Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2019

Los precios y sus controles

Ricardo Torres
Progreso Semanal


Una de las cuestiones en la que hizo nfasis el gobierno cubano despus de la crisis de los noventa fue que los cambios en el modelo econmico no implicaban una transicin completa hacia una economa de mercado. En esa lgica, Cuba desde hace 60 aos existe en una realidad marcada por el control administrativo de la economa, lo que incluye prominentemente a la fijacin central de precios, aspecto decisivo de las economas centralmente planificadas.

Luego de 1990, esta caracterstica adopt matices en tanto proliferaron segmentos donde los precios se fijaban con amplios mrgenes de libertad, y otros donde estos se determinaban a partir de consideraciones de costos que no incluan ningn subsidio. El panorama se complejiz, y se incorporaron nuevos actores. Ms recientemente, se han vuelto a ensayar topes de precios en los productos agrcolas y en el transporte privado, especialmente en la Capital.

En ambos casos, con poco o nulo xito. De todas maneras, a partir del recorrido anterior no debe sorprender que se acuda a este mecanismo una vez ms. Lo que s debera llamar la atencin es que se insista en una frmula desacreditada por el tiempo, sobre todo cuando se ha llegado a afirmar que se aspira a incorporar mecanismos econmico-financieros para la conduccin de la actividad productiva. Bueno, este es un camino que niega esa intencin.

Es preciso establecer una diferencia entre la fijacin de precios a un determinado nivel, y la dinmica de los mismos en el tiempo. Un precio puede considerarse alto en relacin a los ingresos, pero puede que no experimente mucha variacin a lo largo del tiempo. Una parte importante del nivel de vida de los individuos y las familias depende de la cantidad y calidad de los bienes y servicios que pueda adquirir.

El acceso a una canasta determinada depende fundamentalmente de la productividad media de la economa, esto es, la masa de riqueza total creada en un perodo en relacin a los factores que se emplean para ello, especialmente capital fsico (maquinarias, infraestructura) y trabajo. Esto sirve incluso para entender el papel de las importaciones, donde juega un rol la productividad en los renglones exportables, que permiten traer los recursos en moneda extranjera para pagar esas compras.

A partir de lo anterior, el poder adquisitivo de un individuo est determinado tanto por sus ingresos totales como por el nivel de precios. La determinacin de los precios depende principalmente de tres elementos: la relacin entre la oferta y la demanda, los costos de produccin y la estructura del mercado. Esta ltima no se aborda comnmente, y hace referencia al nivel de competencia en mercados especficos. En la medida en que la competencia entre los oferentes es mayor, cada uno de ellos tendr menor poder para imponer precios ms altos. Los precios desempean un papel clave en las economas de mercado. El movimiento de los precios trasmite informacin a los productores y los consumidores, orientando sus decisiones.

Los gobiernos no se desentienden de este movimiento e intervienen oportunamente para corregir desequilibrios que se pueden generar a partir de acciones monoplicas, o ante desastres naturales u otras situaciones extremas. En ese sentido, los controles de precios estn definitivamente dentro de las opciones de poltica econmica.

Sin embargo, la evidencia histrica es abrumadora respecto a la escasa efectividad de los controles de precios cuando estos se aplican a muchos productos, o por un tiempo prolongado. El caso extremo se verific en las economas centralmente planificadas, donde todos los precios se establecan directamente por el gobierno, lo que a la larga caus enormes ineficiencias en la asignacin de recursos y factores en la economa. El reemplazo del mecanismo de precios por otros de tipo administrativo prob ser contraproducente. El aparato administrativo que se necesitaba para sustituir al mercado era enorme, y no poda responder a las siempre cambiantes situaciones de la economa.

Esa es precisamente una de las funciones y mritos fundamentales de los precios: recabar y trasmitir informacin gilmente para informar a todos los agentes sobre el comportamiento de mercados especficos. Los controles de precios, all donde se practican, tambin deben procurar un equilibrio entre los intereses de los productores y los consumidores.

Es interesante observar cmo en la mayora de los pases los bancos centrales se fijan objetivos de inflacin positiva. Los precios deben crecer, solo que moderadamente. La economa, sostienen los expertos, se ajusta mejor cuando los precios suben, no al revs. La deflacin (cada de los precios) en Japn ha sido largamente considerada una situacin indeseable, con repercusiones serias para el aparato productivo.

La apuesta que hacen las autoridades cubanas a travs del control de un amplio grupo de precios es riesgosa. El poder adquisitivo de las familias cubanas est determinado por el bajo nivel de productividad media, fenmeno que responde a diversas condicionantes que no tienen una solucin en el marco que se plantea. La criminalizacin de la accin del mercado y la introduccin de mecanismos de control adicionales en un pas abrumado por el control administrativo excesivo, son parte del problema y no la solucin.

La economa cubana no tiene una restriccin de demanda fundamental, s tiene un problema de oferta insuficiente. No resulta claro cmo controlar los precios va a ayudar a incrementar la produccin. Existe una obsesin con el nivel de precios, pero se habla poco de cmo hacer crecer los ingresos. La creacin de riqueza es un asunto de capital importancia, pero es imposible abordarlo sin que nos conduzca a fallos esenciales de nuestro modelo, a los que se les sigue dando de lado, andando por las ramas. Mantener los precios bajos, adems de desincentivar la produccin, tiene efectos regresivos en la distribucin del ingreso, para aquellos que gustan hablar de equidad. Todos se benefician de precios bajos, y los grupos de altos ingresos se benefician proporcionalmente ms. En la presentacin del asunto de esta manera se enmascara tambin el tema de la distribucin de los ingresos y, sobre todo, la posposicin de una discusin profunda sobre sus causas y la presentacin de datos para describir el fenmeno. Detrs del tan llevado y trado comportamiento de los precios, tambin yace el problema de la inequidad.

Lamentablemente, las medidas relacionadas con el control de los precios han resultado populares. Especialmente debido a que no se puede establecer una discusin ms amplia sobre sus implicaciones y los efectos a mediano plazo. He aqu algunas de las falencias del enfoque adoptado.

Ms all de desequilibrios que puedan existir e incluso necesario corregir, no se pueden resolver en la circulacin los problemas que son esencialmente de la produccin. Se dice mucho sobre los bajos niveles de inversin, pero se habla poco sobre la mejora del esquema de incentivos para atraer nuevos recursos. Cuando mejoraron las condiciones, aparecieron del da a la noche los recursos para reparar media Habana.

Tambin es poco probable que se estimule la actividad productiva en el sector privado si se corre el riesgo que una medida administrativa inesperada modifique los clculos de rentabilidad. Lo que se puede ganar a corto plazo con precios ms bajos se perder a largo plazo con la cada de la produccin. Esto no es nuevo, lo vemos cada da en Cuba.

Otro error es volver a insistir en la nocin de que casi por arte de magia, un decreto o una resolucin va a conseguir mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos. Es lamentable que se invoquen o inventen enemigos recurridos una y otra vez, como los cuentapropistas, los revendedores, o el mercado informal para legitimar la accin pblica. El sector informal y los revendedores solo vienen a recordarnos diariamente las falencias de nuestro modelo, y el escaso progreso que hemos logrado en deshacernos de ella. Si existen conductas reprochables y unos ciudadanos que lucran a travs del acaparamiento, son el reflejo de nuestra sociedad. Puro marxismo. Si la oferta no aumenta en un nivel proporcional a la demanda, y los precios no se ajustan correspondientemente lo que sigue es escasez, mercado negro y colas.

Resulta tan obvia la discusin anterior que uno no puede sino imaginarse qu motivos realmente poderosos podran justificar estas decisiones.

Fuente: http://progresosemanal.us/20190808/los-precios-y-sus-controles/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter