Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2019

El socialismo y el reto apremiante de la sobrevivencia humana

Homar Garcs
Rebelin


Con la finalidad de explicar y comprender a cabalidad la necesidad histrica del socialismo revolucionario bastar observar las graves y abismales desigualdades econmicas, las injusticias sociales, las guerras y los ecocidios derivados del individualismo posesivo promovido, en todo momento y de forma extensiva, por el sistema capitalista. La debacle econmica que se cierne desde hace tiempo inminente y catastrfica sobre una gran parte de las naciones del mundo (incluidas las grandes potencias) y los devastadores fenmenos climticos que amenazan con borrar por completo la vida tal como la conocemos, plantean la bsqueda y puesta en prctica de alternativas urgentes que minimicen el impacto causado por dicho sistema; las cuales podran sintetizarse en la construccin de un modelo de sociedad socialista. Hasta ah, todo parecera bastante simple. Sin embargo, es necesario afirmar que -con todo lo ocurrido a lo largo de ms de un siglo en la historia comn de la humanidad- esto no obedece a un capricho.

Una cuestin comn entre muchos de los propagadores del socialismo revolucionario es que olvidan que el socialismo -citando al Che Guevara- se hace solamente con el trabajo humano, no es una creacin milagrosa ni es un producto exclusivo de la conciencia, es producto del trabajo humano; por lo tanto, es imprescindible comprender que el proceso de construccin socialista requiere de una praxis que, en un sentido general permanente, debe y tiene que sustentarse en la participacin y el protagonismo de los sectores populares. Posiblemente esto resulte demasiado ilusorio para algunos, sobre todo cuando se piensa que pueda concretarse exitosamente en un corto plazo, implementando la reforma de algunas leyes o manteniendo una hegemona partidista que, a los ojos de sus principales representantes, se impone preservar a todo trance, por encima de cualquiera otra consideracin.

En este marco de referencia, la reconquista y la preservacin de la propiedad colectiva de la tierra marca un hito bastante importante en la larga e incesante lucha de los pueblos campesinos y originarios, dada la crisis ecolgica que se extiende de modo dramtico y fatdico por todo nuestro planeta. Adems, pone al descubierto la contradiccin bsica existente entre lo que representa el sistema capitalista neoliberal y lo que es la defensa de la vida en un sentido general. Esto porque el capitalismo (aunque se trate de maquillarse con un aparente rostro humanitario) ha propiciado en su propio beneficio la destruccin, la conquista y la sobreexplotacin de los pueblos del mundo. Slo as puede asegurar su propia sobrevivencia; desatando adicionalmente una guerra social mediante la cual se imponen realidades polticas y econmicas que anteponen una intolerancia y un egosmo completamente deshumanizados, en la que prevalecen sus intereses materialistas frente a los ms primordiales derechos humanos. Esto es ms que suficiente para considerar la alternativa del socialismo revolucionario como la tabla de salvacin de la cual podra asirse la humanidad, alcanzando su emancipacin integral y, algo igualmente importante, su misma sobrevivencia y la de las dems especies que pueblan la Tierra.

La misantropa intrnseca del capitalismo nicamente podr ser frenada si esta misma humanidad llega a calibrar, en su exacta dimensin depredadora, los perniciosos efectos que sta tiene respecto al agravamiento del ya popular cambio climtico. Se ha de entender que las diversas conferencias y acuerdos en materia ecolgica celebrados por los gobiernos de los diversos continentes no resultan suficientes para contener tales efectos. En su lugar, como ltimo foco de esperanza, habra que plantearse la construccin de un nuevo modelo de civilizacin, inspirado en el socialismo revolucionario, sin entender que ste sea calco y copia de las experiencias histricas fallidas de otras latitudes sino uno que est enraizado en la idiosincrasia, los intereses comunes y las luchas legtimas de nuestros pueblos; algo que obliga a ver al socialismo bajo nuevas perspectivas y al capitalismo como el mximo enemigo de la existencia y de la liberacin humanas.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter