Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2019

El sndrome de Cuba, la ley Helms-Burton y una utopa del to Sam

Jos Bell Lara
Rebelin


Es conocido el "sndrome de Vietnam" que padeci el pueblo norteamericano por su derrota en aquella sucia guerra y que llev a los militares y la clase dirigente de EE.UU. a introducir, entre otros, cambios en el sistema de reclutamiento para el ejrcito.

El no poder derrotar la Revolucin Cubana a lo largo de sesenta aos de agresiones, a mi juicio, tiene un efecto para la clase dominante y sus grupos ms conservadores, lo que puede denominarse el sndrome de Cuba.

La Revolucin Cubana constituye objetivamente un lmite al poder norteamericano para un pas que solo tolera en Amrica Latina gobiernos sometidos a sus dictados, de ah que las sucesivas administraciones norteamericanas y sus rganos militares, administrativos y de inteligencia elaboren o reelaboren y pongan en prctica planes contra Cuba con uno u otro pretexto, su fracaso no los lleva a desistir, sino a elaborar nuevos planes y acciones, es una especie trauma que se renueva con cada nueva administracin y que puede calificarse como un sndrome.

En el imaginario de las clases dominantes norteamericanas y sus gobiernos, Cuba estaba destinada a estar bajo su dominio, cuando no parte integrante de la Unin, de ah que ocupara un lugar significativo dentro de la poltica expansionista norteamericana.

En fecha tan temprana como 1767, Benjamn Franklin recomend a Lord WillianPetty II, secretario de Estado para los asuntos coloniales de Inglaterra, fundar un asentamiento en Illlinois para que en caso de un conflicto armado, sirviera de puente para descender hasta el golfo de Mxicoy luego tomar Cuba o Mxico mismo [1] .

A lo largo del siglo XIX los Estados Unidos intentaron por diversos medios, incluidos los intentos de anexin o de compra, apoderarse de Cuba.

En 1803 el presidente Jefferson anunci que en caso de guerra con Espaa, los Estados Unidos se apoderaran inmediatamente de Cuba. En esa poca Inglaterra mantena ambiciones similares, lo que llev a los estadistas norteamericanos a plantearse la llamada poltica de la fruta madura. Segn esta tesis, expuesta por John Quincy Adams en abril de 1823, el naciente podero norteamericano, la pequeez y cercana de Cuba y el debilitamiento del imperio espaol seran factores que coadyuvaran a que la Isla cayera en la rbita norteamericana.

En sus palabras, los vnculos que unen a los Estados Unidos con Cuba geogrficos, comerciales, polticos, etc. son tan fuertes que cuando se echa una mirada hacia el probable rumbo de los acontecimientos en los prximos cincuenta aos, es imposible resistir la conviccin de que la anexin de Cuba a la Repblica norteamericana ser indispensable para la existencia y la integridad de la Unin.

Tanto en lo interior como en el exterior, hay que prever y vencer determinados obstculos a la nica poltica mediante la cual Cuba puede ser adquirida y conservada. Pero hay leyes de gravitacin poltica como las hay de gravitacin fsica y as como una manzana separada del rbol por la fuerza del viento no puede, aunque quisiera, dejar de caer al suelo, Cuba, rota la artificial conexin que la une a Espaa, separada de sta e incapaz de sostenerse a s misma, ha de gravitar necesariamente hacia la Unin norteamericana y solo hacia ella [2] .

Con la proclamacin de la Doctrina Monroe en diciembre de 1823, la poltica respecto a Cuba es explicitada en las palabras del secretario de Guerra Mr. Calhoum: Nosotros dejaremos a Cuba donde est; lo que no toleraremos jams es que ella pase a otras manos que no sean las nuestras. O sea, Cuba espaola o norteamericana.

A las intenciones de Mxico y Colombia de separar a Cuba de Espaa por medios militares, los Estados Unidos se opusieron vigorosamente. Entre los intentos de comprar la Isla a Espaa est el del presidente Polk en 1848, proposicin que se repiti por el presidente Pierce, que ofreci 130 millones de dlares, y en 1857 por el presidente Buchanan. Segn algunos autores se llegaron a hacer seis intentos de compra de la Isla a Espaa por parte de los Estados Unidos.

No se puede dejar de sealar que en determinados momentos del siglo XIX, en la Isla floreci la tendencia anexionista de la burguesa azucarera criolla, que se expres en proyectos polticos como el de Narciso Lpez, quien organiz expediciones con ese objetivo en 1850 y 1851, las cuales fracasaron, y el del Club de La Habana, formado por miembros de la oligarqua criolla.

Durante la Guerra de los Diez Aos, los Estados Unidos se negaron terminantemente a reconocer la beligerancia de los cubanos.

Al estallar de nuevo la guerra de independencia en 1895, la causa cubana adquiri popularidad en el pueblo norteamericano, lo que fue aprovechado por los intereses econmicos que selucraban con el comercio y las inversiones en Cuba, para desarrollar una nueva poltica anexionista que se concret en la supuesta neutralidad del gobierno norteamericano frente al conflicto que se desarrollaba en la Isla, a la vez que se promovieron iniciativas para su adquisicin de una forma u otra.

Se debe sealar que mientras las expediciones organizadas en territorio norteamericano para suministrar armas y recursos a los patriotas cubanos eran perseguidas de 73 expediciones fueron confiscadas 33 Espaa poda abastecerse de armas y pertrechos con proveedores norteamericanos.

El gobierno de los Estados Unidos no reconoci la beligerancia de los cubanos, a pesar de la simpata popular que tena esta causa, y maniobr de diferentes maneras para aprovechar el conflicto que se desarrollaba en Cuba, en funcin de sus intereses anexionistas.

Despus de treinta aos de guerras de independencia, en 1898, cuando el Ejrcito Libertador (llamado popularmente Mamb) haba derrotado prcticamente al ejrcito espaol [3] , intervinieron los norteamericanos a partir del oscuro incidente de la explosin del acorazado Maineen el puerto de La Habana y ocuparon la Isla.

Una de las campaas militares de esa breve guerra se desarroll en torno a Santiago de Cuba, con una participacin decisiva de las tropas mambisas dirigidas por el general Calixto Garca; pero una vez derrotados los espaoles no les fue permitido a las fuerzas cubanas entrar en esa ciudad [4] .

Estuvieron casi a punto de lograrlo al ocupar militarmente la Isla entre 1898 y1902. La intervencin norteamericana no pudo convertir a Cuba en un Puerto Rico, pero impusieron la Enmienda Platt, un apndice constitucional que otorgaba a los Estados Unidos el derecho de intervencin para proteger sus intereses, lo cual realizaron en diversas ocasiones a lo largo del siglo XX [5]. La Repblica que naci el 20 de mayo de 1902, era en realidad un protectorado.

La Enmienda Platt fue abolida en 1934, pero hasta 1959, salvo el efmero gobierno de los 100 das, el embajador norteamericano era la segunda figura de la Isla y en oportunidades era ms importante que el presidente, en otras palabras los distintos gobiernos de la Isla eran afines a sus intereses, cuando no meros instrumentos de los mismos.
Durante la segunda intervencin norteamericana (1906-1909) reentronizaron la corrupcin administrativa, que convirti la poltica en un negocio, la segunda industria del pas, segn el informe del Banco Mundial del ao 1950, conocido como Informe Truslow, por el nombre del banquero norteamericano que presidi la comisin redactora.

Los Estados Unidos desempearon un importante papel en la frustracin de la Revolucin del 30 y en la cada del breve gobierno revolucionario, conocido como el gobierno de los 100 das, prohijando la primera dictadura de Batista.

Despus del golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 coadyuvaron a la segunda tirana batistiana, perodo durante el cual se puede hablar de un fenmeno generalizado de corrupcin social, en tanto a la corrupcin poltica y administrativa se sum la alianza con las redes mafiosas norteamericanas, para extender los negocios de hotelera y turismo junto a la institucionalizacin de todas las formas de juegos de azar, el lavado de dinero y el negocio de la prostitucin.

La victoria revolucionaria del primero de enero de 1959, cambi radicalmente esa situacin al constituirse un gobierno que responda a los intereses del pueblo cubano.

Las primeras escaramuzas tomaron la forma de campaas de calumnias difundidas por las agencias de noticias del imperio y la prensa corporativa, le sigui la ayuda y promocin de la contrarrevolucin interna, junto a la creacin de dificultades econmicas, la poltica aplicada por la administracin Eisenhower la resume un memorndum del entonces subsecretario adjunto de Estado para Asuntos Interamericano, Lester D. Mallory, que textualmente refiere: La mayora de los cubanos apoya a Castro. No hay oposicin poltica eficaz El nico medio posible

Para aniquilar el apoyo interno es provocar el desencanto y el desaliento por las insatisfaccin econmica y la penuria Se deben emplear rpidamente todos los medios posibles para debilitar la vida econmica de Cuba [6]

Hoy se conoce que cuando fue promulgada la Ley de Reforma Agraria se dieron los primeros pasos de lo que luego sera la Operacin Pluto que culmino con el desembarco de Baha de Cochinos y la victoria de Playa Girn. Desde entonces la poltica de agresiones contra Cuba, ha sido una constante de todas las de las administraciones norteamericanas y esta ha abarcado todas las esferas: econmica, poltica, ideolgica, diplomtica, etc.

Esa poltica ha cosechado fracaso tras fracaso, el presidente Obama hizo algunos cambios cosmticos, manteniendo el mismo objetivo, pero la administracin Trump retorn una posicin de mayor agresividad. En resumen la estrategia norteamericana es y ha sido siempre la destruccin de la Revolucin Cubana. La bandera poltica coyuntural puede variar, pero el objetivo es siempre el mismo. Esa es la razn del bloqueo,elemento visible de una guerra econmica que forma parte de un sistema global de agresin cuyo propsito es destruir la Revolucin cubana.

Ningn instrumento ha estado ausente de esta guerra sucia, se han financiado atentados contra los dirigentes de la Revolucin cubana -parte de ellos han sido develados por el propio Congreso Norteamericano, se han promovido sabotajes a objetivos econmicos, campaas ideolgicas para desestabilizar el pas, mltiples acciones incluyendo la guerra biolgica.

En la coyuntura de crisis econmica sin precedente como la de los noventa del pasado siglo la estrategia norteamericana se concentr en tratar de acelerar primero la cada de la economa, luego en impedir la recuperacin econmica, obstaculizarla una vez que esta es una realidad y tratar de convertir las dificultades econmicas en descontento social.

Si bien el objetivo central ha sido siempre tratar de derrocar la Revolucin, ante su imposibilidad, la poltica ha sido tratar de crear el mximo de condiciones adversas, de dificultades y de problemas que le impidan desenvolver normalmente su economa, lograr beneficios sociales para su pueblo y desarrollar su proyecto poltico.

En esta lgica, en la dinmica de la campaa electoral de 1992, fue promulgada la Ley Torricelli, dirigida a reforzar el bloqueo econmico y acelerar la cada de la economa cubana, en ella se sancionaba los pases que prestaran asistencia a Cuba, se prohiba el comercio con la Isla subsidiarias de empresas norteamericanas radicadas en terceros pases y se prohiba a los barcos que tocaran puerto cubano el ingreso a puertos norteamericanos durante 6 meses, tambin prevea acciones de subversin interna, el llamado Carril 2. Su fracaso llev 4 aos despus en medio de la nueva campaa electoral a promulgar la Ley Helms-Burton.

Con la Ley Helms-Burton toma forma la utopa de apoderarse de Cuba, codifica el Bloqueo, es decir convierte en Ley todas las rdenes ejecutivas y dems disposiciones de los distintos Departamentos de la Administracin norteamericanas contra Cuba, las cuales no podrn ser modificadas o eliminadas sino es por Ley del Congreso, con lo cual se pretende eternizar el diferendo entre Cuba y Estados Unidos y adems disea la Cuba que quieren los imperialistas en su sueo inconcluso: un protectorado. La Ley contiene una serie de normas y requisitos que debera cumplir un llamado gobierno de transicin, que en la prctica estara bajo la supervisin de un funcionario norteamericano.

Entre los pasos que debera establecer ese gobierno estara la devolucin de sus activos o la adecuada compensacin a los actuales ciudadanos norteamericanos que no lo eran en los aos 1959-1960.

Solo despus de haber cumplido ese proceso, el presidente de Estados Unidos iniciara el proceso para eliminar el bloqueo, desde luego esto estara sujeto a la aprobacin del congreso. De Estados Unidos.

La Ley tiene carcter extraterritorial, establece sanciones a terceros pases por mantener determinadas relaciones econmicas con Cuba, as como a empresas y entidades que establezcan relaciones con Cuba en la cual medien propiedades nacionalizadas cuyos dueos hoy sean ciudadanos norteamericanos, aunque no lo hayan sido en el momento de la nacionalizacin.

Entre otras cuestiones la ley promueve un sistema de espionaje econmico contra Cuba en el que se persigue toda transaccin econmica de este pas con el exterior a partir de que el Presidente debe rendir peridicamente un informe detallado de toda la actividad econmica de la Isla, independientemente de su tipo.

A ese grueso expediente de agresiones, se une la campaa sistemtica de la administracin actual, liderada por elementos fundamentalistas, dirigida a crear las condiciones para un eventual ataque, cuestin que no ocultan [7] , La renovada agresividad responde por una parte a los compromisos con la mafia cubano-americana de Miami y de la otra al hecho, que la retrica trata de ocultar, de que la revolucin est firmemente arraigada en el pueblo y en su dinmica propia es irreversible.

Cuba es ha logrado resistir y vencer las agresiones norteamericanas a lo largo de 60 aos, eso es justamente lo que constituye el sndrome de Cuba para la clase dirigente norteamericana.

 

Anexo

La Ley Helms-Burton es en su articulado un proyecto completo de recolonizacin de Cuba mediante el establecimiento de un protectorado, es, como sealamos, la expresin de una utopa de los sectores ms conservadores de la clase dominante en Estado Unido, una visin de esto nos lo da el resumen que hace el destacado jurista cubano, Miguel A. D` EstefanoPisani de su articulado, mediante lo cual se muestra que de realizarse ese utpico objetivo cada ciudadano de Cuba sera despojado de bienes muy concretos y esenciales: vivienda y la tierra, adems las fbricas, escuelas, hospitales y numerosas instalaciones sociales que existan o fueron construidas por la Revolucin, tambin seran afectados, por estar ubicadas sobre terrenos de las que eran propietarios estos seores. En otras palabras se desmantelara y destruira la obra de la Revolucin y sus beneficios sociales.

DEstefano presenta en sntesis los elementos ms destacados de esta ley, titulo por ttulo.

Ttulo I

"Los actos de Castro representan una amenaza para la paz internacional y que el Consejo de Seguridad debe 'decretar el embargo obligatorio a Cuba'".

Codifica (dando fuerza de ley) todas las medidas anteriores de los gobiernos de Estados Unidos contra Cuba".

Amenaza contra la instalacin de la planta tomo-elctrica de Juragu".

Legaliza el espionaje econmico y del gobierno de Estados Unidos sobre Cuba".

Establece medidas que auspician todo tipo de propaganda y actividades contra Cuba".

Amenaza a los que llama 'socios comerciales de Cuba' la Ley Torricelly (que sigue en vigor porque es de las codificadas)".

Prohbe toda ayuda de terceros pases, directa o indirectamente a Cuba".

Amenaza a los organismos financieros internacionales si entran en negociaciones con Cuba".

Amenaza a la OEA si no aprueba lo que Estados Unidos propone sobre envo de observadores a Cuba".

Amenaza a los Estados que formaron parte de la ex Unin Sovitica si prestan asistencia o colaboran con Cuba".

Apoya a los grupos contrarrevolucionarios en Cuba, a los que llama demcratas' y 'defensores de los derechos humanos'".

Ttulo II

Habla de un 'gobierno de transicin' en Cuba al que se le imponen una serie de requisitos y medidas a cumplir".

Debe adoptar medidas apropiadas para la devolucin a ciudadanos de Estados Unidos de las propiedades confiscadas o su indemnizacin".

Al 'gobierno de transicin' le sustituir un 'gobierno democrtico' que el Presidente de Estados Unidos 'determinar' si es o no democrtico. Ese 'gobierno democrtico' deber cumplir los requisitos que la Ley Helms-Burton seala.

Debe haber 'registrado progresos palpables' en la devolucin de las propiedades confiscadas".

Ttulo III

Estados Unidos ha notificado a otros gobiernos que la transferencia a terceras partes (los inversionistas extranjeros en Cuba) de propiedades confiscadas (nacionalizadas) por el gobierno cubanoel 1ro. de enero de 1959 o despus, ser responsable contra todo ciudadanode los Estados unidos, que sea titular de una reclamacin.

El sistema internacional carece de soluciones totalmente eficaces contra la confiscacin ilegitima de propiedades para impedir el trafico de propiedades confiscadas indebidamente se debera proporcionar la posibilidad de un recurso judicial ante los tribunales de los Estados Unidos, en virtud del principio establecido (se pasa a la ley y tribunales de ese pas lo que corresponde resolver a la ley internacional y a vas internacionales)

Ningn tribunal de Estados Unidos invocar la doctrina de acto de Estado ( esta doctrina se ha seguidopor siglos, tambin en Estados Unidos, en virtud del principio establecido de la inmunidad soberana de los Estados, por lo cual ningn Estado puede juzgar los actos de otro Estado).

"Puede determinar cuestiones relacionadas con el monto y la posesin de una reclamacin por un nacional de Estados Unidos, independientemente de que el nacional de Estados Unidos fuese o no un nacional de los Estados Unidos en el momento en que el gobierno de Cuba tomo la medida (de nacionalizacin, as Estados Unidosse arroga el 'derecho' de representar y defender a personas que no son nacionales de ese pas (en el momento en que fueron nacionalizadas sus propiedades J.B.)".

Ttulo IV

El Secretario de Estado denegar el visado ( de entrada Estados Unidos) de todo extranjero que haya confiscado una propiedad trafique con una propiedad confiscada o sea cnyugue, hijo menor de edad o representante de una persona excluible (un inversionista extranjero en Cuba)".

Tomado de Miguel A. DEstefanoPisani (2000) Dos siglos de diferendo entre Cuba yEstados Unidos. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, Pp. 172-175.

 

Notas:

[1] Ernesto Limia, Cuba entre dos imperios: perla, llave y antemural. Casa Editorial Verde Olivo, La Habana, 2014. Pg. 276.

[2] Writing of John Quincy Adams. T. VIII, p. 372, en: Angela Grau: El sueo irrealizado del To Sam. Casa Editora Abril, La Habana, 1997

[3] Que esta era la situacin lo revela segn J. J. Remos una opinin espaola, la del comandante Vctor Concas, quien en su libro La Escuadra de Cervera, publicado en Madrid en 1898, expresa: Cuando empez la guerra ya estaba de hecho perdida, lo mismo tomando parte los Estados Unidos que otra nacin de mucho menos importancia (p. 223). (Ver Remos: La Guerra Hispano-cubana, pp. 422-423.)

[4] Ibid., pp. 428-454

[5] Ver: R. Freeman: Estados Unidos y Cuba. Negocios y diplomacia, 1917-1960.

[6] Fragmento del documento reproducido en la primera pgina del Granma el 6 de abril de 2012.

[7] El 19 de abril de 2019, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en un acto con los veteranos de la Brigada mercenaria que desembarc en Playa Girn, les prometi que el actual gobierno terminara lo que haba empezado hace 58 aos.

Jos Bell Lara es Doctor en Ciencias Filosficas y profesor del Programa Cuba de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO-Cuba), Universidad de La Habana .


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter