Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2019

Un paso adelante

Atilio Born
Rebelin


El domingo prximo las PASO ofrecen la oportunidad nica de comenzar el proceso de remocin de la plaga que viene destruyendo a la Argentina desde el 10 de diciembre del 2015.

La catstrofe econmica, social, institucional, poltica y cultural del macrismo debe ser frenada antes de que sea demasiado tarde y el retroceso integral y la descomposicin de la sociedad argentina cruce una fatdica lnea de no retorno que condene a sucesivas generaciones a vivir en un pas brutalmente injusto y, sobre todo, sin futuro. La camarilla gobernante ha puesto en marcha un plan cuyo xito, para sus mentores y ejecutores, es indudable: con saa y metdicamente saquearon a la Argentina (pues eso fue lo que vinieron a hacer) y si para el pas esto ha sido una catstrofe para ellos fue una bendicin. Se enriquecieron como nunca y en tan poco tiempo, mientras hundan al resto en la pobreza, la exclusin social y la desesperanza. Las capas medias vieron derrumbar su nivel de vida y evaporarse sus aspiraciones de progreso a la vez que las clases y capas populares se sumergan en la miseria. Crece tambin el desamparo de las jvenes generaciones y de los ciudadanos mayores, vctimas de un lento genocidio social: la privacin de vacunas y alimentos para los nios y de remedios, atencin mdica y dems necesidades bsicas para los adultos mayores es eso, un genocidio social cuidadosamente planificado. Una economa que no crece pero, en su lugar, lo hacen las fabulosas fortunas de los ms ricos.

Las recientes estadsticas que muestran como se enriquecieron los jerarcas del rgimen y sus compinches a la vez que ilustran como aumentaron la pobreza y cayeron los salarios reales y los haberes jubilatorios es una fotografa obscena y espeluznante que refleja de modo difano lo que es el capitalismo: una mquina de fabricar pobres e indigentes, de producir injusticia, de favorecer a los ricos y poderosos y oprimir a los dems apelando a la manipulacin "massmeditica" y, tambin, a la elocuencia disuasiva de las balas. Slo se puede atemperar este verdadero holocausto social si hay un gobierno y un estado que fijen reglas que pongan fin a este latrocinio institucionalizado.

Claro que para que ste se termine har falta ir mucho ms all y avanzar hacia un horizonte poscapitalista, como de a poco lo estn haciendo algunos pases nrdicos en donde la salud, los medicamentos, la educacin y la seguridad social dejaron de ser mercancas que se venden a precio escandaloso para convertirse en derechos universales. O como lo hace, en nuestra regin, la acosada Cuba que pese a sesenta aos de hostigamiento sigue teniendo los mejores ndices de salud pblica de la regin y de casi todo el mundo. Por lo tanto, que nadie hable aqu de utopas irrealizables. Si existen la fuerza y la voluntad polticas necesarias todo esto se puede lograr en un plazo histricamente breve.

Por eso en este prximo domingo no debe haber confusin alguna: ser decisivo propinar una derrota contundente al macrismo, y preparar de ese modo una victoria inapelable en la primera vuelta que tendr lugar el 27 de octubre. Para ello habr que concebir nuestro voto de este domingo como un instrumento de lucha; como la elemental honda de David que tumb al arrogante e imponente Goliat. Si concentramos nuestro apoyo en la nica frmula real de recambio del macrismo, el Frente de Todos (porque ya es evidente que ninguna otra puede hacerlo) daramos un enorme paso adelante. Y si en octubre llegramos a triunfar deberamos de inmediato potenciar la organizacin y concientizacin del campo popular para que el nuevo gobierno avance en la direccin correcta, tema cuyo abordaje dejo para otra ocasin. Si por el contrario la eleccin termina con un resultado incierto la maquinaria del imperio y sus secuaces locales haran muy difcil, por no decir imposible, prevalecer en el balotaje.

Por lo tanto la gran batalla se librar este domingo. Y esto exige dejar de lado todo particularismo, liberarnos de cualquier narcicismo partidista y de faccin y postergar las discusiones de fondo para el momento en que nos libremos de la peste macrista. Como lo ensea la historia medieval, no se discute sobre posibles futuros cuando una pequea aldea es atacada por la peste bubnica y sus habitantes son encerrados en sus propias casas. Esa es la situacin de la Argentina hoy, valga la ttrica comparacin. Acabemos con la peste y luego sentmonos a discutir a fondo y sin anestesia como reconstruir por vas no capitalistas, y en direccin a un horizonte no capitalista, a una Argentina desgarrada por el saqueo macrista. Y aqu nadie puede hacer la de Poncio Pilatos y lavarse las manos, o buscar amparo en la catarsis de la autoayuda poltica refugindose en las presuntas certezas del dogma. Como lo recuerda Dante en La Divina Comedia, "el crculo ms ardiente del infierno est reservado para quienes en tiempos de crisis moral optan por la neutralidad." Nadie debera caer este domingo en esa malsana tentacin. Aprendamos de lo que nos ocurri en noviembre del 2015.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter