Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-08-2019

Salario y corona

Miguel Alejandro Hayes
La Trinchera


No creo que vaya a decir algo que sea nuevo. Ni siquiera que sea novedoso. Lo que aqu comunico, es muy simple...

...pero las ideas simples son las ms difciles de ver -justo por eso, por estar delante de tu cara todo el tiempo-. Si no se cree, pregntesele al que grit y que descubri la palanca. Tambin se le puede preguntar a Newton. Todo el mundo vea las cosas ascender y descender, no? Sin embargo, tuvo que venir l a darse cuenta de lo obvio de "todo lo que sube baja". Locke nos ense la importancia de esas imgenes apartamentemente poco elaboradas que produce la mente. Las imgenes simples que producen grandezas como la de la palanca o la gravedad.

Y ya que hablamos de lo obvio, antes de hacer un acercamiento a las oscuridades de la economa cubana -su politizacin, su desajustado marco institucional, su mal diseado esquema empresarial, sus dinmicas contables, su falta de transparencia, su burocracia, su falta de democracia, y un ene ms uno de etcteras-, busqumoslo.

No hay mucho de nuevo. La economa cubana -que a veces es un eufemismo llamarle as- viene arrastrando los mismos problemas desde...bueno, no es obvio?

Nuestras fortalezas coloniales se constituyeron con dinero mexicano. Desde el siglo XVII, los cubanos eran fieles a la corona y al contrabando. Siempre se ha pedido la diversificacin, y la dependencia del sector externo es crnica. La permanencia de brechas sociales, no han dejado nunca de acompaarnos.

Nuestras victorias han sido paradjicas. La eliminacin de la Enmienda Platt fue seguida por lo del diferencial, que ataba a nuestra burguesa azucarera a la voracidad del mercado norteamericano. La revolucin que acab con la dictadura-la del 59, amiguitos disidentes- provoc una serie de rfagas por parte del vecino del norte. La eliminacin de la injerencia norteamericana terminara en exceso de cooperacin -una palabra ms ideolgicamente correcta que las otras que me vienen a la cabeza- con la URSS y el resto de la gente del Este.

Nosotros, hoy, seguimos dependiendo del sector externo, nuestra nomenklatura sigue atada a la voracidad de ciertos mercados, la agricultura no es la mejor y somos, todava y la vez, fieles a la corona y al contrabando.

Ahora tenemos ms burcratas, es verdad, pero antes tenamos rancheadores! Y los funcionarios corruptos, vendepatria -a una metrpoli o a otra que niegue serlo- han existido siempre.

Un aumento salarial es una gran seal? Todo podr resolverse con un aumento? Pensemos en una idea simple. Durante siglos, las asimetras resultantes de la manera en que asimilamos nuestra relacin con el resto del mundo solo se han perfeccionado. Han cambiando las pocas, las formas de gobierno, incluso los tiempos efectivos de nuestros gobernantes; pero sigue la esencia de los males y las deformaciones que nos impiden ser una economa contenta consigo misma.

Nuestra economa y su crculo vicioso no reconfigurarn su fuerza centrpeta por una mera modificacin en el monto salarial, ms an cuando esto no abarca las tres cuartas partes de la poblacin laboral activa, y sin todava situar al salario medio cerca del precio de una canasta bsica.

Celebro -por lo pronto- por los beneficiados. Se lo merecen! Solo que eso no nos redirecciona el rumbo. La estructura econmica, de la que el salario como poder de compra del trabajador va a ser resultado no se ha subvertido, pero eso ya es otra historia.

Fuente: http://www.desdetutrinchera.com/economia-en-cuba/salario-cuba-2/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter