Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2019

Martnez-Almeida seala el 2 de septiembre como fecha de un posible desalojo
La Ingobernable: epicentro de la batalla meditica de la derecha contra los okupas

Sato Daz
Cuarto Poder


Una nueva batalla meditica colea por el ambiente madrileo. La poltica-espectculo, la hegemona del relato, la propaganda. Ocurre aquello que sucede en los medios, a ritmo televisivo y a golpe de tuit, con el afn de conmover y mover a la opinin pblica. Poltica entretenimiento. El nuevo Ayuntamiento de Madrid, encabezado por el alcalde Jos Luis Martnez-Almeida, seal desde antes de la campaa electoral del pasado mes de mayo dos objetivos prioritarios. Uno ha resultado un fracaso. El segundo se marca en el calendario: principios de septiembre.

El primero, Madrid Central. Tras el fiasco de no poder tumbar la medida estrella por exigencia de dos juzgados, las multas a los vehculos contaminantes continan en el centro de Madrid. Victoria de los ecologistas. La resistencia poltica y social a la vuelta atrs de Madrid Central consigui reunir a miles de personas de distintos colectivos sociales en una masiva manifestacin contra esta promesa del gobierno de las derechas y ultraderechas municipales. Fue el primer hito de contestacin ciudadana al tndem Almeida-Villacs y la primera derrota del equipo de gobierno.

El segundo, La Ingobernable. El centro social okupado del Paseo del Prado, esquina calle Gobernadores, se presenta como el prximo campo de batalla discursivo y meditico de la derecha madrilea que aspira a extenderse como un tema de poltica estatal, y no local. La semana pasada, el alcalde pona fecha para el desalojo: el prximo 2 de septiembre. Hasta entonces, el consistorio ha de notificar a los activistas que marchen del edificio de propiedad municipal. Una vez estos no se vayan, el gobierno municipal habr de acudir al juzgado para que se materialice el desalojo. De momento, nadie ha avisado al centro social okupado.

Algunos medios de derechas han usado, durante los ltimos meses, un lenguaje duro contra este centro social. Nos criminalizan, pero somos conscientes de que no solo criminalizan a La Ingobernable, sino a un modelo de entender la ciudad y a otros muchos centros sociales que siguen el mismo modelo, advierte Serlinda, una de las portavoces de la asamblea de La Ingobernable, a cuartopoder.es. La Ingobernable, durante los ltimos dos aos, se ha convertido en un smbolo del movimiento okupa de Madrid, tras la desaparicin del Patio Maravillas, Casablanca u otros, y en centro neurlgico de buena parte de sus movimientos sociales.

El edificio, de titularidad pblica, fue cedido por el gobierno de Ana Botella a la Fundacin Ambaz para la construccin de un museo privado. Tras esto, ya con el gobierno de Manuela Carmena, fue okupado, ao 2017, y en l participan rutinariamente decenas de colectivos sociales, organizando sus asambleas, reuniones y actividades. En palabras de Serlinda: Un espacio para soar, para crear multitud de sinergias o de ideas.

Pero, qu aporta este tipo de centros sociales a la ciudad?, preguntamos. Una alternativa, frente al modelo de ciudad que se nos impone. Y quin se beneficia de esta alternativa? Las vecinas de la ciudad, del barrio, pues forman parte de La Ingobernable, las compaeras del 8M se organizan desde aqu, no se entiende La Ingobernable sin el movimiento feminista, tambin los movimientos ecologistas que estn haciendo tambalear algo el sistema en este sentido, movimientos como Fridays for Future o Juventud por el Clima, valora esta activista.

Los okupas no quieren a Almeida, con este lema, carteles de propaganda del PP aparecieron en las estaciones de metro de Madrid hace unos meses. Almeida comenzaba su campaa electoral. La Ingobernable era un elemento central de la misma. La okupacin ha sido uno de los temas ms recurridos por las derechas y ultraderechas desde que en la pasada legislatura los ayuntamientos del cambio llegaron al poder. En Barcelona, a Ada Colau se le ha acusado en mltiples ocasiones de ser permisiva, cuando no cmplice, con los okupas. En Madrid, hacan lo propio con Carmena.

Es ms, desde que Pedro Snchez lleg a la Moncloa tras la mocin de censura a Mariano Rajoy, El okupa de la Moncloa, se le calificaba al presidente del Gobierno desde los medios y salas de prensa de derechas. En la radio, los anuncios de alarmas de seguridad para viviendas se repiten una y otra vez como medida contra las okupaciones. El clima, creado. "Qu es eso de ir a tu casa y que te la encuentres okupada?", repiti Pablo Casado durante la campaa electoral. Distintas propuestas programticas contra okupas tomaron protagonismo en las campaas de PP, Ciudadanos y Vox. Rivera repeta: "Okupas". Tal y como ahora hace con "la banda".

Sin embargo, en el mes de julio, tan solo el 0,4% de los encuestados por el CIS afirmaban haber encontrado su vivienda okupada en la ltima dcada. Una cifra escasa para el ruido meditico que genera esta situacin social. En la misma encuesta, un 39% opinaba que se debera expulsar inmediatamente a quienes okupan una casa, frente a un 31,3% que se manifestaba por buscarles soluciones habitacionales alternativas y un 22,7% que apostaba por dialogar con los okupas hasta encontrar soluciones. El CIS tambin preguntaba a los encuestados si conoca a alguien a quien le hayan okupado una casa tras irse unos das fuera por vacaciones u otro motivo: un 18,9% respondi que s, que conocan algn caso as.

Los casos de okupacin como alternativa habitacional mayoritariamente se dan en casas y pisos vacos cuyos propietarios son bancos o fondos de inversin. Una cuestin es la okupacin de viviendas y otra distinta la okupacin de espacios pblicos o privados vacos con el afn de abrir un centro social, destinado a actividades sociales, polticas o culturales. Este es el caso de La Ingobernable. Sin embargo, el significante okupa cotiza al alza en la prensa de derechas. Y, en las prximas semanas, amenaza con adquirir un mayor protagonismo. Desde La Ingobernable, avisan, que se retrase hasta septiembre puede implicar que quiere tener una mayor relevancia meditica, pues ya habra comenzado el curso poltico.

La eterna y actual batalla por el relato. PP y Ciudadanos desde el Ayuntamiento quieren marcarse un tanto ante la opinin pblica con el desalojo. Pero, para Serlinda, es La Ingobernable quien est ganando esta batalla discursiva. La Ingobernable ha ganado ya parte del relato, estamos teniendo impactos en medios de comunicacin y en el tejido social que muestran que la okupacin no es algo negativo, sino que pone el foco en que la problemtica es el robo sistemtico de espacios de Madrid para la ciudadana, considera la activista.

Esta batalla discursiva por parte del centro social ya ha comenzado. Toma de posiciones. El periodista britnico Paul Mason, el bilogo Manuel Guzmn, la activista Yayo Herrero, la periodista Ruth Toledano, el cantautor Ismael Serrano, la intelectual feminista Silvia Federici, el msico Nacho Vegas... Estos nombres forman parte de algunas de las personalidades que han defendido pblicamente que La Ingobernable siga abierta.

La Ingobernable es indesalojable, advierten desde la okupa. "Podrn desalojar el edificio, pero no las ideas" que lo habitan, prosiguen. Mientras, activistas se turnan en vigilancias para evitar un desalojo por sorpresa.

Divisiones en la izquierda poltica

Las izquierdas polticas madrileas muestran diversidad de opiniones sobre este aspecto. Por un lado, saben que el actual gobierno de PP, Ciudadanos y Vox, apoyando desde fuera, quiere sacar tajada de este embrollo. Por otro, el PSOE no apoya la okupacin, Ms Madrid no lleg a un acuerdo con La Ingobernable e IU, que se present a las pasadas municipales bajo el nombre de Madrid En Pie sin obtener representacin, defiende que el centro social se mantenga.

Desde Ms Madrid, principal partido en el pleno municipal y lder de la oposicin, reiteran a cuartopoder.es que la mejor solucin era la que plantearon durante la legislatura pasada en las negociaciones infructferas. Ahora Madrid planeaba construir una biblioteca para mujeres en una parte del edificio y ceder otra para colectivos sociales. Desde La Ingobernable no quisieron renunciar a la autogestin y solicitaban cuatro aos de cesin para encontrar un fin para el edificio conjuntamente en este periodo.

Por parte del PSOE, la concejal Mercedes Gonzlez, explica su posicin: "No queremos ni okupaciones de edificios ni de viviendas, eso es lo primero, por lo que el desalojo se debe producir en condiciones legales". Por otro lado, afea que "el gobierno de PP y Ciudadanos no tenga claro para qu va a usar el edificio de Prado 30". "Es increble que vaya a desalojar La Ingobernable sin tener una alternativa", pues destaca que La Ingobernable ha desarrollado "una labor social". La apuesta de los socialistas madrileos es "que sea un equipamiento social, cultural, que d servicios a un distrito tan necesitado como el distrito centro".

Por ltimo, Lou Gmez, coportavoz de IU Madrid Ciudad, destaca: "La Ingobernable es uno de esos espacios fsicos arrancados al capital, de esas estructuras polticas antagnicas a las dominantes donde la vida privada entra en contacto con la vida pblica, un lugar de construccin de bases materiales que inciden directamente en la vida cotidiana, en las relaciones de gnero y hasta en las distintas opciones de vivir la sexualidad, la afectividad y los cuidados". Por ello, apuesta por defender La Ingobernable, porque "es defender la construccin de espacios comunitarios que nos permiten compartir un modelo deseable para la vida en comn".

Fuente: http://www.cuartopoder.es/sociedad/2019/08/07/la-ingobernable-epicentro-de-la-batalla-mediatica-de-la-derecha-contra-los-okupas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter