Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-08-2019

Aprender en 2019 de la investidura interrumpida en 1981

Domingo Sanz
Rebelin


Si los secretos oficiales que solo ponen en peligro las andanzas de nuestros golpistas habituales no estuvieran tan celosamente guardados, las amenazas ocultas contra la libertad de todos no existiran.

La investidura de Calvo Sotelo en febrero de 1981.

La primera vez que fracas una votacin de investidura desde que se aprob la Constitucin fue aquel 23 de febrero. Pensando en la de ahora de Snchez, tan atascada, recordaremos, de lo poco que sabemos, algunos de los momentos ms sospechosos tras los disparos de Tejero y su banda de guardia civiles en el Congreso.

Juan Carlos I, en adelante JC1, ya era inviolable, pero apareci, militar, de madrugada. Podra no haberlo hecho en persona, pues los mandos haban cumplido la orden de retirada que les acababa de dar. Pero tampoco debemos olvidar que, con algunos de ellos, el propio JC1 llevaba tiempo intrigando, que Surez ya no estaba en La Moncloa y que, por tanto, la toma del Congreso sobraba. Pero ocurri lo de tantas veces cuando alguien agita las salas de banderas. Quedan flecos en movimiento.

JC1 convirti aquella pantalla de TV en un tribunal en que l y solo l lo fue todo, juez, fiscal y acusado, porque solo l lo saba todo. Y se declar inocente, y hasta hroe, porque saba que nadie abrira la boca contra l. Jams.

Puede usted confiar o no en este relato, pero lo que s puede es estar seguro de que nadie abrir tampoco el cofre de los secretos oficiales que contiene las respuestas. O existe algn valiente por las alturas?

Despus, durante la maana del da 24, el hroe JC1 se reuni con la Junta de Defensa Nacional. Despus lo hizo, en grupo, con Agustn Rodrguez Sahagn, Felipe Gonzlez, Santiago Carrillo, Manuel Fraga y Adolfo Surez, no constando que ninguno de ellos le pidiera explicaciones sobre la reunin mantenida con los jefes militares. S se sabe que Gonzlez y Carrillo dijeron que, al da siguiente, sus diputados votaran lo mismo que el da 20.

Por cierto, ha echado usted a alguien en falta, entre los polticos?

La entrada de Tejero en el Congreso se haba producido durante la segunda sesin de investidura de Calvo Sotelo, interrumpiendo la votacin a la altura del diputado Nez Encabo.

Pero la primera votacin, aunque fracas como las de Snchez, se haba completado sin altercados tres das antes, el 20 de febrero. Calvo Sotelo obtuvo 169 votos, por lo que le faltaron siete. Los diputados catalanes de CiU, que eran nueve, se abstuvieron todos. Su voto a favor le habra dado la investidura y aquella accin militar se habra tenido que urdir en otro momento.

Pero, quin, con dos dedos de frente, puede pensar que los catalanes estuvieran implicados en un golpe de estado para imponer en La Moncloa a un general con el aroma de Franco?

Resulta mucho ms plausible reparar en la extraa votacin llevada a cabo, tambin el da 20, por el grupo parlamentario de Coalicin Democrtica, liderado por Manuel Fraga Iribarne, ministro del dictador por si la memoria nos falla y con todo su franquismo particular intacto, aunque disfrazado.

De los nueve diputados de Coalicin Democrtica, el da 20 tres haban votado a favor de Calvo Sotelo, pero los seis restantes se abstuvieron.

Cundo se ha visto tanta anarqua en un partido de derechas de Espaa?

Si los de Fraga hubieran votado todos a favor el da 20, hubiera bastado un solo voto de cualquier otro grupo, incluso por error, para que el golpe de Armada-Milans-Tejero y muchos ms, y quizs alimentado por JC1, tuviera que organizarse de otra manera. O anularse.

Porque, de insistir en el plan golpista, si JC1 hubiera intervenido habra tenido que pasar por encima de un gobierno en pleno ejercicio de sus funciones.

Estas cosas tan impertinentes solo las hace un tal Felipe VI, en adelante F6, y ms si el da cae en 3 de octubre de 2017.

Con el paso de los aos solo hemos conseguido que aumenten la irresponsabilidad y el autoritarismo de cualquier espaol borbn y coronado.

Pero sigamos con los acontecimientos.

La segunda votacin se realiz el 25 de febrero. Se habra conseguido la investidura de Calvo Sotelo si, en lugar de iniciarse otra vez desde el principio, se hubieran validado todos los votos del da 23, ms de la mitad, llamando a votar en primer lugar al diputado antes citado, al que interrumpieron los golpistas de la Guardia Civil? No era esto los que exiga un triunfo decente de la democracia, para no reconocerle al golpe ningn efecto?

Qu postura defendi Fraga en la reunin del 24 con JC1 y los dems?

Quizs lo ocurrido en la votacin del da 25 nos ayude.

Los nueve diputados de CiU, que se haban abstenido el da 20, votaron todos a favor el da 25. Aquella decisin del grupo cataln sirvi para asegurar que el poder legal nacido de las urnas de 1979 regresara a La Moncloa, tras el ataque perpetrado desde La Zarzuela, y al margen del papel real que JC1 hubiera cumplido en la estrategia de desestabilizacin.

Adems, los seis diputados del grupo de nueve liderado por Fraga, que se haban abstenido el da 20, cambiaron su voto a favor de Calvo Sotelo. El giro ms sospechoso de todos porque la del 23 era ya la segunda votacin. An hay quien recuerda al Fraga molesto de aquella noche, pues los de Tejero manifestaron hacia l cierta deferencia.

De los restantes diputados, solo dos cambiaron el sentido de su voto, tambin a favor.

Por si usted se haba olvidado de la pregunta que le hice en el sptimo prrafo, a aquella reunin del 24 con JC1 no asistieron ni el lder de los diputados de CiU ni el de los del PNV.

Habran faltado a la reunin si quien la convoc la hubiera condicionado a su presencia? De nuevo, los secretos oficiales.

En aquel encuentro con JC1, salvo que el cofre de los secretos se abra y diga lo contrario, a nadie se le ocurri proponer, por ejemplo, una investidura unnime, o casi, ofreciendo los votos de sus diputados a cambio de inhabilitaciones de franquistas y reformas legales que permitieran blindar mejor las libertades. Es lo que hubiera procedido, en consonancia con las grandes manifestaciones populares en defensa de la democracia que se celebraron en todas las capitales de provincia, excepto Pamplona, el da 27.

Por tanto, los lderes polticos de la primera transicin hicieron dejacin de su responsabilidad y entregaron el poder efectivo durante los momentos crticos a una persona no votada por nadie: un rey.

Recuerda usted lo que ocurri en octubre de 2017, cuando el poder decidi que vivamos otro momento crtico? Si, lo de F6. Esto usted ya lo ha ledo.

Y cuando el PSOE consigui gobernar en 1982 tampoco removi nada importante a favor de la libertad. Ni siquiera destap los secretos oficiales. Es tan fuerte la tentacin de saber cosas que les son negadas a los contribuyentes normales

El contexto de la investidura fracasada de Snchez.

Ahora podemos dar el salto en el tiempo, no sin antes recordar al Rajoy que, desde la oposicin, recoga firmas contra un Estatut refrendado en urnas legales por los catalanes, y tambin por el Congreso, pero anulado despus por el TC a instancias del PP.

S, se trataba de los mismos catalanes que cambiaron el voto de todos sus diputados para asegurar la estabilidad monrquica, en un momento crtico de la misma Espaa que hoy, decepcionados, quieren abandonar.

Alguien puede asegurar que no estemos en una situacin tan inestable como aquella de la primera transicin, aunque los protagonistas sean otros?

No parece que vaya a entrar un Tejero en el Congreso, aunque la tentacin de otro gobierno tambin en funciones sea muy fuerte, y ms con lo mucho que gritan contra Snchez los Abascal, Casado y Rivera. Pero a estas alturas las armas de fuego estn mal vistas.

El relevo en el liderazgo de la amenaza autoritaria en Espaa ha pasado a manos de jueces a quienes los polticos cobardes han empoderado. Se trata de personajes como Marchena, alguien tan poco independiente que no fue capaz de romper la baraja y decir o Cosido o yo tras el wapp del senador que lo dejaba con el culo al aire, como un mueco del PP en el Supremo y manejable desde atrs.

El citado Marchena y la Sala Segunda del Supremo se saben armados con la sentencia que, cual artefacto explosivo en fase de montaje, tienen entre manos. Nosotros solo sabemos que ser potente, pero no cuando estallar ni la respuesta que recibirn por parte de los millones de votantes que apoyan a los que sern castigados en su nombre por, entre otras cosas, no haber acertado a refugiarse en Europa.

Tras casi 40 aos bajo las condiciones polticas definidas en el momento histrico de un golpe de estado violento y autoritario, nos encontramos con un golpismo de nuevo cuo insertado en los organismos de intervencin inmediata, polica, espionaje y justicia, mucho ms rpidos contra cualquier expresin de libertad molesta que contra la corrupcin masiva que se ha hecho duea de tanto espacio en la poltica.

Y una ms: en condiciones de verdadera independencia entre poderes, las cloacas del Estado/Villarejo jams habran alcanzado tan descomunal tamao.

Aunque todo parezca perdido

quizs existen soluciones. Algunas no son aptas para cobardes.

Solo es posible derrotar a un entramado tan peligroso para la libertad si los partidos que creen en ella se arman, asumiendo el mando del miedo que a los golpistas infunde la verdadera transparencia.

Se atrever Unidas Podemos, antes de que Snchez quede atrapado por la peligrosa derecha espaola, a ofrecerle los votos de sus diputados a cambio de abrir ya el cofre de los secretos oficiales?

Si UP no se atreve pensaremos en lo fuerte que es la tentacin de saber cosas que son negadas a los contribuyentes normales La informacin es poder. Pero esto tambin lo hemos dicho antes, cuando hablbamos de Felipe Gonzlez.

Y si los de Iglesias pusieran esa condicin, se atrever entonces el PSOE a aceptarla, o preferir unirse al bloque de la derecha, a la que tanto le pide su abstencin?

Es ms, regalar entonces la derecha sus votos a Snchez, con tal de mantener el cofre cerrado? La verdad, me gustara ver esa pelcula.

En caso de no aceptar investidura a cambio de secretos, Snchez no tendra tan fcil lo de explicarlo a sus votantes.

Todos los dems asuntos de un programa de gobierno son muy importantes, pero no resolver uno que sea crtico puede poner en peligro el resto entero.

No se trata de abrir el cofre para confirmar, o no, las especulaciones del pasado.

Encender la luz sobre los secretos oficiales puede significar la derrota de la derecha espaola hasta que se convierta en europea. Y eso tiene un valor incalculable.

La otra solucin para conocer millones de verdades ocultas es proclamar de una vez la III Repblica. La que hubieran votado los espaoles de las encuestas que solo conoca Suarez, segn el secreto que s se adelant a desvelar Victoria Prego.

Pero a querer la repblica solo se atreven en Catalunya.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter