Portada :: Mundo :: La nueva fase zapatista
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2006

El intelectual mexicano Pablo Gonzlez Casanova habla sobre La Otra Campaa zapatista

Hayde y Ricardo Martnez
Rebelin


El movimiento indgena del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN) se ubica a la cabeza de las resistencias y las luchas en Latinoamrica, y es uno de los ms avanzados en el mundo, concluy el ex rector de la Mxima Casa de Estudios, Pablo Gonzlez Casanova.

En el marco de la llamada La Otra Campaa que comenz con el recorrido del Delegado Zero, el subcomandante Marcos, en el estado de Chiapas, territorio y asiento de los antiguos mayas, el socilogo y estudioso del movimiento rebelde explic que los zapatistas estn haciendo planteamientos muy novedosos sobre el gobierno comunitario y la defensa de la dignidad, y encarnan un humanismo que busca realizarse en la prctica.

En los hechos, los zapatistas estn ejerciendo su derecho a la autonoma y a la autodeterminacin a partir de la construccin de identidades culturales, polticas y jurdicas que adquieren rostro en las llamadas Juntas de Buen Gobierno o Caracoles en el estado de Chiapas.

Con todo y los riesgos que existen para hacer valer sus formas y modos de vida, los pueblos originarios en rebelda van sentando las bases de un proyecto de magnitud histrica que irradia al resto del continente. Se vienen presentando alternativas, alcanzando una de las grandes profundidades que es el derecho a la diferencia y a la defensa de identidades comunitarias ancestrales, dijo Gonzlez Casanova.

Los zapatistas han redefinido tambin el concepto de dignidad como un valor del humanismo universal. Aparece en un nivel importante la defensa de la dignidad, un valor como muchos otros que surgi en varias partes del mundo, pero que es redefinido por el movimiento zapatista y adquiere una dimensin muy fuerte al vincular la dignidad de hombres y mujeres que han sido discriminados empobrecidos y explotados. En medio de penurias y desdicha, se mantiene la dignidad vinculada a la defensa del ser humano.

El humanismo no slo se expresa en los conceptos, sino en la prctica. Para el doctor Pablo Gonzlez Casanova todo el proceso de la junta de humanismos en la Lacandona es impresionante, viene, asegur, desde aquellas manifestaciones del humanismo que tienen un origen religioso, ya sea de los pueblos mayas con sus referentes y creencias, ya sea de los judeocristianos y, refirindome a esto ltimo, es evidente que dentro de la historia de las religiones del mundo la idea de hacer el reino de dios en la tierra viene de la tradicin judeocristiana, pero tambin de una tradicin de los pueblos mayas.

En los pases de Amrica Latina un modo de participacin y accin polticas comunitarias, dignas y humanistas adquieren una nueva fisonoma en la cual los pueblos indgenas juegan un papel muy importante, particularmente en las regiones donde existieron grandes civilizaciones como la Azteca o Maya, en Mxico, o como la Inca, en los pases andinos, indic Gonzlez Casanova, tal como los zapatistas reiteraron en su discurso al llegar a la Plaza Central de Palenque en su segundo da de actividades de la iniciativa La Otra Campaa contenida en la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona.

Los movimientos sociales y civiles y, con ellos, los indgenas en Amrica Latina, ejercen en la actualidad un nuevo protagonismo que va definiendo, en el lienzo social y cultural del continente, un cambio en la participacin poltica y de compromiso con una democracia participativa.

Bolivia, Venezuela, Argentina, Uruguay y Brasil son pases en los cuales las sociedades viven transformaciones, con diferentes matices, que dibujan una nueva alternativa en el concierto de las naciones del planeta donde imperan la ideologa de libre mercado y la globalizacin econmica desigual.

Mxico experimenta su propio proceso y el movimiento zapatista resulta ejemplar en su lucha por las libertades de los seres humanos, su lucha por los derechos comunitarios y en su lucha por una democracia genuina.

La otra campaa, de izquierda y anticapitalista

Uno de los planteamientos que caracteriza a la otra campaa es definirse como anticapitalista; en ese sentido, Don Pablo Gonzlez Casanova interpreta que este trmino se escogi por los propios zapatistas, a diferencia del de socialismo, porque une a un nmero mucho mayor de pueblos, de gente, de culturas, que la palabra socialismo incluira. Une a aquellos que son herederos de los llamados digers, que eran los radicales de la democracia inglesa en el siglo XVII. Une a todos los herederos de los radicales que lucharon por la democracia en Francia con los miserables, de los que hablara, en su momento, Vctor Hugo, y une las luchas por el socialismo, pero no hace de una de ellas un objetivo privilegiado.

Quien forma parte de la otra campaa, opin que la lucha anticapitalista comprende la lucha por la liberacin de las naciones frente a la opresin del imperialismo; la lucha por la democracia, como una lucha fundamental en la toma de decisiones, en la cultura, la sociedad, poltica y economa. Tendremos que decir que esto que sealamos como liberacin y democracia se aproxima mucha a la idea de que los trabajadores y los pueblos decidan sobre el uso del producto y sobre los destinos de la sociedad y la economa y a eso tambin le podemos llamar socialismo. Entonces, a mi parecer, las tres luchas estn obligadas.

Plante que el nuevo lenguaje empleado en estos momentos por el EZLN es importante y tiene sus fuentes en las formas de expresin de pueblos que se estn liberando. El lenguaje nos llega a oprimir con la palabras como democracia cuando se identifica a algo que nada tiene que ver con ella, sino que corresponde a gobiernos de los pocos, con los pocos y para los pocos. Entonces aqu nos estamos liberando de esas palabras que nos oprimen y estamos abriendo nuestro pensamiento, lenguaje y accin.

La otra campaa y la diversidad de las resistencias

La Otra Campaa es un proyecto histrico de magnitud increble, calific el tambin autor del libro La Democracia en Mxico, quien sostuvo que la esta iniciativa no se limita a un periodo sexenal, ni est condicionada por el sistema de partidos en nuestro pas.

Este proyecto no pretende ser el nico proyecto como han dicho los propios zapatistas desde la primera declaracin de la selva Lacandona dijo y seal que el EZLN es muy respetuoso de otros proyectos y luchas en el pas y el mundo. Respeta otros modos de lucha, aunque ha escogido uno que es el que le parece fundamental para construir las bases ms slidas de una sociedad ms justa, democrtica y libre.

La primera etapa de la Otra Campaa, que durar hasta el mes de junio cuando termine el recorrido por el pas del Delegado Zero, se da en el contexto de la competencia entre los candidatos de los partidos polticos oficiales.

Al inicio de las actividades de la delegacin zapatista en el estado de Chiapas, el subcomandante Marcos insisti en que la Otra Campaa debe contrastar con las campaas oficiales y voltear a ver y a escuchar a las luchas de los de abajo con el fin de impulsar un proceso de reconocimiento entre resistencias que poco se conocen por los medios de comunicacin masivos en el pas, pero que son de una historia excepcional. Gonzlez Casanova indic que la lucha de los indgenas de Chiapas ha respetado y ratificado otros modos de lucha, aunque no los comparta y, para no dar lugar a dudas, no ha participado en los procesos electorales, cosa que no es nada nueva porque lo han dicho y decidido as desde el principio, de modo que quienes estn diciendo que esto es algo que viene a contradecir lo que se ha dicho, no es cierto, se est ratificando lo que ya se dijo al principio.

Habr otros compaeros que van a luchar en sus pueblos, en los gobiernos municipales por resolver los problemas a corto plazo y eso se respeta, y tambin creemos que las grandes organizaciones obreras, los grandes movimientos contra el neoliberalismo tanto nacionales, como latinoamericanos y mundiales, van a dar una lucha contra esta poltica tan agresiva, tan empobrecedora y tan peligrosa para la humanidad como es el neoliberalismo.

En el reconocimiento de que existe una diversidad de referentes organizativos de izquierda; de que la otra campaa, entendida como otra forma de hacer poltica, da mucha importancia a la organizacin de la sociedad civil y dentro de ella a la organizacin de los pobres, de los discriminados, de los excluidos; y de la posibilidad de que a futuro se lleguen a acuerdos con los que la conforman, el analista Gonzlez Casanova, que participa en otros espacios como Paz con Democracia, dijo que la clave para concretar acciones y pensamientos es respetar los distintos modos, as como aplicar una pedagoga poltica como la de Paulo Freire: al que parafrasea- el que ensea aprende y el que aprende, aprende a aprender y a saber ms.

Adems, cree necesario organizar y articular redes de enseanza aprendizaje en los movimientos sociales, en que cada vez la conciencia y los conocimientos de la gente tiendan a ser elevados.

Una de las grandes labores es crear articulaciones entre la sociedad, la educacin y la poltica, que junto a actividades culturales, contrasten a la utilizacin de un discurso retrico. Si se fija en el modo de hablar de aqu, no es el del discurso pomposo, parlamentario, o de tribuna a la que estbamos acostumbrados, seal.

Al hacer un recorrido por la historia y recordar el actuar de los jvenes y lderes latinoamericanos como Simn Bolvar y Jos de San Martn, asegur que las generaciones posteriores al movimiento de 1994, van a formarse a partir de la gran modestia de los pueblos indios. Unos decidirn no ocupar un papel de actor principal y de gran maestro, otros van a ser lderes, protagonistas; sin embrago, sern respetuosos de los que no lo sean.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter