Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2019

Acuerdo de Comercio entre la UE y Mercosur
Los acuerdos de comercio como colonialismo moderno

Umberto Mazzei
Rebelin


 

Plus a change, plus cest la meme chose (Jean Baptiste Karr)

 

El comercio preferencial como instrumento colonialista

El historiador ingls Thomas Pakenham en su libro The Scramble for Africa (La Rebatia por frica) describe como se repartieron el continente africano las potencias europeas durante el siglo XIX. Un detalle tcnico importante es que todos los jefes de esas expediciones armadas que exploraban la regin todava desconocida, parecan llevar en cada bolsillo de su sahariana un acuerdo de comercio preferencial, favorable solo para su pas, cuya firma proponan a los jefes locales a medida que los conocan. Con ese proceder solo imitaban el de los agentes de la Compaa Inglesa de las Indias Orientales, quienes, firmando acuerdo comercial tras acuerdo comercial, con los gobernantes locales, desde los albores del siglo XVII; Fue as como la honorable compaa termin creando un imperio privado que gobernaba sobre todos los territorios de lo que ahora son estados independientes: India, Paquistn, Bangladesh y Myanmar.

Es curioso e indicativo que la bandera de Estados Unidos sea una copia de la de la bandera de la Compaa Inglesa de las Indias Orientales, la nica empresa privada que ha gobernado un vasto imperio por encima y con la colaboracin de los gobernantes de quienes solo formalmente dependan.

El Sistema Generalizado de Preferencias (SGP)

En el seno de la Organizacin para la Cooperacin y Desarrollo Econmico (OCDE, un club de pases desarrollados) se acord conceder un trato preferencial a la exportacin de bienes provenientes de pases en desarrollo. Ese trato favorable era auspiciado por la Clusula de Habilitacin acordada por el GATT en su Ronda Tokio, permita un trato preferencial concedido por cada pas desarrollado en forma unilateral y discrecional. El pas que lo conceda lo expresaba mediante listas de productos y pases beneficiarios. Las exportaciones del mundo en desarrollo hacia los pases desarrollados crecieron mucho bajo el trato preferencial (libre de arancel) que amparaba el SGP. El objetivo de esa generosidad de los pases desarrollados era el de no encarecer con aranceles unas importaciones que con frecuencia eran materia prima o insumos para sus industrias.

El SGP se aplic mucho a las exportaciones provenientes de Asia, frica, el Caribe y Amrica Latina.

En Latinoamrica los principales beneficiarios fueron las repblicas de Amrica Central que exportaban a Estados Unidos. Ese trato preferencial fue creando una dependencia parecida a la adiccin. Como era una ventaja arancelaria concedida unilateralmente y de naturaleza revocable, no tard en ser usada como medio de chantaje poltico. De hecho, con mucha frecuencia Washington amenazaba a los gobiernos centroamericanos con suspender el trato SGP si no cedan a tal o cual exigencia.

Este chantaje violaba la misma clusula de habilitacin del GATT que no permita el re uso del SGP en condiciones no discriminatorias y prohiba exigir alguna reciprocidad, porque se basaba en el reconocimiento del menor desarrollo de los pases beneficiarios

La inseguridad del SGP como instrumento para acceder en modo preferencial al mercado norteamericano fue uno de los argumentos del Lobby Centroamricano que presionaba a favor del acuerdo de libre comercio propuesto por Estados Unidos (CAFTA) argumentaban que mediante un acuerdo bilateral se garantizaba el trato preferencial que daba el SGP, sin estar sujetos a la voluble discrecionalidad de Washington.

Estados Unidos y sus recuerdos de vasallaje econmico

Como hay poco de nuevo bajo el sol y los acuerdos comerciales preferenciales ya demostraron su utilidad para crear estados vasallos reunidos en grandes imperios, esa poltica se repite desde cuando, en 1993, los Estados Unidos lograron hacer firmar el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte).Ese acuerdo que incluye a Canad, Mxico y Estados Unidos, el TLCAN reproduce en cuanto a cobertura de temas y normas un acuerdo previo suscrito entre Canad y Estados Unidos. Al incluir a Mxico se le conoce como NAFTA, por sus siglas en ingls. El NAFTA ser la matriz de los acuerdos que luego firmarn otros pases de Amrica Latina con Estados Unidos: Chile, Centroamrica (CAFTA), Colombia, Per. Todos ellos idnticos, porque en realidad son acuerdos de adhesin. Sus rasgos ms salientes son: inclusin de una apertura irreversible del sector de los servicios ( distribucin, financieros, telecomunicaciones, profesionales, etc. ); Prolongacin de los monopolios relacionados con la Propiedad Intelectual (patentes, derechos de autor, etc.); apertura sin reservas a la importacin de productos agrcolas norteamericanos a precios subsidiados; apertura sin condiciones a las inversiones extranjeras donde se incluye una renuncia a la soberana legal jurisdiccional porque admite el recurso a un arbitraje externo en caso de disputa entre el Estado y el inversionista extranjero. Esta norma limita las iniciativas que un Estado pueda legislar o alterar a favor de sus intereses al status quo normativo al momento del ingreso al pas del inversionista extranjero. Una restriccin inaceptable para un gobierno democrtico. Por ese y otros motivos fracas la propuesta norteamericana de esa matriz de acuerdo, ante la Unin Europea.

Para completar el cuadro de explotacin colonial tradicional; las exportaciones de los socios de Estados Unidos en esos acuerdos de supuesto libre comercio, sus productos deben cumplir con unos requisitos en el proceso de produccin detallados en complicadas normas de origen. En general esas normas de origen para manufacturas tienden a imponer el uso de materia prima e insumos provenientes de Estados Unidos. Por ejemplo: por lo barato de la mano de obra una parte importante de las exportaciones de Centroamrica son confecciones textiles de algodn; en el CAFTA dice que el hilo de las telas debe ser con algodn de la regin del acuerdo, esa frase que aparentemente garantiza neutralidad disimula una realidad y es que, por los subsidios norteamericanos al algodn exportado, ningn pas centroamericano produce algodn porque no se puede competir. Esa norma de origen obliga en la prctica a confeccionar con tela norteamericana, lo cual encarece talmente la confeccin textil, que algunos pases del CAFTA importan la tela de Asia y prefieren exportar a Estados Unidos sin la preferencia arancelaria. En sntesis, los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos lo que hacen es asegurar la penetracin de las grandes empresas transnacionales norteamericanas, cuyos recursos financieros les permiten imponerse utilizando la tcnica del Dumping; un arma tpica del capitalismo predatorio. Esa amenaza suele obligar a que los empresarios nacionales acepten vender cuando las transnacionales les ofrecen comprar las empresas nacionales lderes, de ese modo los empresarios se evitan una competencia desigual ruinosa, salvan su capital y lo invierten en otra parte.

Es curioso que los negociadores norteamericanos de ese libre comercio siempre proclaman las virtudes de la libre competencia, cuando en la realidad su objetivo en la negociacin es obtener monopolios para las grandes empresas. Las principales vctimas de esa lucha desigual son las pequeas y medianas empresas, Aquellas que como han demostrado numerosos estudios son las que proporcionan mayor empleo y cuya existencia, segn Sismondi, demuestra una mejor reparticin de la riqueza. Los acuerdos de libre comercio negociados por Estados Unidos con sus vasallos polticos son un modo de consolidar ese vasallaje integrndolos en una red de acuerdos que constituyen un imperio econmico dependiente de la economa de Estados Unidos y de la salud de del dlar norteamericano. Hace ya un rato que Estados Unidos dej de ser la economa mas grande del mundo. La economa ms grande es la Unin Europea con un PIB de 16,884 millardos de en 2017, contra 15,77 millardos de en el PIB (GDP) Estados Unidos. Las cifras son cercanas, solo que la economa de la UE crece ms porque tiene un supervit comercial, mientras que los Estados Unidos tiene un dficit comercial crnico.

De all los esfuerzos norteamericanos para asegurarse mercados mediante acuerdos comerciales que le otorguen un acceso a mercados preferencial y la necesidad de convertir a sus socios comerciales en subalternos econmicos. El ltimo intento en esa direccin fue algo llamado Trans-Pacific Partnership que englobaba los satlites de Estados Unidos en la cuenca del Pacifico, para contrarrestar as la predominancia comercial de China. El acuerdo no lleg a ser porque Japn qued afuera y porque el Presidente Trump lo desautoriz.

La Unin Europea

Desde los aos 70 el Mercado Comn Europeo mantuvo acuerdos comerciales con las antiguas colonias para comerciar con un mutuo trato arancelario preferencial Ese hecho es posible que haya inspirado la poltica de acuerdos para un trato arancelario preferencial de Estados Unidos que no es otra cosa eso que ellos llaman Libre Comercio, para disimular algo lo que consiste en un trato discriminatorio que substancialmente viola las clusulas sobre No discriminacin contenidas tanto en el viejo GATT, como en el GATT de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC).

Como ya dijimos los Estados Unidos comenzaron a imponer esos acuerdos de Comercio Preferencial a sus vasallos all por los aos 90, despus de haberlos obligado a adherir al GATT en los aos 80, en la poca de mayor vulnerabilidad del Tercer Mundo por los refinanciamientos de la Deuda Externa. El Propsito era de hacerlos adherir al GATT, que hasta entonces era un Club de pases ricos, porque en esos aos el GATT negociaba la Ronda Uruguay en la que se planteaban novedades como un acuerdo sobre Comercio de Servicios (los obstculos a la prestacin de servicios no son aranceles sino normas y reglamentos) y un acuerdo sobre para el respeto de la Propiedad Intelectual, referidos bsicamente relacionar el comercio internacional con el cumplimiento del Acuerdo de Paris sobre Propiedad Industrial (marcas y patentes, etc.). Los acuerdos de libre comercio de Estados Unidos reflejan esas novedades, solo que con mayor prdida de Soberana de lo acordado en el mbito multilateral de la OMC. La Unin Europea no tard en imitarlos y viene proponiendo un acuerdo muy similar, solo que la UE, por economa negociadora, prefiere hacerlo con bloques de integracin econmica que ya cuentan con un Mercado Comn interno protegido por un Arancel Externo Comn. Por eso negoci primero un acuerdo preferencial con el Mercado Comn Centroamericano. Despus comenz a negociar con Mercosur, el principal bloque econmico de Ibero-Amrica (304 millones de habitantes) y la negociacin dur 20 largos aos: hasta el pasado 26 de junio cuando, por fin, se firm un borrador de acuerdo que solo puede ser visto en el sitio en Internet del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina.

Ese acuerdo que merece ser estudiado con detenimiento, es bastante desequilibrado, porque en esencia abre los mercados de Mercosur a las manufacturas industriales europeas, con las que difcilmente las industrias argentinas y brasileas podrn competir. Como contrapartida se extiende hasta casi 100.000 TM la cuota de exportacin de carne de Mercosur a la Unin Europea y tambin abre el mercado europeo a otros productos agrcolas del Mercosur; pero se excluye el producto cuya exportacin podra ser ms rentable y extensa: el azcar. En general el acuerdo asigna roles econmicos que repiten el pasado colonial. Productos del campo contra manufacturas industriales. Otra novedad indicativa es que el acuerdo permite a las empresas europeas contratar europeos para llevar adelante sus actividades en el territorio del Mercosur, con la nica condicin de que hablen la lengua local; esa libertad aliviar el desempleo crnico de jvenes profesionales en Espaa y Portugal, pero por eso mismo esa clusula recuerda la poca en que las colonias eran el desaguadero para la juventud desocupada de las metrpolis europeas.

Nota:

Ver parte IV del GATT, sobre Comercio y Desarrollo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter