Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2019

A propsito del Movimiento Evita: resistir con resignacin?

Grace Lpez Egua
La Izquierda Diario

Apuntes del Movimiento Evita. Los inicios. Un itinerario errtico. De la resistencia al Evita actual. La Economa popular. Resistir con resignacin, la gran apuesta de Prsico.


El politlogo e investigador del Conicet Francisco Longa ha publicado recientemente Historia del Movimiento Evita. La organizacin social que entr al Estado sin abandonar la calle, editado por Siglo XXI, donde se ocupa de una de las ms importantes organizaciones de extensin nacional surgida de las astillas de la crisis de 2001, que en la actualidad se ha convertido en un importante actor poltico. Este libro reflexiona sobre una de las organizaciones piqueteras transformadas en entidades sociales de la llamada economa popular. A lo largo del texto, se brindan claves para comprender los pasos que fue dando este movimiento, sus contradicciones y lo que el autor llama potencialidades para concluir que ms all de la obediencia o del juego propio, de su autogestin o su dependencia de las arcas estatales, lo que se ve en el Evita es cambio, flujo; precisamente movimiento. Sobre el avance de su investigacin trataremos algunos aspectos: los inicios; un errtico itinerario; la economa popular.

Los inicios

Los noventa fueron el escenario del surgimiento de los movimientos de trabajadores desocupados que lograron trascender bloqueando rutas y se hicieron conocidos como piqueteros. En Salta y Neuqun tuvieron origen los primeros movimientos combativos que no aceptaban la desocupacin y luchaban por trabajo genuino, trabajo para todos. Ya para comienzos del nuevo siglo, los MTD se identificaban con las nuevas teoras autonomistas: rechazaban las elecciones y se proponan desarrollar un contra-poder al Estado, en los bordes del sistema. En el 2002, un sector importante de estos movimientos incluido el que luego sera el Evita, declaraba: El poder de la Patria, como poder popular se construye en la calle El poder de la muerte se sienta en el escritorio del funcionario. [...] La Patria no se recupera con prolijidad, sino con lucha [p. 18]. Eran los tiempos de la resistencia.

La asuncin de Nstor Kirchner en 2003, al que inicialmente quienes luego constituyeron el Evita rechazaban, se propona la recomposicin del sistema poltico y como contrapartida la pasivizacin de las masas y una renovacin de la poltica hacia los movimientos sociales, que haba dado los primeros pasos con Duhalde. Basada en la masividad de los planes sociales, buscaba desviar la pelea de trabajo para todos y el desarrollo de una burocracia piquetera, en las nuevas organizaciones sociales que se estaban conformando. Esto gener varios debates al interior del Evita. El autor seala tres grandes perspectivas con respecto al vnculo con el Estado: Presionar al Estado desde afuera [] Prsico; Insertarse en el Estado (ligado al partido Justicialista [] Chino Navarro y una tercera de cuo piquetero [] privilegiar la auto-organizacin popular [pp. 48-49]. Entre estos tres puntos de equilibrio se mantendra el Evita, oscilando hacia un lado y otro, pero de conjunto aceptaron la poltica de subordinacin del movimiento al Estado y el rol de administradores de planes sociales por parte de cada organizacin.

Un par de aos despus, la confluencia de sectores del movimiento piquetero culmin en la fundacin del Movimiento Evita (2004) anunciada pblicamente el 10 de mayo de 2006. El lanzamiento del Movimiento Evita colm el Luna Park en apoyo al Gobierno. El bonaerense Prsico y el secretario presidencial, Parrilli, fueron los principales oradores frente a varios miembros del gabinete [1]. Visto retrospectivamente, la propuesta del Movimiento Evita, que pretenda constituir un sistema econmico y social alternativo fuera de una perspectiva anticapitalista termin, como no poda ser de otra manera, integrada al Estado.

Un errtico itinerario

De la trayectoria del Evita, otro aspecto a mencionar es su errtico itinerario poltico. Como planteamos inicialmente, su origen est emparentado con los MTD que se oponan al gobierno privatizador de Menem, la mayora desde el trabajo social y barrial [2], y posteriormente participaron de la revuelta de 2001 que derrot al gobierno de De La Ra. En el 2003, frente al llamado a las urnas, formaron el espacio Patria o Muerte, boicotearon las elecciones definiendo a Nstor Kirchner como una candidatura imperialista: Guerra al imperialismo era la consigna.

Un par de aos despus, se iniciaba el camino de acercamiento al Estado. A qu se debi tal viraje? Uno de los motivos sin duda fue la aceptacin de la asistencia que el Estado nacional promovi para recomponer el tejido social devastado por la crisis. Quienes al comienzo desconocan al Estado terminaron alineados a su poltica y estrategia de contencin. En su lanzamiento en 2006 en el Luna Park, participaron con una gran Bandera con la leyenda Vamos Kirchner, mientras Prsico se diriga as al presidente nuestra estrategia es la estrategia central del gobierno. No sorprende que en 2009 Emilio Prsico estuviera a cargo durante dos meses del programa Argentina Trabaja [p. 109] y en 2012, fuera subsecretario de Agricultura Familiar [p. 101].

Su poltica de conciliacin de clases pega un salto en la alianza que establecieron con el gobernador Felipe Sol entre el 2002 y el 2007, incorporando al Estado provincial no solo a sus militantes, sino a Binstock como secretario de Derechos Humanos (!) y a Prsico como subsecretario de Coordinacin de Polticas Pblicas. La complicidad y responsabilidad poltica del gobierno de Sol de la muerte en Avellaneda de los militantes piqueteros del MTD Maximiliano Kostequi y Daro Santilln, no fue impedimento para sumarse a las filas de este gobierno y que luego mantuvieron durante la gestin de Daniel Scioli.

En 2015, ante el desgaste del kirchnerismo, el Evita rompe con Cristina como parte de un reacomodamiento poltico ms amplio. En febrero de 2016, un grupo de catorce diputados con el ex-funcionario kirchnerista Diego Bossio a la cabeza rompen con el FpV [...] en la cmara alta sucedi tambin algo similar [...] en la figura de Miguel ngel Pichetto [p. 210].

Con la asuncin de Macri (como parte de la CTEP) constituyeron con la CCC y Barrios de Pie el triunvirato piquetero, los llamados cayetanos, y volvieron a ganar las calles contra las polticas del nuevo gobierno. La presin dio resultado: las negociaciones con la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley eran el inicio del dilogo con el nuevo gobierno, porque segn Chino Navarro: si Macri cae, esto gira ms a la derecha an [p. 14], buscando ser un aporte en sostener la institucionalidad. Unos meses despus, se firmara con el gobierno una ley de emergencia social por tres aos aumentando los montos de los planes y un bono de fin de ao. A condicin de que las organizaciones presentes se abstuvieran de cualquier situacin conflictiva "cualquiera sea su naturaleza", as figuraba en la letra del acta-acuerdo. La contencin social y la gobernabilidad de parte de los dirigentes del Evita estaba asegurada con la firma de la paz social. La ideologa de la resignacin que abrazan Prsico y otros dirigentes sociales es cobertura de los acuerdos polticos en la bsqueda de ampliar los planes administrados por cada organizacin.

Casi dos dcadas no pasaron en vano. Han ido delineando una organizacin con extensin barrial, territorial y nacional. El ciclo de cooptacin de las direcciones de las organizaciones sociales delinearon la forma actual del Movimiento Evita. Hoy frente a los aires de recambio de gobierno se suman al Frente de Todos, junto a los barones del conurbano, a los gobernadores y a dirigentes como Massa, que promueve la intervencin de la gendarmera en los barrios, junto a Felipe Sol y la burocracia sindical.

La Economa popular

El desarrollo de la crisis internacional desde el 2008 dej en claro que el sistema capitalista ya no puede garantizar el pleno empleo que caracteriz la etapa fordista, que un sector de la poblacin laboriosa ya no tendr trabajo, ni los jubilados van a poder disfrutar de su vejez. En nuestro pas, desde la ofensiva neoliberal, la pobreza estructural se ha mantenido en ndices muy elevados [3] y un sector importante de la clase trabajadora ha sido excluida del trabajo formal, condenada a la desocupacin o a realizar trabajos ultra precarios, obligndolos a buscar formas alternativas para la subsistencia como cartoneros, campesinos, ambulantes, costureros, albailes, changarines, entre otros. A la vez que los trabajadores formales (registrados), son amenazados con suspensiones, aumento de la flexibilizacin laboral y prdida de conquistas. Es inobjetable que la burguesa en su crisis actual se muestra incapaz de garantizar la existencia de sus propios esclavos.

Frente a esta dualidad del mundo del trabajo se fueron configurando dos alternativas burguesas vinculadas a lo que se denomina economa popular, es decir, aquella que no depende directamente del mercado laboral. La primera, de perfil neoliberal, promueve una salida individualista, de emprendedores solitarios, basada en el mrito personal, con estmulo a la creacin de pequeas empresas para reactivar la economa. Como si se pudiera resolver la crisis del trabajo en la economa capitalista, por la simple voluntad de las personas. La segunda que reivindica el Evita es otra variante que se desarrolla tambin por fuera del mercado laboral, con un carcter asistencialista y estatal, de ingresos mnimos, condicionados a contraprestaciones. Esta opcin es la que se ha impuesto en un porcentaje muy amplio de trabajadores que, ante la necesidad urgente de conseguir un ingreso que asegure el sustento bsico de sus familias, han encontrado en la autogestin, el trabajo comunitario o el subempleo, un paliativo para la miseria provocada por la desocupacin.

Qu propone Prsico al Evita?

Para la conduccin del Movimiento Evita, el norte estratgico es una "Economa Popular" caracterizada por el conjunto de actividades econmicas generalmente de baja intensidad [] desarrolladas por los sectores populares con miras a garantizar o sostener, a travs de la utilizacin mayormente de su fuerza de trabajo de los recursos disponibles y subsidios del Estado, la satisfaccin de las necesidades bsicas [p. 68]. Y contina Prsico la economa popular utiliza poca materia prima y mucho trabajo. Por lo tanto es mucho ms saludable para el medio ambiente y el desarrollo de la humanidad [p. 68]. Solo dirigentes ajenos a la rutina extenuante del trabajo pueden declarar que trabajar mucho es ms saludable para el desarrollo de la humanidad. La solucin de utilizar mucho trabajo se parece a una versin moderna del esclavismo en el siglo XXI, pone un signo positivo -como norte estratgico- a una situacin impuesta a la fuerza, por la miseria a la que condenan los capitalistas, a grandes sectores de la poblacin.

La direccin del Evita naturaliza la fragmentacin regresiva de las filas obreras, dando por sentado que el llamado capitalismo financiero no lograr incorporar al trabajo registrado (formal) a toda la poblacin en condiciones de trabajar. Reivindica que hay que acostumbrarse a trabajar mucho y ganar poco, para cubrir las necesidades bsicas. Y plantea tambin que: el actual desarrollo de un capitalismo de consumo, financiero y ms tecnificado, no lograr incorporar al trabajo formal a un amplio sector de la poblacin trabajadora. Analicemos.

Que el capitalismo en medio de un importante desarrollo tecnolgico, condene al hambre y la miseria a miles de millones en el mundo, a condiciones que se parecen a las de comienzos del siglo XIX, no puede atribursele al Dios capitalismo que impone su voluntad sobre la Tierra. Hay que decir las cosas como son. La ideologa neoliberal trata de imponer como sentido comn que el desarrollo tecnolgico es responsable del agravamiento de las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo, ocultando la verdadera causa de la crisis social. Por qu el desarrollo de la tcnica no puede contribuir a mejorar las condiciones de vida cualitativamente para todos? Empezando por lo principal, reducir la jornada laboral para trabajar todos, trabajar menos y disfrutar del tiempo libre, de un ocio recreativo y enriquecedor.

Qu es lo que impide este desarrollo social? Es un sistema que se rige por la desenfrenada sed de ganancia, ese es el motor del capitalismo. Una sociedad donde los ricos poseen todo y los que producen todas las riquezas de la sociedad, no poseen nada. Es la tragedia de una clase social decadente que ha logrado la increble hazaa que, sobre la base de la innovacin tecnolgica, se genere y profundice una enorme desigualdad social.

Hacer el aguante a la crisis?

Qu esconde esta ideologa de la resignacin? Que la situacin en que se encuentran las masas laboriosas es modificable, no es eterna. Quienes han contribuido a que este horizonte no sea visible y parezca imposible son las direcciones de las organizaciones sindicales y sociales que se adaptan a las condiciones que impone la crisis capitalista. Una verdadera casta vitalicia que vive de privilegios, perpetuada en esas organizaciones, constituyendo un verdadero factor de contencin y desmoralizacin de la confianza de los trabajadores en sus propias fuerzas.

El autor menciona la bsqueda del Evita de acercamiento a Moyano, para volver a unir a la clase trabajadora, y seala que Segn Natalucci, para el Evita ese objetivo requera organizar a los trabajadores ocupados y desocupados, con la CGT. Cmo? con acuerdos en la cpula. Para qu? Nos responde sin vueltas: como un gran arco de contencin, y cuenta tambin el autor que celebraron juntos varios actos por el da de la Lealtad los 17 de octubre [p. 66]. En las antpodas de la poltica de contencin y resignacin para hacerle el aguante a la crisis de los capitalistas, los socialistas consideramos que, para frenar el desarrollo de la crisis internacional que se refracta en nuestro pas, hay que organizar una lucha anticapitalista decidida, un potente frente nico obrero en la accin de todos los trabajadores, en alianza con el pueblo laborioso [4].

La clase obrera es la nica que puede encarar una lucha de fondo por su liberacin y de las mayoras populares; logrando la unidad de sus filas y recuperando el control de sus organizaciones para que sean instrumentos del conjunto de la clase obrera o poniendo en pie nuevas formas de lucha. Unir sus filas en cada gremio y tambin entre ocupados, precarizados y desocupados, superando en su accin la ideologa de la resignacin. Liberndose en su lucha cotidiana de la tutela de la burocracia, la clase obrera autoorganizada, ir fortaleciendo su subjetividad y dando pasos decisivos en su hegemona en la alianza obrera y popular.

El desarrollo de la tecnologa puesto al servicio de las necesidades sociales podra transformar en realidad el programa del reparto de las horas de trabajo entre todas las fuerzas disponibles. Trabajar todos, trabajar menos, con igual salario afectando las ganancias de los capitalistas, seran las primeras medidas, elementales, en la lucha por una nueva sociedad sin opresin ni explotacin, para disfrutar plenamente de la vida y as contribuir al desarrollo de la humanidad. Esa es la perspectiva por la que los socialistas luchamos.

 Notas

[1] Pgina/12, 10/05/2006.

[2] [...] se dedicaron sobre todo al trabajo de base en los territorios marginales, apuntalando comedores barriales y espacios educativos para la niez tambin brindaron alfabetizacin para adultos [p. 34].

[3] Bajo el gobierno de Menem la pobreza lleg a 26,7 % en su segundo mandato. Con De la Ra, y la crisis del 2001 alcanza un 35,4 % y con Duhalde (2002) un 49,7 %. Con Cristina Fernndez de Kirchner, en el total de su mandato, la pobreza descendi de 37 % a fines de 2007 a 30 % a principios de 2015; con Macri entre 2018/2019, es de 32 % ms 6,7 % de indigencia; segn Infobae en marzo de 2019, 32 %, 14,3 millones de personas.

[4] Con la estatizacin de los sindicatos y las organizaciones sociales, los capitalistas buscan contener y disciplinar a 20 millones de asalariados (12,3 millones ocupados formales; 4,5 millones no registrados; 1,5 millones cuentapropistas en negro y 1,5 millones de desocupados). Fuente: Clarn, Mercado Laboral - Radiografa de empleo en Argentina, febrero 2018.

Grace Lpez Egua. Militante de los aos 70, fundadora del PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas). Coordin, junto con Ral Godoy y Alejo Lasa, el libro ZANON: Fbrica militante sin patrones.

Fuente: http://www.izquierdadiario.es/A-proposito-del-Movimiento-Evita-resistir-con-resignacion



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter