere gobierno y los negociadores no han sabido llegar a un acuerdo. Es desde estos puntos de partida que Podemos puede decir: Estamos en disposicin de aceptar formalmente la oferta de una vicepresidencia social y tres ministerios!. Una disposicin que viene dada por la voluntad de servir al pueblo y de poner por encima de otras consideraciones los intereses y deseos de la gente.

Se trata de aceptar la vicepresidencia y tres ministerios mirando a la gente, no al PSOE. Hacerlo y colocar la pelota en su tejado, mientras la gente observa el movimiento de los socialistas. La psicologa de masas, en nuestra sociedad, es muy dada a castigar al soberbio y premiar a quien se presenta con la bandera de la sinceridad. Para ir a la va portuguesa siempre habr un maana. Hoy toca defender y agotar el gobierno de coalicin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter